Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Deep Dark Canyon

Deep Dark Canyon

Thriller indie de bajo presupuesto

Deep Dark Canyon

Ver ficha completa

  • Título original: Deep Dark Canyon
  • Nacionalidad: USA | Año: 2013
  • Director: Abe Levy, Silver Tree
  • Guión: Abe Levy, Silver Tree
  • Intérpretes: Spencer Treat Clark, Nick Eversman, Ted Levine
  • Argumento: Acusados del asesinato del alcalde, los jóvenes Skylar y Nate emprenden una huida que desatará una guerrra entre dos familias de su pueblo.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

Deep Dark Canyon

Por su cumpleaños, Skylar (Nick Eversman) sale de cacería con su hermano Nate (Spencer Treat Clarck). El desastre se avecina sobre ellos cuando un disparo erróneo de Nate acaba con la vida del alcalde, Dick Cavannaugh. El padre de los chicos, Bloom (Ted Levine), policía del pueblo, intenta comportarse con corrección y rectitud, deteniéndoles, pero el incidente acaba por sacar a la luz una antigua guerra familiar: la de los Cavannaugh, políticos y comerciantes del lugar, contra los Towne, una familia bastante más humilde, cimentado dicho enfrentamiento sobre una muerte años atrás…

Deep Dark Canyon es un thriller independiente, de probablemente limitado presupuesto, que saca bastante provecho a su punto de partida pero que, quizás, hubiera necesitado una última reescritura del guión para conseguir otorgarle todo el peso y calado que se merece.

Lo primero que sorprende es que Deep Dark Canyon no tiene ningún problema a la hora de quemar naves: la historia arranca prácticamente en cuanto terminan los créditos, y no hay ni un solo momento muerto hasta el final. Enseguida, además, se establece la que será la columan vertebral de la película: para evitar una condena peor, puesto que Nate es mayor de edad, los chicos mienten y dicen que quién disparó fue Skylar, aún menor. Sin embargo, por presión de la familia rival, los Cavannaugh, éste va a ser juzgado duramente. Nate, guiado por la culpabilidad, planea rescatarlo del furgón policial que le traslada, pero el resultado es nefasto: dos muertos más, y los dos chicos esposados el uno al otro. El resto de la película, por tanto, es una suerte del thriller rural con Nate y Skylar huyendo enlazados por los campos del medio oeste americano.

Una baza importante, y uno de los principales puntos de interés de la película para quien escribe es, desde luego, este entorno rural. El pueblo es una calle con comercios, casi todos de la familia Cavannaugh, y varias casas alejadas, rodeado de campos y el cañón que da título a la película. Este tipo de iconografía americana me fascina. Y más si, como aquí, va acompañada de un tipo de mentalidad concreto, que fácilmente desemboca en personajes tomándose la justicia por su mano y un estallido de violencia.

Cuando consigues llegar, y Deep Dark Canyon lo hace, a una situación tan retorcida (que tus protagonistas estén esposados el uno al otro) de una manera tan fluida, puedes apuntarte un tanto, creo yo. También, es para algo: esa convivencia forzada suele llevar aparejada que acaben saliendo a la luz secretos del pasado y problemas entre ellos que, en condiciones normales, habrían permanecido ocultos. Pero no sucede así: sí sale a la luz un secreto entre ambos hermanos, pero también se pone en evidencia la falta de una relación auténtica entre ellos. Son los dos protagonistas, y por separado cada uno sí que tiene su propia personalidad. Pero cuando están juntos, parecen dos extraños obligados a convivir antes que dos hermanos que llevan consigo años comunes.

Además, si al principio juega a su favor el no entretenerse e ir al grano, a la larga acaba yendo en su contra. A la hora de película, ya están boca arriba todas las cartas. No queda ningún enigma por resolver, ni nos espera ningún giro inesperado. Así, la sensación de que el tramo final se alarga para poder llegar a la hora y media de metraje acaba lastrando todo el conjunto. Es, tanto en este punto como en el anterior, la poco elaborada relación entre los dos hermanos, donde hubiera venido bien un trabajo de guión más minucioso. Lo que sucede en la película no está mal, pero con un mínimo desarrollo, se hubiera conseguido el material necesario para que cada giro sostuviese un buen tramo de película, reservando el último para el final, de manera que se mantuviera en pie toda la trama.

Y un último apunte negativo: este tipo de thriller suele ofrecer una dosis considerable de violencia. Sin embargo, quien la espere aquí, se sentirá defraudado: en este sentido, suponemos que por una cuestión presupuestaria, la película es bastante parca.

A pesar de todo, Deep Dark Canyon se ve bien, es entretenida y, si te gusta el thriller, es disfrutable. Sus responsables, Abe Levy y Silver Tree, está claro que tienen cosas que aportar (es de los pocos casos en los que, desde mi punto de vista, el modo de hacer “indi” no perjudica sino que beneficia a un género), y ojalá para su siguiente proyecto se den las circunstancias oportunas para que puedan desarrollar al completo todas sus cualidades.

Imágenes de la película

Deep Dark Canyon

Deep Dark Canyon

Deep Dark Canyon

Tráiler

Lo mejor: Es ágil; la recreación de un entorno rural cerrado y con sus propias leyes.

Lo peor: Le falta desarrollo tanto al tramo final como a la relación entre los dos protagonistas.

Vuestros comentarios

1. jun 12, 20:35 | Juan Martín Boné

Coincido, se quema todo tan rápido que hacia final la película es insoportablemente aburrida. SLDS.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.