Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Delirium

Delirium

Esa cabecita loca

Delirium Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Delirium
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2018
  • Director: Dennis Iliadis
  • Guión: Adam Alleca
  • Intérpretes: Topher Grace, Genesis Rodriguez, Patricia Clarkson
  • Argumento: Tom hereda la mansión de su padre tras salir del manicomio, donde lleva 20 años. ¿Qué son esos ruidos que se escuchan el solitario caserón? Estarán en la mente de Tom o será algo peor.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

 photo Delirium_Interior_zpsribf4ugr.jpg

Tras veinte años encerrado en un psiquiátrico por un crimen con el que se le relacionó injustamente, Tom hereda la enorme mansión de su padre, perpetrador de su propio suicidio cinco días antes de la liberación de nuestro protagonista. Retenido dentro del opulento edificio treinta días por arresto domiciliario, la última prueba antes de obtener la libertad definitiva, Tom lucha contra sus propios demonios a base de una abundante cantidad de pastillas de litio y muchas tragaderas. En especial con la actitud abusiva de su agente de la condicional, una arpía que deja muy claras las ganas que tiene de devolver cualquier basura esquizofrénica a la celda acolchada. Mientras Tom se aclimata los recuerdos infantiles y las visiones de pesadilla amenazan con llevarse por delante su frágil cordura. Peor aún, la visita inesperada de su hermano, en prisión hasta la fecha, hará que la tensión incremente en los largos y vacíos pasillos del caserón. ¿Estará todo en la menta del pobre Tom o la casa esconde algún secreto sobrenatural capaz de dejar catatónico a nuestro asustadizo héroe.

“Delirium” juega como principal baza la incapacidad de su personaje principal para distinguir la realidad de los delirios provocados por su trastorno psicológico. Como es de imaginar asistimos a visiones macabras a caballo entre lo sobrenatural y lo imaginario, así al menos hasta un último tramo donde las piezas del puzle adquieren una dimensión quizás más prosaica, pero que sin embargo sirve de manera totalmente funcional para este thriller de ecos “pulp”, eficazmente. Buena culpa de que la historia funcione dentro de unos parámetros tan sencillos, por momentos parece que estemos en un viejo bolsilibro macabro de la editorial Bruguera, recae sobre la tarea interpretativa de su cabeza de cartel: Topher Grace.
Conocido por papeles menores en “Interstellar” o “Predators”, aunque principalmente venga a la mente su descafeinada encarnación de “Venom”, el antihéroe del universo Marvel, Grace se enfunda con gracia el rol de persona superada por su propio pasado, incapaz de controlar su desbocado cerebro aunque este hombre esté lleno de resolución y buenas intenciones. Un tipo que cae simpático desde los primeros compases del metraje, precisamente una salida del manicomio que auguraba un mayor esfuerzo en la ambientación terrorífica de lo que al final disfrutaremos, pero eso es otro asunto que llega a afear la experiencia.

Conocido el salero de nuestro protagonista quedan las presentaciones con la otra gran estrella del film: la mansión donde, por fin, el encierro de su único morador está totalmente justificado argumentalmente. A pesar de lo imprudente que resulta permanecer bajo su techo, un localizador atado a su tobillo impide el escape de Tom, entre otras cuestiones un poco fantasiosas, y es que la libertad de acción, mejor dicho su falta, es un importante elemento dramático dentro de la obra.
Apuntaba un poco antes cierto descenso en la atmósfera a medida que la narración se desarrolla, pero es innegable que su primer tercio demuestra una eficacia visual fuera de toda duda, regalándonos planos ominosos por doquier así como la sensación de que cualquier esquina puede ocultar un motivo de locura para Tom. Es a través de su perspectiva que transcurre toda la historia, y esto permite construir un sólido puente entre las dos vertientes principales de “Delirium”: el terror sobrenatural y el thriller al uso. Con bastante ritmo nos vemos asaltados visualmente con diferentes efectismos siempre al borde de lo casposo, denotando cierto humor negro tras la narración, otro punto positivo a tener en cuenta. Sin embargo, que las situaciones de genuino terror se caractericen por su maniqueísmo no resta eficacia a su conjunto, porque siempre existe un punto de gravedad, la inestabilidad del protagonista, para relativizar los consabidos esqueletos escondidos en el armario.

Entrando en el tuétano argumental, adelantar que no asistiremos a nada sorpresivo: los típicos sustos causados por supuestas alucinaciones al borde de la credibilidad, acusando estancamiento en su construcción debido, principalmente, al tono absurdo que provocan los personajes secundarios. Un puñado de hombres y mujeres cuyas actitudes realmente extremas son las que juegan un papel fundamental en la corriente de ironía que salva a “Delirium” de ser un producto olvidable. En concreto hablamos de una agente de la condicional con peor humor que Harry El Sucio, un hermano cabrón con sorprendente habilidad para lo perverso y, sin duda el carácter menos necesario, una chica de la tienda de recados que entabla un interés amoroso por Tom con una facilidad reflejo de ese tono “pulp” que toda la historia destila.
Sin estos tres pilares no habría historia que contar, por mucho que lo mejor argumentalmente sea el secreto familiar que guarda la casa, expuesto de manera exquisita y dosificada. Y es que a nuestro protagonista le cuesta salir de su perplejidad si no es mediante las reacciones con las escasas personas que le rodean durante su molesto encierro. ¿Son entonces merecedoras de elogio las interpretaciones de Genesis Rodriguez, Callan Mulvey y Patricia Clarkson, respectivamente? Dejemos a este casting con un simple “correcto” como recompensa, han quedado lejos del nivel que exigía la eminente trama psicológica, especialmente en el caso de la Clarkson, ejerciendo de gancho romántico forzadísimo, sin química.
No obstante quizás el peso específico de esta deficiencia no recaiga tanto en los actores como en la ingenuidad de un guión que podría haber sido notable de haber superado el cliché ochentero con tal de ofrecer alguna vuelta de tuerca inesperada –ojo, porque la resolución de la historia carecer de cualquier originalidad–. Escrito por Adam Alleca, demuestra que un autor siempre mejora con su propio material, hasta ahora nuestro hombre había firmado dos adaptaciones, “Cell” y el remake de “La Última Casa a la Izquierda”, pero también que le falta experiencia para optar por líneas narrativas más arriesgadas.

El terreno visual viene avalado por una productora, “Blumhouse”, que no va a permitir que ninguno de sus trabajos se vea mal en pantalla, aprovechando como siempre los bajos presupuestos con trucos de la vieja escuela. En este caso concreto, “Delirium” no necesita más. La trama justifica honestamente un set de rodaje coqueto y poca gente rondando por él, permitiendo a su director, Dennis Iliadis (“+1”, “La Última Casa a la Izquierda”), centrarse en sacar rendimiento al aspecto lúgubre de la casa donde transcurre la trama. Obviamente no estamos ante el material donde la productora prefiere volcar sus esfuerzos de marketing, lo suburbano siempre es una constante, pero no dejamos de presenciar un cuento de “Historias de la Cripta” alargado hasta la hora y media. ¿No es acaso la constante del cine de terror actual? Eso sí, esta vez la manufactura, interpretaciones e historia sobreviven a sus propias limitaciones ofreciendo un producto de entretenimiento fácil y recomendable, donde hay que seguir alabando la magia de Topher Grace para insuflar vida al bueno de Tom, un tipo al que le deseamos viva más aventuras en pantalla…

Imágenes de la película

 photo Delirium_1_zpsfpjniqqa.jpg

 photo Delirium_2_zpspate5z4g.jpg

Lo mejor: Topher Grace y el secreto familiar escondido en el sótano.

Lo peor: Algo predecible a medida que avanza, además de un toque romántico muy forzado,

Vuestros comentarios

1. may 27, 07:23 | matias

o a las minas que participan en esta pelicula son mas faciles que la tabla del 1 o el tipo levanta mas que luis miguel y ricky martin (antes de que se supiera que se la lastraba, ¿vieron chicas que era verdad al final, que no era envidia ni homofobia?)

salvo por el poster de “gish” de Smashing Pumpkins (un disco muy aburrido que no me gusto mucho a diferencia de todos los otros que si) y la remera de Gin Blossoms (¿se acuerdan?) el resto de los posters que se ven por la casa estan aprobados (“smash” de Offspring y el de “mellow gold” un genial disco de Beck)

me encanto “el cd” que le deja la mina (¿gustos amplisimos, no?)

(tipo hinchado las bolas) ¿y la pelicula que tal es, pelotudo?
-ta igual de buena como otra de “blumhouse” que vi hace un tiempo que si queres podes verla como siempre en la pagina esa que rima con “mula” se llama “stephanie”.
(tipo hinchado las bolas) “zenkiu”
“denaa”

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.