Estás aquí: Página de inicio » Noticias » Desaparecidos

Desaparecidos

En Brasil también tienen una Bruja de Blair

Desaparecidos

DesaparecidosOctubre de 2011. Una fiesta VIP en Ilhabela, en el litoral Paulista. A cada uno de los asistentes a la fiesta se le entrega una cámara de vídeo con la que deberán grabar a todas horas. La cámara registra, aleatoriamente, imágenes sin que sus dueños sepan cuando está encendida.
¿La fiesta perfecta? No para un grupo de amigos que desaparecen sin ninguna explicación. Días después las autoridades encuentran seis cámaras abandonadas.
Las cintas contienen terroríficas imágenes de lo acontecido aquella noche y esconden la clave de porqué las autoridades mantienen el secreto sobre el hallazgo. ¿Quieres saber qué ocurrió realmente?

El mockumentary o falso documental, en ocasiones junto al subgénero del llamado found footage (metraje encontrado) está siendo, sin lugar a dudas, uno de los más explotados - hasta la saciedad – en los últimos años. Y lo ha sido con resultados muy variados. Junto a propuestas tan interesantes como pueden ser Grave Encounters, Megan is missing o Lake Mungo; han convivido otras propuestas del calibre de Evil Things que no alcanzaban el mínimo de calidad exigible (y eso que, por lo general, no nos caracterizamos en Almas Oscuras por ser demasiado exigentes).

Ahora es Desaparecidos, una producción brasileña dirigida por David Schurmann, la que se une al nutrido grupo de mockumentaris que intentan hacernos creer que lo que estamos viendo es algo más que una película. Sensación de realismo. Enfrentar ficción con realidad… o al menos intentarlo. Provocar en el espectador la falsa percepción de que existe una posibilidad de que lo que está viendo ocurrió en algún momento… en algún lugar.

A estas alturas no es sencillo convencer al espectador de algo parecido. Hubo pioneros que sí lo consiguieron. El italiano Ruggero Deodato tuvo serios problemas con la justicia cuando toda una generación, a principios de los 80, creyó que las crudas y violentísimas imágenes de su Holocausto Caníbal reflejaban una dolorosa realidad.

Casi 20 años más tarde, un par de jóvenes realizadores (Daniel Myrick y Eduardo Sánchez) tomaban el relevo de Deodato y, haciendo un magistral y hasta entonces insospechado uso de internet, lograron sembrar las dudas sobre El proyecto de la bruja de Blair (The Blair Witch Project, 1999), a la vez que conseguían uno de los mayores éxitos económicos de la historia del cine.

Desaparecidos parece jugar exactamente las mismas cartas que The Blair Witch Project: noche cerrada, una amenaza invisible, una cámara nerviosa, visión nocturna, carreras a través del bosque (o selva, en este caso), primerísimos planos de las protagonistas y gritos… muchos grítos. En una página web brasileña en la que se reseñaban Desaparecidos, utilizaban un subtítulo que me pareció muy gracioso para describir la película, “Mucha histeria para tan poca historia”.

Es complicado encontrar un atisbo de originalidad en Desaparecidos. La película se estrenó en Brasil el pasado 9 de diciembre, así que los amantes del mockumentary permaneced atentos. Os dejo con el trailer de Desaparecidos.

Vuestros comentarios

1. ene 17, 19:43 | Jorge Guateque

la verdad que este corto, a mi modo de ver, muestra los pesimos actores y que como dice la nota, solo gritos y nada mas. No le vi nada que llame la atencion, ojala me equivoque.

Gracias a almas oscuras, desde Bogota, Colombia

2. ene 19, 15:44 | alfonso

Un saludo Joan. Te felicito por tu excelente labor documentando todas y cada una de tus reseñas. Gracias a ello,descubro alguna que otra joyita inesperada. Esta pelicula no me llama mucho y menos su trailer. Pero recomiendo encarecidamente Lake Mungo y Pontypool. Ambas me dejaron huella y las descubri gracias a Almas Oscuras. Seguid asi.

3. jul 2, 04:25 | Habitaciones

Gracias. Eres genial! \(w)/

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.