Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Devil Seed

Devil Seed

Posesión de sobremesa

Devil Seed Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Devil Seed
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2012
  • Director: Greg A. Sager
  • Guión: Geoff Hart, Greg A. Sager
  • Intérpretes: Michelle Argyris, Shantelle Canzanese, Vanessa Broze
  • Argumento: Alexandra y sus compañeras de piso entran medio en broma en la tienda de una médium para descubrir que no solo la realidad está llena de macho viciosos en busca de un cuerpo femenino deseable.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Devil Seed Int

Alexandra es una estudiante universitaria que inicia el semestre en una casa alquilada con otras dos compañeras. Una noche de copas, se mete por casualidad en la consulta de un médium, sin saber que la persigue un espíritu demoniaco con aviesas intenciones. El contacto con el mundo sobrenatural abre un canal para que el demonio la posea comenzando una historia de horror que llevará a Alex a luchar por su alma contras las fuerzas del más allá.

Una cinta que ha ido cambiando ostensiblemente de nombre a lo largo de su recorrido por diferentes de países ya debería escamarnos. En este caso tenemos una Devil Seed que originalmente se llamó The Darkness cuando se terminó su producción en su Canadá natal, para acabar siendo conocida en Inglaterra como The Devil in Me, donde se estrenó en DVD en primer término intentado provocar cierta confusión premeditada (¿The Devil Inside?). Precisamente esta es la versión que reseñamos, un parco DVD de bonito diseño que no viene acompañado por ningún extra, siquiera subtítulos en inglés. Ahora, el 7 de agosto, ya ha salido a la luz en Estados Unidos y, más vergonzante, en Canadá, país del que proviene esta producción. Si la edición americana lleva contenidos adicionales de interés lo desconozco.

Si el juego de nombres no nos ha escamado todavía, al menos sí debería hacerlo la absoluta falta de experiencia por parte de sus creadores, elenco y técnicos. No encontramos ningún rostro conocido entre su director y guionistas, y mucho menos entre un elenco de actores que, como su falta de bagaje presagiaba, realizan un trabajo bastante plano. Además se produce el odiado “efecto Margaret Astor”: ¿de dónde diablos surge la manía de usar treintañeras para representar a universitarias marchosas y “postoperadas”? Ahora va a resultar que en los países anglosajones (incluyendo Canadá) enganchan la graduación con la jubilación, para que luego se hable mal de los hispanos. No hace falta progresar mucho en el metraje de Devil Seed, que siendo hora y media se hace ligeramente largo, para darse cuenta de que el director Greg A. Sager ha seleccionado a sus actrices por sus bustos antes que por sus dotes interpretativas. La insistencia por mostrarlas constantemente voluptuosas con canesús y trajes de noche escotados termina por confirmar esta errónea decisión.

Con estos detalles detrás no extraña que Devil Seed acabe cayendo inevitablemente en los males endémicos de la serie B, si no peor. Lo curioso del asunto es que puntualmente los guionistas Geoff Hart y Greg A. Sager nos regalan algún destello perverso muy agradecido, y por eso creo que se puede seguir sin ningún tipo de rubor o enfado.

Tenemos todos los ingredientes típicos de las películas sobre posesiones demoniacas de nuevo cuño, con una ración algo exacerbada de La Semilla del Diablo como su propio nombre indica. Para resumir, diré que su principal referencia sería Drag me to Hell. Eso sí, estos parecidos se despliegan de forma bastante tosca debido a una falta de presupuesto que se deja notar especialmente en los primeros impases sobrenaturales de la trama. Por ejemplo, demuestra mucho de una cinta de horror sobrenatural tener basar parte de sus “sustos” en que un libro se mueva solo de sitio. Tal vez podría resultar aterrador en la realidad, pero el trabajo de la actriz principal no permite romper la barrera y el peligro para su integridad física y mental provoca más risa que empatía. No obstante, es aquí donde vuelven a entrar en juego pequeños detalles macabros que hacen la cinta más interesante. Sin alejarse de los manidos clichés (sesión de espiritismo, estigmas, incredulidad de los que te rodean, diabólicos sueños húmedos, presencias inquietantes, niñas pálidas realizando inquietantes avisos…) alguna escena puntual resulta eficaz y hasta divertida: no suele ser muy habitual ver a una mujer poseída beberse su propia orina derramada por el suelo.

Depravados guiños son los que satisfarán a los amantes del género y el principal motivo para terminar de ver Devil Seed. Seguramente, una mayor profusión de momentos obscenos y escatológicos, a la par que algo más de humor negro, hubiesen conformado una cinta más sólida, atractiva y con un final capaz de permanecer en nuestra memoria. Una conclusión que además se ve venir de lejos cuando entra en escena el “clásico” personaje del curo con trágico pasado. Abogar por engrandecer de forma festiva la sucia sexualidad de la cinta hubiese sido mucho más productivo definitivamente.

Por otro lado, el ritmo no me ha desagradado de todo. No considero que su director haya tenido que romperse los cascos para conseguirlo, puesto que se dedica a seguir los pasos de producciones mayores, solo que sin saber encajar muy bien las piezas. El desarrollo de la posesión de Alexandra se expone de una forma bastante lenta y siempre ajustada a la falta de presupuesto. Así mismo, esta deficiencia económica se ve reflejada en los escenarios, vestuario y otros detalles más importantes, como banda sonora y fotografía, que por momentos parecen casi amateurs. Aunque reconozco que los responsables salvan los muebles en el último tercio, cuando la posesión demoniaca se despliega en todo su dudoso esplendor. Mención especial para el novio de Alexandra, un capullo redomado de cara insulsa que acaba por convertirse en un buen provocador de risas involuntarias. ¿Alguna vez ha alegado vuestra chica una posesión demoniaca como excusa para no hacer el amor? Bienvenidos al mundo de Brian entonces, que así se llama el interfecto.

¿Merece la pena verla? Todo depende del grado de ocupación de cada uno. Ahora que con el verano parece que el tiempo libre por fin se alarga, no me parece mala idea repasar cintas independientes como Devil Seed. Desde luego siempre es más reconfortante hacerte una sesión doble con El Exorcista y La Semilla del Diablo, pero si quieres resumir y modernizar esa experiencia revival, y nevarla de algo de caspa, la película que hoy nos ocupa es una buena opción. Seguramente viéndola con amigos nos lleve más al jolgorio y al cachondeo, pero disfrutarla en soledad tampoco es mala decisión.

Imágenes de la película

Devil Seed 1

Devil Seed 2

Tráiler

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.