Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Dunderland

Dunderland

Frío, y poco más, en el valle de Dunderland

Dunderland

Ver ficha completa

  • Título original: Dunderland
  • Nacionalidad: Noruega | Año: 2012
  • Director: Finn-Erik Rognan y Nils J. Nesse
  • Guión: Nils J. Nesse
  • Intérpretes: Miriam Prestøy Lie, Reidar Sørensen, Brage Bang
  • Argumento: Una pequeña compañía teatral viaja hasta el valle de Dunderland para ensayar su nueva obra, basada en al caza de brujas.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

Dunderland

Excelentes intenciones. Decepcionante resultado.

Dunderland, ópera prima de los noruegos Nils J. Ness y Finn-Erik Rognan, curtidos ambos en las disciplinas del cortometraje y el documental, es una de esas propuestas en las que, tras un primer visionado, acabas convencido, y además de manera rotunda, de que en su interior subyace una prometedora película, una espléndida historia con todo lo necesario para atrapar al espectador y que, sin embargo, aquéllos que tenían la potestad de sacarla a flote, no pudieron o no supieron darle ese empujón final que acabara materializando su evidente potencial.

Dunderland es un impresionante y hermoso valle noruego escenario de terribles historias que van desde la caza de brujas a finales del s.XVII, la ocupación nazi durante la segunda guerra mundial y la reciente desaparición de una niña durante una acampada de boy-scouts.

Laura, una joven directora teatral que se está labrando una prometedora carrera, reúne a un destacado grupo de actores y los traslada hasta Dunderland con el objetivo de ensayar su nueva obra: una recreación de la caza de brujas. Pronto descubrirán que en Dunderland se esconden extrañas fuerzas que escapan a su comprensión.

Una de las primeras imágenes de Dunderland nos muestra un impresionante manto blanco (un vasto escenario cubierto por completo de nieve), atravesado, únicamente, por una solitaria vía de tren. Es una postal hermosa. Espectacular. De manera que la película parece tenerlo relativamente fácil para ofrecernos, desde su mismo inicio, una hermosa fotogafría acorde con la belleza de los parajes retratados. Pero una vez superado el primer impacto, netamente visual, nos adentramos de lleno en una historia que pretende ser un thriller psicológico fundamentado, por un lado, en la transformación del personaje de Laura, sumida en una aparente crisis de creatividad (con ciertas reminiscencias al personaje de Jack Torrance en El Resplandor); y por otro en las extrañas visiones y apariciones sufridas por algunos de los componentes del grupo y que parecen tener su orígen en los trágicos acontecimientos del pasado que asolan al valle de Dunderland.

Excelentes intenciones. Decepcionante resultado.

Pero pronto empezamos a notar que hay cosas que no funcionan como deberían. Si uno de los ejes sobre los que orbita la película es la presumible transformación de Laura, la directora teatral… ¿cómo es posible que su personaje sea, posiblemente, el menos interesante y atractivo de la película? Lo que debería haber sido un sugestivo, y a la vez intrigante, recorrido a través de la evolución de un personaje que transitara del entusiasmo inicial por el hecho de afrontar un nuevo proyecto artístico, a la locura final provocada por la aparente falta de creatividad, la influencia de un enclave – Dunderland – sumido en la maldición de su propio pasado y una sorpresa final que no conviene desvelar; acaba, finalmente, en un desolador viaje hacia ninguna parte plagado de gestos ridículos, apariciones sobrenaturales rodadas de manera poco convincente - con una exasperante falta de energía – , y absurdos efectos de sonido que intentan suplir la laxitud de los instantes, teóricamente, más intensos de la película.

En otras palabras. Si Dunderland es una película que indaga en la psicología de unos personajes afectados por una serie de situaciones sobrenaturales, fracasa donde más duele: en su incapacidad para hacer avanzar a dichos personajes y mostrar su evolución de una manera que resulte sugestiva, seductora para el espectador.

A todo ello debemos sumarle un ritmo exageradamente lento, su decisión de optar por la sutiliza en aquellas secuencias que podrían dar lugar a un horror más explícito (a priori no sería algo criticable, si no fuera por su nula capacidad para crear una atmósfera terrorífica que pudiera suplir, con garantías, dicha falta de explicitud), y un tramo final que, lejos de arreglar las cosas ofreciéndonos la fuerza y la energía de la que se ha visto privada la película hasta ese preciso instante, lo único que logra es convencernos de que Dunderland es un intento fallido de dar forma a lo que, a priori, apuntaba hacia una atractiva historia sobrenatural sobrada de posibilidades.

Excelentes intenciones. Decepcionante resultado.

Imágenes de la película

Dunderland

Dunderland

Dunderland

Tráiler

Lo mejor: Las secuencias que nos trasladan al turbulento pasado de Dunderland.

Lo peor: Una historia que no avanza y unos personajes incapaces de captar nuestra atención.

Vuestros comentarios

1. nov 17, 14:31 | Elizabeth

Hola Joan¡ Creo que lo que comentas de la película queda reflejado en el absolutamente aburrido trailer.

Saludos!

2. nov 17, 14:42 | Dani

Uf…a mi hermano le tocaron las entradas para esta peli y madre mía…lenta, mala, aburrida y…mala otra vez. No supieron aprovechar para nada el paisaje ( un tanto sobado por eso ) ni los personajes como comentas. El trozo mas bueno es una escena que parece sacada de muchachada nui. Lo que dio mas lastima fue el momento final a puntito de salir los créditos y la gente ( donde tendría que aplaudir ) nos quedanos con cara de…supongo que pasara algo mas, unos aplausos tímidos hicieron salir de la sala al productor de esta “obra” con bastante prisa.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.