Estás aquí: Página de inicio » Críticas » El eslabón podrido

El eslabón podrido

Amor, locura y muerte

el eslabon podrido

Ver ficha completa

  • Título original: El eslabón podrido
  • Nacionalidad: Argentina | Año: 2015
  • Director: Valentín Javier Diment
  • Guión: Martín Blousson, Sebastián Cortés, ...
  • Intérpretes: Luis Ziembrowski, Marilú Marini, Paula Brasca
  • Argumento: En un pueblo aislado del interior de la Argentina vive Raulo, un leñador con retraso mental, junto a su madre, una curandera en estado senil, y su hermana menor, la prostituta del pueblo.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 5/5

el eslabon podrido photo eleslabonpodrido_1_zpsfnultt16.jpg

En El Escondido, un pequeño pueblo, perdido y olvidado en algún lugar del interior de la Argentina, vive Raulo (Luis Ziembrowski), un leñador con retraso mental, de aproximadamente cincuenta años. Comparte la casa con su anciana madre, Ercilia (Marilú Marini), y su bellísima hermana, Roberta (Paula Brasca), varios años menor. Pocos son los demás habitantes de este lugar. Cada uno de ellos tiene un rol definido que resulta funcional a la lógica hermética de la sociedad que conforman. Pero antes incluso de presentar a estos tres personajes principales y el mundo que los rodea, la película comienza desde el final, estableciendo lo que sigue como un gran flashback esclarecedor.

A modo de prólogo, primero vemos escondida tras las ramas de algunos árboles una Iglesia, que inmediatamente queda tapada por un enorme y pesado cartel de madera, que reza: “Bienvenidos a El Escondido”. A pocos metros, una ínfima cantidad de vecinos escucha atentamente al párroco del lugar, Aarón (Valentín Javier Diment), que les anuncia la posible apertura comercial del pueblo. Su discurso lejos de estar enfocado en la fe se asienta fuertemente sobre los principios del liberalismo económico. El tono de su voz y su semblante también. En ese momento, y como si estuviera en trance, Roberta irrumpe en la escena atacando a dos de las mujeres presentes, muriendo a los pocos segundos desnucada de forma abrupta por el cartel que se desprende debido a la pudrición de uno de los eslabones que lo sostiene.

En El Escondido, como bien indica su nombre, hay un adentro y un afuera, realidades y caretas, y también muchos secretos que no lo son. Nada de lo oculto permanece ajeno. Todos saben qué papel cumple cada uno, y esto, claro, según el horario y la circunstancia. En la densidad de la noche surgen las verdades y las miserias que a la luz del día se disfrazan de espuria amabilidad. La fotografía predominantemente sepia de las escenas diurnas, en las nocturnas muta a detalles de color intensos que resaltan en la negrura general. El adentro común a todos es el prostíbulo de mala muerte, donde casi todos los pueblerinos gozan de la joven Roberta que también ha sabido asumir su lugar. Pero, como lo anticipa la presentación de la película, la sangre empieza a correr cuando esa inherente oscuridad cobra vida bajo la luz del sol y se manifiesta impiadosa sobre ellos. Es la apertura (como revelación) de lo escondido lo que desata el caos.

La abstracción espacial y los arquetípicos personajes empiezan a convertirse en símbolos más amplios y menos categóricos de una realidad que supera (y con creces) la ficción. Lo que organiza esta microsociedad es ese poder superior al que nunca veremos de frente, ni siquiera en el papel de Aarón, tan preso de sus redes como los demás. A decir verdad, no hay víctimas ni victimarios absolutos, todos los personajes son pobres diablos condenados a muerte. Lo terrible es reconocer en ello la condición humana. La experiencia que propone El eslabón podrido es la de la paranoia infundida por las instituciones dominantes que, a través de la represión y el eretismo, consolida el funcionamiento capitalista.

Oprimir las pulsiones más esenciales del ser humano, que van desde el alimento hasta el sexo, permite transformarlo en un consumidor desmedido que encuentra en el mercado (legal e ilegal) lo que le fue usurpado, y de esa forma, mediante el corrimiento de lo natural todo se vuelve perverso. La violencia latente se materializa recién sobre el final, que estalla mediante un gore sin sentido que es, a su vez, el producto catártico de aquellos esquemas que buscan tener todo bajo control. La carnicería se desata por el lado más primitivo, salvaje e indómito, que encarna la familia de Raulo, Ercilia y Roberta; ellos son el eslabón podrido que quiebra la cadena de consumo, y será Raulo, el más inocente, y por esto inadaptado, del trío quien pueda cortar el mal de raíz. La masacre en la que deriva la historia se torna un acto vital, enérgico, de carácter anárquico y necesario para terminar con casi una hora de tensión permanente, perversiones y sadismos varios que apelan a la incomodidad del espectador, al que además se le ha arrebatado el salvavidas de la identificación. El escondido es tierra de nadie.

Confeso amante de las películas de George Romero y John Carpenter, así también como del cine de Leonardo Favio y de la literatura de Horacio Quiroga, Valentín Diment es el director de género del panorama argentino presente que —además de evidenciar una notable maduración estilística y narrativa entre el melodrama gore sobrenatural La memoria del muerto, y el drama familiar rural devenido slasher, El eslabón podrido— ha demostrado la seria intención de revivir la cualidad política del cine de terror. Los autores mencionados no son mero capricho; el cine de Diment (y expandiría esta lectura a su faceta como documentalista) es un combo cada vez mejor nivelado entre la espectacularidad del cine de género y un fuerte anclaje idiosincrático, tanto a nivel espacial como narrativo. Por esto es que los universos cerrados que construye (en sus ficciones) o exhibe (en sus documentales) se vuelven no sólo creíbles en sí mismos sino también el sello de una mirada particular (y probablemente desencantada) del mundo y sus funcionamientos.

Imágenes de la película

el eslabon podrido photo eleslabonpodrido_3_zpsytytr9hf.jpg

el eslabon podrido photo eleslabonpodrido_5_zpszedipnn7.jpg

el eslabon podrido photo eleslabonpodrido_2_zpsbty0snfw.jpg

Lo mejor: El clima opresivo de la puesta en escena.

Lo peor: La falta de desarrollo de algunos personajes secundarios que son muy atractivos.

Vuestros comentarios

1. jun 15, 21:00 | AZOTE

Hamijos tendríais que avisar antes de colgar un trailer así de salvaje.

2. jun 16, 10:15 | tito jesís

Excelente reseña. Esta película triunfó en Sitges, a mi se me escapó pero todo el mundo coincidió en lo brutal y sorprendente de la propuesta

3. jun 16, 13:40 | Dynamite Javvy

¡Suena genial! Muchas gracias.

4. jun 16, 15:24 | Skalope

Nuria, bienvenida seas. Almas ha pagado tu clausula de rescisión y ya eres del equipo.
En cuanto pueda le echo un ojo a esta propuesta que nos presentas. 5 de 5… mmm … mala no va a ser.
Un abrazo!

5. jun 16, 18:44 | Pona

Gracias por la reseña! Siendo argentino, ni estaba enterado de la existencia de esta peli (ahora veo que actualmente en cartelera, al menos acá en Buenos Aires).

Me da rabia, ya es la segunda vez que me entero de una peli argentina de género gracias a ustedes, un sitio extranjero. Quede claro que la bronca no es con ustedes, a quienes estimo mucho (y visito diariamente), sino con la “prensa especializada” local; ni siquiera en el sitio de cine más visitado del país, cinesargentinos.com.ar, publicó una crítica.

En fin, dejo de lado la catarsis y me anoto para verla.

6. jun 16, 22:33 | Nuria Silva

Gracias a todos por la lectura y los comentarios! Me siento muy orgullosa de formar parte de este gran sitio dedicado al género, al que sigo desde sus inicios. Estoy muy agradecida por el espacio brindado.

La películas es verdaderamente sorprendente, especialmente porque se trabajó con un presupuesto muy bajo, al contrario de lo que aparenta.

Pona: si bien es cierto que no ha tenido la trascendencia mediática de otros “tanques nacionales” (Koblit, por citar un ejemplo) tampoco fue obviada por la crítica. Se han publicado textos sobre ella a lo largo de las semanas previas a su estreno (hoy) incluso en medios masivos como Página/12, La Nación, Clarín, Revista Veintitrés, y en medios especializados digitales como Hacerse la Crítica, Otros Cines, Haciendo Cine, A Sala Llena, y más. Y con un consenso general notable.

Saludos! Hasta la próxima reseña!

Nuria.

7. jun 18, 15:55 | Bob Rock

Hola,

Bienvenida, aunque sé que este no es mi tipo de cine (me quedo con Demián Rugna), por lo que no creo que la vea, se agradece que nos hayas dado a conocer tan detalladamente vuestro producto nacional.

Un abrazo!

8. jun 20, 14:52 | Mr Zombie

Me alegra que empiece tan fuerte nuestra nueva compi, espero que no le moleste lo de compi, es algo que usamos entre nosotros.

La peli no he podido verla aun, pero sin duda que en cuanto sea posible lo hare. El cine de terror latino presenta muchas lagunas , pero tambien algunos aciertos muy sobresalientes. Asi que toca ver esta peli, y mas despues de un cinco estrellas.

Bienvenida pues Nuria.

9. jun 21, 13:58 | Nuria Silva

Muchas gracias a ustedes, Bob y Mr. Zombie!

Abrazo

Nuria

10. jun 22, 14:34 | pablo23pablo

Interesante reseña, muchas gracias Nuria !!

Ardo en deseos de verla, parece tener ese punto cómico-rural que desemboca en desastre, me encanta !!

11. jun 24, 01:33 | Bobbi

La película sin duda es una genialidad que ha pasado más bien inadvertida. De hecho yo la tengo en mi lista personal de indispensables del género de este año pasado.

Es violenta, cruda, y con un realismo que lo hace todo aún más oscuro.

Todo está a muy buen nivel, desde las actuaciones hasta la fotografía, pasando por dirección y guión, aunque hubiera optado por una narración más lineal.

12. jun 24, 19:19 | Vael

Me da la sensacion de que es una de esas pelis que se cocinan a fuego lento y te golpean con dureza. Me la apunto desde ya!

13. jun 30, 03:52 | Arconte

Para afirmar sin dudas que El Eslabón Podrido es una rara avis dentro del cine argentino habría que ver suficiente cine argentino como para establecer la comparación, me conformo con insinuarlo.
Abreva, mas que en el cine, en la literatura. En Horacio Quiroga, mas puntualmente, en sus historias de pago chico y habitantes de montes altos, y algo de sus cuentos de terror, sin entrar en detalles, para no arruinar sorpresas. Hay algo (o mucho) de atroz en ese pueblo que habita la familia que, quizás, le da nombre al film, compuesta por un hachero discapacitado mental, su madre y su hermana prostituta. Una pago chico donde la mayoría de las pulsiones primitivas están desatadas porque ya todos se conocen demasiado y no hay mucho que ocultar. Excelentemente filmada, bien narrada, quizás como defecto un brusco cambio de registro que hace dudar de lo que ocurre en el momento, pero nada grave. Muy buenas actuaciones, Luis Ziembrowski compone a Raulo, el hachero, Marilu Marini a una mefistofélica madre, y Paula Brasca brilla como Roberta, la bella y única flor entre tanta decadencia. Hay una plétora de secundarios que merecían quizás mas metraje, pero ya se sabe, el tiempo es tirano…

14. ago 1, 21:21 | Vince

Hay alguna forma de ver la película? Estoy tratando de encontrarla y no hay manera de conseguir dar con ella.

15. mar 23, 19:21 | Miguel Herreros

Deseando verla, de cualquier modo…

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.