Estás aquí: Página de inicio » Críticas » El ojo del diablo

El ojo del diablo

La abuela de "Midsommar"

the eye of the devil

Ver ficha completa

  • Título original: Eye of the Devil
  • Nacionalidad: Reino Unido | Año: 1966
  • Director: J. Lee Thompson
  • Guión: Dennis Murphy
  • Intérpretes: Deborah Kerr, David Niven, Donald Pleasence, Edward Mulhare, Sharon Tate, Flora Robson, Emlyn Williams, David Hemmings
  • Argumento: Un marques acude a su castillo para ayudar a la cosecha del pueblo.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

the eye of the devil

Varias han sido las veces que nos hemos referido en esta web a “The innocents”. Para este que firma se trata sin lugar a dudas de una de las obras cumbres del cine de horror. La interpretación de Devorah Kerr, encarnando a la sufrida institutriz de “Otra vuelta de tuerca”, fue tan aclamada que no tardó en ponerse sobre el tablero de juego la posibilidad de encontrar un nuevo guion que aprovechara la estela de su ola. Precisamente “El ojo del diablo” fue ese proyecto, y aunque la película no funcionó mal del todo, la sombra de “The innocents” eclipsó muchos de los valores que hoy, cuando es un título prácticamente olvidado, viene bien poner en valor.

Precursora de lo que conocemos como “terror pagano” o “horror folk”, la cinta nos presenta a un aristócrata que es requerido, por la localidad de la que proviene su estirpe, para una misteriosa misión. El secretismo azuza la curiosidad de su esposa que decide viajar también, junto a sus dos hijos, al caserón familiar. Desde el mismo momento en que pone el pie en la propiedad, percibe una atmósfera hostil en torno a ella. Presión que va en aumento cuando empieza a indagar en los extraños rituales a los que recurre el pueblo.

Mucho se ha hablado de la película “The wicker man” (1973) y no seremos nosotros los que le restemos un ápice de importancia a una cinta que, aún a día de hoy, conserva casi intacto su encanto. Pero creo que, salvo que alguien me corrija, esta que nos ocupa fue la primera historia en cine que, sin recurrir a la brujería y sin entrar en los campos del horror cósmico de Lovecraft, hablaba de sacrificios humanos con fines de contentar a antiguas deidades. Tampoco se trata de una cinta de sectas; el terror rural trasciende de eso aunque veamos individuos vestidos con túnicas. Nos remite a costumbres casi atávicas cuyo origen se desconoce y que pueden estar detrás de ritos más actuales. A este respecto, la cinta habla de un sacrificio humano cercado por doce acólitos para luego compararlo con los doce apóstoles de Jesús. Toda la magia y rituales de la que hace gala este título funcionan realmente bien, principalmente porque se basan en ceremonias muy frecuentes en las culturas primitivas.

Haciendo gala de una excelente ambientación y combinando en su forma de relatar el ritmo del terror clásico con momentos más cercanos a lo que sería la psicodelia (como el montaje de imágenes inicial o su clímax final) “El ojo del diablo” puede presumir de una modernidad visual encomiable, y también de un excelente reparto, Junto a la protagonista encontramos a David Niven sobre cuyos hombros cae la estirpe familiar, a Donald Pleasence haciendo de un enigmático sacerdote, a Edward Mulhare en un papel corto pero con el que deja constancia de su presencia en la pantalla grande antes de dirigir en sus misiones a Michael Knight en la pequeña. El film presenta también a dos malos de lujo: La malograda y bellísima Sharon Tate y a David Hemmings, a punto de alcanzar ese mismo año el momento álgido de su carrera con Blow-up (película en la que se desata la psicodelia sesentera que aquí se apunta).

Con claros momentos que remiten al espectador a “Otra vuelta de tuerca”: en esta ocasión son dos hermanos con poderes mágicos en lugar de los espectros de los mentores, pero la lucha silenciosa del personaje de la Kerr para evitar la influencia de estos en sus hijos repite escenarios y planteamientos, es una pena que esta trama de corrupción no maridase mejor con la del ritual.

Concluimos recomendando, a los que no lo conozcan, esta visita a la génesis del minúsculo subgénero que supone el terror rural, que os dejéis seducir por su modernidad que descubriréis desde su secuencia de inicio y su interesante forma de componer las cajas de texto de los créditos sobre la imagen. También porque no está de mas repasar la filmografía de J. Lee Thompson, director de cine de entretenimiento irregular pero que cuenta con joyas como “El cabo del terror” y eso no lo tiene cualquiera.

the eye of the devil

the eye of the devil

the eye of the devil

Lo mejor: Es original. Cuenta con actores y factura brillantes.

Lo peor: Su intención es inquietar y no causar terror


Vuestros comentarios

1. jul 17, 06:49 | Arconte

No, por favor, esto es 1000 veces mejor que Midsommar . Porque acá hay una dicotomía real, entre paganismo y “normalidad”, representada por la familia de Philippe. Es de la misma cosecha que The Wicker Man y Robin Redbreast. Midsommar es paganismo vs la pandilla de Scooby doo…

2. jul 17, 12:25 | tito jesús

Buenas apreciaciones amigo Arconte. Te confieso que por muy scooby doo me gustó mucho Midsommar. Esta también.

3. jul 17, 21:10 | Arconte

No digo que Midsommar sea mala. Lo que digo, es que más allá de la pompa y el boato, no deja de ser el típico slasher donde un grupo de tardoadolescente americanos viajan a un paraje/ciudad/pueblo/villa/pais lejano y son torturados/violados/asesinados/desmembrados por los deformes/mutantes/fanáticos/caníbales/ects.
Eye of the Devil, The Wicker Man y Robin Redbreast conforman prácticamente una trilogía pagana, donde se confronta al paganismo contra “la normalidad”, “el cristianismo”, y “la modernidad”, respectivamente, cada uno de estos valores encarnados por la familia de Philippe en la primera, el sargento Howie en la segunda y la nuevaolera Norah en la última.

4. jul 17, 21:46 | Tito Jesús

Arcónte, con lo acertado que eres con tus comentarios siempre y lo bien que te expresas me encantaría que te animas a reseñar en la web alguna película. Primero porque ando buscando gente que reseñe y segundo porque siempre que puedes te animas a dar tu opinión, y además sabes de lo que hablas.

5. jul 18, 05:17 | game of trolls

tito jesus: ¿y como se hace eso de ser reseñador en esta web? porque a mi tambien me gustaria ya que ultimamente y solo por hinchar las bolas me puse a subir videos (vos sabes cuales son, ja) en otro sitio lleno de “haters” solo para hacerlos enojar y cagarme de la risa y debo decir que resultó “terapeutico” (por llamarlo de alguna forma ja ja) ver como reacciona tan diferentemente la gente a lo que sea ya sea escrito o visual (como un video o una fotografia) y creo (mas bien estoy seguro je) que yo voy a conseguir muchisimos palos ja ja todavia mucho mas que los que se comio el pobre de chupasangre al comienzo (mandale saludos si lo ves).

si no, no importa, seguire en la otra web (su nombre es, por si les interesa, “muchozucko”, y los videos que subo son con este mismo “nickname” pero escrito sin separacion de palabras).

besos y gracias por seguir alli.

PD: los videos son porno y derivados, por si se preguntaban que videos eran (¿que se creian?).
ah, y yo me animaria a reseñar “el exorcista” si, esa con linda blair. es mi titulo de terror predilecto. y es una gran “falla” que no este aqui.

see ya later, suckers! (perdon, el otro sitio es en ingles y se me está pegando el idioma ja ja )

6. jul 18, 06:05 | Satori

Es cierto que es probablemente sea una de las precursoras del género sectas-sacrificando-gente (creo que probablemente la abuelita de todas sea La Séptima Víctima, clásico de los años 40). Sin descubrir la pólvora ni nada y más preocupada por la atmósfera y la intriga que por momentos fuertes, cumple con el cuentito. Se nota que hubo gran esmero en la calidad del producto. Deborah Kerr repite muy bien su papel de mujer acorralada y Sharon Tate se adueña de sus escenas rodeada de pesos pesados como estaba (la chica tenía una presencia increíble, cuesta creer que este fue su primer rol importante).

7. jul 20, 20:19 | Enrique Agudo Ramirez

Caté este Ojo del diablo hace pocas fechas y la verdad es que me encantó, aunque la colocaría un escalón por debajo de The Wicker man. La fotografía, la puesta en escena y esa última secuencia quitan el hipo.
Buscaré esa Robin Redbreast (telefilme inglés), que no la conocía, pero sí que sumaría otra a la trilogía que propone Arconte, para convertirla en tetralogía: The dark secret of Harvest Home (1978), una estupenda miniserie llena de paganismo y momentos malsanos.
Ah, y Midsommar me gustó mucho, incluso siendo algo fallida.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.