Estás aquí: Página de inicio » Noticias » Elevator

Elevator

Música de ascensor explosiva

Nueve personas acuden a una fiesta en un gran rascacielos cuando quedan atrapados dentro de un ascensor a 50 pisos de altura sobre Manhattan. Lo peor no es el sudor, la raza del pasajero de al lado, no, una bomba colocada en el ascensor desencadena una situación extrema que solo la cooperación puede desenmarañar. Pero los resentimientos son una corriente demasiado subterránea, y cada personaje posee su propio motivo para acabar con la supervivencia del resto de cautivos.

Con el racimo, la avaricia, la política, la guerra y la infidelidad como telón de fondo, convergiendo en un reducido espacio, Elevador pretende ofrecer una nueva perspectiva, dentro del más puro entretenimiento, sobre el terrorismo. Así mismo, y según sus responsables, también pretende que el espectador se cuestione su perspectiva sobre el crimen, dentro de un mundo donde los mercados financieros pueden ser fácilmente manipulados por unos pocos.

Un thriller psicológico norteamericano que planta sobre la mesa interesantes propuestas filosóficas, un tanto demagógicas si me permitís, y que nos trae el sabor de otros interesantes títulos como Devil o la misma El Ascensor (1983), pero sin hacer hincapié en elementos sobrenaturales (¿acaso hacen falta para sacar la inmundicia que los humanos llevamos dentro?). El tema de ubicar una situación tensa dentro de un espacio cerrado siempre es bienvenido porque, para los amantes del trabajo actoral bien hecho, resulta un campo abonado para las actuaciones sentidas y de peso. Aunque si tuviese que hablar de una de mis películas favoritas, en cuanto a esto de los espacios claustrofóbicos (aparte de Cube y la hiperbólica Haze del maestro Shinya Tsukamoto), me quedaría con la genialmente “cyberpunk” Hellavator, otra locura nipona de obligado visionado para los aficionados a futuros distópicos.

En todo caso, y puesto que para empezar el año mejor algo suavecito, me parece una propuesta a tener en cuenta dentro del sobresaturado género del thriller (que como en los 90, cuando el horror ha flojeado claramente, vive una tercera o cuarta juventud), aunque solo sea por el trabajo que pueda desplegar su elenco, un paquete de eficaces actores secundarios como Joey Slotnick o, más en concreto, la bellísima Anita Briem (Dylan Dog o La Monja – una película a recuperar para nuestra sección de Caspamovies -). Con respecto a su director, el noruego Stig Svendsen, y su guionista, Marc Rosenberg, poco os puedo contar. No conozco nada sobre su trabajo previo y sus filmografías no las veo especialmente remarcables.

Estad atentos porque su estreno, pese a no tener fecha confirmada, se presenta inminente. Podéis ir haciendo boca en su cuidada página web.


Vuestros comentarios

1. 04 ene 2012, 15:13 | Elizabeth

ya pensar en quedarme encerrada en un ascensor me da panico, y si encima esta lleno de gente!!! Creo que me da un paro cardiorespiratorio a los 2 minutos. Sin duda seria la primera victima

2. 04 ene 2012, 21:53 | Bob Rock

Elizabeth.- ummmmmmm, aunque por tus palabras se podría deducir que serías la última. Ya me entiendes, no me ha costado nada imaginarte arrancando brazos y piernas con tal de salir del ascensor :P

A ver que tal la película!!

Un saludo

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.