Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Érase Una Vez En… Hollywood

Érase Una Vez En… Hollywood

Filia y fetiche

Once upon a time in hollywood

Ver ficha completa

  • Título original: One Upon A Time In Hollywood
  • Nacionalidad: Estados unidos | Año: 2019
  • Director: Quentin Tarantino
  • Guión: Quentin Tarantino
  • Intérpretes: Leonardo DiCaprio, Brad Pitt, Margot Robbie, Al Pacino
  • Argumento: La demoledora historia de cómo Rick Dalton y su doble de riesgo Cliff Booth intentan sobrevivir al cambiante Hollywood de finales de los sesenta.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

Once upon a time in hollywood

Lo que bajo manos de muchos es puro capricho, Tarantino ha conseguido transformarlo en sólida cinematografía. Tal vez este baremo no es en absoluto justo, y seré el primero en desacreditarlo siempre que sea necesario. Sin embargo, bien es cierto que el fetichismo cinematográfico de Tarantino (el otro ya tal) ha sido siempre usado por el director de manera suficientemente inteligente como para que se la considere fuera de la influencia del mero coleccionismo de referencias. Su carácter cinematográfico vive libre dentro de su propia cárcel de referencialidades. Pero esta realidad simulada bajo la que él se mueve, es lo que conforma la personalidad de uno de los directores más importantes de nuestra época, y no un mero álbum de cromos por afición. En ella hay entendimiento, somatización y transgresión. En ese orden.

1969. La industria hollywoodiense está cambiando. El cine y la televisión busca una evolución en sus héroes y la confección clásica empieza a ser cosa del pasado. Esto está siendo difícil de asimilar para Rick Dalton (DiCaprio). Acostumbrado a ser el héroe en innombrables westerns y series de televisión de gran renombre, su ego se niega a aceptar que, si las cosas no cambian, él y su dueño quedarán relegados a una posición secundaria bajo el estigma del spaghetti western. A su vez, Cliff Booth (Pitt), su doble de acción y siempre a la sombra del héroe intenta ayudarle a amoldarse a este resurgir de la industria. Por su lado, Sharon Tate (Robbie), actriz, modelo, mujer de Roman Polanski y vecina de Dalton, está empezando a ver realizado su sueño como interprete, sin ser consciente de que la familia Manson está a punto de dar rienda suelta a su macabro plan.

Once upon a time in hollywood

Tan atractivo como puede parecer su planteamiento, y finalmente acaba siendo la película. Para nada esta termina siendo lo que la mayoría esperaba de ella. Y es que pese a que, tras nueve películas, todos hemos aprendido a conocer bastante a Tarantino, este nunca ha perdido la capacidad de sorprendernos. Y en este caso no se va a quedar corto. Y es que su show cuenta con múltiples maneras de dejarnos estupefactos, y si conectamos de verdad con la propuesta, disfrutaremos de un espectáculo cinematográfico (en toda su excelencia, pero a su vez refiriéndonos al sentido más puro del concepto) sin igual.

El director da esta vez rienda más suelta que nunca a sus filias y fobias, desatando así a lo largo de 165 grandilocuentes minutos un tsunami de carácter propio dispuesto a arrasar con todo lo que encuentre a su paso. Y si a su paso se encuentran las expectativas erróneas de algunos, o las ganas de limitar lo que el director representa a su mera idealización propia, no tendrá problema alguno a la hora de reducirlas a pedazos. Por qué en Erase Una Vez En… Hollywood Tarantino confía tanto en sus espectadores que no busca en absoluto su complacencia, pero si su complicidad. Confía en que entendemos suficiente lo que su concepto representa como para entrar de manera orgánica en sus subtextos, sus referencias que más allá de ser mera formalidad, se encargan de narrar, o lo complejo de unos giros tan milimétricos como naturales. Ojo a la secuencia con Bruce Lee, que tanta polémica ha despertado. En ella Tarantino está hablándoles de manera frontal a sus fans.

También es cierto que la película le pide al espectador una atención especial tanto durante como previo al visionado, ya que el telón de fondo que conforma la familia Manson se construye a partir de nombres, lugares y personajes que pasan por pantalla de manera discreta a ojos de alguien que no esté muy puesto en el tema. Vale la pena investigar sobre el caso antes de acercarse a la sala, al menos lo suficiente como para tener claros los puntos base. Una vez abandonada la sala, vale la pena permitirse a uno mismo un proceso de digestión relajado y sin apresurar. Evitar la búsqueda de conclusiones para dejarlas nacer de parto natural.
Y es que es normal que dos horas cuarenta y cinco minutos de aquel subgénero tan odiado como generalmente equivoco que es el de “gente hablando” se le puedan atragantar a muchos, por curtido que esté el espectador. Pero desde luego, los diálogos del director no se han hecho conocidos por todos por una mera formalidad. Lo mordaz, barroco y creativo a la hora de generar naturalidad inculcado en ellos, los convierten en generadores de géneros propios. Si además estos diálogos se los pones en boca a dos titanes como DiCaprio y Pitt, bajo la batuta de un director de actores como Tarantino, se convierten en pura magia. Y es que, pese a que todo el reparto está, como era de esperar, fantástico, ellos dos llevan la película más allá de lo obvio. DiCaprio matiza un personaje de un histrionismo que en manos de cualquiera caería en el más absoluto de los odios, así como Pitt, en una especie de remake mejorado de su Aldo Raine de Malditos Bastardos, es capaz de dar vida al monosílabo más insulso. Es especialmente llamativo ver como un papel de apariencia tan vacía como el de Booth, es capaz de generar un interés tan bestial gracias a la contención de su interprete como al detallismo de su escritura. Y es que pese a que es Dalton el que se llevará todos los halagos, Booth genera una atracción desbordadamente potente en el espectador, en una muy hábil analogía con lo que ambos representan en su propio libreto. El pilar base y el revestimiento de diseño. De nuevo el especialista como figura clave del cine de género.

Dentro de Erase Una Vez En… Hollywood coexisten mil historias, así como películas. No tan solo en un sentido metafórico, sino real (ojalá Tarantino nos regale algún día la oportunidad de ver hecha realidad “The 14 Fists Of McCluskey). Tan real como la dinámica que se desarrolla entre todas ellas y sus personajes. En ella nada es lo que parece ser, pero a su vez todo es suficientemente transparente como para estarte mostrando las cartas en todo momento. Es a la vez uno de los trabajos más divertidos de Tarantino, pero que podría aburrir a muchísimos incapaces de salir de su propio estándar de convencionalidad cinematográfica. Tarantino dándose a sí mismo el permiso definitivo para ser él mismo, y perdiendo un miedo que pueda parecer que nunca tuvo, pero que esta novena entrega de su filmografía nos muestra que sí.

Si habéis llegado hasta aquí, os pido dos favores. El primero es que, tras verla, hablemos de ella con el tacto que pide. Y la segunda: revisad Death Proof antes de ir al cine. Disfrutaréis de un programa doble absolutamente brillante.

Once upon a time in hollywood

Once upon a time in hollywood

Once upon a time in hollywood

Lo mejor: Hay muchísimo y muy variado a destacar. Pero pese a caer en el convencionalismo: el trio DiCaprio-Pitt-Tarantino y como se retroalimentan entre ellos.

Lo peor: Que un posible efecto rebote y el desconocimiento de unos termine condicionando la experiencia de visionado de otros.


Vuestros comentarios

1. ago 7, 17:10 | tito jesús

Buena reseña.
Aunque para mi la cinta es fallida. Creo que contiene las mejores escenas de la carrera de Tarantino pero en la película más irregular de las que ha rodado.
Se ha preocupado tanto en contarse las cosas a si mismo que creo que descuida al espectador, llegando a aburrirlo en varios momentos.
Me gusta como habla de la perdida de la inocencia norteamericana, centrandose para ello en el asesinato de Sharon Tate a manos de Mason y sus secuaces. También como habla del cine como herramienta sanadora, capaz de cambiar el mundo.
Pero me desagradó la violencia que parece el premio de consolación por terminar la cinta y me aburrí mucho pero mucho, mucho…
Eso si, me encantó que hable del cine de Joaquín Romero Merchant y de los western de Corbucci.

Por cierto en la escena del restaurante de Almería, si afináis el oido, vereis que en las mesas de atras hablan un castellano muy mexicano.

2. ago 8, 17:15 | bébete el semen que dejé en el freezer

el enfrentamiento con bruce lee y la media hora final estan muy buenos. despues todo es medio regular o aburrido.

el resto es charla y mas charla que abundan en toooodas las peliculas de quentin “taradino” de esas que pretenden ser interesantes pero solo algunas lo son.

y como esta pelicula trata del cine de los 60, tarantino te va a mostrar toooodo lo que sabe acerca de eso una y otra vez y otra vez…. como hace siempre en toda pelicula que hace.

a egocentrista y eso de tener la verga mas larga que todos no le gana nadie, el tarantino este.

podria resumirse un poco, pero tarantino no es de esos que te hacen peliculitas normales, nooo… todo tiene que ser increible, colosal, maravilloso, nunca visto…

los agrandados son asi, que le vas a hacer…

3. ago 9, 14:26 | unikitty!

para mi es regular.

tarantino pierde demasiado tiempo contandonos la dura vida del actor interpretado por dicaprio que termina por devorarse a la pelicula haciendo que no percibamos un conflicto o una trama que nos mantenga entretenidos y disfrutando “su” pelicula (de por si bastate larga) como si estuvieramos viendo un documental sobre el cine de los 60 y el western para disfrute unicamente de gente conocedora de dicho cine o fanaticos que le perdonan todo a tarantino.

recien el publico que solo queria ver un film con introduccion, nudo y desenlace y que cumpla “la” funcion primaria de todo film que es entretener podra sentirse, digamosle, “aceptado” recien en su media hora final y en alguna secuencia suelta que logran un subito interes aunque muy efimero.

y por cierto, me enteré mas del asesinato de sharon tate leyendo wikipedia que viendo esta “tarantinada”.

4. ago 12, 18:53 | Knarr

En realidad Charles Manson planeó el crimen de Sharon Tate pero él personalmente no mató a nadie.

5. ago 15, 23:22 | Godsdog

He ido al cine a verla a ciegas. Sin saber nada de nada. Ni la sinopsis. A los 15 min. ya se le ve el cartón. ¡Aburrida!.

Las 3 últimas de Tarantino ya no fuí a verlas, y hoy, le doy una oportunidad a esta y pinché de nuevo. Que pérdida de tiempo y de dinero. No se deciros porqué, pero me ha recordado a UNDER THE SILVER LAKE, que no me gustó demasiado, pero por lo menos pasaban cosas. Además, lo peor es que copia. Tarantino copia de otras pelis (nuevas) y otros directores que encima luego critica. Lo que faltaba. 5/10 siendo generoso.

Y voy a subir la apuesta… Tarantino cada vez me recuerda mas a Santiago Segura con los cameos, etc… SPOILER cuando Margaret Qualley le dice en el coche a Brad Pitt que si se la chupa, es muy Torrente. Patético. Mil veces mejor la secuencia de Robert de Niro con Bridget Fonda en JACKIE BROWN. FIN SPOILER

6. ago 16, 13:37 | natxo

Ya me cansé de Tarantino en Jackie Brown y PF es una cinta que no volvería a ver ni cobrando. Tarantino es un plagiador pro…

7. ago 17, 23:32 | Mountain

Miedo me da, un amigo con el que coincido mucho en gustos fílmicos me ha dicho: VAYA PUTA MIERDA INTERMINABLE Y SIN ARGUMENTO LA NUEVA DE TARANTINO. Miedo me da!

8. ago 19, 07:02 | Arq. Juan Bendeck Cordero

Un saludo.
Miren, no he visto la película, y no creo tener razones para verla. Pero quiero aportar esto. Si el cine de los años 60s de por sí es muy colorido y naive, que en muchos casos ha llegado al grado de parecer caricaturesco, alegre en exceso y artificial. Si no fuera porque creo que esta obra tiene un manejo de la violencia que el director ha sabido manejar muy bien, no creo que aporte nada. ¿Vale la pena recordar esa época? Digo, las películas de James Bond en Estados Unidos / Reino Unido; las aventuras de El Santo, Blue Demon, Chanoc y el profesor Zobek en México, las historias dulces de Marisol y Joselito en España, como que están bien, pero para recordar cinco segundos y olvidar. Lo bueno y memorable de esos años, sin duda y como lo recuerda bien el Maestro Titus, Sergio Leone. Saludos y gracias!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.