Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Feedback

Feedback

Violencia en las ondas

feedback

Ver ficha completa

  • Título original: Feedback
  • Nacionalidad: España | Año: 2018
  • Director: Pedro C. Alonso
  • Guión: Pedro C. Alonso,Alberto Marini
  • Intérpretes: Eddie Marsan, Paul Anderson, Ivana Baquero
  • Argumento: Unos desconocidos toma una emisora y a su presentador estrella de rehén

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5


feedback
No se me ocurre mejor forma de debutar en el thriller de acción, para un español como Pedro C. Alonso, que de la mano de Jaume Collet-Serra en la producción y con un guion de Alberto Marini. Ambos nombres son garantía de entretenimiento y agilidad manejando los registros del thriller. Tuve la suerte de abordar el visionado de la cinta sin saber nada de su argumento y sin ver ninguna imagen previa del mismo, por lo que estas líneas que van a continuación no se han visto polucionadas por críticas anteriores ni promociones externas.

Javis (Eddie Marsan) es un popular periodista, sin pelos en la lengua, cuyos programas radiofónicos le han proporcionado a partes iguales prestigio y enemistades. Señalado por la derecha radical británica por su postura frente al Brexit, ha permanecido un tiempo fuera de su cadena tras sufrir un intento de secuestro. La noche de su regreso a las ondas trae, en un pendrive, una entrevista que es toda una bomba política. Siendo, como es, un adalid de la información su intención es hacerla pública esa noche, caiga quien caiga. Pero nada más entrar en directo el estudio será tomado por unos enmascarados extremadamente violentos.

Partiendo de un esquema clásico donde el personaje trata de llamar la atención al exterior, que desconoce su condición de rehén, bajo la estricta mirada de sus captores (véase “Gran Piano”, “Phone Booth”, “A la hora señalada” o incluso “La jungla de cristal”), “Feedback” cuestiona y juega con el popular concepto de la integridad periodística y de la lucha a ultranza por la verdad que los grandes medios y comunicadores nos venden. Así, la presentación inicial, nos muestra a un héroe defendiendo su verdad, la que ha de llegar a la población contra viento y marea para, después, colocarlo en una pecera (tanto metafórica como realmente) donde escudriñamos quién es de verdad y cómo de íntegro puede llegar a ser. Para ello tendrá que lidiar y negociar con unos enmascarados que aparentemente buscan también que su verdad se transmita por las ondas.
El guion logra acumular grandes dosis de tensión en el espectador valiéndose de varios giros en las intenciones de los asaltantes y de una escalada de violencia con secuencias difíciles de contemplar desde nuestro lado de la pantalla; y es que “Feedback” alcanza niveles de salvajismo inusuales en el cine comercial. Esta combinación explosiva entre giros y lesiones explícitas ayuda y mucho para no darnos cuenta, en una primera instancia y a no importarnos más adelante, de los aspectos más inverosímiles de la narración. “Feedback” funciona como un tiro en su primera mitad y logra mantener, de forma más que aceptable, la tensión tras hacer visible todas sus cartas y todas sus trampas.
Brillante la elección de Eddie Marsan que, físicamente y con su voz, se viste este papel que requería más un actor solvente que un actor de acción (aunque algún golpe pega). Le acompaña en los micrófonos Paul Anderson con un papel complejo y afilado. Al otro lado del cristal y enfundados en sus máscaras están Ivana Baquero y Richard Brake, que aderezan las acción con armas de fuego, cuchillos y una temible y salvaje maza.
Señalaré nuevamente que, pese a no ser demasiado explícita en lo visual (hay mucha sangre pero el momento preciso de las agresiones suele ser fuera de campo o de foco), la película es realmente violenta y logra, mediante el encuadre y la sorpresa, que los ataques y la acción afecten a la platea.

Lejos de ser una cinta de diez, tengo que reconocer que “Feedback” es de construcción tramposa, el guion y la dirección logran atrapar y destilan una oscuridad y mala leche inusual que evita convencionalismos complacientes para el público. Se nota la mano de Marini (sigo diciendo que “Summer camp” es una cinta incomprendida, pero es también guionista de cintas como “mientras duermes”, “tu hijo” o “el desconocido” ) que parece disfrutar de dotar de cierta retranca sarcástica a las escenas. Su juego inicial de hablar sobre política internacional es un truco para aflorar, de tapadillo, otro tema de ardiente actualidad, auténtico motor de la cinta, cuyas aristas a poco rajan las buenas maneras del film…

Un buen comienzo, concluyo, este de Pedro C. Alonso, que posiblemente le abra las puertas a proyectos internacionales. Junto con la entretenidísima (también tramposilla) “70 Binladens” de Koldo Serra demuestran que el cine español es muy capaz de hacer thrillers de alto voltaje, en este caso con acento británico, aunque con firma española.

El próximo 1 de marzo la tendréis en los cines para juzgar vosotros mismos.

feedback
feedback
feedback

Lo mejor: Me puso realmente en tensión durante muchos minutos.

Lo peor: Los personajes van cambiando a conveniencia de algunos giros de forma un tanto tonta.


Vuestros comentarios

1. feb 7, 15:09 | Matias

Grs x la critica, se ve muy interesante.
La elección de los actores me parece genial…. espero poder verla pronto!

2. mar 8, 00:59 | Dani

Yo tampoco sabía apenas nada de esta película, tan solo un par de lineas en la cartelera del periódico, hasta que ayer fui a verla. Podría haber leído antes la reseña o visualizar el trailer, pero me abstuve…
…y no puedo mas que alegrarme de ello.

Una vez mas he comprobado que estos montajes de apenas un minuto son sinónimo de destripamiento de trama, amén de la generación de hype posteriormente insatisfecho en no pocas ocasiones.

Hacedme caso, no veais trailers hasta que a los que los montan no les hayan enseñado a base jarabe de palo que insinuar es mucho mas seductor que mostrarte el percal, aunque sea en flashes de 1 segundo.

Dicho esto, he de decir que he quedado muy gratamente sorprendido de lo que visto.
Empieza sin prisa, te miente en su planteamiento para que pienses que todo va de un rollo “pseudo-politico-reivindicativo-proeuropeista-antiBrexit”, pero pronto va cogiendo ritmo y termina por darte una bofetada en la cara con un giro de esos que termina por engancharte a la butaca. Me recordó las sensaciones de “Buried”, aunque sin ser tan minimalista por supuesto.

Me ha gustado sobre todo la capacidad de los actores (tremendo Eddie Marsan) para conseguir que sean los personajes, y no lo que les rodea, los que sostengan el peso de la atmósfera de tensión que se genera.
Se agradece que no sea una producción de Hollywood, en la que nos hubieran estropeando la credibilidad de toda la trama colando de protagonista a un Bruce Willis o un omnipresente Nicolas Cage, actor que salvo “Mandy” no ha hecho nada realmente potable en lo que va de milenio.

Si acaso el final es quizás lo que no ha quedado del todo redondo, pero no resta merito al conjunto. Estoy seguro que al salir de la sala te plantearás en que lado de la mesa te hubieras colocado tú.

Altamente recomendable

P.D: Ver de nuevo a la cuasi desaparecida Ivana Baquero, la niña de “El Laberinto del Fauno” fue toda una sorpresa.

3. jun 28, 21:43 | unikitty!

perfecto suspenso ¿quienes son y que quieren esos extraños?
perfecta intriga ¿que es lo que ocultan los personajes?
buenos actores y por ende buenas actuaciones
muy buen guion y por ende, es entretenida.
giros inesperados y por ende, sorpresivos.

todos los elementos que hacen una buena pelicula, los tiene feedback (ya está online para el que quiera comprobarlo)

kisses. :)

4. ago 4, 00:10 | ⛧Chupasangre⛧

Es de esas películas que te va atrapando por una trama que se va enredando y la violencia que va desplegando.

No inventa nada, pero funciona.

Saludos.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.