Estás aquí: Página de inicio » Artículos » FESTIVAL DE SITGES 2020

FESTIVAL DE SITGES 2020

(días 1 y 2)

1 y 2 titus
Otro año más, y previos preparativos excepcionales, llegó de nuevo la fecha marcada en rojo sangre en el calendario de los amantes del fantástico. Los nervios se justifican más que nunca en un año con un componente más de género que nunca. Y es que, no ausente de infectados rabiosos, la pandemia mundial que nos azota este 2020 ha hecho zozobrar, pero no ha podido con el evento más importante del año. Muchos han sido los que no han podido asistir, pero si han podido disfrutar de la versión online del festival. Los que sí lo han conseguido viven los periplos entre auditori y retiro sabiendo que esas caminatas son más un regalo que nunca. Las medidas de seguridad de cara al enemigo invisible han sido rigurosas, y los escurridizos inconscientes no han quedado impunes ante una colaboración público-organización vinculados por un objetivo común. Mantener los mejores diez días del año a flote. ¡Empezamos!

Jueves

ARCHENEMY


1 y 2 titus
Los buenos Sitges se inician en las salas pequeñas a primera hora. Nosotros decidimos empezar a lo grande estrenando el prado y las ortopédicas sillas de su anfiteatro. Las ganas de disfrutar de lo nuevo de Adam Egypt Mortimer, autor de la fantástica *Daniel Isn’t Rea*l podían con todo. La película no entusiasmó al público, pero sigue contando con elementos muy personales que ya jugaba en su debut. La narración interior hace que la vuelta de tuerca en esta película de superhéroes esté en la referencialidad de su conflicto moral, que, pese a lo conocido, funciona a las mil maravillas. A la película le falta dinero, pero en lo visual juega muy bien con el uso de los colores, y las secuencias de animación añaden un plus de carácter propio.

MALNAZIDOS


1 y 2 titus
Estrenábamos el auditori con la sesión matinal de la película de inauguración, y descubríamos que, como era de esperar, esta sería la sala con los protocolos de seguridad mejor marcados y más visibles. La película sigue con el carácter tebeo que siempre impregna la obra de Javier Ruiz Caldera, que esta vez codirige por primera vez con Alberto de Toro (¡toro!). Este marcado carácter no le permite a la película sobrevivir a la repetición de chistes pobremente ejecutados por un reparto irregular. Juegan a su favor unos valores de producción magníficos y una correcta ejecución visual, pero ciertas decisiones de guion más que cuestionables tienden a hundirla poco a poco. Sin embargo, el público salió, por lo general, encantado y la película puede funcionar muy bien en su estreno.

PENINSULA


1 y 2 titus
La segunda (en realidad tercera) entrega de la aclamada Train To Busan venía condicionada a ser vapuleada por hecho de ser secuela de la misma. Y pese a que nos encontramos ante una película de zombies de corte habitual y conocido, la verdad es que se trata de un trabajo esencialmente disfrutable. Los tópicos se nutren de un montaje y un ritmo absolutamente frenéticos. La película es pura intensidad, que onsigue incluso suplir los momentos visuales más flojos, ya que la película opta por generar toda la acción a base de un cuestionable CGI. Sin embargo, este mismo contexto digital funciona a las mil maravillas a la hora de tratar paisajismos y dar vida a planos abiertos que más que a un videojuego transportan al espectador a una novela gráfica americana de gran envergadura. Un disfrute.

EL ELEMENTO ENIGMÁTICO + LES ANIMAUX ANONYMES


1 y 2 titus
Descorchábamos la siempre interesante sección noves visions con un doblete de cine intenso, pero de duración asequible. La primera propuesta era la nueva pieza de Alejandro Fadel, que fascinó y enfadó al público a partes iguales con su anterior Muere Monstruo Muere. De hecho, este nuevo trabajo experimental y surrealista de 40 minutos de duración es un spin off de la misma, en que los que parecen ser los mismos motoristas que aparecían en la película se cuestionan sus libertades mientras derivan por montañas nevadas. Preciosismo y un punto cachondo la convierten en una experiencia sensorial funcional para aquellos capaces de seguirle el juego.

En cambio, la segunda película de la sesión terminaría siendo el mal sabor de boca que nos amargaría el paladar un buen rato. La propuesta de Les Animaux Anonymes se queda en, eso mismo, en propuesta. Con todos los peores vicios de todos los estilos a los que quiere pertenecer, no desarrolla en absoluto su concepto a lo largo de los 60 minutos jamás vividos en una sala de cine. Vueltas y vueltas sobre la misma acción viendo como la película intenta luchar contra su propia tosquedad.

AMULET


1 y 2 titus
Lo bueno de películas como Amulet es que, gusten o no, vamos a estar hablando de ellas durante meses. Estas cosas le alegran a uno el festival. Una película difícil. Hermética como ella sola y con un buen listado de defectos que serían preocupantes de no contar la película con un magnetismo interno tan potente y extraño. La película peca sobretodo de una intensidad innecesariamente impostada, contagiada del cine independiente más vicioso. La narrativa es criptica, pero genera puntos de interés suficientemente fuertes como para no soltarte. En cuanto al terror, su elegancia le otorga todo su poder. Llegados a su desbordante tramo final, nos damos cuenta de que el viaje ha valido la pena, y que la recompensa estaba ahí todo el rato, pero jamás imaginamos que tendría esa forma. Una película tan satisfactoria de amar como de odiar.

Viernes 9

THE PALE DOOR


1 y 2 titus
Segundo día de festival y primera gran apuesta para postularse como el mejor de todos. Pero los principios no suelen ser sencillos, y esta propuesta tan dispar como arriesgada no nos lo puso fácil. The Pale Door decide aunar el western con el terror en una especie de intento de Abierto Hasta El Amanecer con brujas festivas que hace agua por todos los costados. Y es que enfrentarse a un género tan deudor del diseño de producción como es este exige unos mínimos que, ni de lejos, en este caso llegan a cumplirse. El vestuario made in Zara casa a las mil maravillas con unas localizaciones dignas de paintball. El guion, el elenco… nada está a la altura de una propuesta cuyo mayor pecado ha sido no ser consciente de sus limitaciones. En Sitges tienden a gustarnos bastante estas cosas, pero la verdad es que esta vez no tuvo ni gracia.

MANDIBULES


1 y 2 titus
Subíamos al auditori a por un primer plato de verdad. Mandibules, la nueva joyita de Quentin Dupieux, que se ha convertido ya en el nuevo Takashi Miike del festival. Un Sitges sin una película suya ya nos suena extraño. Esta vez su propuesta es con mosca gigante y dos tontos muy tontos emulando a la mejor nueva comedia americana a la Seth Rogen & co bajo el prisma del surrealismo absurdo del francés. Enamoró con su canto desafinado a la amistad, una Adele Exarchopoulos scream queen(no, la película no es de terror) y un grito de guerra que terminaría sonando tanto en las calles, las colas previas a las proyecciones y en las salas al inicio de las mismas: TORO. Cuernos arriba, que este año la unión en la distancia nos hizo fuertes. Y de un concepto tan tonto como este, solo Grégoire Ludig y David Marsais (que se alzaron con el premio a mejores intérpretes masculinos) podían ser embajadores.

THE DARK AND THE WICKED


1 y 2 titus
El cambio de tercio fue sencillamente brutal. El tono de este doblete: imposible. Pues tras las risas y el calor de Mandibules nos tocaba adentrarnos en la sequedad y opresión del universo de Bryan Bertino (director de los Extraños), que confirma con su nueva película de terror puro que algo no anda bien en casa. Esta vez se trata de un american gothic de tono absolutamente oscuro e impenetrable. Terror serio con, por momentos, aura de multisala. Una unión que en ocasiones no terminará de resultar homogénea, pero que por lo general entrega resultados increíblemente potentes. Y es que la construcción de sus momentos más aterradores es brillante, pese a que a veces su resolución no esté a la altura en lo satisfactorio. Pero de la perfección no vive el hombre, y es innegable el éxito de una propuesta que ha ido asomando cabezas en todos los tops del festival. Además, rascó mención especial del jurado por la interpretación de Marin Ireland, que carga con casi todo el peso de la película a sus espadas.

UN EFECTO ÓPTICO


1 y 2 titus
Qué mundo el de Juan Cavestany. Otro empoderado del absurdo como Dupieux, pero hijo del indie y el DIY. Su nueva propuesta manda a Pepón Nieto y a Carmen Machi de Burgos a Nueva York para reflexionar sobre la pareja, el cine, la narrativa, las expectativas o el papel que jugamos en la vida de los demás. O algo así. Imagino que alguna habré acertado. O no. Da igual. Por qué pese a su narrativa absolutamente divergente hay un control del tono y el ritmo dignos de mención. Y si nos dejamos mecer por la película, viajaremos también de la risa a la tristeza reflexiva mediante un degradado que casi escapa al análisis. Sensaciones de una pureza extraordinaria, gestionadas por un dúo protagonista excepcional. Capaces de la creación de la ternura más absoluta pese a rozar lo enervante en más de una ocasión. Para amantes de no encontrarle mucho sentido a aquello de existir.

SAINT MAUD


1 y 2 titus
Los aficionados a A24 están de enhorabuena, ya tenemos otra pequeña maravilla que añadir a la colección. Aún que en este caso la productora solo se encarga de la distribución (fuera de nuestro país), una marca tan definida no se hace con productos que no se adapten al 100% a su sello. Saint Maud cuenta con todas las características que hacen grande la firma. Es sórdida, aterradora, intensa y no va a dejar indiferente a nadi*e. El viaje (interior y exterior) de una devota religiosa que pasará de lo cansino a lo fanático en 83 minutos de duración. Haciendo uso de recursos clásicos, pero otorgándoles una óptica absolutamente distintiva, el debut de *Rose Glass es excepcional. Morfydd Clark da vida a un personaje complejo y complicadísimo de dibujar, y que ejerce de hilo conductor de una película que no teme dar más de un salto al vacío pese a su clasicismo formal y su tono sobrio y opresivo. Un crescendo del mal en forma de bien, orquestado con pulso relojero que penetrará bajo la piel de sus nuevos adeptos. Una de las grandes, del festival y del año.

BENNY LOVES YOU


1 y 2 titus
Este año la sección Midnight X-treme lo ha tenido más difícil que nunca dadas las restricciones sanitarias que han impedido sesiones de más de dos películas seguidas y que vio canceladas todas sus sesiones el segundo fin de semana del festival. Y es una lástima, pues es una sección que este año contaba con títulos especialmente interesantes (nos quedamos con especiales ganas de disfrutar de Psycho Goreman o The Mortuary Collection). Benny Loves You representaba todo lo que va con esta selección. Sangre, entrañas y risas entre aplausos. La película tiene un inicio absolutamente bestial, del que luego no será capaz de estar a la altura. Por desgracia la propuesta cae demasiado en la repetición, y no es tan frenética y fresca como su estilo de montaje nos quiere hacer creer. Pero eso no significa que no vayamos a disfrutar de suficientes momentos delirantes como para dejarnos atrapar por la simpatía de la película con el killer más entrañable de esta edición. Volveréis a casa gritando “¡wiii!”, “¡Play with Benny!” y demás frases pregrabadas que, si no terminan con vuestra paciencia, lo harán con vuestra cordura.

Vuestros comentarios

1. oct 18, 23:39 | Oscurifer

Ostia, Malnazidos y Peninsula, que bien empieza esto.

2. oct 19, 08:09 | game of trolls

(leyendo en voz baja las mini criticas) (tecleando) sigo esperando la nueva de borat (23 de octubre). (pulsando el icono de previsualizar / enviar)

3. oct 20, 23:25 | Arturo

Un efecto óptico no tiene cabida en Sitges. Península es una basura absoluta, en realidad es ridícula. ¿o no?

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.