Estás aquí: Página de inicio » Noticias » Flesh of the Void

Flesh of the Void

¿Existe todavía algo extremo?

 photo FOTV_Interior_zpsfepuw96v.jpg

La adolescencia, la juventud en general, provoca en el hombre un fuerte deseo de experimentación, beber la vida en todo su apogeo. Una explosión de lozanía y fuerza que marca el largo camino hacia la vejez y, posteriormente, la defunción. Quizás por aquello del equilibrio entre opuestos, algunos desarrollamos una malsana afición por lo macabro cuando llegamos a esos años adolescentes, interesándonos por el terror en cualquiera de sus formas, pero siempre ahondando en su lado más salvaje. Luego la pasión adopta otras formas y el placer por pasajes más ambientales bien merece alejarse de vísceras y cabezas partidas por la mitad.

En mi caso, cuestión meramente unida a la época, fue ahondar en el mondo y el gore alemán lo que despertaba mis bajos instintos. Una copia maltrecha en VHS de “Guinea Pig”, “Nekromantik” o “Aftermath” representaba una auténtica delicia para los sentidos, poco preocupados por argumentos con tantos años por delante. Pues bien, aunque “Flesh of the Void” no tenga nada que ver con mis arrebatos adolescentes en concreto, si me parece que exuda una malsana fascinación por la muerte, “el vacío”, que refleja a su vez ese oscurantismo al que algunas personamos nos abandonamos durante nuestra juventud. Una extensión industrial de una canción perteneciente a los “Christian Death” de principios de los noventa.

¿Qué tendrá de extremo esta sucesión aparentemente incoherente de imágenes relativas a la corrupción y la religión? Cada cual deberá mirar en su interior para saber que despierta el adelanto de esta pieza experimental, su autor dice querer plasmar cinematográficamente la experiencia de la muerte, bajo la premisa de hallar respuesta a la duda de si es tan horrible como creemos. Desde luego es un paisaje perturbador el que insinúa James Quinn, director austriaco fuertemente involucrado con círculos underground.

Queda claro el compromiso del artista con su obra, verdadero producto independiente que se obstina por alejarse de lo convencional habiéndose filmado en Súper 8, con viejas cintas Kodac de los ochentas. Si queda en mera anécdota el invento, todavía en posproducción, tendrán que decidirlo los nuevos adolescentes extremos: es esto o el último vídeo del Rubius, ¿de qué bando eres?

Imágenes de la película

 photo FOTV_Poster_zpsikmmlczo.jpg

Vuestros comentarios

1. abr 23, 01:03 | Lady Necrophage

Oh!! Pues yo del bando de los que esperan con ansia ^^

2. abr 23, 14:49 | Vael

Experimental, perturbador y con alta carga simbolica… Me apetece y mucho!

3. abr 28, 00:14 | Amacaballo Fat

De acuerdo punto por punto en esas pulsiones gore adolescentes.

4. abr 28, 07:32 | DEVILMAN

Me suena a reboot de Begotten.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.