Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Frío en Julio

Frío en Julio

Hombres duros al ataque

frio en julio

Ver ficha completa

  • Título original: Cold in July
  • Nacionalidad: USA | Año: 2014
  • Director: Jim Mickle
  • Guión: Nick Damici
  • Intérpretes: Michael C. Hall, Sam Shepard, Don Johnson
  • Argumento: Tras matar al asaltante de su casa, Richard será acosado por un misterioso personaje que reclama venganza.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

frio en julio

En almas oscuras nos declaramos firmes admiradores de Jim Mickle. Este director, con cuatro títulos ya a su espalda, sabe interesar con sus historias y hace gala de una forma de rodar clásica, alejada de estridencias, digna de aplauso y cargada de homenajes a los grandes predecesores del cine de género; a lo largo de su filmografía ha ido atenuando los elementos fantásticos de sus tramas en favor de las construcciones de personajes y de los elementos dramáticos y en favor también de la tensión por encima del terror. En Cold in July, como una evolución lógica, se termina de alejar del fantástico para adentrarse por completo en el cine policíaco y de acción. Y aunque la cinta, en su resultado, es inferior a su anterior trabajo, la sensacional We are what we are, podemos concluir que se trata de su obra más comercial y asequible a todo tipo de público… y no olvidemos que esto es una industria y lo que se procura es, principalmente, entretener.

Richard (Michael C. Hall) es un individuo que vive tranquilo con su familia en su confortable hogar de clase media americana rural hasta que, una noche, ha de hacer frente a un asaltante nocturno… entonces todo cambia… el ataque termina con la muerte del delincuente y desencadena los deseos de justicia (venganza) del padre del finado (Sam Shepard) que comienza a asediar a la familia. Una serie de misteriosos giros de la historia terminará por llevarlos, juntos, a una singular y peligrosa aventura.

Pese a no ser, como mencioné anteriormente, una cinta de terror, el nuevo título de Mickle se pasea y contiene muchos elementos de género pero tratados siempre desde una óptica policial; así tenemos invasiones de hogar, desenterramientos de cadáveres, acosos, y hasta elementos de cine snuff en una historia plagada de giros que tiene la capacidad de mutar a algo distinto cada pocos minutos. Esta capacidad de sorpresa viene principalmente de la experiencia del propio espectador, pues el guión juega a acercarse a tramas de sobra conocidas por el público para, cuando éste está convencido de saber por dónde va a ir la historia, virar el timón a otro lado, finalizando la cinta en algo muy alejado de su premisa inicial. La película comienza recordando a Una historia de violencia de Cronnemberg para transformarse luego en una suerte de revisión de El cabo del miedo y desde allí ir a terrenos mucho menos visitados… Cambios que también son de género pues Mickle comienza como cine negro y termina por aterrizar en un western moderno cargado de ecos al estilo de Duelo de Titanes (Gunfight at The O.K. Corral, 1957).

Si en We are what we are el director centraba toda la fuerza dramática en personajes femeninos y esa femineidad era en leitmotiv de su violenta conclusión, en Cold in July los personajes femeninos son completamente anecdóticos: la mujer aparece como el descanso del guerrero o como objeto al que someter y maltratar. Esta es una cinta de tíos: de tipos duros que llevan pantalones vaqueros y que tienen la testosterona a flor de piel; la historia de cómo el protagonista realiza un viaje para conectar con su lado más macho y valiente, para declararse un hombre completo, y así poder regresar al lado de su familia.

Una cinta de aguerridos machorros que entronca directamente con el cine de acción de los 80 de Walter Hill, también de Carpenter e incluso de Peckinpah. Para rematar esa referencia cuenta con la presencia de dos actores perfectos para este registro: Sam Shepard y Don Johnson, este último espectacular en su interpretación de Jim Bob (se habló incluso de continuar encarnando al mismo personaje en una serie de televisión). Pero también, conforme la cinta avanza, Mickle se siente cómodo para explorar otro elemento de su cine: el aprendizaje de la figura paterna. En este caso el personaje interpretado por Michael C. Hall crece y se construye con las enseñanzas de Russel (Sam Shepard) y el propio Russel se erige como rasero moral en varios giros, como anteriormente hicieran personajes de sus otras cintas como el adulto de Stake Land con su protegido, o el padre castrador y tradicional de las jóvenes hermanas de We are what we are. Esto es algo que Mickle hace con maestría y que acerca su cine, en esa evolución moral de los protagonistas, a los personajes de los thriller asiáticos como The chaser o Memories of a murder. Y me agarro a esa “moralidad asiática” para justificar uno de los puntos más endebles de la trama, el cambio de actitud del protagonista en el último tramo de la historia al tomar parte de una batalla peligrosa en extremo en la que nada tiene que ganar y puede perder la vida. Un giro del personaje que también se realiza en la novela de la que proviene pero que en pantalla ni se explica ni resulta verosímil.

Tampoco me agrada la mojigatería con la que se trata la agresión sexual en la cinta, no porque sea contenida, sino porque contrasta con la libertad con la que se filman el resto de los momentos violentos (siempre insisto en lo mismo pero es que es algo con lo que el cine norteamericano me saca de quicio). Salvando esas pegas, en lo visual y en la dirección de actores Cold in July es un producto más que notable, un entretenimiento de calidad con sabor añejo pero perfectamente adaptado a nuestros tiempos.

Imágenes de la película

frio en julio

frio en julio

frio en julio

Tráiler

Lo mejor: Don Johnson en estado de gracia y una historia que cambia cada dos por tres.

Lo peor: Falta de credibilidad en su último tramo.

Vuestros comentarios

1. ene 23, 00:36 | Mad Pelox

Mi visión de Cold in July es muy similar a la de la excelente reseña. Agrada ver películas con toque “pulp” y aspectos que evocan a los ochenta, como los temas con sintetizador en la banda sonora. Pero sí, la motivación de los protagonistas en el tramo final no es del todo verosímil, y el guión tiene algún que otro agujero.

2. ene 23, 15:03 | Mr Zombie

Aun no la he visto y es de las que me apetece. a ver si le meto mano un dia de estos, buena critica que da mas ganas de verla todavia.

Un saludo.

3. ene 24, 01:54 | Vael

Para mi esta entre lo mejorcito del 2014; una buena historia y a su vez muy bien contada. Muy recomendable.

4. ene 24, 19:26 | carrido

A mi me ha gustado!!!(de todas formas si que es verdad que la parte final tiene poca credibilidad).Pero es lo que decía Alfred Hitchcock (sobre los verosímiles);que le importaba un pimiento si algo era realista o no,el lo hacía (si quedaba bien) y punto.Me encanto el cambio que hace la película (en un momento determinado)…incluso me sorprendió gratamente.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.