Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Galaxy of Horrors

Galaxy of Horrors

Ocho estrellas fugaces

Galaxy of Horror Review

Ver ficha completa

  • Título original: Galaxy of Horrors
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2017
  • Director: Dennis Cabella, Javier Chillon, Todd Cobery y nueve más
  • Guión: Dennis Cabella, Javier Chillon, Todd Cobery y diez más
  • Intérpretes: Olli Banjo, Adam Buller, Michelle Colao
  • Argumento: Atrapado en una vaina criogénica defectuosa, un hombre se ve forzado a visionar ocho historias de horror y ciencia ficción.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

 photo GOH_Interior_zpsag3ysrgy.jpg

La génesis de esta antología sería el festival canadiense “Little Terrors”, especializado en cortometrajes de género. En concreto la colección que hoy os presentamos recopila ocho de los mismos, seleccionados y auspiciados por el magazine “Rue Morgue”. Unificados por su temática, básicamente ciencia ficción oscura, suponen una variada exposición de historias cuya escasa duración no es óbice para la calidad. Sorprendentemente, e incluso dada la falta de continuidad entre los segmentos, “Galaxy of Horrors” ofrece una selección estupend teniendo en cuenta los cánones actuales. Las diferentes proveniencias de los cortometrajes, algunos datan su producción en 2007, dan una fuerte sensación de batiburrillo, algo que no puede evitar un segmento de unión plano y prescindible, pero al menos ganamos en nivel creativo. Pues cada autor contó total libertad para volcarse a muerte con su propia historia, resultando en pequeños productos muy dignos.

De esta manera destaca la capacidad creativa de los cineastas independientes cuando el único límite es la imaginación; puede que el dinero no llegue para rodar en espectaculares exteriores, pero cada equipo ha llevado sus recursos al límite con tal de explorar los diferentes aspectos macabros de la ciencia ficción: desde distopías con sabor a “Brazil” hasta viñetas cyberpunk con ecos de Cronenberg, pasando por acción futurista sin mayor trascendencia. En algunos casos, incluso, el aspecto visual luce con una fuerza y personalidad que contradice los orígenes independientes del invento, regalándonos fotogramas para el recuerdo, gracias también a las posibilidades plásticas de una ambientación como sería la ciencia ficción terrorífica, mezcladas sabía y equilibradamente con el uso de nuevas tecnologías.
Quizás una mayor proliferación de efectos especiales artesanos hubiese sido bienvenida, pero lejos estamos de productos como “La Galaxia del Terror” o “Alien”. Tendremos que conformarnos con una especial honestidad en cuanto a reconocer las distintas influencias personales de cada autor, los clásicos de la ciencia ficción oscura que a ti a mí siempre nos volvieron loco, sin olvidar que vivimos en un siglo XXI ávido por inundar la pantalla de amaneramientos visuales por encima de la sustancia.

Aunque los más puristas consideraran los argumentos de cada historia como de contenido demasiado ligero, y no les falta parte de razón, debemos atender a las restricciones que ofrece el formato. Al igual que ocurre dentro del largometraje, es difícil encontrar una obra maestra de cada ocho películas que vemos. La suerte en este entorno es que el proceso sólo dura poco más de hora y media cuando se trata de cortometrajes. Los segmentos son simples, aunque algunos se escuden de cierto hermetismo para no ponerle las cosas fáciles al espectador, y aun así las implicaciones de sus tramas se ven potenciadas por las diferentes ambientaciones “SciFi” que sus directores han diseñado con verdadero amor. Esa dosis de originalidad es algo que engrandece esta antología, no suele ser moneda común contemplar una historia de nuestro querido género, por ejemplo, ambientada en el espacio profundo, por mucho que en cierta manera copie descaradamente a “Gravity”.

A grandes rasgos estamos hablando de una película 100% recomendable siempre que sepamos aceptar las limitaciones narrativas de historias tan cortas, alguna no llega a los diez minutos. Desde luego, como combinatoria de dos géneros que nos han dado grandes pero escasas alegrías, hablamos de una oportunidad única para dejar volar la imaginación, y el testigo ha sido recogido por todos y cada uno de los autores. Si además el espectador en concreto está curtido en el consumo de productos independientes aquí encontrará unos valores de producción dignos de aplauso. Una pena que falte algún tipo de ingrediente adicional, esa sensación de maravilla difícilmente definible que hizo grandes a otras como “Más allá de los límites de la realidad” o “Creepshow”.

Por orden de aparición y obviando un segmento de unión olvidable:

”Eden”, de Todd Cobery


La Tierra se ha vuelto contra el hombre, por motivos no del todo claros, convirtiendo el aire en irrespirable. El Estado intenta controlar a la secta de los suicidas mientras investiga una nueva droga que permite a ciertos sujetos respirar la atmósfera tóxica. En las sombras, los suicidas terroristas intentarán cambiar el curso de la historia antes de que los efectos de la droga conviertan a la humanidad en zombis caníbales.

Confusa hasta decir basta, aunque cargada de una extraña fuerza atmosférica. Angustiosa por claustrofóbica a pesar de que no sepamos en ningún momento que es lo que está pasando. Quizás le sobre algún minuto, pero la verdad que concentra tantos conceptos que no aburre. Eso sí, la temática zombi me sobraba bastante, se nota bastante forzada.

”Iris”, de Richard Karpala


Una nueva aplicación revoluciona el mundo de los dispositivos móviles. Iris es la ayuda en línea definitiva, una compañera que no se separará de ti hasta la muerte.

La historia que recuerda con más fuerza a clásicos de la talla de “Más allá de los límites de la realidad” o “Cuentos Asombrosos”. Predecible, como lo eran las viejas historias del siglo pasado, pero con esa gracia camp de las historias de ciencia ficción sin mucho discurso filosófico y sí moraleja. Imposible no tomarle cariño si además contemplamos “Iris” mediante un espejo.

”Flesh Computer”, de Ethan Shaftel


Las máquinas podrían adquirir conciencia, incluso adoptar la carne como constructo en un futuro no muy lejano. Cuando el exterior se muestre devastado y las personas se vuelvan contra ellas mismas, los técnicos de mantenimiento desarrollarán nuevas relaciones con sus ordenadores.

Honestamente no sé qué pensar de “Flesh Computer”: por un lado me ha hipnotizado su aspecto visual, gran culpa la ha tenido esa máquina/órgano extraída de una “Existenz” de bajo presupuesto, y por otro la historia me ha parecido que no era tal. Para rematar hacía galas de unos renders por ordenador tan malos como superfluos. Quizás si alguien me explicase cual es su mensaje cyberpunk, si es que lo tiene, acabaría por gustarme.

”Pathos”, de Dennis Cabella, Marcello Ercole y Fabio Prati


Cuando el medioambiente haya dicho “¡basta!”, la humanidad tendrá que encerrarse en pequeños cubículos bajo tierra y empezar una nueva vida. Para ello, los científicos han dado con el descubrimiento más grande de todos: “Pathos”, la llave de la libertad.

Un claro homenaje a Terry Gilliam, pero diseñado con el desparpajo y barroquismo de unos italianos de pura cepa. La trama no da para rellenar media servilleta de papel, ni falta que le hace sabiéndose escudar tan inteligentemente en el humor negro y en una sucia estética visual que es una delicia. Simpática y cruel, la combinación perfecta.

”Eveless”, de Antonio Padovan


En el futuro próximo el ser humano hará frente a la infertilidad, causada por décadas de abuso nuclear, creando a cyborgs con la capacidad de reproducirse… es difícil aceptar un cambio tan radical hasta para esos cyborgs.

Una pequeña viñeta de escasa duración que esconde un mensaje desesperanzador contra el que debemos revelarnos antes de que pueda hacerse cierto. Unas gotitas de gore muy concentrado terminan por redondear un cuento oscuro muy satisfactorio, en la línea más melancólica de la ciencia ficción oscura.

”They Will All Die In Space”, de Javier Chillon


La nave especial Tantalus se dirige rumbo a lo desconocido mientras su tripulación permanece en éxtasis a la espera de llegar a su destino. Pero algo sale mal y el impacto de un asteroide obliga a que varios tripulantes arreglen el carguero antes de que se queden a la deriva sin provisiones.

Nuestro representante español se descubre con un producto muy, muy sólido rodado en blanco y negro, lo que aporta ese extra de tensión que la historia, la más claustrofóbica, necesitaba. Su argumento y resolución recordarán inmediatamente decenas de historias aparecidas en “Creepy” y otras revistas visionarias por el estilo; lo que su predictibilidad no puede afectar sería su magnífica ambientación… salvo un detalle, ¡esa recortada! Algo anacrónico en un carguero espacial, ¿no os parece?

”Entity”, de Jean Philippe Ferré


Tras un accidente que destruye su cápsula, una astronauta queda perdida en el espacio con sólo el oxigeno de su traje para augurarle una muerte agónica… o no.

Un gran diseño de producción para apabullar al espectador con un estilo gráfico muy cercano al de “Gravity”, algo más fantasioso para la ocasión. Sin embargo, su espectacular estética, cargada de diseños por ordenador de primer orden, no consigue que nos olvidemos de un guión tan laxo que parece inexistente. Satisfactorio el cierre que da sentido a su título, las implicaciones lovecraftianas del mismo son lo mejor del corto, por lo demás justificará a aquellos que piensen que en menos de diez minutos no se puede contar una historia en condiciones.

”Kingz”, de Benni Diez, Marinko Spahic


Dos jóvenes traficantes con gusto por las armas y el hip hop van a hacer una entrega en un local ilegal donde tiene lugar una rave. Allí se encontrarán con problemas que no son de este mundo.

A pesar de contar con la mayor duración, veinte minutos, “King” peca igualmente de desarrollar poco más que una chorrada. Muy del estilo franco canadiense, véase “Turbo Kid”, sus directores optan por centrarse en el espectáculo sin nada que lo sostenga, acabando por ser el segmento menos adecuado a la temática de fondo de “Galaxy of Horrors”. Es decir, de ciencia ficción más bien poco, la mera excusa para unos buenos efectos especiales, ninguna pega a ese respecto, y una cámara epiléptica merecedora de mil y una maldiciones.

Imágenes de la película

 photo GOH_1_zpsxkqcobju.jpg

 photo GOH_2_zps39tik8zr.jpg

 photo GOH_3_zpsygo8px5p.jpg

Lo mejor: Hay segmentos mejores...

Lo peor: ... y los hay peores

Vuestros comentarios

1. mar 13, 00:34 | Mountain

No me la pierdo por nada del mundo, ciencia ficción y terror juntos? para mi una mezcla perfecta!

Thanks Bob.

2. mar 13, 21:47 | Bob Rock

Mountain.- La tienes con subtítulos en inglés elsewhere. Algo que te gustará es que el diseño de producción en general es bastante decente. Para nada acorde con el horrible, aunque pulp, póster. No esperes mucho de las historias y así lo disfrutarás más!

3. mar 14, 20:19 | djariel

esperare a verla cuando aparezcan los subtitulos…

4. mar 16, 01:27 | khanjah

donde puedo encontrarla con subtiutlos en castellano?

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.