Estás aquí: Página de inicio » Críticas » H.

H.

Baby Boom

h

Ver ficha completa

  • Título original: H.
  • Nacionalidad: USA/Argentina | Año: 2015
  • Director: Rania Attieh, Daniel Garcia
  • Guión: Rania Attieh, Daniel Garcia
  • Intérpretes: Robin Bartlett, Rebecca Dayan, Will Janowitz
  • Argumento: Un meteoroide ha caído en Troya, Nueva York, y desde ese día, un busto navega por las orillas de la ciudad.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

H photo H_4_zpsjdjs1aru.jpg

“Te contaré un secreto, algo que no se enseña en tu templo. Los dioses nos envidian. Nos envidian porque somos mortales, porque cada instante nuestro podría ser el último, todo es más hermoso porque hay un final. Nunca serás más bella de lo que eres ahora, nunca volveremos a estar aquí…” Homero

«Memento mori». Es indudable que el hecho de la mortalidad condiciona nuestros actos, porque, como bien enuncia Homero en la Iliada, «cada instante podría ser el último». Quizás sea esta la razón por la que nos obsesionan temas como vivir durante muchos años o —especialmente— la maternidad. Nuestros hijos son algo así como las huellas que dejamos tras la muerte. Pero un hijo no deja de ser una fotocopia del 50% de nosotros mismos. Un “nosotros” que, en un determinado instante, dejará de ser presente y pasará a ser pasado… desapareciedo tras de sí todos sus recuerdos.

H. entraría, perfectamente, dentro de las grandes sorpresas del año. Es una película con cualidades infinitas: imaginativa, despampanante, egregia y una fantástica opción si lo que deseamos es quitarnos la espina de propuestas de índole similar que no supieron desarrollar todo el potencial que prometían. Recuerdo que hace unos años, cuando tuve la oportunidad de ver la sobrevalorada Melancolía (Melancholia, 2011), lo que más me molestó fue descubrir que, en realidad, se trataba de un empalagoso dramón en el que la ciencia-ficción apocalíptica era algo subalterno y anecdótico al que solo se le dedicaban unos tres minutos de metrage, sirviendo de mero recipiente para contener las extravagantes emociones de su protagonista. Y ese era justo mi mayor temor con “H.”. Personalmente no tengo problema con el sentimentalismo. H. peca de exceso de sentimentalismo y, en ese sentido, se parece demasiado a Melancolía; sin embargo, en la película del dúo Attieh y García, prima el equilibro y el respeto hacía el espectador al que va dirigida, y se centra tanto en el drama como en la ciencia-ficción de manera primorosa. Quizás el único obstáculo que plantea la película sea la palabra “apocalipsis”, principalmente porque enseguida la asociamos a filmes de acción, explícitos, bíblicos y generalmente “colectivos”; mientras que H. relata un apocalipsis íntimo, individual, tácito e incluso realista. H. entiende el apocalipsis como una autodestrucción de la persona —que no del mundo— que podría ser real o que incluso podría estar viviendo una persona en este preciso instante. Sin embargo H. también es ciencia-ficción, adornada con un toque mitológico (siguiendo las andanzas de la genial Spring), pues será la caída de un meteoroide sobre la ciudad de Troya la que lo iniciará todo, provocando que la vida de ambas Helenas comience a experimentar fenómenos extraterrestres y haciendo especial énfasis en la “pseudomaternidad” de ambas protagonistas. Es decir, justo cuando empiece a acrecentarse la obsesión del designio de un bebé por parte de la joven y embarazada Helena (una espectacular Rebecca Dayan), empezará a mermar dicha obsesión en la Helena anciana. De ahí el tono tragicómico del asunto, por un lado experimentamos la historia de una joven embarazada cuya vida se convierte en un infierno tras el impacto de un meteoroide cuyas consecuencias y vicisitudes resultan oníricas, extraterrestres, demoledoras e impactantes; y por el otro, la de una anciana obsesa de la fiebre del baby reborn (esos muñequitos que imitan a un bebé de forma hiperealista), cuyos días están dedicados únicamente al cuidado de este y con el que, además, ha entablado una relación de dependencia que le otorga a la historia un vuelco más realista, aburrido y previsible. Evidentemente, si Rebecca Dayan hubiese sido la protagonista absoluta del filme, ahora estaríamos hablando de uno de los grandes booms del año. Los giros del guion son efectivos; me he quedado consternado y prendado con cada una de las sorpresas ancladas dentro de este mecanismo de virtual ciencia-ficción, que en realidad bien podría estar contándonos algo… real. El problema es que la historia del baby reborn no engancha, queda completamente eclipsada y carece de interés dado su carácter complementario; y durante la alternancia de ambas historias dan hasta ganas, sencillamente, de saltársela. Sin embargo, cuando “colapsan” ambas historias, el dúo Rattnia y Garcia consiguen trasmitirnos algo maravilloso: conmoción —como buen tributo de las obras griegas clásicas—.

Al igual que ocurría con la mencionada Melancolía, los efectos apocalípticos son sobresalientes. Con un presupuesto reducido, H. no deja de sorprender en el apartado visual (no es de extrañar que acabará convirtiéndose en marca Sundance), por lo que es una lástima que las complicaciones del guion no terminen de ensalzarla. Hay imágenes en la película que son para el recuerdo y que van mucho más de la ciencia-ficción pretenciosa que propusieron otros filmes, y en este sentido H. demuestra, una vez más, que el cine independiente no se pone ningún límite y que puede tener la misma calidad y competir con un cine mucho más comercial.

A pesar de sus faltas y de tratarse de un ejercicio desequilibrado, críptico, que tarda demasiado en arrancar por culpa de un capítulo I demasiado flojo y, en muchas ocasiones, carente de interés y decepcionante para los que esperen algo mucho más ágil; H. se supera a sí misma y sorprende al inicio de un capítulo II con el que se introduce una ciencia-ficción intimista y genuina…, incluso mitológica. Si vais con la mente abierta y con paciencia, adelante, porque la película reconforta y congratula en su conjunto. Un altamente recomendable.

Imágenes de la película

H photo h-stills_2_zpsi4s8c7uu.jpg

H photo h_3_zpsr5ca0ooi.jpg

Lo mejor: el caballo y el busto flotante.

Lo peor: el capitulo I puede fusilarte de sueño, hay que ir con paciencia y saber bien en que pajar se adentra uno.

Vuestros comentarios

1. nov 3, 06:49 | leandro

Justo acabo de ver la película en el festival de mar del plata, argentina, y me decepcionó. Tiene imágenes y momentos muy logrados pero el guión es flojo. La historia se vuelve muy simple, lenta y evidentemente simbólica. Una pena; a priori, parecía más interesante.

2. nov 3, 12:36 | tito jesus

Desgraciadamente se nos escapó en Sitges. Espero que se ponga a tiro en un furuto porque estoy seguro que es de esas películas que merecen la pena de ver.

3. nov 23, 03:10 | Juan

Te recomiendo ver Another Earth

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.