Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Havenhurst

Havenhurst

El método Trump

Havenhurst Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Havenhurst
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2016
  • Director: Andrew C. Erin
  • Guión: Andrew C. Erin, Daniel Farrands
  • Intérpretes: Julie Benz, Belle Shouse, Josh Stamberg
  • Argumento: Una ex alcohólica da con sus huesos en un edificio de apartamentos especializado en acoger a gente desintoxicándose. Desgraciadamente también está especializado en “devorarlos”.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo Havenhurst_Interior_zpsly5xmg6h.jpg

Aunque por su nombre podría llegar a parecer una salchicha, “Havenhurst” es tan sólo una película de serie B que desgrana la historia de un asesino, o varios, quién sabe, usando diferentes estilos como lenguaje macabro. Lejos de la visceralidad del slasher, pese a afiliarse al subgénero de forma tangencial a través de su villano principal y la sangrienta exposición de alguna de sus víctimas, la obra de Andrew C. Erin se podría entender en su globalidad como un thriller, e incluso presumir de parecerse formalmente a cualquier película de casas encantadas al uso. Lo que resulta innegable es su cualidad folletinesca, en el sentido clásico y misterioso del término, con ecos de “La habitación del Dragón Volador”, de Sheridan Le Fanu, pero por supuesto sin ningún tinte psicológico. Sobre el papel se presenta como una mezcla interesante, salvo que su guión peca de una linealidad insultante incluso para el baremo actual del horror. No obstante, un servidor esperaba muchísimo menos, un desastre a nivel técnico y estético que finalmente ha sido todo lo contrario. Pues la ambientación de “Havenhurst” es toda una delicia gracias a los impresionantes apartamentos, casi de reminiscencias góticas, donde tiene lugar la acción.

Jackie he llegado a la última de fase de recuperación de su alcoholismo. Va ser integrada, para vivir sola, en un apartamento dentro de un conglomerado muy especial: el “Havenhurst”. Un bloque presa de un estilo art decó tan asfixiante que más parece el castillo de Otranto. La propietaria del lugar acoge gratuitamente a adictos para que terminen su cura en la siempre peligrosa ciudad de Nueva York. Pero cuando Jackie llega al apartamento descubre que este fue ocupado en última instancia por su amiga Danielle, una fotógrafa desaparecida. Esta casualidad la pone tras el misterio que envuelve a los apartamentos: pues parece que cuando uno de sus inquilinos recae en los viejos hábitos termina evaporándose de la faz de la tierra. Ignorada por la policía, Jackie se enfrentará a su arrendadora, y a la sombra que siempre está al acecho, con tal de descubrir los secretos que se ocultan tras los pesados muros del infierno donde ahora se ve atrapada.

Otro elemento de interés, por mucho que haya sido desaprovechado en buena medida, sería la inspiración que el propio Erin reconoce haber tomado del siniestro Dr. H. H. Holmes, uno de los asesinos en serie más despiadados de la historia de Estados Unidos. A finales del siglo XIX, este encantador Don Juan liquidó supuestamente a más de doscientas personas en un hotel construido en Chicago como si de una fortaleza medieval se tratase: lleno de trampas y pasadizos destinados al control y tortura de sus víctimas. Algo que se deja notar en los apartamentos “Havenhurst”, ubicados en Nueva York para la ocasión, que acaparan afortunadamente el 99% del metraje de la cinta que hoy desgranamos.

Sin embargo, no deja de resultar molesto el ritmo pausado que Erin aplica para desgranar la historia, siempre un paso por detrás de la perspicacia del público. Precisamente hablamos de una base argumental que pedía acción y tensión a raudales, siendo ambas propicias dado el claustrofóbico y lúgubre aspecto del edificio de apartamentos. Con los ojos entrecerrados podríamos incluso dudar si hablamos de un caserón encantado por fantasmas o recorrido por viles asesinos salidos de la letra impresa de finales del XVIII, al mejor estilo de Radcliffe o Lewis. Supongo que esta faceta ha sido potenciada por la presencia de un co guionista fuertemente relacionado tanto con slashers como con películas sobre casas encantadas: Daniel Farrands. El cual ha escrito varios documentales sobre “Viernes 13” y “Pesadilla en Elm Street”, además de escribir el guión de “La Maldición de Michael Mayers” y “The Girl Next Door” o producir “Exorcismo en Connecticut” y “Amytiville: The Awakening”.

Parece que semejante currículo, así como la larga experiencia de Erin en telefilmes, sirve de sobra para ofrecer un producto sólido visualmente, pero no para pulir sus diferentes aristas y, por otro lado, conseguir voz propia; pues estamos ante otra serie B genérica incapaz de decidir por qué vía del horror tirar, llena de agujeros de guión. Por momentos los espectadores entenderán que adquiere más peso dentro de la historia el alcoholismo de su protagonista, así como su búsqueda de unas pistas más que obvias, que el hecho de habitar dentro de un edificio plagado de secretos, donde un fantasma de la ópera venido a menos ejerce su furia sobre aquellos que recaen en los malos hábitos. Elemento que, obviamente, era el más jugoso para ser explotado. Especialmente cuando destacas tu film, de algún modo, como heredero de “SAW”, de la que también hay unas cuantas gotas, y lo promocionas por su lado sórdido, véanse cartel y tráiler para constatar esta afirmación.
En lo que respecta a mis gustos personales, se me ha quedado corta a pesar de la sorpresa atmosférica positiva. La principal culpa, supongo, es que servidor esperaba un slasher en toda regla. En absoluto tenía fe acerca del carisma de villano, y así ha sido gracias a su aspecto fuera de tono respecto al edificio donde pasea sus harapos, pero si creía en la brutalidad de sus métodos. Es decir, ¿dónde está el pasatiempo descerebrado y macarra que su tráiler prometía? Ya sabéis la respuesta.

En el apartado actoral encontramos un surtido grupo de féminas que consiguen sacar adelante con esfuerzo lo que de otro modo hubiese sido un rollo de muy señor mío. Diálogos carentes de sustancia adquieren la mínima dignidad en boca de Julie Benz (“Circle”, “John Rambo”), consiguiendo estar un peldaño por encima de la típica víctima propiciatoria. A su lado permanece gran tiempo en pantalla la joven Belle Shouse (“Secretos y Mentiras”), ejerciendo del consabido contrapunto infantil que aquí tan forzado resulta. Dándoles una réplica adecuada encontramos a la inquietante Fionnula Flanagan (“Los Otros”, “Trash Fire”), aportando pequeñas dosis de interpretación genuina. Cabe destacar también la presencia, durante el prólogo, de unas de las escasas “scream queen” actuales: Danielle Harris. Ejerciendo precisamente de “reina del grito” durante su corta aparición. Y, finalmente, señalar también a Jennifer Blanc como otra de las sospechosas habituales; la exuberante rubia se dedica más a menos re interpretar el papel que realizó en ”The Victim”, pero sin tanto glamour.

Poco más que añadir: “Havenhurst” es un producto que tal como se ve se olvida. Obviando la dentera que provoca su linealidad y el puñado de situaciones cogidas con pinzas – como el desinterés de las fuerzas del orden por las innumerables desapariciones producidas en los apartamentos del diablo o la escasez de secundarios en un ecosistema tan vivo – encontramos una película que no ofende si la ponemos a media tarde para acompañar plácidamente nuestros ronquidos. Los aficionados en particular a la arquitectura del terror podrán posar sus ojos en una construcción inusual desde los tiempos del ”Hotel Overlook”. Solácense aquellos que gustan del gore con un par de escenas donde la alargada sombra de Jigsaw deja en pañales las maquinaciones del impersonal asesino de “Havenhurst”. Los amantes de la caspa son invitados directamente a una conclusión sonrojante incluso para los estándares de “Los motoratones de Marte”. Los republicanos del ala más fascista seguro que encuentran idea renovadoras para tratar con los adictos y otras “escoria”, lastre para la grandeza de Estados Unidos… ¡el método Trump!

Como se puede observar, todos tienen sito en este edificio: ¡vivan los alquileres sociales!

Imágenes de la película

 photo Havenhurst_1_zpsyheidgdm.jpg

 photo Havenhurst_2_zps5ce82lmz.jpg

 photo Havenhurst_3_zpsilqwaras.jpg

Lo mejor: El edificio protagonista.

Lo peor: Película lineal como pocas.

Vuestros comentarios

1. feb 19, 02:26 | Omar

A mi no me gustó nada Bob, tiene buenos momentos (como los 3 iniciales) pero hasta ahí.

La trama peca de ingenua y simple. Las decisiones de nuestra protagonista son básicas y en ocasiones tontorronas y el personaje infantil más que forzado lo considere detestable..

La película repite momentos que terminan por cansar (como la aparición sorpresa de la niña a modo de screamer, o la superfuerza del villano lanzando por los aires a las fragiles chicas)

Después de esta experiencia, me iré a ver Split de Shyamalan, espero que me quite este sabor de boca

un abrazo
1/5

2. feb 23, 19:05 | Bob Rock

Omar.- Te entiendo perfectamente. Van pasando los días y sólo me queda el recuerdo de un edificio por el que me gustaría deambular… creo que ya he comentado varias veces mi afición adolescente de buscar casas abandonadas e invadirlas… con el consiguiente riesgo de mi integridad física y mental)….
Vamos, que una película con un buen caserón/mansión/edificación ya me tiene medio ganado.

Pero la película se desinfla en mi mente… La niña es un personaje totalmente innecesario…

En cuanto a Split, pues ya nos contarás. A lo tonto, y debido a puro cansancio laboral y ocupaciones familiares, me la voy a perder en cines. Y tiene MUY buena pinta…

Un abrazo!

3. feb 26, 17:33 | maymay74

Omar: Yo vi el trailer de esta película precisamente cuando fuí al cine a ver ‘Split’.
Gracias por tu comentario, yo creo que la evitaré. Mejor te recomiendo ‘Split’ es buenísima.

4. mar 16, 01:53 | khanjah

el trailer me dejo terriblemente intrigado, pero el comentario de omar no me anima mucho a verla..

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.