Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Horsehead

Horsehead

Corre, corre, caballito

Horsehead Review

Ver ficha completa

  • Título original: Horsehead
  • Nacionalidad: Francia | Año: 2014
  • Director: Romain Basset
  • Guión: Romain Basset, Karim Chériguène
  • Intérpretes: Lilly-Fleur Pointeaux, Catriona MacColl, Murray Head
  • Argumento: Jessica vuelve a la vieja casa familiar debido a la muerte de su abuela. Allí, sus pesadillas le descubrirán poca cosa.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo Horsehead_Interior_zps71ovk1f9.jpg

Jessica vuelve a la vieja casa familiar situada en un pequeño pueblo británico, su abuela ha muerto y es necesario preparar el entierro junto a su madre y padrastro. Allí pronto se sumerge en un sueño febril que comparte paralelismos con el sufrido por su abuela, habiendo sido una estudiosa del sueño lúcido, ahondar en sus pesadillas parece la única forma de descubrir los secretos de la familia que tanto incomodan a su madre.

Las críticas más compasivas comparan “Horsehead”, producto muy francés (aunque rodado en el inglés de M.R. James) que presenta un terror onírico original pero errado, con los mejores trabajos de Argento. Esas películas donde la realidad y la fantasía se fundían en una puesta al día imperecedera de los clásicos cuentos góticos: “Suspiria”, “Inferno”, etc. Sin embargo, que estas comparaciones no engañen a nadie, pues nada más lejos de la realidad: “Horsehead” acierta y se parece a las obras maestras de Argento en momentos muy puntuales y sólo de manera formal, pues argumentalmente jamás le llega ni a la suela de los zapatos. Eso en cuanto a las influencias cinematográficas, pero las que sorprendentemente más pesan serían las pictóricas. Así, el debutante Romain Basset se deja llevar por los arrebatos de Johann Heinrich Füssli, más en concreto por su intemporal obra “La Pesadilla”, muestra cumbre del romanticismo del cual también bebe “Horsehead”. No obstante, el director francés tampoco reniega de otras influencias: desde Goya a Lynch, pasando por El Bosco y la música sintetizada de Claudio Simonetti o Carpenter. Y lo que sería la parte tangible de la ópera prima de Basset toca las teclas correctas en cuanto a su puesta en escena: poética, mórbida, sensual, febril, pecaminosa… Un sin fin de epítetos que se quedan cortos ante la explosión visual que suponen los sueños de Jessica, protagonista de la cinta.
Por desgracia, los aciertos se acaban aquí, exponiendo un guión muy frágil y una dirección de actores deficiente a todas luces. El problema no radica tanto en los tintes experimentales del argumento, y “Horsehead” hace gala de unos cuantos, sino más bien de que la parte sólida es demasiado simple como para justificar un largometraje. Fijándonos en la sinopsis tenemos el intento de descubrir un secreto familiar mediante la inmersión en el sueño lúcido; aunque dicho misterio no sea tal, pues como dice la madre de Jessica: “aquí no hay ningún misterio que descubrir”. Finalmente, debido a esta falta de mando, el juego propuesto entre lo prohibido y la religión termina por distanciarse del espectador. Quizás si se hubiese tratado de un cuadro en movimiento podríamos darle un sentido a la experiencia, pero desde el momento en que se presenta como una película, su exuberancia visual necesita ser complementada con una historia sólida que deje de dar círculos sobre sí misma durante noventa minutos.

Entonces, la película transita entre eventos reales y los sueños de nuestra protagonista, a la que desde el primer minuto acompañamos en un mundo onírico muy bien documentado. Digamos que la mitad del metraje compartimos la realidad ficticia que nos presenta la película, muy apagada y sin nada interesante que contar, frente a esa otra mitad donde Jessica nos lleva de la mano, como una Alicia moderna, por un despliegue sangriento y sexual de sentimientos oníricos. Un acierto es el brusco cambio que se produce entre el estado de vigilia y el dormido, jamás nos perdemos en estas transiciones ayudando a aclarar el escaso avance narrativo de “Horsehead”, precisamente es esta dualidad tan marcada la que exige una historia que llevarse a la boca: ¿hora y media de sueños absurdos? En ese caso se podría justificar como una “paranoia máxima”, de otro modo el espectador necesita algo en lo que basar la interpretación de los fragmentarios sueños vistos en pantalla, eso en cuanto a lo que ocurre en pantalla. A este respecto tampoco hace falta romperse los cascos para entender el lenguaje de “Horsehead”: ya se especifica el significado de la figura equina como el control materno, la llave de la libertad que otorga el conocimiento, el agua como símbolo de vida y fecundidad, el lobo ejerciendo de guía luminoso… en fin, a poco que uno haya indagado sobre el significado de los sueños y el sueño lúcido entenderá a la primera las metáforas, otra cosa es que dentro de ese submundo de deseo y horror (esto es romanticismo puro y duro, Eros y Thanatos de la manita) haya algo de sustancia. Es decir, ¿qué diablos nos importa la obsesión de Jessica por los secretos de su abuela? Queda claro desde los primeros compases de la cinta que esos secretos no son ni tan traumáticos ni impactantes como nos quieren hacer creer. Así que la conclusión precipitada, y hasta alienada para mi gusto, intenta resolver la papeleta a la que Basset se ha condenado rompiendo bruscamente con su propia dinámica. En definitiva, el final de “Horsehead” lo deja todo en el aire como invitando al espectador a que tome sus propias conclusiones, siendo que hasta el momento nos habían forzado a concluir lo que su director y guionista quería.

Afortunadamente, la escenografía está cuidada y lograda como pocas veces en el cine de terror independiente. A este placer visual ayuda sin duda la presencia constante de Lilly-Fleur Pointeaux, una delicia de muchacha que emana sensualidad en cada fotograma, lo cual casa a la perfección con la excitación pubescente tan propia del mundo de los sueños. Aunque su actuación no sea especialmente destacable, se une a este laberinto de forma frente a sustancia relajando nuestra mirada contra su precioso cuerpo. Pecado.
Junto a ella destaca Catriona MacColl (“El Más Allá”, “Aquella casa al lado del cementerio”, “Miedo en la ciudad de los muertos vivientes”), ejerciendo de madre en un papel bastante comprometido por aquello de desatar la concupiscencia dentro de la cabeza de Jessica pero cortando sus alas en la realidad, un rol muy contradictorio. Desde luego que salva los muebles a pesar de la confusa maraña de diálogos banales que le toca soltar. El reparto masculino no merece mayor comentario, tipos curtidos, entre los que destaca el cantante Murray Head, que se dedican a hacer su trabajo sin mucho alarde; al fin y al cabo, la protagonista absoluta es Lilly-Fleur Pointeaux y su piel de alabastro.

Resumiendo, no busquéis lecturas profundas en una cinta que se tambalea sobre la cuerda de la pedantería. Resulta agradable de ver por aquello de su estética onírica, pero la historia de terror que se nos había vendido, los dichosos misterios, no aparece por ningún lado dejando el acabado visual como una carcasa vacía que se olvida fácilmente con el tiempo. Puede servir para una tarde tonta y nadie se va a marear viéndola, algunos críticos la calificaban como hermética, pero de nuevo se trata de un calificativo muy superficial y poco justo. El cine francés siempre ofreciendo algo distinto, la pena que no de la calidad a la que una vez nos tuvieron acostumbrados. La próxima vez que me monte en el carrusel elegiré el camión de bomberos en lugar del caballito…

Imágenes de la película

 photo Horsehead_1_zpsbl4zyu2w.jpg

 photo Horsehead_2_zpsvcto6nkh.jpg

 photo Horsehead_3_zpskp8zumci.jpg

Tráiler

Lo mejor: El acabado visual. Lilly-Fleur Pointeaux, delicioso pecado.

Lo peor: Historia especialmente chorras.

Vuestros comentarios

1. jun 7, 17:49 | donnie_darko

Alguien escribió por Almas Oscuras que ésta Horsehead era como Lord of Tears pero un poco menos mala… Es todo lo que necesitaba saber para no verla xDDD Lo siento, pero no vuelvo a caer con otra supuesta película que nos venden como terror y que sólo es una colección de pedanterías sin lógica alguna.

Saludos.

2. jun 7, 18:17 | leavemealone

Pedantería soporífera, aburrida. Dios, es terrible. Es lo más aburrido que he visto en mucho tiempo. ¿Es bonita visualmente? Sí. Pero también lo son Frozen (Disney)o Tomorrowland,y al menos te cuentan una historia. Horsehead es un experimento disfrazado de “surrealismo” que no dice nada.
Deleting File!!!

3. jun 7, 18:29 | carrido

Yo si he visto la película!!!!…….No seria de terror (literal).Se encuadraría mas en surrealismo-onírico/Religioso.Mala…..mala no es.Si no una película diferente (no gustara a todo el mundo).En cambio creo que gustara a artistas plásticos en general.Sera difícil de digerir….por personas acostumbradas a ver cine “comercial” o convencional.Pedante!!!…..quizá un poco.Si entiendes por pedante que no te lo da todo masticado…como a los niños pequeños!!!.Película para sentir y disfrutar o padecer (mejor dicho) de pesadillas mas elaboradas que las de Freddy Krueger.

4. jun 7, 19:31 | leavemealone

Carrido:
Se puede ser sutil sin ser pedante ni engreído. Para disfrutar del terror no necesito que me lo den “todo mascado”. Todo lo contrario, me gusta el juego de la intuición y la lectura entre líneas. Ahora bien, cuando sólo me dan imágenes oníricas huecas y pseudo-religiosas ((porque parece que para polemizar y provocar terror hay que usar símbolos cristianos y utilizarlos como esperpentos. Véase también Lords of Salem)) y nada más, me digo: ¡¡pues vale!! ¿Ya está? Esta película queda bien como vídeoclip musical para Marilyn Manson o Nine Inch Nails.
P-e-d-a-n-t-e-r-í-a

5. jun 7, 20:06 | skalope

Pues no dan muchas ganas de verla, pero confiando en sus gustos féminos, he googleado Lilly-Fleur Pointeaux y.. por Dios, pero cuantas veces hemos soportado truños históricos aguantados por la presencia de una diva. Esta lo es, que carita, que cosita, esos mofletes inflados siempre han sido un caramelo para mi. Superfan de Lilly sin haber visto nada suyo.

6. jun 7, 20:35 | Bob Rock

Skalope.- La verdad que está muy bien la chica, lo que se dice (perdóneme el público femenino) un bollito.

Aquí además se exhibe muy eroticamente, pero claro, hay que sufrir la película.

Leavemealone, Carrido.- Entiendo el mosqueo. Quizás la viste además sin información previa. No sé, menos mal que sabía a lo que me enfrentaba. Llegaba un punto en que todo me acababa por dar igual (efectivamente, el uso de la vena religiosa bien poco aporta)… pero he de reconocer que estéticamente te da unas cuantas alegrías. ¿Pedante? Buf, está ahí-ahí. Antes de verme Horsehead “disfruté” de “The strange colour of your body’s tears”, esa sí que es pura pedantería (una pena porque me encantó “Amer”)… yo creo que Romain Basset ha realizado un buen videoclip, pero no una película.

Como sea, ¡vaya polémica!

Donnie_darko.- Para mí está en el filo de la pedantería, la pena que no cuenta nada en absoluto… mira que el cine de terror actual no se come la cabeza por contar historias (por ejemplo We are still here, que sin mucho que contar queda resultona), pero lo del guión de Horsehead es de juzgado de guardia.

Un saludo

7. jun 7, 23:23 | AZOTE

Hamijos gafapastas, digo yo que en vez de intentar darle algún tipo de sentido a estas películas para ejercitar vuestro intelecto (o presumir de ello) podríais hacer cualquier otra cosa más útil, como la lista de la compra, por ejemplo.

8. jun 8, 07:27 | Bob Rock

AZOTE.- ¿qué dices, loca?

9. jun 8, 15:21 | skalope

Si te parece una pérdida de tiempo, te doy una idea que a la que quizás no hayas llegado aún, es esta: Si no te interesa, a otra cosa butterfly.
Críticas sí, pero constructivas.

10. jun 8, 16:24 | Bob Rock

Skalope.- Es nuestro Troll oficial, tenle comprensión y cariño. No le gusta nada de lo que escribimos pero no sabe irse a otro sitio el pobre… a ver si vuelve con algún comentario salaz para alegrarnos la tarde…

XD XD XD

11. jun 8, 22:39 | donnie_darko

Bob Rock, con estar al filo de la pedantería me vale para no verla XD Ayer por la tarde vi precisamente We are still here, es lo que tú dices, no se come la cabeza en absoluto pero cumple su cometido y encima nos brinda un final muy gore que al menos yo no esperaba.

No me gusta ponerme en guerra con ningún estilo o con ninguna forma de hacer cine, pero sí me parece que el cine de terror debería acotarse un poco y no meter en el mismo saco películas que no se por qué motivo entran ahí, caso de Borgman, Horsehead o Lord of Tears. Sólo por meter imágenes perturbadoras no creo que sea suficiente bagaje para entrar dentro del terror. Para mi hay películas terriblemente perturbadoras como “Mysterious Skin”, donde me pasé media película con cara de asco y horror, que a pesar de contar una historia horrible, no por ello es una película de horror.

En fin, que no voy a ver Horsehead, hostia ya xD

PD: Bob Rock, Amer merece la pena? La tengo descargada desde hace mucho pero no me atrevo con ella.

Saludos.

12. jun 9, 00:23 | Anunnakisiano

Aún no la he visto pero caerá muy pronto. A mi me gustan las películas de diseño, es decir las que parecen videoclips o tienen un argumento mínimo; quizås sea un ‘esteta’, superficial y vacío, pero si la cinta es molona visualmente, yo me conformo. “Amer” también la tengo pendiente, debe ser bastante psicodėlica, a ver si las visualizo…

13. jun 9, 11:16 | Andrómeda

En los comentarios se han mencionado varias palabras y/o expresiones como “pedante” “Lord of Tears” “onírica” “imágenes religiosas” unido al hecho de que la mayor baza de la peli parece ser una señorita de buen ver… Todo eso ha detonado una alarma en mi cabeza y creo que tomaré el consejo de AZOTE y prefiero hacer la lista del super antes que ver esto :v

14. jun 9, 21:23 | Bob Rock

Donnie_darko.- De acuerdo totalmente: We are still here es la película de Junio… muy buena, a ver si echo mano al documental The Nightmare y le quita el puesto…

Amer puede resultar pedante. No te voy a engañar, de hecho su director seguro que se estaba pajeando mientras la hacía. No obstante, acierta al estructurarse en tres partes bien diferenciadas. Y los excesos estéticos se justifican con la sencilla trama (que ni lo es). Es decir, habla de las diferentes etapas sexuales de la mujer, lo que da para construir una especie de fábula muy sensual… y supongo que gana en esa capacidad para despertar la libido y a la vez juguetear con el giallo… coño! anímate, si te chana mucho la quitas y tan amigos. (y pone un poco palote, je je je)

Ahora, ¿es Amer de terror? Buf! ahí hemos topado con la policía. Amigo, ya no tengo ni puta idea en que basar las clasificaciones. en 2015 ha llegado un punto que no sé lo que es terror y no lo es. Vamos, sí lo sé para mí, pero no en una generalidad que parece obsesionada con colárnosla. ¿Lo es Horsehead? Buf, igual por los pelos… ¿Lo era La Escalera de Jacob? ¿Lo es una película de sustos como Insidious? A mí me provocan terror los giros psicológicos: La Casa de las Hojas, los Silent Hill, Pesadilla en Elm Street, Apocalypsis Now, los insectos, ¡coño, hasta los Gremlins en su momento!… seguro que a otros les parecerán chorradas… fíjate: ¿Qué pasa con las comedias de terror? Porque de terror… más bien poco.
Dejémoslo en que al final nuestro querido “género” es uno de los más amplios, y así nos permite disfrutar de un rango de películas que otros se pierden… ahora bien, que nadie me venda que ciertas películas de terror dan miedo… al menos a mí no (he oido Babadook?)

Anunnakisiano.- No hombre, al final va a parecer que nadie puede disfrutar de la belleza visual porque sí. Aquí somos todos muy hedonistas, cada uno con lo suyo. Si sabes imbuirte de esa exuberancia que comento seguro que pasas un gran rato. Pero no esperes historia alguna.

Andromeda.- No, no la veas. Y, ejem… perdona el arrebato lúbrico… ha llegado el verano y vamos como motos :P (pero no le hagas mucho caso a Azotitos que es un Troll y se emocionará)

15. jun 13, 00:13 | josskeating

Soy seguidora desde hace algun tiempo de Almas, debo decir que se han vuelto una confiable influencia para mi selección de visionados y la mayoría de las veces concuerdo con sus opiniones.

En esta ocasión me parece que Horsehead ha recibido tan mala bienvenida por la simple razón de que no es una película de terror en toda la regla, yo la catalogaría dentro de la fantasía gótica o dark fairytale a secas, ni siquiera me parece que llegue a la categoría de thriller, a mi gusto la archivaría en el mismo apartado de Legend (si la de Tom Cruise), solo que con tintes un poco más oscuros.

Igual puede ser que desde siempre he tenido manía por la figura equina, hay algo en ella que me fascina, de hecho Headhorse me hace recordar muchísimo una de mis escenas favoritas de The Cell, que peca igualmente de poca historia pero de visuales exhuberantes.

Personalmente disfruté mucho Headhorse por la fotografía tan bien llevada y el manejo de colores impecable en lo que es muy efectiva, puede ser que mi vena de diseñadora gráfica tenga mucho que ver en eso, aún con todo creo que es una película hecha por y para artistas visuales solo por darse el gusto de medio contar algunas cosillas de manera hermosamente gráfica.

Saludos

16. jun 26, 00:39 | Reptilian Sexual Predator

Si esta película hubiera sido un cortometraje seguramente les habría salido una maravilla pero desgraciadamente se hace cansina y cuesta arriba por pedante y hueca, le pasa exactamente lo mismo que a “Lord of tears”, una pena, porque tiene buenas ideas y la fotografía es una gozada pero peca de pretenciosa

17. jun 30, 18:32 | Bafometh729

Jai pipol:

Puntuación: 50/100

Una realización impecable para un cuento de 15 minutos. Se hace larga, aburrida y de pérdida de interés. Olvidable en un ya.

Un saludo. Si iu.
Bafometh729

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.