VOD

Has filtrado por categoría: Página de inicio | Serie Z

Evils of the Night

Reventando el caspómetro

Evils of the Night reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Evils of the Night
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 1986
  • Director: Mardi Rustam
  • Guión: Mardi Rustam, Phillip D. Connors
  • Intérpretes: Neville Brand, Aldo Ray, Tina Louise
  • Argumento: Varios adolescentes de vacaciones son sistemáticamente secuestrados y llevados a un hospital rural extraño, dirigido por un misterioso grupo de extraterrestres que necesita su sangre.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo EOTN_Exterior_zpsgjfh79it.jpg

“Evils of the Night” es una de esas películas recónditas de los ochentas que, a primera vista, alguno podría identificar con una joya oculta, de esas que damos a conocer con la alegría del diletante. Sin embargo, olvidándonos de la “pulpera” portada y de los fotogramas que reflejan un slasher canónico – impresiones muy engañosas –, nos encontramos efectivamente ante un diamante en bruto, pero uno referente de la caspa más espesa y crepitante.

Los barrios bajos del terror para adolescentes, del otro lado del charco principalmente, se veían copados a mediados de la década de los ochentas por productos de medio pelo que no merecían ni su proyección en los drive in, ya de capa caída por aquel entonces. Obritas picantes con algo de violencia sádica para encender la libido de los muchachos pasando calor en las cabinas de sus Camaros. No llegaría la sangre al río, el VHS mató al cine al aire libre, por aquello de que los asaltos a bragueta ajena son más cómodos entre cuatro paredes. De hecho, “Evils of the Night” ha tenido que ser rescatada por el tiempo e internet para llegar a nuestras manos. A diferencia de la mínima difusión que sufrió durante su vergonzoso estreno, debido a la nula distribución a la que fue sometida. No es de extrañar: ¿Quién querría, como distribuidor, ver asociado su nombre con el de un largometraje que lo mejor que aporta al séptimo arte es su proliferación de desnudos femeninos y diálogos nivel “goris”, los gigantes de “Fraggle Rock”? Seguir leyendo…

Lo mejor: ¿De verdad hace falta explicarlo?

Lo peor: ¿De verdad hace falta explicarlo?

Superhuman

Tocando fondo

Superhuman Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: The Occultist
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 1988
  • Director: Tim Kincaid
  • Guión: Tim Kincaid
  • Intérpretes: Rick Gianasi, Joe Derrig, Richard Mooney
  • Argumento: Un detective biónico es contratado para proteger a la hija de un presidente caribeño amenazado por las fuerzas vudú de su convulso país.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo TO_Exterior_zpskhwp5jnt.jpg

El presidente de “no-sé-qué-coño-de-país-caribeño” visita Nueva York mientas los rebeldes vudú de las clases bajas preparan su asesinato para llevar la macumba al poder. Una agencia de seguridad estatal, dirigida por un papanatas, se encarga de la seguridad del presidente y de su familia contratando a un cyborg predispuesto tanto a matar como a seducir con su cuerpo lleno de armas. El resto de la película todavía tiene menos sentido…

Cuando hace poco echaba un vistazo a “Knucklebones” quedé sorprendido negativamente por la dirección que se observa en la serie Z actual, demasiado consciente de sí misma, perdiendo descaro si la comparamos a los auténticos truños que llevaron el anti estilo a maravillosas cotas de risas y enajenación cervecera. Seguir leyendo…

Lo mejor: Que es tan, tan, tan, tan lamentable que es imposible no quererla, igual que se quiere a un hijo tontico.

Lo peor: Que no estuviese editada a quince minutos como una recopilación de los momentos cómicos, por absurdos, que posee.

Violent Shit, The Movie

Lo más bajo

Violent Shit Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Violent Shit
  • Nacionalidad: Italia, Alemania | Año: 2015
  • Director: Luigi Pastore
  • Guión: Luigi Pastore, Lucio Massa, Emanuele Barbera
  • Intérpretes: Giovanni Lombardo Radice, Antonio Zequila, Lilli Carati
  • Argumento: Karl the Butcher ha vuelto, como una marioneta, para propagar el terror por Roma.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1/5

 photo VS_Exterior_zpsvuscjpn4.jpg

El asesino conocido como Karl the Butcher reaparece en Roma para cometer las mismas tropelías que en su Berlín natal. Aunque esta vez alguien parece mover los hilos tras el temible personaje. ¡Temblad! ¡Os vais a poner de cacota hasta las pestañas!

“Violent”: Violenta.
“Shit”: Mierda.
“The”: La.
“Movie”: Película.
“Violent Shit, The Movie”: Mierda Violenta, La Película. Seguir leyendo…

Lo mejor: Ggggggñññññmmmfff

Lo peor: Mmmmmgggggffff

Science Team

¿A quién vas a llamar? Al "Science Team" no, por favor

Science Team Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Science Team
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2014
  • Director: Drew Bolduc
  • Guión: Drew Bolduc
  • Intérpretes: Vito Trigo, Richard Spencer, Emily Marsh
  • Argumento: La batalla entre un hombre joven, su madre muerta, una extraterrestre telepática y una organización gubernamental secreta.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo ST_Exterior_zps8wfz0qyj.jpg

Chip regresa al hogar familiar para encontrar que su madre ha sido asesinada brutalmente: un extraterrestre subnormal está viviendo en su casa. ¡Pero el “Science Team” eliminará la amenaza extraterrestre! El drama se produce… La gente muere… Demonios personales y extraterrestres serán revelados… Unos hombres en trajes de color rosa utilizan tecnología puntera… Estos eventos culminan en una épica orgía destructiva de tal intensidad que vuestras mentes volarán literalmente fuera de vuestras cabezas.

Drew Bolduc dirigió en 2011, junto a Dan Nelson, una serie Z llena de gore y divertidas locuras que llegó a conquistar el corazoncito de un servidor: ”The Taint”. Tras una breve pausa profesional y con una exitosa campaña de crowfunding, Drew vuelve en solitario a los cuadriláteros del séptimo arte, ofreciéndonos de nuevo su particular visión del cine de género. En esta ocasión, incluso más enrevesada y extraña que “The Taint”. Armado con quince mil dólares, más del doble de lo que costó su ópera prima, intenta sumergirse en los abismos del cine independiente de los ochentas: no hace falta más que fijarse en los omnipresentes sintetizadores de la banda sonora, para saber que Bolduc aspira, como tantos otros, a resucitar lo peor de la producción directa a vídeo de décadas pasadas. Seguir leyendo…

Lo mejor: Las canciones de Drew Bolduc y Joe Ferris, música ambiental con fuertes reminiscencias a John Carpenter.

Lo peor: Un humor demasiado abstracto. No es cuestión de inteligencia, es misión imposible entender algo.

Homicycle

Azucar en el motor

Homicycle Review

Ver ficha completa

  • Título original: Homicycle
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2014
  • Director: Brett Kelly
  • Guión: David A. Lloyd, Trevor Payer
  • Intérpretes: Candice Lidstone, Peter Whittaker, Ian Quick
  • Argumento: Un motero misterioso se dedica a impartir justicia por las calles corruptas
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

 photo Homicycle_exterior_zpsm47mgtbn.jpg

muy malas pulgas: violaciones, asesinatos, robos, incendios, drogadicción… un grupo de psicópatas a los que sólo se puede enfrentar el misterioso motorista que, sobre su moto de gran cilindrada, limpiará las calles con la sangre de los malvados.

Es muy difícil realizar un largometraje, por un lado tienes que lidiar con muchas personas – actores, técnicos, productores – y dirigirlas en la misma dirección, una que lleve a buen puerto una visión artística, un concepto que pueda gustar a diferentes tipos de personas. Aunque sólo sea por esa dificultad, el oficio de cineasta merece un respeto, tanto cuando es un medio de vida como cuando se trata de una afición productiva. Las complicaciones no son menores cuando cuentas con un presupuesto exiguo, desde luego puedes asumir una libertad que grandes cantidades económicas de terceros pueden perjudicar, pero trasladar tu visión a la gran pantalla requiere de medios y de compañeros de aventuras con experiencia. Así, una película de serie Z sigue mereciendo un mínimo de respeto, no basta tildarlos como “mierda”, de la forma que hace el público masivo, hay que intentar romper la barrera de lo meramente económico y bucear más allá, a la espera de una historia contada con maestría y solidez. Seguir leyendo…

Lo mejor: Resucitar el cine desfasado de los justicieros ochenteros

Lo peor: ¿Por donde empezar?

Elves

Elfos de plástico bajo el control Nazi

Elves Review

Ver ficha completa

  • Título original: Elves
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 1989
  • Director: Jeffrey Mandel
  • Guión: Jeffrey Mandel
  • Intérpretes: Dan Haggerty, Julie Austin, Deanna Lund
  • Argumento: Un plan de los nazis para crear superhombre mediante inseminación selectiva y elfos invocados de vete a saber donde se ve truncada por la aparición de un Santa Claus vengador.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

 photo elves_exterior_zpsc91604ec.jpg

Una joven descubre que ella es el centro de un malvado experimento nazi que implica inseminación selectiva e invocaciones de duendes, un intento de crear una raza de superhombres. Ella y dos de sus amigas se encuentran atrapadas en una tienda con un avieso elfo salidoro, y sólo Dan Haggerty, como el renegado Papá Noel vengador, los puede salvar.

Como buscador de ponzoña fílmica para alegrarme la vista, veo como día a día es más difícil encontrar nuevos “truños” que me hagan pasar un buen rato fuera de los círculos habituales de la serie B, serie Z o trash cinema (elijan ustedes la denominación correcta). Y es que después de tantos años viendo películas de terror fantástico (a estas alturas ya rozan los treinta) siguen siendo las películas malas, baratas y descacharrantes las únicas que consiguen desintoxicarme de la realidad, sobre todo teniendo en cuenta el triste panorama que presenta el cine de terror actual, donde la comedia predecible se mezcla con el terror más predecible en interminables homenajes a una época, los ochenta, que mejor vivir en toda su pureza y larga filmografía; o peor aún, un panorama cargado de interpretaciones intelectuales de lo que siempre tuvo que ser un género para entretener y revolver los sentimientos del espectador sin tanta metafísica ni metalenguaje . Por supuesto esta es mi lectura, la lectura alegre de aquel cinéfago que ha vuelto a encontrar otra perla en el cajón de los VHS viejos para compartirla con todos vosotros, estéis más o menos interesados en el asunto.

Si en su día tuvimos Trolls, Goblins, Hobgoblins, Ogros, Gremlins, Critters, Munchies, Ghoulies y la madre que los parió a todos, hoy he podido descubrir que faltaba una nueva especie fantástica en la ecuación: Elfos. Pero no esos condenados mariposones que se dedican a lanzar flechas y dar saltitos vestidos con minifaldas. Olvidaos de las penas de Tanis el semielfo, siquiera del atormentado pasado de Drizzt, “Elves” nos cuenta las peripecias de un elfo feo y deforme invocado en su día por los nazis para la creación del Übermensch. Pues bien, su historia alcanza el presente (bueno, el presente que corresponde a los finales de los ochenta, época hortera dominada en la serie Z por el deseo de follar básicamente) para convertirse en una epopeya digna de figurar en el estante de las porquerías que ha parido la Full Moon. Y si la productora de Charles Band ya se caracterizaba por películas de serie B que bordeaban la ponzoña, hasta hundirse actualmente en la misma, la cinta de Jeffrey Mandel, obviamente señor que no ha hecho nada prospero como director, no desentonaría entre los muñecotes vengativos o la cabeza de familia. No obstante, hay que reconocer que hasta Charles Band se hubiese pensado dos veces en contratar semejante bodrio. Poseedora de un montaje penoso que hace dudar de tus sentidos peligrosamente, “Elves” mete en la coctelera una serie de elementos dispares con la intención de hacer una cinta de terror adolescente y… navideña. Seguir leyendo…

Lo mejor: ¿Elfos inseminadores nazis os parece poco?

Lo peor: Un montaje digno de una abuela con parkinson.

Attack of the Beast Creatures

Locura tiki!!!

Attack of the Beast Creatures Poster

Ver ficha completa

  • Título original: Attack of the Beast Creatures
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 1985
  • Director: Michael Stanley
  • Guión: Robert A. Hutton
  • Intérpretes: Robert Nolfi, Julia Rust, Robert Lengyel
  • Argumento: Los supervivientes de un naufragio acaban en una isla poblada por una raza de pequeños hombrecillos caníbales.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo AOTBC_exterior_zps34a10c65.jpg

Corre el año 1920, comienza la década más loca de los Estados Unidos. Pero el art decó, las revistas pulp, la prohibición y el “charleston” poco les importa a los supervivientes de un naufragio que ven como su bote es misteriosamente arrastrado hasta una isla aparentemente deshabitada. ¡Nada más lejos de la realidad! Los pobres desgraciados, sin agua ni alimento, se las tendrán que ver con los pequeños hombrecillos caníbales más absurdos jamás presentados en una pantalla. ¿Por qué el contenido de los lagos locales es ácido? Vaya, que pregunta, una buena película basura no los sería si algún protagonista no acabase derretido.

El párrafo anterior contiene el argumento completo, ida y vuelta, de la cinta de la que hoy tengo el gusto de hablaros. ¿Qué esperabais? Hoy nos adentramos en el cochambroso mundo de la serie Z. Más bien podríamos decir que amateur, pues “Attack of the Beast Creatures” son ochenta y dos minutos de puro desastre rodado, interpretado y editado por aficionados. La única película que vio la luz de manos de la productora “Obelisk” – de ahí el nombre de la barcaza que lleva a los infelices náufragos a la isla del terror diminuto –, y mejor así, porque incluso sorprende que esta penosa producción haya pasado el test del tiempo, siquiera que en su día se distribuyese de forma internacional; con más pena que gloria, por supuesto. Otra cosa sería saber si podemos englobarla dentro de esa lista de películas malas pero divertidas que El Culto de la Caspa promueve a diestro y siniestro como motivo de regocijo para los que disfrutan con la vergüenza ajena. No me atrevería a definirla como “imprescindible”, pero bien es cierto que la experiencia de ver a los veloces muñecotes devoradores de carne humana, más dopados que Lance Armstrong, resulta escalofriante, casi única. Que el precio que haya que pagar sea un aburrimiento atroz entre escena y escena no quita para que “Attack of the Beast Creatures” os divierta con amigos, marihuana y mucha cerveza. Si tuviese que montar algún día un festival nocturno de películas malas, me atrevería a cerrarlo con la obra de “Obelisk”, los cansados dormirían como bebés y los cinéfagos más despejados vivirían la fiesta “tiki” de sus vidas. Seguir leyendo…

Lo mejor: La presencia de las bestias de marras, los pequeños caníbales son unos muñecos tan mal hechas y ortopédicos que es imposible no disfrutar viéndolos.

Lo peor: Tiene escenas tediosas a patadas, se repite más que el ajo y sus diálogos hacen desear que la película fuese muda.

Nazis At The Center of the Earth

Tripis con sabor Nazi

Nazis at the center of earth Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Nazis At The Center of the Earth
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2012
  • Director: Joseph J. Lawson
  • Guión: Paul Bales
  • Intérpretes: Dominique Swain, Jake Busey, Josh Allen
  • Argumento: Unos investigadores son secuestrados en la Antártica por un grupo de soldados nazis. No habíamos acabado con ellos, regenerando sus cuerpos con extraña ciencia planean traer de vuelta a Hitler para instaurar el cuarto reich.

50 |100

Estrellas: 3

Nazis At The Center of the Earth Grande

Reseña con alto contenido en incoherencias, nazis, absurdos, sustancias psicotrópicas, palabras rebuscadas, gore trapero, spoilers, disparos de plasma y estupideces. Entra bajo tu propia responsabilidad.

Varios científicos, con poco aspecto de científicos, salen por la Antártica en busca de unos compañeros desaparecidos. Pronto descubren una ciudad bajo el océano helado que alberga los restos de la unidad más destructiva de las fuerzas nazis de la segunda guerra mundial. Un grupo de soldados, que liderados por el Dr. Méngüele, ha prolongado sus antinaturales vidas a base de injertos humanos. ¿Podrán estos científicos de todo a cien parar el arma secreta que esconden las instalaciones nazis?

No sé lo que he visto. Aguarda un momento: ¿qué aditivos llevaba este cigarro? ¡La tónica del gin-tonic! Seguro que estaba caducada. O a lo mejor había colocado en la bandeja del reproductor una película maldita, ¡como en los relatos de terror que tanto me gustan! “Aquel hombrecillo canoso intento ver Nazis At The Center of the Earth y acabo viajando a la dimensión desconocida”. Vaya confusión llevo en la cabeza. Vamos a ver, yo quería disfrutar de una película casposa típica de The Asylum “El Manicomio”, sí, claro. Igual resulta hasta lógico que te encierren en una celda acolchada por ver las películas que perpetra esta productora estadounidense (Mega Piranha, Zombie Apocalypse, Paranormal Entity, 2-Headed Shark Attack/a>, Mega Shark vs Crocosaurus, Mega Python vs. Gatoroid).

La cuestión es que cuando crees estar a salvo, envuelto en tu colcha de nívea caspa, con tus cervecitas, tus pantuflas de ver películas basura… ¡paf! Llegan los señores del Asylum y te ponen la cara roja a base de bofetadas visuales durante hora y media. Uno ya era consciente de a que se enfrentaba, ¡diablos, con lo que me ha costado adaptar mi paladar a la suculentas boñigas de esta productora de sinvergüenzas! Sí, sabía que Nazis At The Center of the Earth es otro nuevo intento de “mockbuster” – películas infames y de bajo presupuesto que intentan sacar provecho de grandes estrenos recientes– a costa del actual interés en mezclar elementos de la segunda guerra mundial, en concreto nazis, con terror (Dead Snow, Outpost 2, Puppet Master X) o ciencia ficción/fantasía (Iron Sky, The 25th Reich). La cuestión es que The Asylum idea un producto cuya envoltura (título, carteles e imágenes promociónales) recuerda muy ligeramente a Iron Sky y suelta semejante proyectil sobre las aguas del mercado doméstico para que desprevenidos soldados, como el que escribe esta lisérgica misiva a su Lilí Marleen de turno, acaben sus días en el Valhala de la demencia. Pero en estos enormes salones no corre el alcohol, las valkirias no me sientan en sus fornidos regazos y Odín no tira las runas a sus huestes. Para nada, Nazis At The Center of the Earth es un continuo “a ver quien la suelta más gorda”. Y da igual que las descabelladas ideas sean complicadas de representar en la pantalla, ¡la imaginación y la falta de recursos al poder! Os aseguro que escenas bélicas más desarrolladas han salido de este soldadito y sus compañeros de plomo cuando solo era un tierno infante.

Llamad a los interrogadores profesionales, sacad las pinzas, las baterías, el jerbo y la vela… estos cabrones de Asylum tienen que terminar confesando la verdad: ¿A qué sustancias recurrió el guionista Paul Bales para completar el libreto? Os llamó y reunió para una prueba iniciatica de redacción de guiones, ¿verdad? Seguro que el mezcal corría a raudales y, ¡ale!, siguiendo a vuestro espíritu guía (¡víboras! ¡Todos víboras!) os dedicasteis a solar burrada tras burrada: “Nazis viviendo en la Antártica en una formación bajo el océano que sea como un bosque del norte de Estados Unidos”. “Yo subo la apuesta: que sea la división del Doctor Méngüele y que hayan ido sobreviviendo reemplazando trozos de su carne… ¡nazis inmortales!”. “Esperad, esperad, pásame la pipa de agua. ¿Y si incluimos un hitler-mech?” Un momento, Interrogador Número Uno, queme los pezones de ese sujeto. ¡Aquí está prohibido soltar destripes! ¿Cómo tenéis la desvergüenza después de haber realizado una película tan mal editada y dirigida? Encima os la habéis tomado en serio. ¿A qué vienen esas explosiones azules, las pistolas de fotones, las violaciones, usar líquido neuronal de fetos, el cacharro-ovni? Vais a soltar la verdad aunque sea a puñetazo limpio… ¡traed el jerbo y el tubo de ensayo!

No entiendo que ocurre, intento escribir la reseña pero mi mente a veces me engaña y veo unas instalaciones a mi alrededor, parecen unos laboratorios, o unos almacenes abandonados donde los nazis intentan medrar hasta que unos científicos norteamericanos llegan para aguarles la fiesta con sus conocimientos, sus triples traiciones, sus caras de actores desfasados… Por qué yo estaba viendo una película, ¿cierto? ¡Qué experiencia! Probablemente sea la peor película que he visto en los últimos años en cuanto a diálogos y actuaciones. Igual eran imaginaciones mías, pero Jake Buses (Agárrame esos fantasmas, Juerga de Solteros) anda todo la película partido del culo, cuando su personaje transita entre la falta de ética del genio chiflado y los comentarios de un surfista desubicado. Dominique Swain, tan mona ella luciendo una pequeña boina nazi, unas veces es sentida patriota del aguilucho, otras picante zorrilla fascista y otras… pues ni lo sé, porque todos los actores declaman sus líneas, al refugio de unos decorados de cartón piedra 486, como si tuviesen la piña de Bob Esponja atrapada entre los cachetes del culo. ¡Vamos, un despropósito en toda regla al que se les une la tremenda falta de respeto con el vestuario! Nuestro querido amigo Mr. Joe D’Amato ya lo dejó caer: ¿los nazis compran sus uniformes en “El Cotillón”?

La cuestión es que como película casposa, como producto característico de The Asylum se convierte en una de sus cimas. No creo que la productora vuelva a conseguir tales cotas de psicotronía, quizás contratando a Pedro Temboury. La última media hora con un Hitler desmelenado y todos los personajes sufriendo cambios de personalidad continua se convierte en la perfecta oda al despropósito (¿un robot sentándose? ¡Mein Gott!). Una masturbación colectiva de la que dudo seriamente si su director podía controlar de forma mínima. Se nota que Joseph J. Lawson dirigía por primera vez, sobre todo por la falta de ritmo tan escandalosa que obtiene con semejantes escenas absurdas que tiene delante de la cámara. Quiero imaginármelo como un muñeco propio de la Full Moon con una cámara digital pegada a uno de sus bracitos. Solo semejante imagen puede representar las nulas capacidades de un cineasta. Por otra parte, y como experto en efectos especiales, J. J. Lawson, se muestra bastante eficaz regalándonos un continuo discurrir de trucos de guerrilla y montajes casposos para recrear un mundo en el que solo los gusanos del tequila podrían sobrevivir. Mención especial para ciertas creaciones digitales, hasta Jess Franco las hubiese expurgado del metraje oficial. Lo que no quita para que todo mezclado en un crisol de memeces sea sumamente hipnótico, que no necesariamente divertido.

Curiosamente, y después de esta delirante reseña, sigo sin saber lo que he visto. Sigo sin saber si el final es una broma edulcorada o la simple verdad de que el bien representado por los Estados Unidos es más fuerte que un grupo de nazis medio podridos y con una preocupante falta de recursos. Sigo sin saber si la seriedad que se respira en gran parte de su metraje es una broma implícita o si realmente sus responsables se lo estaban creyendo por momento. Sigo sin saber como pueden encontrar trabajo algunos actores secundarios – en concreto el muchacho pakistaní o indio que luce una continua cara de fumado –. Sigo sin saber si me ha aburrido el que a ratos sea un correcalles como casi todas las películas de The Asylum. Sigo sin saber si recomendarla, si la nota que he vomitado refleja la fuga de realidad que es Nazis At The Center of the Earth, si quiera sé como habéis aguantado leyendo hasta esta serie de delirios – pretendidamente humorísticos –. Quizás, y solo quizás, si habéis llegado hasta este punto sin saltaros ningún párrafo, estéis preparados paras disfrutar/odiar una cinta demostrando una vez más que The Asylumn no tiene vergüenza ni la conoce, y que cuando se propone a hacer algo pretendidamente psicotrónico pude superarse sin despeinarse, aunque a costa de algo de frescura, de ese humor involuntario que tantas buenas tardes nos ha dado…

“Doctor, algo ha pasado con el paciente Rock, está echando espuma por la boca.”
“¡Dios! ¿Quién ha tenido la brillante idea de dejarlo junto a un reproductor de video con un DVD de The Asylum?”
“Lo siento… el dijo… pensé que tal vez eso le ayudaría…”
“¡Silencio enfermera! Traiga el bromuro en grano, y rece porque no despierte del coma. Nadie puede saber lo que volverá… ¡del otro lado!”

Lo mejor: Tremenda locura, si eres capaz de disfrutar con lo incoherente aquí tienes paletadas.

Lo peor: Tanta locura acaba siendo agotadora.