VOD

Has filtrado por categoría: Página de inicio | Thriller

Mientras Duermes

Enemigos corrientes

Mientras Duermes

Ver ficha completa

  • Título original: Mientras Duermes
  • Nacionalidad: España | Año: 2011
  • Director: Jaume Balagueró
  • Guión: Alberto Marini
  • Intérpretes: Luis Tosar, Marta Etura, Alberto San Juan
  • Argumento: César trabaja como conserje de un bloque de pisos. Su vida es rutina y su existencia carece de sentido, algo que combate inmiscuyéndose en la vida de los vecinos y compañeros.

70 |100

Estrellas: 4

Mientras Duermes

2011 ha sido un buen año para el cine español de género. Por fin, lo que otros años caía a cuenta gotas y/o resultaba indiferente, está empezando a cubrir una cuota importante de producción y, también, de buenos resultados artísticos y económicos. Recientemente, un renovado y más interesante Almodóvar nos ofrecía con La piel que habito, un thriller psicológico distinto y, por momentos, surrealista, que no era otra cosa que una potente y original apuesta por el rape & revenge de los setenta, con dosis de estilo Kubrick y trasfondo cañí; también La cara oculta, coproducida con Colombia, dejó algunas pautas interesantes a seguir (lástima, como ya avisé en la reseña, del maldito y explicito tráiler); el terror sobrenatural y los miedos de la infancia en Intruders, del ascendente Juan Carlos Fresnadillo; sin olvidarnos del thriller policiaco con carácter, No habrá paz para los malvados, o la ciencia ficción intima y de autor sin prescindir de elementos comerciales básicos, Eva. Pero si había un regreso esperado por nosotros, amantes del terror, era el de Jaume Balagueró en solitario. Más aún si ese regreso contaba con un protagonista de altura, Luis Tosar, y uno de esos argumentos de “atracciones fatales” que, en buenas manos, suelen dar bastante de sí. Mientras duermes es el resultado.

Renovando el cine español

Balagueró puede considerarse en la actualidad como el principal responsable de que el terror en España haya avanzado. Recordemos que hasta su notable opera prima, Los sin nombre (1999), hablar de este género en España, a nivel autóctono, era cosa del pasado; de los tiempos Paul Naschy, Juan Piquer Simón, Jesús Franco o Chicho Ibáñez Serrador, entre otros pocos. Terribles intentos de la Fantastic Factory aparte, fue este director, igualmente apadrinado por Filmax y Julio Fernández (responsables de la FF), quién allanó el difícil camino para que directores de nueva hornada empezasen a hacer sus pinitos y crear cierta industria. Aunque puede que todo empezara con aquella impresionante El día de la bestia (1995) del mejor Alex de la Iglesia (ahora desaparecido en morralla varia), por su nuevo concepto de entender el cine español para un público joven y amplio sin ofender a nuestras amigas las neuronas.

No te fíes de la gente corriente

Los géneros de suspense y terror, y Mientras duermes forma parte más bien del primero, han usado de forma reiterada la desconfianza, cada vez mayor, de la sociedad y el individuo. Así, nos muestra como villanos, inesperados o explícitos, una retahíla de personas corrientes, simples e incluso, en principio, poco interesantes, que terminan por despertar nuestros miedos, fobias o inquietudes. ¿Quién vive realmente en el piso de al lado? ¿Es tu compañero de trabajo tan inofensivo como parece? ¿Y los miembros de tu familia?… ¿y el simpático conserje del bloque?

César trabaja como conserje en un bloque de pisos de Barcelona. Su trabajo puede parecer monótono y tedioso al máximo, pero no para alguien como él. Dentro de ese ecosistema que es la comunidad de vecinos, César construye su propia y perversa realidad; un mundo en el que él es protagonista y ejerce como investigador, juez y verdugo de las alegres o tristes vidas de los residentes. Es su modo de combatir una existencia que no le lleva a ninguna parte, pero, si hace falta, contagiará ese sufrimiento a quién se le ponga por delante. Ahí entra la nueva vecina del quinto. La fijación que César siente por ella le llevará a pasar del juego morboso a la acción violenta.

No tan simple

En lo superficial, uno puede entender Mientras duermes como “otro” thriller con psicópata acosador. En ciertos momentos hay que reconocer que va por ese camino. Pero, lo que hace que su visionado sea especial y no un déjà vu de cualquier directo a video o telefilme, es, aparte de la obvia y rutilante presencia y carisma de su villano, el juego de espejos que rodea el guión y sus nada pulcras intenciones con “los buenos”. Lejos de configurarse como un thriller al uso, el guión de Alberto Marini nos sumerge en un cuento sobre la vida real y sus negruras; solo hay que ver, y en esto ayuda la magnífica labor actoral y la acertada puesta en escena de Balagueró, que es el villano, el perturbado, el sociópata, quién encandila al patio de butacas y no la co-protagonista femenina, su novio u otros personajes que entran y salen. No por nada las principales escenas de tensión están a merced y desde el punto de vista del malo, es decir, que éste se mete en situaciones complicadas de las que, el espectador, espera que salga sin ser cazado.

La historia se desarrolla sin empujones, pausada (que no lenta, aunque haya algún altibajo de ritmo tras la introducción), y a partir de la mitad, se crea un in crescendo en algún momento asfixiante (ver los casi diez minutos de intenso e improvisado “juego del escondite” en el que se convierte una de las acciones del conserje en casa de la acosada) hasta llegar a un brutal clímax final donde se materializan tensiones y queda lugar para alguna que otra sorpresa.

De nuevo en estado de gracia

Luis Tosar llevó con su sola presencia una película decente, Celda 211 (2009), a codearse con lo mejor de aquel año. Esas dos horas en total estado de gracia interpretando al icónico

presidiario “Malamadre” la hicieron subir varios escalones, y a él lo confirmaron como una estrella (raro oír dicha palabra en el cine español, salvo contadísimas excepciones) capaz de hacer suya la cámara, el libreto, y a los espectadores. Ahora, con su desquiciado pero a la vez inquietantemente cercano y empático César, vuelve a demostrar, rayando a un nivel similar, que si alguien es capaz en nuestro cine de construir personajes de culto instantáneo, potentes y sin un mínimo atisbo de sobreactuación (tanto en Celda 211 como en Mientras duermes hay bastante peligro de ello) y repetición de tics cansinos, ese es él.

Sin embargo, a consecuencia de esto y no sé si intencionadamente, el resto de personajes se queda bastante diluido, y no conseguimos sentir nada (bueno o malo) por ellos. Marta Etura, que da vida a la vecina y foco de obsesiones del conserje, hace todo lo que puede y dentro del esquematismo sale ganando, pero Alberto San Juan, su novio, anda un poco perdido en su rol secundario, y el personaje de la niña listilla resulta, en cierta manera, inverosímil. Una Petra Martínez excelente como vecina anciana y solitaria (atención al momento en el que César se sincera con ella) nos hace pensar lo que hubiera dado de sí un mayor trabajo con los secundarios. En todo caso, enfocando la película como un macabro cuento desde la mente de nuestro perturbado amigo, lo que tal vez haya sido la intención de Marini y Balagueró, todo se torna coherente y muy eficaz.

Un conjunto, si no sobresaliente ni exento de algunos problemas, sí con los suficientes alicientes, bondades y aciertos como para asegurar que estamos ante un director cada vez más maduro y camaleónico, que sabe cómo crear festivales gore – la excelente Rec (2007) y su inferior, aunque entretenida secuela, Rec 2 (2009), ambas co-dirigidas junto a Paco Plaza-, suspenses de estética moderna – la citada Los sin nombre, muy deudora de David Fincher – y otros clásicos – la que nos ocupa – y hacernos olvidar los baches – Darkness (2002) – o las correctas aunque intrascendentes aportaciones – Frágiles (2005), Para entrar a vivir (2006) -.

Lo mejor: Luis Tosar, su presentación y el in crescendo que se produce en la segunda mitad.

Lo peor: Algún altibajo después de la introducción y un tratamiento un poco descuidado de los personajes secundarios.

Los sin nombre

La maldad en estado puro con todas sus consecuencias

Los sin nombre

Ver ficha completa

  • Título original: Los sin nombre
  • Nacionalidad: España:Luís Rincón:lrincon@anaya.es | Año: 1999
  • Director: Jaume Balagueró
  • Guión: Jaume Balagueró
  • Intérpretes: Emma Vilarasau, Karra Elejalde
  • Argumento: Cinco años después de la muerte de su hija de forma traumática, una mujer recibe una llamada telefónica de alguien que afirma ser la niña desaparecida, ayudada por un policía, iniciarán una búsqueda que les conducirá a algo inimaginable.

90 |100

Estrellas: 5

Los sin nombre

El director catalán Jaume Balagueró está que se sale. Tras recibir el premio Màquina del temps en la pasada edición del Festival de Sitges, ahora triunfa en la cartelera española tras el reciente estreno de su última película, Mientras Duermes. Por lo tanto no puede ser más oportuna la recomendación de su debut en el largometraje, Los sin nombre, por parte de nuestro buen amigo Luís Rincón, al que podéis seguir en su blog Luisdecine.

Primer largometraje del catalán Jaume Balagueró tras realizar los cortometraje Días sin Luz y Alicia. Adaptación de la novela homónima de Ramsey Campbell, Los sin nombre narra las terribles vicisitudes que ha de sufrir una madre a raíz de la misteriosa desaparición de su hija, situación que se prolonga durante años.

Es un film que bebe mucho de El silencio de los corderos o Seven y de directores como David Fincher, y logra su principal acierto en tratar un tema como el concepto de maldad, su fondo y sus consecuencias.

¿Qué hace del debut de Balagueró una película tan especial?, tres cosas fundamentales:

- Un manejo de la estética, la fotografía y la atmósfera poco visto en nuestro cine.
– Estamos ante una película seria, con “fondo” y que realmente te lo hace pasar mal.
– Y un final impresionante, como pocos se han rodado.

Estamos ante una película de terror “distinta”; digamos que no es terror ni clásico ni moderno, sino un terror basado en temas tan dramáticos como el dolor, la pérdida, la falta del ser querido. Y esto resulta sobrecogedor gracias a la estupenda interpretación de Emma Vilarasau, acompañada de un siempre magnífico Karra Elejalde y un correcto Tristán Ulloa.

El film tiene una impecable factura técnica y una maravillosa fotografía, buen ritmo y un final poco habitual en el cine de nuestro país.

En el apartado de distribución Los sin nombre pasó por varios festivales cosechando premios y excelentes críticas.

Jaume Balagueró sorprendió a propios y extraños con esta película, consolidándose más tarde con la exitosa y estupenda Rec.
Conclusión: la calidad de la cinta es sobresaliente y además, como ya he dicho anteriormente, es única. No se la pierdan.

Lo mejor: Emma Vilarasau, la atmósfera, el “mal rollo” que te entra viéndola y por supuesto el final.

Lo peor: Quizá Tristán Ulloa no brilla tanto como Vilarasao o Elejalde.

A lonely place to die

Un thriller contundente

A lonely place to die

Ver ficha completa

  • Título original: A lonely place to die
  • Nacionalidad: Gran Bretaña | Año: 2011
  • Director: Julian Gilbey
  • Guión: Julian Gilbey, Will Gilbey
  • Intérpretes: Melissa George, Ed Speleers
  • Argumento: Cinco alpinistas ven truncados sus planes de escalada al escuchar una voz de auxilio en mitad del bosque.

77 |100

Estrellas: 4

A lonely place to die

Sorpresa en El Retiro (uno de los enclaves con más solera del Festival de Sitges y también la sala en la que, en muchas ocasiones, más complicado resulta leer los subtítulos de las películas). Debo reconocer que me decidí por A lonley place to die por un par de razones a cada cual más pueril. La primera de ellas era la conveniencia del horario de exhibición, las 11h de la mañana. No requería de madrugón y no interfería en la hora de la comida. Perfecto.

La segunda razón quizás tenía más fundamento: la siempre agradecidísima presencia de la guapísima Melissa George (30 días de oscuridad, La morada del miedo, Triangle…) en el papel protagonista de la película.

A las 11h en punto subía Julian Gilbey, director y guionista británico de A lonley place to die, a la tarima del Retiro; y 30 segundos más tarde daba por finalizado su discurso de agradecimiento (hola… gracias… y que disfrutéis de la película), ganándose el aplauso unánime de la sala. Así que todo listo para disfrutar del espectáculo.

Cinco amigos alpinistas se disponen a escalar la cara norte de una montaña escocesa. Pero en mitad del bosque escuchan los gritos de auxilio de una niña serbia que ha sido enterrada viva. Tras el rescate el grupo se dirige al pueblo más cercano para poner a buen recaudo a la niña… pero sus captores están al acecho.

A lonley place to die arranca como un hijo bastardo de Máximo Riesgo (Cliffhanger, 1993) o de la más cercana Vertige. Secuencia de apertura con un par de escaladores metidos en problemas, sensacionales vistas de los Highlands Escoceses, movimientos de cámara que provocan sensación de auténtico vértigo y adrenalina disparada cuando apenas acaban de finalizar los títulos iniciales de crédito. Pero cuidado… dicha secuencia, que por ejemplo en Vertige constituía la columna vertebral sobre la que se ergía el film francés, en A lonely place to die no deja de ser un añadido, un elmento más (muy atractivo, eso sí) que da lustre a un thriller sensacional, con un guión sólido, unos actores a la altura de las circunstancias (atención a la extraordinaria pareja de villanos), un ritmo trepidante (una vez se inicia la acción, ya no hay respiro…), una excelente puesta en escena (repito, las secuencias de montaña son magníficas. Atención al uso de la cámara subjetiva para enfatizar deteminados momentos de peligro para los protagonistas) y una capacidad espectácular para mantener alerta al espectador en todo momento y, puntualmente, estremecerle… sacudirle con unas calculadísimas y muy efectivas explosiones de violencia.

Porque a pesar de que la historia que hay detrás de A lonely place to die no esconde excesivas sorpresas más allá de su planteamiento inicial (el descubrimiento de la niña), es la labor del propio Julian Gilbey, controlando en todo momento el tempo de la narración y dosificando a la perfección los impactos sobre el espectador, la que logra que la película evite la etiqueta de ‘un thriller más’ - uno de tantos – , y pase a ser un thriller imprescindible y de obligada visión.

Intensa, brutal y ejecutada de manera implecable. A lonely place to die es la confirmación de que un género tan frecuentado como es el thriller, cuando se realiza con convicción y acierto, todavía tiene mucho que ofrecer al espectador.

Si a todo ello le sumamos un impresionante diálogo, de esos que te mantienen pegado a la butaca del cine sin poder mover un solo músculo (el diálogo se produce en el interior de un bar) y, por supuesto, la confirmación definitiva - por si alguien la necesitaba – de que Melissa George es capaz de llevar ella solita el peso de una película como A lonely place to die, protagonizando el 90% de las secuencias de acción con una soltura y una intensidad espectaculares; tenemos como conclusión final que la película de Julian Gilbey, que quizás llegó a Sitges un pelín de tapadillo, ha sido finalmente una de las sorpresas más agradables del Festival. Para no perdérsela.

Lo mejor: El guión, sencillo pero efectivo, y la contundencia de su violencia.

Lo peor: Odio las secuencias oníricas...

La cara oculta

¿Qué se fumó el encargado de montar el trailer?

La cara oculta

Ver ficha completa

  • Título original: La cara oculta
  • Nacionalidad: España, Colombia | Año: 2011
  • Director: Andrés Baiz
  • Guión: Andrés Baiz, Hatem Khraiche
  • Intérpretes: Quim Gutiérrez, Clara Lago
  • Argumento: Un director de orquesta viaja a Colombia con su novia. Pasado un tiempo, ella le deja y desaparece. Con intención de rehacer su vida, conoce a una nueva mujer. Pronto algo extraño empieza a suceder. La nueva inquilina se siente vigilada.

60 |100

Estrellas: 3

La cara oculta

Si tenéis intención de ver la película, aquí os dejo un par de avisos:

El primero, que si estáis a tiempo no veáis el trailer. Es uno de esos casos en los que, con todo el paro que padecemos, uno no entiende porqué hay gente ganando dinero haciendo tales cagadas. Parece un mala broma de alguien del equipo del filme. ¿Cómo carajo se les ocurre basar los dos minutos del maldito trailer en lo que sería la sorpresa argumental del guión?

El segundo, si habéis leído el primero y me habéis hecho caso, no sigáis leyendo esta reseña. Entiendo que hacer SPOILERS por un tubo después de criticar la labor de montaje en el trailer es contradictorio, pero yo no voy a recoger los frutos de la taquilla de La cara oculta. Así que, en mi caso, me basta con ahorraros el susto siendo buen chico.

Co-producida entre España y Colombia, La cara oculta propone un popurrí de géneros con, supongo, intención de captar al mayor demográfico de espectadores posible. Más allá de su calidad, se trata de una buena táctica dentro de nuestra cinematografía (y la del cine latinoamericano) por hacer crecer la aún pequeña industria a través de un cine de género fácilmente exportable. Por aquí, en España, está obteniendo decentes cifras en la taquilla, pasando por poco los cuatrocientos mil espectadores y ayudada por una buena reacción del público (supongo que muchos no vieron el trailer, o vete a saber…).

Hagamos el repaso de la trama de dos formas diferentes. A) Visionado virgen B) Previo visionado del trailer.

Primera mitad:

A) Los primeros cuarenta y cinco minutos funcionan a modo de larga introducción engañosa. Con un ritmo pausado, en ocasiones más lento de lo debido, nos presentan a los personajes y sus conflictos sentimentales. Es en estos minutos en los que La cara oculta parece querer decantarse poco a poco por el subgénero de espíritus y casas encantadas. Aunque de forma sutil y dosificada con largos paréntesis, nos ofrecen aportes (más o menos) inquietantes sobre caminos trillados (luces que se apagan en medio de una tormenta, agua que se mueve sin explicación en el lavabo y en la ducha e incluso, para terminar de engañarnos, o de pretenderlo, una imagen fantasmal mirando desde detrás de las paredes). En esta primera mitad el protagonista masculino, director de orquesta y portador de muchos billetes en la cartera, nos demuestra sus habilidades de ligoteo. Su principal conquista es una muchacha colombiana que quiere dejar la vida de camarera y acoplarse en la macro-casa del músico. Allí es dónde empieza a asustarla la ex novia celosa del casanova con el presunto modo espíritu ON.

B) Los primeros cuarenta y cinco minutos son tediosos. Sabemos de sobra que no hay espíritu por ningún lado y que solo nos intentan vender la moto para, en cualquier momento, lanzarnos la sorpresa que ya nos han desvelado en el trailer. Sirven, únicamente, para que veamos desnuda en tres de cuatro escenas a la amante de los billetes del músico. Desnudos gratuitos, por cierto. Tanto, que por momentos parece un nudity mainstream. Entre tanto, hay una trama policial que no llega a ningún puerto. Creen que el protagonista se cargó a su ex y tiene oculto el cuerpo en alguna parte. Ella, la colombiana, no deja de tener sus dudas al respecto, pero con tal de no tener que currar más en el bar, se arriesga.

Segunda mitad:

A) ¡Menuda sorpresa! Lo que parecía que tiraba hacía derroteros sobrenaturales, cambia por completo con un giro que nos adentra en otros terrenos, los del survival y el thriller psicológico (sin espíritus). La ex novia en realidad no está muerta, ni siquiera le había dejado en serio al músico. Simplemente pensó que sería divertido jugar con él, decirle en un video que le dejaba, destrozarle el corazón y esconderse en un bunker que, en el pasado, fue construido por un nazi en la casa. El bunker tiene como principal aliciente en el giro dramático que, pese a que la chica se mete dentro, puede ver todo lo que pasa fuera. Y entonces, lo que parecía una bromita de mal gusto que se acabaría pronto, se convierte en su posible tumba, pues en un alarde de intelecto la tipa se olvida las llaves fuera. Y para más jodienda, las encuentra la amante busca-pasta. Cagada total.

B) ¿Qué narices es esto? ¿Ya está? ¿No hay más sorpresa que esto? Pues si amigos, a no ser que os de un ataque de amnesia, la sorpresa ha quedado frustrada. Volvemos a ver lo visto anteriormente desde el punto de vista de la ex novia en el bunker, haciendo lo que puede por sobrevivir y controlar sus ataques de celos viendo como su novio llora su perdida, al día siguiente te acuesta con otra y cosas así. El apartado survival está conseguido. Pasada la sorpresa (o la no sorpresa), esa parte es, por descontado, lo mejor de la película. Nos depara todavía algún que otro giro malicioso que por suerte no destripan en el trailer, y la interpretación de la chica del bunker, Clara Lago, está más inspirada que la de su compañero, el soporífero Quim Gutiérrez. Respecto a la amante, Martina Gracia, pues, no sé, sale desnuda cumpliendo la cláusula del contrato.

En definitiva, sin A ni B, La cara oculta es una de terror engañoso normalilla, un thriller psicológico decente, un survival bastante correcto y un drama romántico de rebajas. Irregular, con momentos tediosos y otros muy interesantes. Con algunas buenas interpretaciones y otras de saldo. Con un guión que, en mejores manos – aunque tampoco olvidemos que su director, Andrés Baiz sorprendió con su opera prima Satanás, perfil de un asesino (2007) – podría haber terminado en algo notable y más potente. Con sus pros y sus contras, un aceptable juguete que sirve para ver como avanza, y espero que lo siga haciendo, el cine de género español y latinoamericano.

Lo mejor: La parte del bunker.

Lo peor: El trailer.

The Yellow Sea

Thriller coreano con "Deja-vu" a la realidad de las fricciones entre las dos Coreas

The Yellow Sea

Ver ficha completa

  • Título original: The Yellow Sea
  • Nacionalidad: Corea del Sur | Año: 2010
  • Director: NA Hong-jin
  • Guión: NA Hong-jin
  • Intérpretes: HA Jung-woo, KIM Yun-seok, CHO Seong-ha
  • Argumento: Frontera entre Rusia, China y Corea del Norte. Acosado por las deudas, cerca de la miseria, un hombre acepta un contrato para asesinar a alguien. Es su último recurso para cubrir las necesidades de su familia.

83 |100

Estrellas: 4

The Yellow Sea

Na Hong-jin: “Quería reflejar las lagunas del sistema coreano”. Con esas palabras describía The Chaser, el que fue su debut en la dirección de películas. El director no es un Michael bay al uso; su uso de la violencia tiene una explicación, mas política de lo que muchos creen. Sus películas son virulentas y con mucha carga emocional. Siempre hay perdedores, más que ganadores. Es una llamada a la razón, a los problemas sociales y gubernamentales que afronta el país. En The Yellow Sea vuelve a la carga para denunciar los conflictos con sus vecinos del norte y en menor medida con China.

La gente que ha visto The Yellow Sea enseguida la ha comparado a The Chaser. Probablemente algo de razón existe en esa comparativa. El mismo director, Na Hong-jin, y los mismos actores, Ha Jung-woo y Kim Yun-seok. Dos años mas tarde repiten colaboración este genial trio, solo que con los roles de “malo y bueno” cambiados, incitan a pensar lógicamente en la película de 2007. Hasta aquí las semejanzas, aunque puedan haber comparativas en estilos y modos de visión del director, e incluir detalles vistos en The Chaser, esta The Yellow Sea se desmarca por varios motivos de su anterior obra.

The Yellow Sea es el nombre con el que se conoce al mar amarillo que se encuentra entre China y Corea, su nombre original es Hwanghae. La Zona Económica Libre del Mar Amarillo es la base central de la logística, la industria de semiconductores, de monitores y otras industrias IT cercanas a China. Esta zona económica está compuesta de 5 áreas que son Asan, Seosan y Dangjin de la provincia de Chungcheong-do y Pyeongtaek y Hwaseong de la provincia de Gyeonggi-do. El puerto de Pyeongtaek-Dangjin está diseñado para manejar la mayoría del volumen de carga que entran o salen del área metropolitana de Seúl por el mar, cumpliendo el papel de la base de intercambio comercial con China y Asia Sur oriental. Este puerto cuenta con 20 amarraderos y tiene el plan de agregar 13 amarraderos más hasta el 2015 para asegurar su función de base de logística de la Zona Económica Libre del Mar Amarillo.

En la película se repiten muchos términos de habla o jerga local que son interesantes de nombrar. Así pues, Joseon (Choson), en Corea del sur así se les dice a los norcoreanos ó a lo que tienen origen norcoreano, hayan nacido o no en ese país (no se utiliza como termino despectivo). Yeon Gil (Yanji), Cd. china que se encuentra al norte de Corea del norte, y donde residen mayormente norcoreanos inmigrantes. Es una zona autónoma de china, de habla coreana. A esa zona se le conoce como prefectura autónoma coreana de yanbian (El término prefectura ha sido usado para denominar un órgano de gobierno o área territorial). Ahjumma/Ahjusshi , se le dice al hombre/mujer que pasa de los treinta años y es de nacionalidad coreana, que aparente no sea casado/a, aún si fuera mucho mayor, ó este no aparente esa edad, vendría siendo la manera de decir Sr./Sra, pero de forma respetuosa. Aigoo, expresión equivalente a !dios mío!. Oppa/Dongseng, se le dice así a una relación de hombre/mujer, cuando uno de ellos es mucho más grande que el otro.

Como decía anteriormente, The Yellow Sea se desmarca de The chaser por diferentes motivos. En primer lugar es mucho mas pausada y emplea mucho tiempo en sus dilatadas 2 horas y 20 minutos en contar la historia de un taxista, que debido a ciertas circunstancias, acepta el encargo de matar a un hombre. Se recrea, tal vez a veces demasiado en contar su vida, sus miserias y sus problemas familiares. Es en ese segmento donde creo personalmente que mucha gente no tiene la paciencia o el agrado de ver ese tramo expresamente lento (y típico de las películas coreanas), donde se profundiza completamente en contar historias paralelas a la principal, que a veces no vienen al caso y pueden ser cansinas, aunque yo estoy mas que acostumbrado a ello y ya me lo suelo ver venir. Luego entra en la espiral del buen thriller, con mucha violencia, mucha sangre, y la película pasa de un estado de serenidad a uno donde la cámara parece transformarse al estilo Hollywoodiense de las películas de Michael Bay, y se vuelve frenética y veloz por momentos.

El guión, por otra parte tiene sus trampas. Narrada de forma realista, las calles , los aromas, la comida y las gentes que rodean las vivencias del protagonista destilan el sabor de la pobreza, de sus penurias y esos malos tragos que pasan día a día bajo el yugo de un conflicto entre países que siempre roza el limite de su erupción. La fotografía granulosa y opaca ayuda mucho a que se pueda percibir todo eso, y por ello la considero un acierto. La parte tramposa, entre comillas, seria que el director juega a veces con el guion demasiado al despiste, a las cabriolas argumentales y a ciertos giros en el devenir de protagonistas e inclusive secundarios, que a veces, si no se esta muy atento, puede despistar y sacar de la trama con cierta facilidad.

He mencionado al principio que The chaser y The Yellow Sea compartían además del mismo director, a los mismos actores principales. Evidentemente, Ha Jung-woo y Kim Yun-seok son dos actores de primer nivel, y aquí demuestran su capacidad de hacer implicar al espectador y sentir las necesidades de ambos protagonistas, uno por salir del atolladero y otro persiguiendo a sus enemigos a cualquier precio. Los secundarios están a buen nivel también, aunque decir que chirrían algunas actitudes en el devenir de la cinta.

El caso más flagrante es la ineptitud policial en la persecución del protagonista. No solo emplean sus armas en pocas ocasiones, si no que acusan una falta de acierto alarmante. Peor aún están para echar una carrera y echarle el guante a su presa. Nunca son capaces de alcanzarlo y si lo hacen les entra mantequilla en las manos y se les escapa de nuevo. Con los malosos de turno pasa algo parecido, son bastante torpes y entre 4 o 5 no son capaces de capturar y abatir a su presa, ni con balas ni con armas blancas o tuberías, hachas y utensilios tan raros como huesos resultantes de acabar de comer y usarlos para atacar. El jefe ya es otra cosa, es más listo, más rápido y más eficaz en su propósito; que lo consiga o no ya es cosa que se desvela al final de la película y que es el momento cumbre de acción de la misma.

Toca mencionar que en una entrevista que le hicieron al director, después de la aclamada The chaser, comento a la pregunta de que en esta se retrataba con dureza la ineptitud policial, su respuesta fue: “Es cierto. En The Chaser quería reflejar efectivamente las lagunas del sistema. Durante los tres meses que dediqué a investigar los casos reales que inspiraron la película, me percaté de la ineficacia y los errores de los métodos policiales. Aquello que muestro en el film no deja de ser la cotidianidad de cada día.” Curiosamente, cuando la película se estrenó en Corea el país se tambaleó ante el asesinato de unos niños y muchos trazaron terribles similitudes entre ese acto atroz y los acontecimientos narrados en “The Chaser”. Podemos apreciar que era a propósito esas formas de actuación policiales, aunque a mi gusto son demasiado y excesivamente ineficaces.

The Yellow Sea es otra excelente película al nivel de The chaser, pero de diferente factura en el postulado de la trama , con un ritmo más pausado en su primera parte, y más exacerbado en su segunda. Muy violenta , con sus pros y alguna contra. Narrada inteligentemente con mucha habilidad , aunque se explaye en demasía en contar asuntos que no son necesarios y hace que se alargue tal vez demasiado una película que en 2 horas hubiera entrado más diligentemente.

Lo mejor: Que su director siga en estado de gracia y nos cuente otra gran historia en otra gran película. El nivel actoral principal es altísimo. Lo acertado de su fotografía. Las excelentes orquestaciones en los momentos de lucha y persecuciones.

Lo peor: Se recrea algo mas de la cuenta en contar partes que no son tan necesarias y que alargan un poco la película. la ineptitud policial a veces es exasperante.

The Caller

¡Vaya factura de teléfono que te va a llegar este mes nena!

The Caller Póster

Ver ficha completa

  • Título original: The Caller
  • Nacionalidad: UK/Puerto Rico | Año: 2011
  • Director: Matthew Parkhill
  • Guión: Sergio Casci
  • Intérpretes: Stephen Moyer, Rachelle Lefevre, Luis Guzmán
  • Argumento: Una chica se muda a un nuevo piso después de un divorcio tortuoso. Pronto empezará a tener llamadas bastante inquietantes.

63 |100

Estrellas: 3

The Caller Grande

Suena el teléfono en tu nuevo apartamento el primer día de tu estancia. Una mujer histérica al otro lado de la línea empieza a chacharear sobre dónde esta su marido y quien coño eres tú a golpes de chillido. ¿Qué haría una persona normal en esta situación? Una personal normal no sé, pero yo le seguiría un poco la conversación. Ya sea por aburrimiento o por cotilleo.

Precisamente es lo que hace Mary Kee (Rachelle Lefevre), escucharla y darle un consejo. Pero ¡ay amigo! Ten mucho cuidado qué consejos das y más cuidado aún a quién se los das porque antes que dar consejos a nadie es mejor arreglar los propios problemas que uno ya tiene en casa.

Y este problema tiene un nombre, Steven (Ed Quinn), su ex marido. Un hombre que con su sola presencia ya te inquieta y aun más cuando sale su personalidad de macho alfa violento. Pero suerte que también hay buena gente, y ahí entra su nuevo vecino, el señor George (Luis Guzmán) y también el guaperas de turno, John, que de seguro que los fans de True Blood lo vais a reconocer enseguida.

Hasta ahí los personajes principales, solo nos faltaría quién está detrás de la línea de teléfono. Su nombre es Rose y lo único que quiere es tener una amiga. Y mira por donde que el marrón, porque es un marrón, le ha tocado a Mary.

Como siempre, aviso. Si no sabes nada de la trama deja de leer ya que se me es difícil hablar de ella sin destripar lo que sería su principal sorpresa de la trama, aunque intentaré no destripar el final.

El tema que toca la película es un tema muy interesante, de largo debate y de grandes contradicciones. Regreso al futuro, Terminator, Frequency, Timecop (de las mejores de Van Damme), El Efecto Mariposa, Donnie Darko, Triangle… todas ellas tocan el mismo asunto: El continuo-espacio-tiempo. Personalmente la mejor explicación dada es la que le da Doc a McFly en Regreso al futuro 2, explicándole el desdoblamiento del tiempo, sus causas y las realidades alternativas que se producen en una pizarra, en plan dummie, pero aún así quedan miles de incógnitas que resolver ya que como he dicho hay tantas posibilidades que ni siquiera sabría decir si es por el tiempo o por el espacio, e incluso por ambas.

En The Caller su argumento se basa precisamente en esto, entre la conexión del pasado y el futuro pero partiendo que tal argumento se da a entender tan deprisa que no da tiempo a dar juego a ninguna otra posibilidad de misterio y ¡si es que además utilizan ya algunas escenas de películas mencionadas anteriormente! su originalidad es cero.

Por tanto personajes que podrían haber dado más de sí, como su ex marido, quedan desde un primer momento en un segundo plano solo dándonos falsas alertas durante todo el metraje a través de sombras de siluetas de alguien vigilando cada movimiento de nuestra protagonista. Eso sí, muy inquietantes.

Otro personaje prescindible es el del vecino George, ¿sería un Deus Ex Machina?. Su función es la de cortar flores y… y ya está. ¿Desaparece? Bueno alguien tiene que hacerlo para dar un poco de chicha al asunto. Pero a parte de eso…

Así que la parte de este personaje me ha parecido bastante horrible, como horrible la explicación que le da su nuevo amiguete (en plan Doc) a la chica, en un bar y e una servilleta, explicándole las posibles realidades paralelas que han ocasionado sus consejos.

Mierda, lo siento, pero lo he encontrado tan mal explicado y con tan pocas ganas de tocar el tema principal que nos ocupa (el maldito espacio-tiempo) que al final solo opté por disfrutar de la atmósfera, de la tensión de cada llamada y de gozar de Lefevre, que las preguntas que me pudiera ocasionar la película se desvanecieron en el acto, no buscando ni los posibles fallos (en todas estas películas hay fallos, TODAS), ni nada más que no sea pura diversión, y mira por dónde que me lo he pasado bastante bien.

Solo me falta hablar de Rose, la telefonista. ¿Quién es en realidad? ¿Qué quiere a parte de la amista de Mary? ¿Seguirá los consejos que le ha dado ésta? Bueno, eso será mejor que lo acabéis averiguando vosotros mismos.

Como las películas no se hacen solas acabaré nombrando a los actores y director The Caller, que aprovecho para quien todavía no lo sepa que se proyectó en el Festival de Sitges de este año. Para saber un poquito de su director os invito ver la ficha que puso a disposición el Festival ya que es un director desconocido para mí.

De los que sí puedo hablar es de Rachelle Lefevre, cuya incógnita tengo de porque cojones la sacaron de la saga Crepúsculo con lo guapa y buena actriz que es, curtida en la televisión. Y como siempre digo ole sus cojones por mostrar sus encantos en The Caller. Luego tenemos ya al veterano Luis Guzmán y veterana Lorna Raver (Drag Me To Hell), al chupasangre Stephen Moyer y a Ed Quinn al cual lo recordaba por House of Dead II y Starship Troopers 2.

Lo mejor: El tratamiento de la imagen, ver a Lefevre y la intriga de las primeras llamadas.

Lo peor: La ya poca originalidad de las pelis espacio-tiempo, un final muy forzado

A Horrible Way to Die

Una horrible forma de vivir

A horrible way to die Poster

Ver ficha completa

  • Título original: A Horrible Way to Die
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2010
  • Director: Adam Wingard
  • Guión: Simon Barret
  • Intérpretes: AJ Bowen,Amy Seimetz,Joe Swanberg
  • Argumento: El asesino en serie, Garrick Turrell se escapa de la cárcel, huye del encierro y de sí mismo. Sarah y Kevin comienzan una relación para olvidar el pasado. La vida les cruza.

72 |100

Estrellas: 3

A horrible way to die Grande

Después de ver “A horrible way to die”, me planteé seriamente si sería el tipo de películas que encajaría en Almas Oscuras. ¿Es esto terror?, me preguntaba. Al final decidí que no sabía si esto era terror, pero que me había dado una patada en la boca y que necesitaba compartir eso.

En realidad, si me paro a pensarlo, ¿cuántas de las películas de terror que aquí comentamos entran dentro de la categoría de terror propiamente dicho (entendiendo por terror, la máxima expresión del miedo)? Pues terror, del de pasar miedo, pocas, muy pocas; pero, entonces ¿cómo llamamos a las que nos dejan hechos polvo? Esto es HORROR pequeños, y el horror se lo come todo. El horror te hiela la sangre ,y eso que nosotros tenemos la sangre desbocada por nuestras venas… así que dejemos que estas propuestas nos la paralice y sigamos fascinados por esa sensación única de apagar la pantalla de la televisión o del ordenador, o donde veamos las películas, pensando que no nos encontramos bien, que estamos raros, que lo que acabamos de ver, por el motivo que sea, nos ha noqueado.

Todo esto viene a cuento ya que, ciertamente, “A Horrible way to die”, está más cerca del drama que de cualquier otra cosa, pero un drama con un trasfondo realmente aterrador, porque aquí se trata de indagar en sentimientos tan terroríficos como la culpabilidad, el resentimiento, la falta de autocontrol, la necesidad de redención e incluso del amor mas irracional.

En “A horrible way to die” se conectan dos historias. De un lado tenemos a Garrick Turrell, un asesino en serie que escapa de prisión y que no puede evitar ser el animal despiadado que en realidad es, eso sí, escondido bajo una amigable personalidad con la que llegas a simpatizar.
Del otro lado están Sarah y Kevin, dos personas atormentadas, que se conocen en Alcohólicos Anónimos y que inician una relación que no estará exenta de retorcidas dificultades.
Por supuesto, estas dos historias estarán conectadas y en una parte de la conexión se establecerá una ruptura del ritmo espectacular.

*Adam Wingar juega con la cronología de los acontecimientos, dando marcha adelante y atrás de una acertada forma, mostrando retazos de las vidas de los protagonistas en los momentos en los que los sentimientos afloran y necesitas algún tipo de explicación.
Los movimientos de la cámara, las melodías, e incluso el cromatismo de las imágenes, ayudan mucho en la misión de explicarlo todo de manera interrumpida, pero con coherencia.

“A horrible way to die” es una historia de Amor y Muerte, de pasión, obsesión y de dolor, mucho dolor, porque los personajes están emocionalmente heridos de muerte, y para eso ayuda, y mucho, la excepcional labor de los actores, en especial la atormentada Sarah (Amy Seimetz) y el enorme Garrick (AJ Bowen), quienes manejan a la perfección los hilos de una película que podría haber sido densísima interpretada de otra manera.

La emociones que se representan son igual al vacío y los impulsos son tremendamente pasionales.
Garrick es el perfil de asesino en serie incontrolable, que en realidad lucha por no sentir la pulsión que siente y que es totalmente consciente de su maldad (reveladoras sus palabras en la parte final de la película), pero la naturaleza, oh sí, la naturaleza al final siempre da la cara. Las cicatrices se pueden ver bien marcadas en las víctimas y en los verdugos, aunque son unas cicatrices muy diferentes y que de vez en cuando vuelven a sangrar.

Personalmente, que no se expliquen los motivos de Garrick para asesinar considero que es un acierto y que va en total consonancia con la idea de la película, que es mostrar que hay veces en las que no hay una explicación, porque las cosas son así y punto y porque esas explicaciones no se deben pedir, o no se necesitan.

No se si considerará esto un SPOILER porque en realidad no voy decir nada, pero no quiero que sospechéis siquiera por donde voy, así que los que no la hayan visto, hasta aquí, ¿ok? Absolutamente increíble el giro en la trama, totalmente inesperado y excitante.

Ya podéis seguir leyendo…

Como contrapunto negativo, debo decir que hay escenas que no son del todo comprensibles, que despistan como las mil luces de navidad que nos regala Wingard, y que el ritmo es lento, de esos que hay que disfrutar con paciencia, pero si resulta que eres de los que tiene una impaciencia enfermiza… pinta mal la cosa.
Reconozco que a mí me gusta paladearlo todo, pero que en ocasiones un poco más de furia hubiera venido de perlas, sobre todo al mostrar los asesinatos.

Por último, solo me falta mencionar el final SPOILER??? – abrupto, seco, sin más. ¿Alguien recuerda F?

Como diría uno de los grandes, con un tono de voz peculiar: Gracias.

Lo mejor: El drama,los personajes,el dolor,la sorpresa.

Lo peor: Puede que su ritmo no termine de convencer y el final,me temo que puede convencer menos aún.

Munger Road

Como nos gustan las Leyendas Urbanas...

Photobucket

PhotobucketSt. Charles es uno de los mayores suburbios de Chicago y, como la mayoría de ciudades de los EEUU (y del mundo), una cornucopia de lugares malditos, casas abandonadas y chungas o cementerios siniestros (siendo los más notables los de Mount Thabor o Archer Woods, con fotos). Y uno de los más comentados y/o visitados es Munger Road, una calle no expecialmente larga, pero con unos cuantos años de historia paranormal (en esta página hay varios datos) y no tan paranormal, es decir, hechos reales y crudos como la vida misma. En cuanto a los aspectos paranormales el más comentado y te-juro-por-la-tumba-de-mi-madre-que-yo-lo-vi es el referido a un accidente de tren que tuvo lugar hace unos cuantos años. Unos hablan de que el tren se llevo por delante a un crío/a, pero la mayoría coincide que fue un autobús escolar. Y, se supone, que si aparcas sobre las vías que corren paralelas a Muger Road, lo dejas en punto muerto y abres las ventanas se siente algo y, a veces, si esparces polvos de talco (¿?¿?¿) aparecen huellas de niño en el parachoques. Pués vale, aquí, en donde yo vivo, hay una parte de bosque en la que si caminas por la noche solo, te puedes encontrar a un tipo con un hacho que se limita a mirarte…y yo nunca lo he visto, ni siquiera bajo la influencia de sustancias psicotrópicas.

PhotobucketA mi personalmente me interesa más otra leyenda, la que habla de un grupo de jóvenes que, aprovechando la celebración del Scarecrow Festival (que existe de verdad), se acercaron a la citada calle y desaparecieron entre casas abandonadas y callejones oscuros habitados por seres más reales y terribles. La llegada de estos insensatos jóvenes coincide con la fuga de un asesino en serie de una prisión cercana. STOP!!, ya sé, ya sé, muchos estaréis pensando: “no jodas, otra de chavales estúpidos y asesino malote”. Y sí, esa es esencia de la trama, y a mi también me daba mal rollo. Pero una vez leidas multitud de buenas reseñas (todas coinciden en su atmósfera opresiva y la habilidad con la que juega con lo que no se ve) y haber visto el trailer, amén de la presencia del siempre estupendo Bruce Davidson como uno de los policias encargados de resolver la desaparición, mi percepción de la película ha cambiado. Y se ha converido en una de las “must” de este año…