Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Inkubus

Inkubus

¿Para esto salgo del Infierno?

Inkubus Póster

Ver ficha completa

  • Título original: Inkubus
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2011
  • Director: Glenn Ciano
  • Guión: Carl V. Dupré
  • Intérpretes: Robert Englund, William Forsythe, Joey Fatone
  • Argumento: Una comisaría está medio desierta, sus agentes preparan el traslado de edificio cuando un extraño se presenta reclamando la autoría de cientos de crímenes.

20 |100

Estrellas: 1

Inkubus Grande

Un grupo de policías prepara el traslado en su vieja comisaría. La noche se predecía tranquila hasta que unos agentes llevan a un muchacho que creen mató a su novia. En medio del interrogatorio se presenta un extraño con la cabeza de la chica asesinada. El siniestro personaje jura y perjura ser un demonio cuyos crímenes se remontan a los primeros pasos de la civilización. Los policías pronto descubrirán que aquel tipo no es solo un chalado y que busca una retribución entre alguno de los presentes.

¡Qué dura es la vida de aquel que persigue la serie B y el cine de terror más “recóndito”! Espero tener algún día hijos, entre otras razones, para poderles decir: “ni se os ocurra meteros en el mundillo de las películas cutres de terror”. Al menos, eso debería decirles si juzgase a este estilo de producción por Inkubus. Un desastre en toda regla, y ni siquiera lo suficientemente gracioso como para aprovecharlo como una película casposa al uso. Bueno, cierto es que existen momentos de tanta vergüenza ajena que es imposible no reírse a su costa. Por ejemplo, las miradas que lanza el joven acusado de matar a su novia, ¡sublimes! Aunque por desgracia, la película se obstina en tomarse demasiado en serio. Pero claro, cogiendo con pinzas cada uno de sus apartados, porque pese a que demuestra algo de sordidez, merced a un par de momentos macabros, casi todo invita a cerrar los ojos y sumergirse en un sueñecito reparador.

Lo barato da la vuelta sobre sí mismo, cual uróboros, y acaba convirtiéndose un aburrimiento deslavazado, cuya única pretensión es llamar la atención, mediante su premisa demoníaca, del núcleo duro de aficionados al terror. Total por recaudar algo de pasta – incluso llego a estrenarse en alguna sala norteamericana, ¡mon dieu! –. Para ello se ha compuesto una historia clásica – el demonio y su forma de perpetuarse entre los humanos –, una ubicación mil veces vista – la estación de policía casi desierta – y unas situaciones terroríficas cayendo, una y otra vez, en el cliché servido al ofrecer el protagonismo casi absoluto a su mayor estrella: Robert Englund.

Doblemente duro ha sido el golpe sentido gracias a esta película debido a la destacada presencia de Robert “el maestro” Englund entre el elenco que sustenta Inkubus sobre sus sufridos hombros. Cierto es que el viejo Englund jamás le hizo ascos a nada, precisamente por ello es tan querido entre el público bien informado. Además, siempre dándolo todo en cada una de sus interpretaciones; el ejemplo más claro lo tendríamos cuando participó en la igualmente cutre, pero más resul(te)tona, Zombie Strippers. Se nota que el buen hombre se lo pasa genial con sus papeles, que nada como pez en el agua dentro del histrionismo. Así vuelve a ser en esta ocasión, pero ni siquiera él podría rescatar este despropósito. Sí, el personaje está confeccionado a su medida, y el pobre guión gira alrededor de su persona, pero se nota que los más rescatable de su actuación parte de su propia cosecha. También sorprende la presencia de otro viejo actor, William Forsythe (Arizona Baby, Dick Tracy), que pese a salvar sus propios muebles se le ve más perdido que Englund.

Con respecto a lo comentado hasta ahora, estos dos actores serían el principal y único reclamo del debut tras las cámaras de Glenn Ciano, no sé como ha podido sacar con tanto empuje una cinta que no llega casi a los estándares de calidad de la televisión por cable más infame. Como mayor castigo para vuestros ojos, ya os anuncio que en su próximo proyecto, Infected, vejará el poco orgullo que le pueda restar a Michael Madsen. Al menos no contará en dicha producción, como ayudante a la hora de escribir el guión, con el deleznable Carl V. Dupré. Parece mentira que este señor, después de participar en la composición del guión de una comedia tan eficaz como Cero en Conducta, acabe redactando un libreto que, pese a su sólido fondo construido mediante tópicos, desvela la misma dejadez que sus dos trabajos previos (agarraos la ropa interior): Hellraiser: Hellseeker y Hellraiser: Hellworld. Señor Dupré, narrar historias no es lo suyo.

No creo que haya mucho más que decir sobre este insulto al amante del terror sobrenatural. ¿Compararla con otras películas? Me da una pereza enorme, aunque si que resultan “inquietantes” sus paralelismos con The Traveler. Una película relativamente reciente y directa a DVD, protagonizada por un interesante Val Kilmer; sobre todo son parecidas en su arranque y premisa inicial. Obviamente, The Traveler es arte y ensayo con respecto a la cinta de Ciano.

El resto del contenido de Inkubus debería quedar en el territorio de vuestra inocente imaginación; seguro que es muy superior al resultado real. No manchéis vuestros ojos con unos decorados que parecen estar a punto de caerse en cualquier momento, no violéis la virginidad de vuestro tiempo con unos efectos especiales superados hará sesenta años (vergonzoso que se juegue con el truco de los planos cortados y pegados, para simular desaparición/aparición, y ni siquiera se planifique bien), huid de ciertos detalles realizados mediante un Spectrum 48K (sí, el de las teclas de goma), escapad de las garras de un diseño de sonido y un montaje que harían llorar hasta a Jess Franco, etcétera. Y es que se puede hacer cine de bajo presupuesto con algo de estilo, impulsando la originalidad o al menos ofreciendo diversión, pero ni en los dos momentos gore puntuales podemos sentirnos atraídos visualmente, tan pobre es todo. ¡Vamos! ¡Ni sexo, ni sangre, ni emoción! ¡Ná de ná!

Afortunadamente, tenemos a Robert Englund para hacernos más llevadero el mal trago porque si no creo que hubiese podido puntuar, por primera vez, una película con un CERO.

Lo mejor: Robert Englund, él solo vale 20 puntos.

Lo peor: Si tuviese que elegir entre tanto malo, me quedaba con los CGI, de - plo - ra -bles.

Vuestros comentarios

1. mar 10, 05:13 | John Trent

La cantidad de mierda en la que se ha metido el amigo Englund a lo largo de su carrera es dantesca. Sin embargo, y aparte de lo obvio, su grandísimo personaje Freddy Krueger, se le recordará por ser lo mejor en cada una de esas basuras. Es otro modo de hacerse una carrera.

Ah!, y el lagarto Willy!

2. mar 10, 08:17 | Missterror

Habrías dado un cero a esta película sin Englund???? Madre mía, decirle eso a mi parte mas temeraria es como ponerle la miel en los labios para que saque la lengua y chupe un poquito (soy curiosidad pura).Menos mal que también conservo un poquito de sentido común y que sé que tito Bob lo hace todo por nuestro bien y nos avisa antes de que cometamos la locura de verla…esta vez creo que haré caso de las luces mentales que aún conservo y pasaré del tema, pero…en serio ¿un cero? jojojojo caemos en picado Bob, en picado…

3. mar 10, 11:07 | Blanch

Pues mira que la tenía programada para la semana siguiente aiiiiins, aun así mi lado sado dice que la veré igual. Solo he visto te he leido lo mejor y lo peor y la puntuación, no me gusta leer nada pero con eso he tenido suficiente.

4. mar 11, 09:57 | avds

y seguimos con más borralla. dios, qué desperdicio de espacio, tiempo…

5. mar 11, 14:57 | Bob Rock

Avds.- Sí, he desperdiciado mi tiempo y mi espacio en pro de que otros no lo pierdan. De nada majo.

Compañer@s.- Pues lo dicho, ya sabéis que esto es una infamia, pero siempre hay algo bueno que sacar de cada película que vemos… tampoco hay que rasgarse las vestiduras. Muchos buenos ratos nos los ha regalado la serie B y Z. Así que, ¡ánimo!

Un abrazo a tod@s

6. mar 14, 11:48 | Mariana

siempre voy atrasada con las pelis q comentan y por eso no escribo, pero esta sí la ví cayendo en la trampa de que al ver a R Englud la tenía q ver si o si.
yo le daría igual un poquito mas de puntaje, sólo por algunas escenas de Englud, pero la verdad es que si que no tuvieron muchas ideas en el guión, hasta le pusieron el arma enganchada en el brazo (x lo menos a mi haciendome acordar a su famoso guante y movimientos con la “garra”)y luego cuando habla a cámara le faltaba el sombrero y decir “miss me”.
lo del diablo ya fue muy usado si, pero creo q si hubieran profundizado mas en ese tema de colocarse dentro de las personas…
y creo q el director estaba deseando llegar a la hora 15 de pelicula para terminarla como sea porque no tenía ni idea q hacer
saludos

7. dic 20, 18:54 | MY

Absolutamente de acuerdo con la reseña¡¡¡ Ves? Si alguna vez tenía que coincidir con el gran Bob¡¡
Un auténtica mierda.
Saludos gente¡¡¡

8. jun 21, 08:03 | exxx

bizarra, que mas decir. todos caimos en la trampa de ver en que andaba metido nuestro amigo englund y fue en la basura que siempre le gusto. pues parece que el pan falta en la mesa de el. si habria que hacer una comparacion creo que es tan mala como la de “ las noches de terror de tobbe hopper” en el cual robert encarnaba al marquez de sade. muy mala pero por lo menos daba gracia y habia alguna escena de sexo, esto ni eso.

9. jun 21, 12:39 | Bafometh729

Jai pipol:

Pensaba escribir una broma pero me ha salido el tiro por la culata. Quería dejar el dato de que había otro título igual, peor película sin duda, pero no, el título es el femenino “Succubus” (producción XXX con Liz Vicious “la gótica más conocida de la red”) pero Inkubus es su “alter ego” masculino. Que pena, me he quedado con las ganas, ja.

Un saludo. Si iu.
Bafometh729

P.D.: esta posiblemente la habré visto pero no la recuerdo, la de la broma sí la he visto y es mala de pelot….

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.