Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Inocentada Sangrienta

Inocentada Sangrienta

El final del verano en Crystal Lake

Inocentada Sangrienta Review

Ver ficha completa

  • Título original: April's Fool Day
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 1986
  • Director: Fred Walton
  • Guión: Danilo Bach
  • Intérpretes: Deborah Foreman, Griffin O'Neal, Clayton Rohner
  • Argumento: Una joven invita a unos amigos a pasar el fin de semana a la mansión de sus padres. Pronto empezarán a desaparecer con el consiguiente misterio servido.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

 photo IS_Interior_zps44d99596.jpg

Muffy invita a sus amigos del instituto a pasar un fin de semana en la lujosa mansión de sus padres antes de comenzar la universidad. El caserón se encuentra ubicado en una isla, así que el grupo de jóvenes se las promete muy felices ante los días de sexo y borrachera que les espera. Sin embargo, cuando toman el transbordador que les llevará junto a Muffy, algo sale mal: una broma de los jóvenes provoca un accidente que causa la pérdida del rostro de un marinero. A partir de ese momento, la casa de la isla se volverá una prisión, ¡donde cualquiera puede ser un asesino!

Omnipresente en nuestros vídeo clubs durante la década de los ochentas, “Inocentada Sangrienta” fue, al igual que Adam Ant para el punk británico, el último clavo del ataúd del slasher. Navegando entre lo casposo, lo ridículo y lo decididamente serio – pues tras su sólido apartado técnico se observa el bagaje de su productor, Frank “Viernes 13” Mancuso Jr., y las ganas por su parte de recaudar a traición dentro de la platea más joven, cosa que consiguió – la cinta se pasa en un rato: hora y media de agradable tontería. Incluso, al igual que el vino gana con el tiempo, ha llegado a ganarse con el paso de los años una aureola de culto, injusta por una parte y apropiada por otra. En defensa de su lado negativo, pues “Inocentada Sangrienta” es una de las producciones más odiadas por los amantes del slasher, me gustaría añadir que en 1986 el subgénero ya se estaba parodiando a sí mismo de forma inconsciente, y lo hacía gracias a la proliferación de productos de medio pelo que arrastraban el slasher por el barro. Y aunque la cinta que hoy nos ocupa eliminó de forma definitiva la seriedad del cine de asesinos psicópatas con un argumento basado meramente en el “bluff”; al menos lo hizo de manera interesante, con ritmo y unos estándares de producción muy altos, entre los que destaca un escenario opulento y unos intérpretes que actúan por encima de la media. Si no hubiese sido esta película, el subgénero hubiese muerto a finales de los ochenta debido a su intrascendencia: con productos donde el terror ya había sido enterrado por una montaña de clichés que se traducían en verdadero motor de cualquier “slasher” de serie b que se preciase.

Así que tenemos todos los factores de la ecuación: ubicación remota, un grupo de jóvenes universitarios únicamente preocupados por el sexo y una serie de asesinatos perpetrados por un asesino en las sombras. Cuerpos esbeltos, mucho sexo y macabros crímenes como reclamo; claro que todo bastante blanco para no pasar problemas con la taquilla y ser estrenada en el mayor número de salas de la época. De hecho, su carátula (famosísima para los adictos al VHS) ya augura su filiación antes con una parodia del misterio tipo Agatha Christie que con el verdadero cine de horror. Pues precisamente es su faceta como reflejo atontado y hormonado de “Diez negritos” (1945) la que más destacaría finalmente, estableciéndose la resolución del asesino de marras como lo más interesante y mentiroso de la cinta.
Como decía, con todos esos factores preparados por Danilo Bach – cuyo trabajo previo en “Superdetective en Hollywood” ya debería mantenernos alerta – cualquiera de nosotros esperaríamos un baño de sangre entre fornicio y fornicio, pero lejos de la realidad, ya que la trama se centra en la fecha durante la que tiene lugar la reunión campestre de nuestros protagonistas: el día de los inocentes. Resulta que el metraje arranca con una serie de bromas que detonan en trágico accidente, mayor fuente de sospecha para el espectador, y estas bromas se van prolongando hasta el tercer y último acto donde parece que asistimos a un verdadero slasher, nada más lejos de la realidad. Dicha fijación bromista obedece a la desmitificación de uno de los clichés del cine de psicópatas: el falso asesinato, ese chiste que debería preludiar el verdadero baño de sangre (por ejemplo en “Viernes 13, tercera parte” o “Examen Final”).

Parece ser que Fred Walton, director también de dos obras muy interesantes: “Llama un extraño” y “Los Crímenes del Rosario”, quiso llevar la idea del “falso asesinato” a sus últimas consecuencias y con bastante humor negro de fondo, pues uno no puede evitar sentir un cinismo para con el propio subgénero detrás de casi cada escena. Por ejemplo, resulta curioso su prólogo, que mezcla rodaje cámara en mano, gracias a un premonitorio personaje Súper 8 en ristre, con cierta escena psicodélica muy favorecida por el buen uso de la partitura de Charles Bernstein, creador de la icónica banda sonora de “Pesadilla en Elm Street”. Y digo que resulta curioso porque es la mayor estafa desde las preferentes de nuestros colegas banqueros, esos que deberían ser las verdaderas víctimas propiciatorias en una película de asesinos en serie.

No obstante, y pese a lo mal que ha sido tratada por la crítica (no falta de razón pues tiene escenas más malas que pegar a un padre, por mucho que estén bastante premeditadas), sus pequeños aciertos suman una divertida película que se agradece por lo accesible de su propuesta; y que además no deja de ser cabrona cuando nos presenta su final, decadente en cierta manera y con unos posos de terror más reales que los de su falso misterio: ¿acaso no es aterradora la ligereza con que los privilegiados se toman la vida? A este respecto notar que “Inocentada Sangrienta” asoma la patita por debajo de la puerta, exponiendo algo de crítica social, tristemente diluida en un libreto más obstinado en poner frases subidas de tono en boca de sus protagonistas. Aunque por lo menos supera con creces a su lamentable remake por parte de “The Butcher Brothers”.
Hablando de ellos, un grupo de jóvenes promesas que cundieron en producciones de distinto pelaje allá por los ochenta: Deborah Foreman (“Waxwrok”, “Lunatics”), Amy Steel (“Viernes 13, 2ª parte), Thomas F. Wilson (mítico Biff en la trilogía “Regreso al Futuro”) o Clayton Rohner (protagonista de la infravalorada “Lecturas Diabólicas”)… como veis, material más que de sobra para sacar adelante con solvencia el lado interpretativo de “Inocentada Sanrienta”, unos personajes marcados por su falta de dimensión humana, pero muy divertidos si se trata de verlos puteados de mil y cien maneras.

En fin, una película que los nostálgicos disfrutaremos por su cualidad estética (¡solo faltan los calentadores!) y, los más degenerados, por la tomadura de pelo que representa. Con respecto a los amantes del slasher clásico (finales de los setenta, principios de los ochenta) entre los que me incluyo: un pequeño caramelo siempre que asumamos su lado irreverente, y oye, hasta cierto punto arriesgado y revolucionario. Porque hay que tener cojones para acabar esta película con semejante “bluff” (os reto a sentirlo en vuestras carnes). *Al aficionado joven le recomendaría que se mantenga alejado de este producto, que, por cierto, también casaría en un festival de cine casposo de cuyo nombre no puedo acordarme.

Imágenes de la película

 photo IS_1_zps92a6fa1c.jpg

 photo IS_2_zps82018597.jpg

 photo IS_3_zpse6a2a631.jpg

Tráiler

Lo mejor: Su ambientación, fotografía y ritmo.

Lo peor: Lo que representa: el final de la era dorada del slasher

Vuestros comentarios

1. nov 10, 09:08 | Andrómeda

Una de mis favoritas de esos lejanos años. Un final como ese en una peli “seria” me hubiera cabreado para 20 años, pero como desde el minuto 1 se nota que la peli no se toma en serio a sí misma me divirtío y mucho. Recuerdo que la vi en el cine, con mi hermana, cuando por el (bajísimo) precio de una entrada te daban dos pelis… qué tiempos aquellos!

2. nov 10, 11:33 | Manu

Joer, qué pena… el fin de la era dorada del slasher… hay que hacer algo para devolverle lustre al género. Al margen de eso, llevaba años sin pensar en esta película, así que me ha parecido emocionante recoradarla. Saludos!

3. nov 10, 23:22 | Bob Rock

Andrómeda.- El problema es que se vendía (en cierta manera) como una película seria. Al menos esa sensación tenía yo cuando la alquilé siendo un tierno infante, ya sabes como es la mente infantil. Aun recuerdo el miedo que me daba la portada de Ghosthouse o lo mal que lo pasé con Xtro, y fíjate que pinículas!! Me alegra haberte traído buenos recuerdos, de eso se trataba.

Manu.- Ja ja ja, bueno, es un poco apreciación personal. Honestamente, el género slasher agonizaba ya en 1984 aprox. Aunque la irrupción de los asesinos sobrenaturales le dio mucha vidilla (espero con ansías esas reseña de Killer Party)… no obstante, a partir de Inocentada Sangrienta como que se marcó el punto y aparte. Hombre, actualmente aun se hacen cosillas decentes como todos sabemos, sin embargo la auto – conciencia del subgénero es enervante en la gran mayoría de casos (fíjate que, por ejemplo, The Sleeper es bastante potable y sin embargo el homenaje es tan pretendido que se pierde un poco). Hay un peliculón del que todavía no hemos hablado mucho por aquí: All about evil. Si se anima podemos sacar usted y yo un mini artículo sobre los diez mejores slashers de los 10 últimos años (sin orden ni concierto y según nuestro criterio personal). Usted elige 5 y yo otros cinco… Le privateo…

4. nov 16, 23:08 | Mountain

Manu y Bob Rock: Y porque no lo aumentáis a 10 cada uno y os hacéis una peazo lista de los mejores slashers de todos los tiempos?

5. nov 17, 15:31 | Bob Rock

Mountain.- Pues al final hemos decidido hacer una lista de 10 de la última década. Ni los mejores ni los peores sino los que por una razón u otra nos han venido a la cabeza. Ya tenemos el proyecto empezado y saldrá espero que a no mucho tardar… pero vamos, una lista como otra cualquiera, para debatir y comentar con vosotros que vemos peor, mejor o lo que sea. Es decir, por ejemplo no entra el fabuloso remake de Las Colinas tienen Ojos, ¿por qué? Pues ni yo mismo lo sé. Me parece una gran película pero no me apetece ponerla en una lista… pero seguro que en los comentarios podemos debatir y encontrar algún slasher que no conozcamos… y por supuesto que se nos diga el pésimo criterio que tenemos para elegir :) pero insisto, no será ni mejor ni peor, sino una lista a nuestra bola, para pasar el rato y compartir nuestra gran afición a un subgénero que no merecerá Oscars pero nos ha dado grandes momentos!!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.