Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Jupiter's Moon

Jupiter's Moon

¡El sinpapeles volador!

jupiters moon

Ver ficha completa

  • Título original: Jupiter holdja
  • Nacionalidad: Hungría | Año: 2017
  • Director: Kornél Mundruczó
  • Guión: Kornél Mundruczó
  • Intérpretes: Zsombor Jéger, Mónika Balsai, Merab Ninidze
  • Argumento: Al intentar cruzar ilegalmente la frontera, el joven emigrante Aryan recibe un disparo, y la herida le otorga el poder de levitar.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

 photo jupiters_moon_1_zps33cvs9ng.jpg

La ganadora del pasado festival de Sitges es el último trabajo de Kornél Mundruczó, director húngaro responsable, entre otras, de la animalista White Dog y de la menos conocida pero igualmente interesante Semilla de maldad. En el cine de Mundruczó el drama es el protagonista y sus historias vienen cargadas de tristeza y críticas a la sociedad moderna, pero también de asombrosos giros en tono fantástico que sirven de lecciones morales a esa sociedad que dibuja.

En su cinta Johanna, ya anticipaba su interés por las personas tocadas con un don especial al trasladar la vida de Juana de Arco al personaje de una drogadicta que se recupera de un coma, adquiriendo poderes sanadores. Aryan, protagonista de este Jupiter’s Moon, también regresa de entre los muertos con un don asombroso; aunque aquí olvida la sexualidad del relato de Johanna (que curaba enfermos manteniendo relaciones íntimas con los pacientes) para centrarse en hablar sobre el aislamiento, la falta de empatía con los demás, la corrupción y la necesidad de fe… Vamos, que se centra en lo más infecto de la sociedad actual.

Huyendo de la guerra en Siria un joven, junto a su padre y otros inmigrantes, cruza ilegalmente la frontera de Hungría. En una negligencia policial es abatido, a disparos por un oficial y es, en ese estado cercano a la muerte, cuando emerge de su interior una fuerza sanadora que le hace elevarse del suelo en un trance de aspecto místico. Aryan, que es el nombre del refugiado, terminará en un hospital donde un corrupto médico descubrirá sus habilidades, sacándole ilegalmente del centro, para utilizarle en sesiones privadas con enfermos capaces de pagar una fortuna con la esperanza de un milagro de este particular ángel. Desgraciadamente para ambos, el policía que le disparó quiere borrar cualquier rastro de su negligencia e inicia la persecución de Aryan antes de que sus poderes le impidan acallarlo.

Jupiter’s Moon disputó la preselección húngara a los Oscars con la brillante En cuerpo y alma, drama romántico con elementos de fantasía. Y aunque no lo logró, la cinta ha gozado de sensacionales críticas en su país y allá por donde se ha ido proyectando. Kornél Mundruczó fue nominado a la Palma de oro por su dirección del film; no es para menos porque, además de una sensacional dirección de actores, el húngaro nos regala algunas de las secuencias más asombrosas y poéticas del cine reciente que han terminado por abrirle las puertas de Hollywood.

El título hace referencia a Europa, la luna de Júpiter, bajo cuya superficie helada, se especula, pueda existir vida. La analogía es clara, pues, la superficie social que encuentra nuestro particular ángel es igual de gélida. Los inmigrantes son vistos como objetos y considerados más como un problema que como personas. La excelente escena con la que se inicia la cinta, así lo refleja: seremos testigos en ella de una trepidante cacería humana donde, con un asombroso plano secuencia, llegaremos a sentir la fatiga y el miedo de correr hacia ninguna parte perseguidos por una policía insensible.

Pero no sólo viviremos esta realidad desde un lado, sino que al cruzar su existencia con la del corrupto doctor que le atiende, ambos comenzarán un recorrido casi picaresco por la sociedad húngara, y por el camino crecerán como individuos. Aryan descubrirá que la vieja Europa no es el mundo idealizado que pensaba encontrar y, por su parte, Gabor (que es el nombre del doctor) descubre en la mirada de un compañero el estado de degradación moral en el que se ha sumido y comienza un camino de redención que pondrá en jaque su cómoda pero infeliz forma de vida. El médico terminará convencido del carácter mesiánico del personaje que quiere vender a incautos con el alarde de sus dotes voladoras.

No hay blancos y negros en la cinta, nadie está exento de obrar mal en Jupiter’s Moon. Su discurso integrador se ve manchado por actos del lado sirio de casi imposible justificación y la ambigüedad en la que nada, hace que el espectador se replantee sus principios en más de una ocasión. Todo un acierto para una película que parece desear que el que se siente a contemplarla invierta sus neuronas en el visionado y saque conclusiones de lo que ve.

Como ya decía anteriormente, el film, es un despliegue visual: cada vez que nuestro querido Aryan comienza a volar, tanto el sonido como la fotografía apoyan el carácter mágico de la acción; el protagonista se mueve como si flotara en agua y su cara adopta la expresión de los ascetas en los cuadros, como si estuviera colocado por alguna droga, mirando desde un lugar donde lo que sucede en el mundo pierde peso y dramatismo. En otros momentos el alarde es más gratuito y parece que Mundruczó incluye esas escenas simplemente como una demostración de su potencia visual, como la sensacional persecución de coche que asombra pero no viene a aportar absolutamente nada a la historia. Son estas ornamentaciones narrativas las que hacen que la cinta llegue a una duración superior a las dos horas y que, en ciertos momentos, el espectador pueda bajar un poco su nivel de atención.

Jupiter’s Moon es cine con grandes dosis de fantasía y buenas escenas de acción pero no es desde luego una película de acción al uso ni una cinta de género palomitera. Los seguidores de los superhéroes, los amantes del terror que asusta e inquieta, o los que busquen quedar fascinados por una intrigante trama plagada de giros, no entenderán a qué tanto revuelo y, aunque puedan disfrutar la experiencia, no les dejará una impronta memorable. Sí que será todo un viaje para aquellos que disfrutan de narraciones complejas en las que no todo se explica. Para gente sensible a los grandes problemas que suscita la globalización y la integración de culturas; también para aquellas personas inquietas con temas religiosos (ateos incluidos) y para los amantes del buen cine que no necesariamente tiene que mantenerte pegado a la pantalla. Por todo eso, y por muchas cosas que siento pero que no me entran en el espacio de una reseña os recomiendo de corazón un viaje a esta luna tan lejana como es Europa.

Imágenes de la película

 photo jupiters_moon_5_zpsluccrued.jpg

 photo jupiters_moon_4_zpsq0aspo2q.jpg

 photo jupiters_moon_3_zps2ej2ygw7.jpg

Lo mejor: Su torrente narrativo y su singularidad a la hora de jugar con lo mágico y lo social.

Lo peor: El director termina por gustarse demasiado alargando y aportando mucho material que es simple vanidad fílmica.

Vuestros comentarios

1. nov 18, 01:05 | Skalope

Gran reseña Tito, todo ha quedado muy bien explicado. Y, estando de acuerdo en todo he de decir, que a mi me agotó Jupiter. Me agotaron los innumerables planos secuencia, me agotó Aryan agitando las manos cuando vuela, me agotó su lentitud en algunos tramos.
Me sabe mal criticar negativamente esta película, porque técnicamente es impecable, tiene mensaje crítico, cuenta con buenas interpretaciones. Pero no se , a mi no me acabó de enganchar. Es jodido eso no?. Que un film te parezca que es un buen producto pero realmente, no te interese. En serio que me sentía raro al acabar la peli.
Por cierto, alguien me puede explicar el significado del niño contando hasta 50, o hasta 100… no recuerdo, al final de la película?. A que vino eso?. Es agotador. Que alguien me lo explique.

2. nov 18, 12:02 | tito Jesús

skalope, yo creo que hay cine que puedes apreciar y no necesariamente disfrutar. creo que la cinta es realmente buena, pero también estoy contigo en que el viaje es agotador. El director se pierde en un alarde constante de virtuosismo… para mi perdonable pero real.
creo que el conteo anuncia la llegada de ese “mesias” como si de un cohete se tratara. pero ni idea

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.