Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Km. 666: Desvío al infierno

Km. 666: Desvío al infierno

El atajo maldito

KM666

Ver ficha completa

  • Título original: Wrong Turn
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2003
  • Director: Rob Schmidt
  • Guión: Alan B. McElroy
  • Intérpretes: esmond Harrington, Eliza Dushku, Jeremy Sisto, Emmanuelle Chriqui, Lindy Booth, Julian Richings, Kevin Zegers, Garry Robbins, Yvonne Gaudry, James Downing
  • Argumento: Un hombre que llega tarde a una entrevista de trabajo cogerá un atajo que acabará lamentando.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

KM666

La primera vez que vi “Km. 666: Desvío al infierno” tenia 14 o 15 años y entre el tiempo que hace y la fumada que llevaba el recuerdo está ya demasiado disipado como para entrar en detalles sobre los comentarios y emociones que un servidor pudo sentir en aquel primer visionado de la primera entrega de la saga “Wrong Turn”, pero hay algo que si recuerdo, y es que me gustó bastante.

Vista hoy en día, y sin una nube de THC que nuble mi pensamiento crítico (ya hace más de siete años que deje los porros), es una película que me sigue gustando, pero por supuesto que las cosas que se ven ya no me impactan como antes ni por asomo. En cualquier caso, intentare ser lo más honesto posible conmigo mismo en esta mi primera reseña del 2020 con la que rompo con la regla (auto-impuesta) de reseñar películas de vampiros.

Chris tiene una importante cita de trabajo en la ciudad, por eso, cuando se encuentra atrapado en medio de un atasco decide coger un desvío muy poco frecuentado. Avanza a toda velocidad por la tortuosa carretera secundaria y al tomar una curva choca con el todoterreno de unos excursionistas que acaban de tener un pinchazo.

Con los coches inutilizados, los seis jóvenes se verán obligados a vagar por el bosque en busca de ayuda. Cuando encuentran una cabaña llena de horribles trofeos y restos humanos, empezarán a sospechar que su accidente no ha sido casual.

Ante el inminente reboot dirigido por Mike P. Nelson (The Domestics, The Retirement of Joe Corduroy) que podría llevar la saga de regreso a los cines, me parece el mejor momento para reseñar este slasher dirigido por Rob Schmidt (Asesinato en Suburbia, Speed of Life) y que cuenta con un reparto que (como en cualquier slasher) en lo referente a las víctimas parecen escogidas más por su atractivo físico que por sus dotes interpretativas (sobre todo las mujeres, o será que yo me fijo más en ellas), y los villanos, pues bastante feos y mal hechos los cabrones, probablemente como resultado de la más estricta endogamia.

Después de un prólogo (totalmente innecesario) en el que nos recuerdan de forma un tanto abrupta que todo lo que sube baja, empieza la peli y nos encontramos ante un importante atasco que, en un intento de sortearlo, Chris Flyn (Desmond Harrington) se alejará de la urbe para coger un atajo que le llevará directo al infierno.

Tras un percance en la carretera de La montaña del oso, un rifirrafe y algunas presentaciones, llega el porro, el sacate la porra y (tras una muerte bastante disfrutable) la cabaña en el bosque. Llegados a este punto, cualquiera pensaría que se trata del típico slasher (bienvenido sea), y es cierto que tópicos no le faltan, pero en lo referente al sexo y las drogas son solo un par de detalles nada explícitos (en ese sentido le falta atrevimiento) y al final se inclina más hacia el Survival Horror que hacía el slasher (de hecho, algunos ven en ella una especie de Matanza de Texas, y la verdad que razones no les faltan)

En cuanto al escenario, cero pegas. Los bosques de Virginia Oeste son preciosos y se integran a la perfección en la película haciendo de ellos un elemento más a tener en cuenta (mucho más allá de la simple belleza paisajista) por su implicación directa en algunas de las situaciones (en ocasiones, de vida o muerte).

El interior de la cabaña de los caníbales no puede ser más sórdido. En ella todo está sucio y desordenado. Los bienes materiales de sus víctimas se amontonan entre restos de las mismas… lo que vemos dentro, lo más heavy de la cinta.

Los tres caníbales, además de feos y mal hechos, son excelentes cazadores. Armados con arcos, hachas y machetes le pondrán las cosas difíciles a sus presas con las que puede que igual hasta consigáis empatizar. Mi caníbal preferido, (dicho sea de paso) es Tres dedos (Julián Riching) por lo mucho que disfruta cazando y la risa de hijo de puta que tiene.

Y eso es todo ;)

KM666

KM666

KM666

Lo mejor: Tres dedos, las chicas, el cadáver mutilado de Francine.

Lo peor: La falta de atrevimiento en lo referente al sexo y las drogas.


Vuestros comentarios

1. ene 28, 04:13 | rodrigo

la mejor de la saga

2. feb 11, 13:43 | game of trolls

si se hiciera una juntada con todos los asesinos del cine de terror (freddy, jason, mike myers, etc) los tres asesinos de esta pelicula ni serian invitados siquiera o sino solo para burlarse de ellos porque son cualquier cosa menos intimidantes.
los dos grandotes dan mas asco y rechazo por su capacidad de juntar mugre en su cuerpo como si ese fuese su unico poder adquisitivo (ni me quiero imaginar como andaran por alli abajo, buacala) y el petisito apodado “tres dedos” ademas de sonar como una hiena a la que le hacen cosquillas en las bolas parece freddy despues de someterse a una sesion de quimioterapia. ¿miedo? mas bien risas contenidas y bastante crueles para estos pateticos paletos pueblerinos.
conclusion = vean estas peliculas si quieren ver gente siendo asesinada y… eso es todo (reseñador dixit).

¿que ser monstruoso seria el mas perverso de todos?
el vampiro. ¿por que?
porque en un momento de necesidad serian los unicos en chupar un tampon usado.

3. feb 11, 14:40 | ⛧Chupasangre⛧

Game of Trolls, pues en “It Stains the Sands Red” sale un zombie haciendo eso mismo ;)

4. feb 12, 11:07 | game of trolls

chupa sangre = redoblo la apuesta de eso que vos dijiste y la subo con:

www.vimeo.com/370414092

atencion a los 02:28 y 02:59.

NOTA PARA EL RESTO DE LA GENTE: puede causar mucho asco si sos impresionable pero deben saber que el rock del bueno es asi: sucio y pervertido.

“it tastes like babies swimming down my throat” (una actriz porno a la que le acabaron en la boca)

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.