Estás aquí: Página de inicio » Libros » La Chica del Tren

La Chica del Tren

Resacaso Thriller Killer

 photo tren_interior_zpsqgmkow2o.jpg

PAULA HAWKINS

Paula Hawkins (26 de agosto de 1972) nació y creció en Salisbury, Rhodesia (actualmente Harare, Zimbabwe). Su padre era profesor de economía y periodista económico. Se trasladó a Londres en 19893 cuando tenía 17 años y más tarde estudió filosofía, política y economía en la Universidad de Oxford. Trabajó como periodista para The Times, en su sección económica y más tarde para varias publicaciones como autónoma. Hacia el 2009, comenzó a escribir novelas románticas con el seudónimo Amy Silver, pero sin alcanzar el éxito comercial hasta que en 2015 publicó “La Chica Del Tren”. Tardó seis meses, trabajando de forma intensiva en escribir este libro, en un momento en el que se encontraba en dificultades financieras, que le llevaron a pedir un préstamo a su padre para poder culminar su trabajo.

EL ETERNO RETORNO FERROVIARIO

¿Estabas en el tren de las 8.04? ¿Viste algo sospechoso? Rachel, sí. Rachel toma siempre el tren de las 8.04 h. Cada mañana lo mismo: el mismo paisaje, las mismas casas? y la misma parada en la señal roja. Son solo unos segundos, pero le permiten observar a una pareja desayunando tranquilamente en su terraza. Siente que los conoce y se inventa unos nombres para ellos: Jess y Jason. Su vida es perfecta, no como la suya. Pero un día ve algo. Sucede muy deprisa, pero es suficiente. ¿Y si Jess y Jason no son tan felices como ella cree? ¿Y si nada es lo que parece? Tú no la conoces. Ella a ti, sí.

Veracidad y empatía son los dos elementos clave para que una obra logre cautivarnos. El primero consiste en respetar la lógica interna de la trama dentro del contexto presentado. No importa que nos encontremos ante un film de imposible ciencia ficción mientras su desarrollo nos resulte creíble, pero si en la misma hay algún elemento discordante enseguida nos saltarán las alarmas de la lógica narrativa, como por ejemplo si a algún iluminado le diera por hacer una nueva versión de “Aliens, El Regreso” en la que nuestros queridos xenomorfos aparezcan luciendo armaduras y portando fusiles de plasma, aunque casi es mejor no dar descabelladas ideas en vista de la chapuza ideada por Ridley Scott con su “Prometheus”, a ver si ahora con la anunciada segunda parte se deja el abuelo de chocheos cinematográficos. O bien si estamos vendo una “Space Opera” donde un simple “Stormtrooper” resulta ser un maestro del sable láser a la altura del villano del film, que por cierto asusta más con la más cara quitada que con ella (tome nota señor Abrams).

El segundo y no menos importante reside en lograr una conexión emocional entre protagonista y espectador de manera que éste se sienta en cierto modo identificado con aquél, siendo capaz de comprender su comportamiento y decisiones por muy discutibles que en la pantalla puedan resultar. Si logramos que los personajes nos caigan “simpáticos” y estén dotados del suficiente carisma habremos logrado nuestro objetivo, llegando incluso a extremos surrealistas en los que se produce cierto “Síndrome de Estocolmo” cinematográfico cuando idolatramos como héroe de la función a quien debería ser en principio su villano como ocurre con los carismáticos “Jason Voorhees” o “Freddy Krueger”.

 photo tren_caratula_zpsazph29l7.jpgPues bien, nuestra protagonista femenina cumple a rajatabla con ambas premisas pues nos encontramos ante una mujer en plena crisis existencial y material. Una antiheroína moderna desahuciada de sí misma que ha convertido su vida en una miserable diletancia en busca de un golpe de fortuna que cambie el rumbo de su destino mientras navega a la deriva bajo la ignominiosa compañía de una cada vez más alarmante alcoholemia. Rachel necesita ayuda urgentemente y cuando comprende que nadie salvo ella misma será capaz de ofrecérsela, decide ponerse manos a la obra del modo más peregrino posible, inventándose una detectivesca realidad alternativa con la que evadirse de la mediocridad que la rodea.

Pero obviamente, como suele ocurrir en estos casos, lo que comienza siendo un inocente juego de investigación con el que tratar de mantener su mente alejada de la bebida, se torna muy a pesar suyo en un peligroso juego entre presa y depredador en el que a la pobre Rachel le toca una vez más desempeñar el papel más vulnerable… Hasta que decide dejar de autocompadecerse. Porque ahora las víctimas pueden ser otras y de sus pesquisas no sólo estará en juego su vida sino de la todos aquellos que la rodean y a los que sin pretenderlo ha convertido en objetivos de un criminal tan maquiavélico como carente de escrúpulos.

En definitiva nos encontramos ante un brillante ejercicio de novela negra a ritmo de trepidante “thriller” en el que Paula Hawkins nos somete a un calculado juego del gato y el ratón en la mejor línea de Agatha Christie, pero actualizando conceptos de modo que las peripecias de Rachel aún distando mucho de las realizadas por los grandes del género, nada tienen que envidiarle a los métodos expeditivos de Raymond Chandler, pues nuestra aguerrida protagonista suple su falta de rudeza física con una candidez tan pedestre y un cínico sentido del humor que termina por conquistar el corazoncito del fan más irredento del gore extremo. Estamos pues ante una novela sin estridencias hemoglobínicas, por la sencilla razón de que no necesita auxiliarse de tan banales recursos para crear una constante tensión narrativa, tratando con sumo respeto y realismo las enfermedades más terribles de nuestro siglo como son la soledad y las adicciones en las que recaemos para combatirla. “La Chica Del Tren” nos otorga una lección de vida, que está llena de segundas oportunidades aunque no sepamos apreciarlas a simple vista y abre la vía a la necesaria redención de sus personajes, todos ellos imperfectos y hasta por momentos censurables pero por ello mismo tremendamente humanos. Esperamos con tremenda expectación su anunciada adaptación cinematográfica que cuenta con un espectacular reparto a la altura de las circunstancias.

Felices Pesadillas, Almas Oscuras.

Vuestros comentarios

1. abr 23, 12:51 | Bob Rock

¡Cómo no podía ser de otra forma! El día del libro nos regala otra de sus acertadas disecciones el gran MASP. Gracias tío!!!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.