Estás aquí: Página de inicio » Críticas » La cura del bienestar

La cura del bienestar

Weird Menace tras una cortina de estilismo

La Cura del Bienestar Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: A Cure for Wellness
  • Nacionalidad: Estados Unidos, Alemania | Año: 2016
  • Director: Gore Verbinski
  • Guión: Justin Haythe
  • Intérpretes: Dane DeHaan, Jason Isaacs, Mia Goth
  • Argumento: Un joven ejecutivo viaja hasta un remoto sanatorio en los Alpes para traer de vuelta al dueño de la compañía donde trabaja. Allí pronto será enredado en un juego de experimentos y dudas.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

 photo LCDB_Interior_zpslyymjqxk.jpg

Lockhart es un despiadado ejecutivo agresivo al que es encomendada la tarea de traer de regreso a Nueva York a un miembro del consejo para la firma que trabaja, Pembroke, sin el cual la próxima fusión no sería viable. El buen hombre anda recluido en los Alpes Suizos, más concretamente en un sanatorio donde le han enseñado a rechazar las maldades de una sociedad capitalista. Ni corto ni perezoso, Lockhart se presenta en el sanatorio, construido sobre las ruinas del castillo donde un barón fue atacado por los aldeanos debido a sus experimentos y tendencias incestuosas, descubriendo sorprendido la reticencia de Pembroke por volver al mundo de los placeres económicos. Además, debido a un aparatoso accidente, nuestro joven ejecutivo termina por quedar también atrapado en el sanatorio, conociendo durante su encierro a una extraña chica, que no se llama Mari Pili, afectada por una enfermedad sin síntomas aparentes. Entre los dos intentarán desentrañar el origen de la cura ofrecida por el gerente del local, el Doktor Volmer, un hombre decidido a regalar la felicidad a sus cliente, mucha agua mediante, por un precio entre la locura y la sumisión.

“La Cura del Bienestar” era uno de los estrenos más esperados del año. Para algunos por tratarse de la vuelta al terror, ojo porque realmente hablamos de un thriller, de Gore Verbinski tras su conocido remake USA de “The Ring”, el cual no es que sea especial santo de mi devoción, todavía no he sabido ver qué aportaba su versión a un espectador curtido en la saga nipona. Para otros, entre los que me cuento, la espera se hacía dura debido a un espectacular y bellísimo tráiler, potenciando sabiamente la faceta misteriosa del guión mediante una sucesión de tomas donde un sanatorio con reminiscencias art decó nos quería hacer recordar los buenos tiempos de principios de siglo XX, póngase un sayo burgués para entendernos. Precisamente se suponía un caramelo de temática pulp cuyo destino eran los conocedores de esta corriente popular, venida a más con el paso de las décadas. Algunos que queremos ver primigenios hasta en las piscinas de aguas termales.

Y la verdad que lejos del nihilismo en que quiere envolverse la trama durante sus compases iniciales, “La Cura del Bienestar” es una muestra pura y dura de weird menace, nada que ver con Lovecraft. Probablemente más estilizada de lo que el subgénero ha ofertado, pero claramente volcada en provocar el shock del espectador antes que profundizar en devaneos mentales. ¿Un barón incestuoso oculto en los Alpes suizos? Pellízquenme si han sabido encontrar un crisol intelectual inspirador en esta historia: Ni Bakunin ni ambición ciega ni ostias, la absolución socialista no se cura con esencia de miembros del consejo administrativo…

La weird menace nacía en las revistas baratas norteamericanas de finales de los años treinta, y de forma efímera presentaban cantidades ingentes de carnaza –bien sexual, bien violenta– para solaz de una clase obrera que buscaba a villanos dementes, con especial predilección por los doctores chiflados y/o orientales, torturando a inocentes jovencitas que finalmente eran rescatadas entre fuegos de artificio. Antes de llegar a este épico final –independientemente de que la escenografía fuese más propia del terror, la ciencia ficción o, especialmente, la novela negra– la trama nos presentaba un misterio que tenía todos los tintes de pertenecer al mundo sobrenatural. Aunque las causas de los desvelos de los protagonistas solían tener un origen más mundano y, por suerte, también macabro. Pues la weird menace nunca escatimaba en cuerpos desmadejados y aberraciones sexuales. Para más información os conmino a la lectura de “Las cámaras del horror de Jules de Grandin”, “Las Estrellas mueren de noche” o “Los hombres topo quieren tus ojos”, entre otros, todos ellos de la editorial Valdemar.

Bien, entender los pilares de este subgénero proporciona una sugerente perspectiva de lo que ocurre en esos compases finales de “La Cura del Bienestar” que tanta polémica han causado. ¿Brocha gorda? ¿Agujeros argumentales? ¿Abuelos zombis? ¿Personajes shakesperianos? ¿Excesos visuales? ¿Sobredosis de anguilas? ¿Fuego purificador? ¿Dientes machacados? ¿Sectarios inmortales con afición a los bailes de salón? ¿Frases ominosas requeridas de jubilación? ¿Tetillas? ¿Zonas prohibidas abiertas al público? Pamplinas a patadas… una ración descompensada si la ponemos frente al espejo de la primera hora de metraje, donde la quietud y el misterio intentan llevarnos por la vía de Scorsese para rubricar una nueva “Shutter Island” expurgada del bisturí psicológico: ¿a alguien se le ha escapado el parecido físico entre Dane DeHaan y Leo DiCaprio? Objetivo en absoluto cumplido, pues la soberbia ambientación, para mí no es un problema, se invierte en tintes de serie B, a lo mejor un hecho molesto para los consumidores de cine comercial. Verbinski intenta de forma demasiado obvia presentar una obra maestra, ahogándose en su propia intencionalidad, pues da mayor prioridad al desarrollo visual del largometraje que a una narrativa de cualquier tipo. Por suerte no se pierde en amaneramientos más allá de lubricar nuestra retina hasta dejarnos catalépticos, siendo el verdadero protagonista de este cuentecillo grotesco el sanatorio donde tiene lugar la acción.

En realidad el precio de este preciosista mirador me ha parecido excesivo, desde luego los cuarenta millones de presupuesto no han sido invertidos en redactar el guión, hablo de que el metraje se extiende a dos horas y media. ¿Para qué? Sí, medianamente solventadas por una banda sonora exquisita y la majestuosa fotografía de Bojan Bazelli, ¡pero vaya si se alargan varias escenas de forma innecesaria!* Y ese ansia por demostrar que bonita es su película termina perdiendo a Verbinski, el cual pone la quinta marcha de forma demasiado brusca, perdido en su propia trampa, alejándolo precisamente de la obra maestra que tanto y tanto perseguía.
Quizás por todo ello, ese tremendo desequilibrio entre el qué y el cómo (¿qué se podía esperar del guionista de “El Llanero Solitario”?), ha sido bastante atacada en cuanto a su apoteósico final: desquiciado y claro deudor del grand guignol, aunque mucho menos sangriento. A mí no me hubiese supuesto tanto problema su lado incoherente y chabacano –¡qué soy un yonki de la italocaspa!–, pero alargar el chicle me hizo beber de manera distante esa depravación gratuita, sacada probablemente de los abismos más infames de la tradición gótica.

En cuanto a sus intérpretes, dudo que se sientan muy cómodos en sus personajes, a excepción de un sorprendentemente sarcástico Jason Isaacs (“El Patriota”, “Black Hawk Derribado”) como Herr Doktor. Demasiado apegados a los tópicos, no son estos caracteres los que un profesional aborde con demasiado interés, a pesar de una jugosa paga. Con todo, la experiencia geriátrica del elenco redunda en trabajos odontológicamente funcionales. Habida cuenta del protagonismo de la institución alpina, los secundarios saben estar a la altura de la imponente construcción incluso en los momentos menos lógicos. Por ejemplo cuando la resolución del misterio, que ha traído al señor Lockhart hasta Suiza, desvela menos secretos que el zumo de limón, aderezado por un empacho de anguilas que resulta tan gratuito como trasponer la actualidad a un entorno más propio de finales del siglo XIX.
Belleza montañesa, por otro lado, más agradable de ver que la otra atracción de este circo: Mia Goth, una muchacha de veinticinco años que parece tener diecisiete, y en esa suerte de pecado virginal –¡menuda campaña de marketing!–va consiguiendo papeles a pesar de no ser más que otra actriz de cara aniñada y ojos grandes sin talento. Espero tragarme estas palabras tras el estreno de otro innecesario remake, “Suspiria”, donde la chica gótica de turno tendrá sus cinco minutos de gloria.

Concluyendo, Verbinski acierta a medias y consigue arrancarme una sonrisa interpretando sus excesos, algo de prepotencia hay en segundo plano, como un reflejo de la weird menace tan cazurra como divertida que he llegado a apreciar con los años. Aunque el camino sea largo y tortuoso, tanto como ascender un pico para beber de las límpidas aguas que esconde, encima tóxicas, las vistas son tan jodidamente hermosas que protegen nuestro cerebro del mal de altura. Que las anguilas no terminen de suponer un papel relevante en este baño se puede perdonar siempre que dejemos las expectativas al nivel de una curiosa serie B con acabados de platino. ¡Si el parque acuático es divertido apúntenme sin miramientos!

La presunción hortera de un barón suizo nunca perteneció tanto a los campesinos que exprimió hasta la muerte…

Imágenes de la película

 photo LCDB_1_zps8edlliki.jpg

 photo LCDB_2_zpsg0funeul.jpg

 photo LCDB_3_zpsdwqmgocq.jpg

Lo mejor: El sanatorio, espectacular de por sí y filmado con toda el poderío de los millones de dólares.

Lo peor: Más de 140 minutos para contar la misma historia pulp de siempre.

Vuestros comentarios

1. may 29, 23:09 | Omar

Si algo me ha detenido a ver esta película desde su estreno en cines hace meses es su excesiva duración.

Con un 3/5 de mi amigo Bob, creo que le dare una oportunidad, aunque se me vaya media tarde XD

2. may 29, 23:29 | Bob Rock

Omar.- ¿Qué tal amigo? Como ves aquí seguimos al pie del cañón. Antes de meterte en 140 minutos, por cierto no veas el tráiler y así disfrutarás mejor de la ambientación, asume que argumentalmente su final podría estar a la altura de cualquier película de la Full Moon, salvando la distancia de medios. Eso sí, tiene una punto “loco” que a mí me vino bien, sobre todo porque no me la tomé muy en serio. A ratos, tan largos son un par de tramos que no aportan nada a la historia, perdí la atención, pero oye… aunque sólo sea por el bonito edificio: merece la pena intentarlo. Pulp de gran estética.

Suerte, amigo!

3. may 30, 00:35 | Godsdog

Jajajaja que bueno!
Me he pasado toda la lectura de la review sonriendo. Gracias Bob, había tenido un mal dia y me has arrancado una sonrisa.

Pues mira, creo que en cierta manera tienes razón. Y si me pongo tiquismiquis a mi también hay cosas que me patinan. Demasiadas quizás, pero era tan potente en lo visual que lo pasé por alto. Oye, yo la disfruté mucho. Supongo que fué por sus rarezas y planos memorables aunque fueran gratuitos. Mira, en cambio a mi SHUTTER ISLAND me pareció una mierda como un piano. Jajajaj

——————————
SPOILER

Cuando el coche tiene el accidente y la cámara vuelca dentro de él es brutal.

Cuando le meten las anguilas por el embudo en la boca mientras está metido en el pulmon artificial es memorable. Jajajajja

Cuando los viejos se levantan de sus sillas en el comedor para increpar al muchacho, mas que pena, da risa.

Cuando van al pueblo da pena, pero pena pena de llorar. Toda la secuencia del pueblo es de vómito. Y laaaarga. Jajajajaja ¿Que el señor Verbinski no vió CALVAIRE y su secuencia surrealista de los pueblerinos en el bar con el pianista?

El doctor nosequé, muy mal dibujado. Ni por papel ni por interpretación. Me inquieta más el actor que hace de ayudante. Tremendo.

Y el final de la chica en la cama y el cambio de cara es muy patético. Jajajajja

FIN SPOILER
———————————

Ya ves Bob… Todo y con esto me gustó. Y bastante.
Lo de la quinta marcha ha sonado a venganza. Me ha encantado!
:P

Mia Goth tiene su que. En NINPHOMANIAC de Lars Von Vostezos Trier también. Y en la nueva SUSPIRIA ya verás tu! Jajajjajajaj

En cuanto a literatura, gracias por esos 3 títulos de Vlademar. Tomo nota!

4. may 30, 00:39 | Godsdog

Ah, se me olvidaba!… Que desaprovechada está la “sub-historia” de la chica de recepción. Que tiene un rol super inquietante, sale 2 veces, y no tiene continuidad. Lástima.

5. may 30, 10:22 | tito Jesús

esta película me pareció una mezcla entre Traitement de choc (película a reivindicar) y el fantasma de la ópera y “Horizontes perdidos”. Todo muy pup, todo muy confuso y con una potencia visual, tan grandilocuente, que hace que las partes que no funcionen sean terriblemente ridículas.
La dinámica que desarrolla la trama es tan reiterativa… a los 30 minutos pensaba: Dios mío cuantas veces se va a tratar de escapar este señor? y cuantas veces le van a pillar?
El escenario, la fotografía y todo lo técnico merecían algo mejor planteado. No se si para mi lleva al aprobado. Además su duración se antoja eterna.

6. may 31, 20:02 | AZOTE

Cuando parece que te puedes tomar la película en serio como algo así de medio misterio llegan escenas como la de la paja, la del baile en la taberna, los “zombis” rodeando al prota en el comedor… vamos, que siempre hay por ahí una chorrada acechando. Una lástima porque la fotografía y la dirección merecen la pena pero la historia es un churro descomunal.

Y lo del prota también lo pensé hamijo, tiene todas las papeletas para reemplazar al DiCaprio, mientras que la chica pues está para lo típico, para salir medio en bolas en el trailer, lucir transparencias e ir del rollo virginal que tan cachondo suele poner a la crítica, pero me parece que ni por esas.

7. jun 5, 04:55 | maymay74

A mi si me gustó. Si fuera menos larga me hubiera gustado más.
Me recordó a esas películas góticas de los 60s de la Hammer. Un cuento que se ve bien.

8. jun 5, 06:55 | Luna

A mí Dane DeHaan me gusta mucho como actor, prometedor, así que la anoto en mi lista para verla pronto!

9. jun 6, 00:45 | Vael

Lo has expresado perfectamente. Por lo que veo a todos nos parecio mas o menos lo mismo. Demasiada duracion para contar semejante historia. Lo cual no significa que no me guste la historia, pero no da para dos horas y media. Tu lo has dicho, se pierde demasiado en el desarollo visual y no creo que fuera necesario. Bonito y agradable a la vista, si, pero innecesario. De hecho, me hizo perder el hilo en varias ocasiones.

Por otra parte, tambien me vino a la cabeza Shutter Island durante su primera hora. Es curioso.

10. jun 12, 14:23 | Estrenos2017

Lo primero es que te esperas es algo más de terror psicológico y se queda en un thriller de ficción. La actuación de Dane DeHaan me parece excelente, me recordo muchisimo a la de Leonardo DiCaprio en Shutter Island.

Coincido con todo lo dicho, la duración es excesiva y con hora y media habría bastado para contar la historia, para mi gusto demasiado lenta. Y el final, puffff una versión mediocre de “El fantasma de la Opera”. Dos horas y media de película para eso.

La fotografía es muy buena, con esas vistas impresionantes de los Alpes.

11. jun 12, 17:46 | Draghann

Todo se puede resumir diciendo que son dos horas y media de aburrimiento. Han estirado más el guión (flojo por otra parte) que la cara de la Preysler. Y sí, es verdad como se dice por ahí arriba que la fotografía es la leche pero eso es todo lo interesante de la película…

En conclusión, un coñazo de preocupar.

Un saludo!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.