Estás aquí: Página de inicio » Críticas » La piel fría

La piel fría

Adaptación templada

la piel fria

Ver ficha completa

  • Título original: La piel fría
  • Nacionalidad: España | Año: 2017
  • Director: Xavier Gens
  • Guión: Eron Sheean, Jesus Olmo
  • Intérpretes: David Oakes, Ray Stevenson, Aura Garrido
  • Argumento: En una isla en mitad del océano, dos hombres se defienden del asedio de unas extrañas criaturas marinas.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

 photo piel_fria_1_zpsjncmck2k.jpg

Lógicamente leer y ver cine son cosas distintas. Las palabras escritas arrastran nuestra mente por senderos y reflexiones de mayor calado. Las palabras se mezclan, incluso en muchas ocasiones se alojan para siempre, en nuestras experiencias y vivencias personales, enriqueciendo al lector página a página y, si la química entre autor y el que sostiene el libro funciona, se produce un viaje imborrable.

El escritor y antropólogo catalán Albert Sánchez Piñol, ha regalado uno de estos viajes a millones de lectores de todo el mundo con La piel fría. Su combinación de aventura, fantasía y reflexión social, revestida del estilo poético propio de la literatura de principios del XX, cautiva y engancha y nos trae el aroma de obras como Solaris de Lem, El corazón de las tinieblas de Conrad, La casa en el confín del mundo de William Hope, e incluso un poco del Arthur Gordon Pym de Poe. No es de extrañar que el anuncio de su adaptación a la gran pantalla nos sumiera a los seguidores de la obra en la ilusión de revivir la aventura de la isla y a la vez el miedo de que la experiencia nos dejara como la piel de los seres de la isla: fría.

Un joven acude de reemplazo a una remota isla con el fin de hacerse cargo de los datos de su estación meteorológica. La isla sólo tiene una cabaña, que será su hogar, y un faro en el otro extremo de su superficie. El faro está habitado por el arisco Gruner (en el libro Batis Caffó) que ha blindado todo el perímetro del edificio valiéndose de estacas y otras trampas. En la primera noche nuestro protagonista comprenderá los motivos de semejante defensa pues la isla sufre, al caer el sol, los incesantes ataques de criaturas abisales. Gruner y su nuevo compañero unirán fuerzas para combatir, noche tras noche, a las hordas anfibias. Creando un particular triángulo de relaciones, un espécimen femenino que vive sometido por el farero hará que los deseos, convicciones y las lealtades se tambaleen.

Resulta complicado mantenerse ecuánime a la hora de juzgar esta cinta. Mis afectos respecto a la obra que retrata, mis impresiones sobre la misma y la forma en que la construí en mi cabeza, dificultan la imparcialidad. El sofisticado plano con el que inicia la cinta: el seguimiento de unos delfines que acompañan el casco de un barco y en el que la cámara, valiéndose de las técnicas digitales, va desde el fondo marino, en un vertiginoso traveling, a la superficie y la presentación del personaje en cubierta; marcan a las claras el carácter de producción cuidada y lujosa. También dibuja una artificialidad que se mantendrá en todo el metraje y cuya conveniencia será decisión del espectador. Señalemos que resulta agradable y sorprendente que en una cinta en la que gran parte de la acción se desarrolla en penumbra se haya logrado una paleta de colores tan luminosa y nítida, aunque nuevamente aporte al resultado un carácter artificioso que acentúa una puesta en escena fabulante. La cabaña, el faro-fortaleza, el manuscrito, todo en general tiene el color y el aspecto de una atracción de feria falsamente real, de una lustración preciosista, tal vez un poco steampunk. Un ejemplo de esto es el encuentro del manuscrito del anterior oficial que descubre el protagonista: sus hojas muestran un envejecimiento de juguete, una caligrafía demasiado ordenada y unos dibujos más propios de un videojuego que de un naturalista de principios del siglo XX. Ya el libro tenía el aroma de un cuento, pero en este caso, pese a la insistencia en la fidelidad con el original, una buena parte de la magia se ha perdido. Y es que en La piel fría eran el verbo, los adjetivos y la forma en la que se construían las reflexiones de este protagonista sin nombre, donde se encontraba la mayor parte de su magia… Por suerte o por desgracia, que también va en gustos, la película pasa, de cuando en cuando, a la voz en off del oficial para describir sus estados de ánimo y entonces es cuando la obra Piñol entra en vena en el espectador. Personalmente me hubiera encantado que todo hubiera transcurrido narrado a lo The Last Will and Testament of Rosalind Leigh; pero esto es cine, y comprendo que la gran mayoría de los espectadores no leerán el libro y con ello seguramente encontrarán mucho más enriquecedora la cinta.

Dirige Xavier Gens, uno de los abanderados del que se denominó Nouvelle Horreur Vague, corriente que terminó diluyéndose al poco de aparecer. Gens se despoja para la ocasión del desparpajo y locura de sus obras más aplaudidas (Frontiers y The Divide) para optar por una narración clásica dominada por una excelente fotografía y una edición serena que sólo se excede en los momentos de acción más frenéticos. El resultado a veces nos recuerda al western clásico y en otras ocasiones a aquellas producciones Disney adaptando a Julio Verne (que de eso también hay mucho en el libro).

Los dos personajes humanos son interpretados con acierto. David Oakes hace un buen protagonista y logra sujetar los abundantes momentos sin diálogos de la cinta. Por su parte Ray Stevenson defiende bien al cruel a ratos, enternecedor a otros, Gruner, protagonista encubierto de la historia pues es el desencadenante de todos los giros. La tercera en discordia es Aura Garrido interpretando a la anfibia Aneris (sirena al revés) cuya calidad interpretativa a veces es imposible de juzgar bajo las capas de latex, lentillas y maquillaje que conforman su aspecto, pero decir que es todo lo que se puede esperar de una criatura que tiene que inspirar a la vez ternura, rechazo y deseo. Señalemos también la presencia de otro protagonista inanimado: el faro. Su haz de luz giratorio sirve tanto para intrigar al espectador revelando más y más criaturas en cada vuelta, como para que al cruzar con el eje del espectador descubramos el tiempo inhóspito de la isla, o para establecer un símil entre su estado y la relación de los tres personajes.

En lo tocante a entretenimiento podemos afirmar que la película es sumamente dinámica y que lo reiterativo de algunas situaciones de la novela, en esta ocasión, se han pulido y mejorado gracias a la magia de encuadre y la planificación de escenas.

Concluiré opinando que Gens ha sabido exprimir a fondo el libro de Piñol y traer su historia a la pantalla. Pero, siendo él quien es, yo esperaba un tratamiento más oscuro y gótico de la trama, con un acercamiento sexualmente más osado a la figura de Aneris y una reflexión sobre los temas que trata el libro (soledad, colonización, miedo y comunicación) más adulto que el que acostumbra el entretenimiento taquillero. En cualquier caso y a pesar de mis reticencias es un resultado notable.

Imágenes de la película

 photo piel_fria_5_zpswtwmxdsr.jpg

 photo piel_fria_3_zpszqtrssjy.jpg

 photo piel_fria_4_zpsyswxil1h.jpg

Lo mejor: Excelente calidad técnica y una localización sensacional.

Lo peor: Nos perdemos mucho de lo que no se dice en la novela. Demasiada artificialidad en la puesta en escena.

Vuestros comentarios

1. oct 14, 08:28 | Sissyphus

Pues realmente es una lástima ver que desluce…..Aunque como con casi todo en este mundo,todo suele ser al fín y al cabo una cuestión de subjetividades. Y de cómo cada uno percibe las cosas. Me suelo fiar bastante del criterio de los articulistas de esta página. En más de una ocasión ha coincidido con el mío respecto a filmes ya vistos,y en otras me ha anticipado bastante lo que tras verlos,opinaría de ellos.

“La Pell Freda”,me encantó. Fue una compra fortuita en una librería de aeropuerto,que devoré con fruición en mis ratos libres y de vuelo,en un fín de semana que me desplacé a la capital a un seminario de artes marciales. No conocía nada acerca de ese libro,ni a Sánchez Piñol.

Una historia en apariencia simple y minimalista (un faro,tres habitantes,y un transcurso cíclico en bucle pero con con acontecimientos que transforman al protagonista ),una situación que flirtea con atrevidos hechos y cuestionamientos de un par de cosas……….Y lo mejor de todo: Una novela que antes de llegar a su primer cuarto,te obliga a pensar un “esto se merece una película.”. Es más,estoy seguro que la mayoría mientras la leíamos,visualizábamos mentalmente la isla,el faro,al irlandés prófugo,a Battís Caffó,a Aneris,y a los “granotots” (a saber cómo se les llamará en la cinta,jajajaja) talmente como si estuviésemos viendo una película.

Por lo visto,a Sánchez Piñol le ocurrió lo mismo pero a la inversa,según se cuenta,al visitar el set de rodaje. Felicitando a Gens y al equipo por conseguir plasmar bastante fielmente lo que él tenía en su cabeza mientras escribía la novela. Supongo que sobretodo,a nivel visual. A saber cuál será su veredicto tras ver la película completa.

Compré y leí “La Pell Freda” poco menos de un año de salir a la venta,y ya entonces se contaba en foros que Piñol había conseguido vender los derechos para una adaptación cinematográfica. Me pareció justo y una gran idea. Desde entonces,se sucedieron las cancelaciones de proyecto,los cambios de director,y los reinicios de proceso……Y así hasta que finalmente,el de Gens está ya aquí,a una semana de su estreno en pantalla grande.

Con los años,he aprendido a contener mi entusiasmo respecto a adaptaciones e incluso al cine,en sí. En unos tiempos de excesiva sequía de ideas,fusiladas irreverentes,pielfinismo agudo,y espantosa falta de detalle y creatividad (a eso no huele esta adaptación,al menos,en un principio). Me ahorro chascos,y quizá sólo por ello puedo ver más de una producción actual. Ojo,que bien sabemos que hay de todo,y a veces muy gratas sorpresas entre algunos filmes que difícilmente se estrenan en cines. Para esta adaptación en concreto,si no fácil,Gens tenía unos cuantos elementos con los que en un principio ganaba media partida: Una localización lo más perfecta posible,unos personajes mínimamente bien escogidos y que a poco que hayan tenido que leer la novela claven bien su papel,y quizá………….Un uso inteligente de los actuales CGI para llevar a la pantalla los sistemáticos asaltos nocturnos de la horda “profunda”. Hoy día,posible de manera correcta en comparación con el problema que podía haber sido años atrás.

Pero por encima de todo (o en gran medida al menos),lo que no se puede edulcorar o hacer de menos,es lo del tormentoso triángulo “amorosobestialista” entre los dos humanos y la criatura femenina. Por lo escabroso,por los dilemas generados,por cómo ello modula el juicio de la situación e intencionada voluntad de resolución del conflicto con los monstruos por parte del irlandés,por lo doloroso de verse enamorado de un ser que jamás podrá profesar hacia él lo mismo por sus evidentes limitaciones y diferencias con un concepto humano o incluso “mamífero” de la atracción y el amor………..

Si ahí la película de Gens “desinfla”,mal asunto. Ese elemento llega a ser la columna de la obra literaria,y no puede ser despojado de importancia,relevancia e intensidad en el filme. O si lo hace,si finalmente es así,se le despojará de algo esencial,que hacía pensar sobre la novela (e incluso releerla tiempo después) mientras y después de leerla. Vamos,que es dejar coja a la película. Digo yo,que si un realizador decide pasar por alto eso,por aquello de quizá plantear algo un poco heavy en términos de corrección y pacatismo generalizados en nuestra querida sociedad actual, sabe el primero que le quita “mojo” al tema. Demasiado “mojo”,quizá….

Con todo y con eso,estaré en el cine de estreno. Y más que seguramente,leeré de nuevo la “Pell Freda” después.

Un saludo.

2. oct 14, 15:08 | tito Jesús

Sissyphus espectacular tu análisis. Me encantaría decirte que te equivocas pero no es así; el problema de la adaptación cinematográfica es precisamente el de dibujar el triángulo amoroso hasta dejarte con la duda de si realmente se produce una relación entre el anfibio y el nuevo habitante. El lunes se pasa en la Academia de Cine ojalá estuvieses en Madrid y así te invitaba a salir de dudas.

3. oct 14, 15:15 | donnie_darko

Buenas… entonces para los que no hemos leído el libro es preferible que sigamos así y que disfrutemos de la peli sin ninguna idea previa?

Saludos.

4. oct 14, 16:21 | tito Jesús

Amigo Donnie Darko es un buen debate ese!!! Cómo la gente por lo general le poco y es mucha la producción literaria, el cine tiene la suerte de que la mayoría de las personas ven las películas sin haberse leído la novela que adaptan, con lo cual no existe punto de comparación. Para mí son muy pocas las películas que están al mismo nivel que sus novelas. Y aunque como digo en la reseña son cosas que no hay que mezclar, lo cierto es que todos lo hacemos.

5. oct 14, 18:57 | Sissyphus

Tito Jesús:

Pues desgraciadamente,mi más pesimista recelo hacia esta cinta,parece que se cumple si no se ahonda suficiente y lo más explícita aunque naturalmente posible en el asunto de marras.

En la novela,Aneris es una especie de “mascota sexual” de Battís Caffó. Y presumiblemente,una especie de trofeo que en cierto modo ha ganado a las criaturas marinas. Incluso se dibuja un poco la posibilidad de que quizá ella sea la única hembra (abundaban las descripciones de los personajes,del paraje,y de los monstruos….Nada acerca de más hembras) de esa horda de bichos,y que vuelvan posiblemente a diario para intentar matar al invasor y a recuperarla.

Algo similar a ese frenesí de “celo e instintos” que Aneris parece desatar entre sus congéneres,se da primeramente en Battis Caffó (un hombre con la cordura ya de por sí mermadita,y convertido ya tras un año ahí en un ser que sólo piensa en dos cosas) ,y por último en el protagonista. Obviamente al ser dos tipos de individuos bastante distintos,en ambos de similar manera. Literalmente: esa pescadilla antropomórfica,les da algo a nivel físico/erótico,más fuerte y estimulante que lo que les ha proporcionado hembra humana alguna. Es el irlandés,al ser un hombre más inteligente y cabal,el que más conflicto presenta primero,y después el que para asombro/horror/aceptación/disfrute,empieza a tener unos sentimientos más “románticos” hacia la criatura….E incluso hacia su “mundo”. Caffó,sólo una posesividad agresiva,una especie de versión hardcore de cabrero zoofílico profesando hosco cariño hacia su res “favorita”. Enganchado a las sesiones de sexo con ella,y viéndola asimismo como algo “ganado” a los seres abisales.

Eso genera por igual una situación de abandono de maneras entre Caffó y el irlandés. Ambos a su manera,quieren a Aneris para sí. Y eso,más y todo tratado sin tapujos en el libro (el trato cruel de Caffó,los encuentros sexuales explícitos,la controversia del irlandés convertida finalmente en algo similar a amor,la imposibilidad de Aneris de demostrar querencia a niveles humanos….) ,creaba una situación sino única, sí muy estimulante. En cierta manera,una especie de hilo conductor que acababa por decidir el desenlace de la historia.

Viniendo de Gens,un tío suficientemente sofisticado como para tratar todo ello en la dimensión que merecía….Me parece una pena. Huele a “presiones” de los productores,dudo que él,de poder hacer a la suya,no hubiese intensificado todo eso. Y haciéndolo con buen gusto.

Por lo demás,visualmente me agrada,me parece digna (Bueno,ese “Gruner” debería de ser como el doble de “osuno”,pero bueno).

Así que todo y saber ya que la guinda del pastel no está,iré igualmente a verla al cine la semana que viene con mi señora. Iré desprejuiciado,a pesar de saber que lo bueno…..No se ha tocado apenas. Seguro que “si més no” (como decimos aquí),toparé con una película entretenida y bien hecha.

Esto se lo tenían que haber dejado dirigir a Takeshi Miiké,jajajaja,¡a ver quién le bufa!!!.

Un saludo,y gracias.

6. oct 23, 07:09 | Sissyphus

Vista este sábado,y desgraciadamente cumplidos paso por paso los “puntos negros” que hacen adolecer al filme a pesar de su,por otra parte,impecable factura.

Añado ciertas variaciones al respecto de un par más de matices del relato,que al igual que el juego que daba la EVIDENTE obsesión de los dos humanos por la hembra “citauca”,han sido incomprensiblemente desaprovechados por Gens. Lo peor de todo,es que la película…..Como película no es ni de lejos un mal producto. Simplemente no profundiza en lo que era la “savia” de los hechos en la novela de Sánchez Piñol,y en su afán de quizá “situar” rápidamente al espectador que puede no conocer la obra que se adapta,desdibuja bastante los rasgos de los dos personajes antagónicos que llevan el peso de la historia. Tenemos así,un BATTÍS CAFFÓ (me niego a llamarle “Gruner”,jajajaja) no tan primario,monotemático,y brutal como el que presentaba el libro,y un “kollege” al que por mucha voz en off que se le ponga trazando una cierta función de narrador de la historia,ni por asomo llega a acusar la “transformación” (un final similar,al que se llega sin apenas entrar en detalles de los por qués,no es suficiente ) del protagonista de “la Pell Freda”.

Y todo ello,por simplemente y de manera totalmente errónea,no pillar al toro por los cuernos y abordar la situación planteada con los mismos “ingredientes” que el libro,en receta similar y sin racanear especias. Vale por lo de la adicción/obsesión de ese par de humanos por Aneris, que Piñol conseguía hacer comprender en su relato y que condiciona y polariza las acciones de Caffó y el irlandés respecto a la interacción con las hordas “citauca”…..Y vale por el “sueco” que se ha marcado Gens al respecto del punto de inflexión en la actitud de “kollege” cuando empieza a interactuar con las crías,y a trabar contacto con estos seres de una manera alejada a las folladas inter-especie con Aneris,o a las ensaladas nocturnas de tiros y hachazos con los beligerantes machos. En el filme,todo se reduce a la aparición de una sola cría (¿“Triangle”?),en un par de escenas que precipitan los hechos finales.

Lo peor de todo,es que ves la película y ni de lejos es un mal producto. Lo que tiene de aplaudible,lo tiene y muy bien ganado. Pero es imposible verla,no recordar la genial obra que adapta,y comparar. Porque compararás,aunque no quieras hacerlo. Y le encuentras un socavón demasiado grande.

7. dic 10, 18:05 | Arconte

Sin haber leído el libro y esperando que las críticas regulares fueran justamente por haberlo leído y hacer la comparativa, puedo decir que es una película bastante fallida. Y el mayor problema es la construcción de personajes, al margen de la plana actuación del protagonista, que mira un cuaderno de su antecesor describiendo criaturas subacuáticas y la posible relación interespecies y no levanta ni una ceja. En la película nunca queda claro porque Aneris abandona el faro y su captor, si es inteligente, si hay una cultura, si realmente llega a haber un triángulo. Friend pasa de planear cómo recuperar la dinamita para volar a las criaturas en pedazos, para en un rato lamentarse diciendo “nos equivocamos”. Gunter pasa en poco minutos de ser un genio capaz de inventar un nuevo tipo de proyectil a ser un subnormal que habla de sí mismo en tercera persona y verbos en infinitivo. Esta todo como muy desdibujado para el que no leyó la novela. La voz en off de Friend recitando pasajes literarios decimonónicos es insoportable, hay un esfuerzo por darle a la película un tinte cultureta que la empaña bastante.
Lo más triste es que triunfa en donde la mayoría falla, en crear un clima lovecraftiano sólido y palpable.

8. dic 11, 11:25 | tito Jesús

Arconte, gracias por dar este punto de vista, la verdad es el leer el libro hace, en este caso, tener una opinión contaminada de la película pues hay muchos aspectos que uno da por explicados que puede que no sean así. Yo recuerdo al salir del cine con amigos (la vi en cine 3 veces) comentarles cosas que en la película no se explicaban y al reves ellos darme apreciaciones que yo, al tener la imagen del libro, ni me plantee.
Desgraciadamente creo que tienes razón, y que es confusa para el público que no ha leido la obra. En cualquier caso yo creo que funciona como entretenimiento… no?
La ambientación tienes razón que es muy buena.

9. dic 15, 23:35 | Arconte

Yo no diría que es confusa, porque en realidad se entiende todo. Diría que los personajes están desdibujados y mal construidos. Me imagino que en el libro en ocasiones hacían lo mismo pero se lograba explicar con voces interiores sus actitudes. Friend no tiene ninguna evolución como personajes, salvo la de entrar en shock (momento lovecraftiano conseguidisimo) y despues ser mas duro. Pero por ejemplo, más allá de un polvo y la posibilidad de ser famoso como descubridor, no tiene mayor interés en Aneris del que tendría por un perro golpeado. Al margen de alguna incoherencia, Gunner es el que motoriza todo, y su presencia es poderosa.
Lo que se ve en pantalla, pasado el principio, es una historia donde Gruner y Friend podrían ser exploradores europeos de los siglos 15 a 19, en alguna región inexplorada y las criaturas ser reemplazadas por esquimales, africanos, indios americanos, etc. Con los europeos negandoles cualquier posibilidad de cultura, diezmandolos, colonizandolos y violando sus mujeres. Que es válido, claro, pero es algo ya bastante visto. En ese sentido, con el metraje, los anfibios pierden bastante interés, a medida que se van cotidianizando.
No es una mala película, entretiene, pero al final queda la sensación que podía haber sido un clasicazo del fantástico.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.