Estás aquí: Página de inicio » Críticas » La Secta

La Secta

Italodiablo

La Secta

Ver ficha completa

  • Título original: La Setta
  • Nacionalidad: Italia | Año: 1991
  • Director: Michele Soavi
  • Guión: Michele Soavi, Dario Argento, Gianni Romoli
  • Intérpretes: Kelly Curtis, Herbert Lom, Mariangela Giordano
  • Argumento: Una profesora de primara cruza su camino con una secta.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

 photo Secta_Interior_zpsyxksiys8.jpg

Tenía muchas ganas de hablar de “La Secta” (“La Setta” en su idioma original o “The Devil’s Daughter” para los anglófonos) desde que entré a colaborar en Almas Oscuras allá por un lejano 2009. No tanto para aportaros datos interesantes, pues se trata de una película muy comentada en todos los ámbitos, como para reivindicarla.
La carrera de su director, Michele Soavi, es de sobra conocida: una fulgurante trayectoria que se traduce en cuatro títulos imprescindibles dentro del terror y que terminó abruptamente en 1994, tras el estreno de la magistral “Dellamorte, Dellamore”, reconvirtiéndose su creador en un director mercenario para la televisión. Quizás ese hastío, agudizado por el desinterés de generalizado de las productoras en arriesgar con cine de género a mediados de los noventa y/o la decadencia de su padre artístico, Dario Argento, haya redundando en beneficio del público. Como esos músicos brillantes que dejan un legado único antes de una muerte aciaga y prematura, la filmografía de Soavi es una apuesta segura para el crecimiento y formación de cualquier aficionado al género.

Pues bien, “La Secta” suele ser la peor colocada del ranking dentro de esta escueta producción, siempre por detrás de “Aquarius” (o “Stage Fright”), “El Engendro del Diablo” y, por supuesto, “Dellamorte, Dellamore”. ¿Por qué? ¿Quiso su director abarcar más de lo que pudo? ¿La inconsistencia de su guión, algo típicamente italiano, ha sido difícil de digerir por la crítica? ¿Su simplona trama sobre sectas satánicas, regada con las gotas justas del horror cósmico lovecraftiano, llegó ya pasada de moda? ¿Existe algo tras el surrealismo al que se abandona durante sus mejores escenas? ¿Simbolismo, pesadilla o tomadura de pelo?
Un servidor, que pudo disfrutarla cuando el “Canal +” se molestaba en estrenar películas “diferentes”, quedó maravillado ante la energía, quizás poco controlada, de la que hacía gala “La Secta”, totalmente convencido su creador de los pasajes que estaba rodando a pesar de una flagrante falta de contenido. ¿Cómo explicar la alienada respuesta de todos y cada uno de los personajes del largometraje? Ninguno de ellos parece haberse liberado de la influencia onírica del mal sueño que es su trágica historia. Absurdos y rodeados de diálogos exentos de sustancia, se dedican a reaccionar aturdidos a los tejemanejes de un director, y también guionista junto a su venerado Argento, que siempre parece estar guardándose un as en la manda. Pero es falso, “La Secta” no tiene ningún subtexto del que hacer gala, los hechos son los que son y su falta de lógica responde al deseo de sus responsables por centrarse en al apartado artístico sin importar cualquier carencia argumental. A nivel emocional, yo diría que objetivo conseguido.

Así conocemos a un sectario que, fascinado por las letras de los “Rolling Stones” (¿entendéis a que me refería cuando decía que en 1991 todo esto andaba ya pasado de moda?), pasea sus penurias por toda la costa oeste norteamericana mientras masacra hippies para sus extraños rituales. Pero es la era de Acuario, y todavía quedan muchos años para que los planetas estén en su posición y la Puerta se abra para el alzamiento del Anticristo. El híbrido entre Charles Manson y Jesucristo tendrá que esperar un momento de gloria que puede no llegar nunca a tenor de cómo acabará la historia.

Lo que nos lleva directamente a Frankfurt, donde misteriosos asesinatos preludian la llegada a un pequeño pueblo por parte del profesor Moebius; un anciano que no le dio nombre al símbolo del infinito, si no que fundó la secta detrás de toda una ristra de asesinatos a lo largo y ancho del globo.

El objetivo de este entrañable vejestorio con aspecto de vagabundo es la casa de Miriam Kreisl, una profesora de primera que desconoce haber ocupado la vieja residencia de Moebius, donde los últimos preparativos para la llegada del Cabrón Negro de los Bosques, robémosle algo a la obra de Lovecraft como si LaVey nos apuntará con una arma a la cabeza, deberían abordarse con la mayor celeridad. Desgraciadamente, lo que tiene lugar es la muerte del anciano, dando lugar a un sucesión de extraños eventos alrededor de Miriam y un sótano recién descubierto en su casita de campo.

Llegados a este punto creo conveniente haceros una seria recomendación: ¡vedla!

Insectos extinguidos hace siglos penetrando fosas nasales; conejos haciendo zapping en un obsesivo homenaje, añádanle rosas, a Lewis Carroll; asesinatos en el remolque de un camión con aires de burdel; hebras azuladas saliendo de unas cañerías infernales; un pañuelo de lino convertido en sábana impía y asesino psicótico a la par; sectarios infiltrados en todos y cada uno de los rincones de la sociedad moderna; pesadillas lúbricas con un Satán disfrazado de ave; las macabras llaves para una puerta que sólo está a un rostro de distancia de Shub-Niggurath; un ataúd lleno de los restos descompuesto del señor Valdemar; resurrecciones sobre la mesa del quirófano; corazones rotos en el metro…

Todo esto os espera sentados cómodamente en el salón de vuestra casa, ambientado musicalmente por una partitura sintética del gran Pino Donaggio, menos acertado de lo habitual pero jodidamente italiano para la ocasión. Un festín esotérico al que se le puede achacar un final que va desvariando hasta rozar el ridículo y la extenuación, parece que nunca vamos a alcanzar el límite de las ciento veinte minutos, una duración que parece forzada a tenor de la incongruencia con que nos regala.
Si con algo he de quedarme sería con la facilidad que demuestra Soavi para crear una atmósfera inquietante desde el primer minuto de metraje, caracterizado por una fotografía evanescente donde la luz juega a otro tipo de alucinaciones, ¿o es que nadie se preocuparía al encontrar semejante bóveda bajo lo que parece una vulgar casa de campo? *Otra de esas locuras italianas donde lo imposible da paso a lo numinoso*… En este caso más bien lo profano.

Que además el elenco esté nutrido de nombres conocidos del fantástico –Herbert Lom (“Mark of the Devil”, “A Shot in the Dark”), Mariangela Giordano (“Burial Ground”), Tomas Arana (“Gladiator”, “Guardianes de la Galaxia”), Giovanni Lombardo Radice (“Miedo en la Ciudad de los Muertos Vivientes”)– o su protagonista sea una apetecible Kelly Curtis, hermana sin pena ni gloria de Jamie Lee; son aditivos para que la mezcla funcione con inesperada eficacia.
Sí, “Dellamorte, Dellamore” es claramente superior en cuanto a que su director había dominado por fin el lenguaje de lo absurdo, y la esencia escatológica de su legado mediterráneo, pero “La Secta” es un producto al que es imposible no tomarle cariño, aunque sea por tardío en cuanto a que la “italoexploitation” agonizaba por aquellas fechas. Si quieres una versión desquiciada, algo casposa y canalla de “La Semilla del Diablo”, quizás no estés en el mejor lugar. Esta obra goza de esa personalidad propia que sólo se puede alcanzar por casualidad y talento.

¿Qué más dará que el guión haga agua por los cuatro costados si puede provocarte pesadillas bajo la adecuada influencia de los astros?

Imágenes de la película

 photo Secta_1_zpsvf38erqc.jpg

 photo Secta_2_zpsxrmskt8g.jpg

 photo Secta_3_zpsdouqhmow.jpg

Lo mejor: La sensación de pesadilla que domina toda la cinta, es algo sutil pero deja huella.

Lo peor: De cara a su conclusión se alarga de manera innecesaria con más y más giros absurdos.

Vuestros comentarios

1. jul 19, 23:37 | Dereks-Never-Run

Me ha llegado la pasión Bob! se ve que es titulo fetiche tuyo.
Debo admitir que aun no la he visto y habia olvidado su existencia, trataré de localizarla porque “El Engendro…” es uno de mis “most-underrated” personales. Cierto que en esta pieza de Soavi hay a mediados del metraje esos elementos que marean la perdiz, pero el desenlace final es para mi épico.
Esperaba que surgiese algo horrible del suelo y cumplio expectativas con creces. El dios que comienza a surgir me produce algo parecido al temor que despierta la “mancha de aceite” en Stephen King’s The Raft.
Solo pensar que pudieran haber conexiones entre esta cinta y la que nombro, que pudieran dar una nueva dimensión a la historia, me “pone”. Gracias por rescatar estas preciosuras, Bob.

2. jul 20, 20:56 | Bob Rock

Dereks-Never-Run.- Bueno, si te gustó “El Engedro” esta es de obligado visionado. No sé si mejor o peor, siempre hay mucha polémica con la filmografía de Sovi, pero te transmitirá sensaciones muy, muy locas!!!

3. jul 23, 10:31 | Bafometh729

Recuerdo en su momento una obra muy buena pero no se como se verá pasado tanto tiempo. Voy a buscarla para echarle un nuevo ojo. Gracias Bob por hacerme despertar de la memoria un título tan bueno y ya de paso, también a por el engendro del diablo y su escena del metro.

4. jul 23, 20:24 | Bafometh729

Joer, no la encuentro, maldición.

5. jul 24, 13:22 | Dereks-Never-Run

Bafometh729: Es mas “común” encontrarla bajo el título usano “The Devil’s Daughter” 1991.
Es una ida de olla como pocas he visto. A modo de ejemplo y gran SPOILER (no por importancia en la trama, sino por lo ojiplático que se queda uno ante tamaña muestra de los rodajes post-ochenteros efectuados aún por equipos totalmente narcotizados) en esta película hay un personaje que es de los que mas escenas tiene junto con la protagonista: un conejo. No un conejo cualquiera, un conejo guardián que además hace zapping con su patita.
Me hace recordar el flashback canino de Las Colinas 2, cuando el bueno de Wes Craven habría tomado algun peyote del desierto.
La película guarda bastantes puntos de conexión con “El Engendro” aunque circunstanciales y no en plan secuela.
Es la segunda vez que veo a Tomas Arana en acción y se me confirma como un actor muy solvente al que le faltó quizas un par de proyectos mas en los que pulirse. Me encanta cuando se pajea con Asia Argento al lado y se gira, convertido en emo, diciendo “Lotteeee…” se le ve entusiasmado de interpretar algo tan repulsivo y eso en este género es una honra.
Recomendadísima para treintañeros nostálgicos de mierdas psicotrónicas (en el buen sentido).

6. jul 24, 16:44 | Bob Rock

El 99% de las películas aquí catalogadas como “Horror Revival” las tenéis en la Mula a buena calidad y en castellano y/o VOSE.

Sed pacientes con la pobre Mula y os traerá muchas alegrías.

7. jul 25, 13:11 | Bafometh729

Zanks Dereks-Never-Run y Bob.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.