Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Lo imposible

Lo imposible

Tsunami de emociones

Lo imposible

Ver ficha completa

  • Título original: Lo imposible
  • Nacionalidad: España | Año: 2012
  • Director: Juan Antonio Bayona
  • Guión: Sergio G. Sánchez
  • Intérpretes: Naomi Watts, Ewan McGregor, Tom Holland
  • Argumento: María y Henry, junto a sus tres hijos, pasan las vacaciones en un hotel de lujo a píe de playa, en Tailandia. Una mañana, encontrándose en la piscina, son sorprendidos por un terrible tsunami.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

Lo imposible

AVISO: Ante una película como esta, en Almas Oscuras resulta peliagudo asignar una valoración en cuanto a “diversión”, “originalidad” y “terror”. Por ello, explico a continuación en lo que me he basado para puntuar cada apartado.

Diversión: Una película como Lo imposible no es ni pretende ser algo divertido. Entiéndase entonces que la valoración se refiere al ritmo de la narración y a lo interesante de sus acontecimientos y la forma en que han sido plasmados en pantalla.

Terror: Hay películas de terror y películas sobre el terror. Lo imposible es lo segundo, y además puede definirse como un survival y como cine catastrofista, sin por ello prescindir de los elementos del suspense.

Originalidad: Al tratarse de un guión basado en un hecho real, tanto histórico como en cuanto a sus personajes principales, cabe poco espacio para la originalidad. Aquí lo que se valora es el empleo, innovador o no, de la puesta en escena o el montaje.

Ha pasado por festivales tan importantes como los de Toronto, San Sebastián y Sitges, cosechando, en gran parte, opiniones entusiastas tanto de público como de crítica. También los hay, y no pocos, que se han mostrado ofendidos y estafados, denunciando artimañas en la realización y el uso de la música para sacar la lagrima fácil. Seas de un bando u otro, lo que sí es cierto es que Lo imposible ha llegado para ser vista, discutida y, posiblemente, muy premiada.

Pero, ¿qué sucede realmente en la película? ¿Es tan buena y sobrecogedora? ¿Es tan manipuladora y decepcionante? Vayamos paso a paso.

El infierno de 2004

El terremoto del océano indico de 2004, también conocido como terremoto de Sumatra-Andamán, fue un terremoto submarino que ocurrió a las 07:58 (en tiempo local de la región) del 26 de Diciembre, con epicentro en Sumatra (Indonesia). Ocasionó una serie de tsunamis en la mayoría de las costas de los países que bordean el océano índico. Naciones Unidas confirmó que la cifra total de pérdidas humanas fue de 229.866, siendo 186.983 muertos y 42.883 desaparecidos. Es considerado el noveno desastre natural más mortal de la historia moderna, cuya magnitud llegó a registrarse en un 9,3 en la Escala Richter. Así, el también llamado “tsunami asiático” se convirtió en el segundo más grande registrado desde la aparición del sismógrafo alrededor de 1875. El más grande se registró en 1960 en Valdivia (Chile).

Aquel fatídico día, una familia española, formada por Enrique Álvarez y María Belón y sus tres hijos, Lucas, Tomás y Simón, vivieron la tragedia en sus propias carnes. Hospedados en un hotel de lujo a píe de costa, pasaban las vacaciones de invierno en Tailandia hasta que, por la mañana y mientras estaban en la piscina, una ola gigante se abalanzo sobre ellos. Afortunadamente, consiguieron sobrevivir a la ola y después a los numerosos cortes y magulladuras sufridos con objetos de todo tipo hasta conseguir salir a la superficie. Pero la catástrofe les había separado, quedándose María con el hijo mayor, Lucas, con total desconocimiento de la situación de su marido y sus otros dos hijos.

Bayona Spielbergiano

Juan Antonio Bayona demostró con su opera prima, *El orfanato (2007), que lo suyo eran los eventos a gran escala*. Esto es, un cine capaz de atraer a las masas, crear industria en España, venderse al extranjero y, al mismo tiempo, mostrarse como un autor de prestigio. Algo así como un nuevo Alejandro Amenábar. Es raro ver en nuestro cine a cineastas con esta capacidad. Los hay que tienen alguna, varias o ninguna, pero todo a la vez, complicado. Bayona lo consiguió. En todo caso, consté que nunca he sido fan su primera película, pues en conjunto me resultó fallida, pero una cosa es indiscutible: el tío sabe dirigir. Mi interés hacia Lo imposible residia, en gran parte, en ver lo que Bayona era capaz de hacer con un presupuesto más elevado (30 millones de euros), estrellas de Hollywood y unas expectativas (los segundos trabajos tras el bombazo inicial son exámenes duros) muy elevadas por parte de todos los sectores.

Otra cosa es indiscutible: a Bayona le gusta Spielberg, y concretamente, ha visto y analizado mucho de su cine. Al igual que otros como J.J. Abrams o el citado Amenábar, ha hecho del Rey Midas de cine estadounidense una marca a seguir. Si en El orfanato se intuía, en Lo imposible queda sellado sin lugar a reclamaciones.

Directo al grano, a los diez minutos de proyección sume al patio de butacas en la pesadilla. Nunca mejor dicho. La puesta en escena en el arranque es, sencillamente, brutal y exquisita. Tanto, que los siete minutos que dura la set piece del tsunami te mantienen tensión, hacen que sientas los golpes y los cortes como propios. Todo filmado desde el punto de vista de los protagonistas, principalmente desde el de la madre y el hijo mayor, nos sumerge en una experiencia cuasi documental (excelente uso de la cámara en movimiento y aérea, siempre en el lugar exacto). Se trata, sin necesidad de mil filigranas efectistas, de una de las mejores escenas del cine de catástrofes. Posiblemente la más realista y angustiosa. Y repito, son únicamente siete minutos.

Dos películas en una

Después del arranque, Lo imposible nos guarda todavía alrededor de treinta minutos de survival. No se escatima en escenas sangrientas. Así, Bayona acerca su visión de la trágica experiencia a un punto cinematográfico cercano, solo por momentos, a lo que Mel Gibson hizo con La pasión de Cristo (2004). La manera en la que visualiza la violencia en el cuerpo humano, los estragos de la catástrofe en la carne, garantizan varias imágenes de impacto, sobre todo para los más sensibles. Durante toda esta parte la cámara de Bayona mantiene el pulso, sin perder el énfasis de los primeros minutos.

Aviso que a partir de aquí podéis encontrar SPOILERS

Lo que sigue cuando la acción pasa a otro lugar, al del padre con los otros dos hijos, transforma el survival, la violencia y el desasosiego en el drama de la familia, su búsqueda y agónico reencuentro. Aquí es donde más que nunca Bayona se siente cómodo jugando a ser Spielberg. El realizador hace de la música (notable partitura de Rafa Martin) y los primeros planos, elementos clave para provocar lagrimas entre la audiencia. Y lo consigue. Será manipulador, será descarado, será todo lo que uno quiera, pero el objetivo está conseguido. Momentos como la breve llamada de Henry a su padre o el reencuentro de la familia durante el desenlace son capaces de partir en dos a cualquier persona con un pelín de sangre en las venas.

En todo esto hay que tener muy en cuenta la importancia de las interpretaciones. Naomi Watts y Ewan McGregor son intérpretes que ya han demostrado su valía en numerosas ocasiones, y aquí no han fallado. Al contrario. La labor de ambos es perfecta: creíble en todo momento, llevando el realismo al extremo y adquiriendo química como pareja pese a estar separados la mayor parte del metraje. De hecho, a su guionista, Sergio G. Martínez, le sirve con dar varios trazos a los personajes en los primeros diez minutos para situarnos en el lugar más vulnerable: la identificación con los que van a sufrir en pantalla. Algo que también ocurre con Thomas, el hijo mayor y principal aliado de María en la pesadilla, acertada elección de Tom Holland (que encarnó a Billy Elliot en el musical teatral), quién se transforma de niño a adulto, sin por ello perder su fragilidad e inocencia (la escena, genialmente montada, en la que ayuda a varias personas del hospital a buscar a sus seres queridos es el ejemplo más evidente). Y no olvidemos la presencia especial, apenas un cameo, de la gran Geraldine Chaplin, que aprovecha sus minutos para hipnotizarnos con una charla sobre las estrellas de obvio, pero eficaz, contenido metafórico.

No es imposible batir records

Aunque las previsiones eran altas, nadie se esperaba tamaño éxito comercial. La situación en el país, con la crisis a cuestas y la reciente subida del IVA que encarecía, de nuevo, el precio de las entradas, no auguraban nada bueno para las recaudaciones. Incluso para las películas con éxito asegurado, las cifras, salvo excepciones, no estaban siendo tan elevadas como lo hubiesen sido años atrás. A poco más de dos meses para acabar el año, el estreno con mayor recaudación era el de Los vengadores, con 5,3 millones de euros y 3D como pequeña ayuda. Por ello era difícil, por no decir imposible, prever que una producción española con un tema tan amargo como pudiese superar tal cantidad durante el primer fin de semana.

El caso es que no solo ha superado los 5,3 millones de Los vengadores, sino que se ha convertido en el estreno más taquillero de la historia en el país: nada menos que 8,9 millones, superando por poco los 8,8 de Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto (2006). Además, sumando el día de estreno (adelantado al jueves), queda un total de algo más de 10 millones en cuatro días y casi millón y medio de espectadores.

Recordemos que la anterior película y opera prima del director, El orfanato, supuso un éxito arrollador al amasar 5,3 millones en su estreno y terminar con 24 millones.

Imágenes de la película

Lo imposible

Lo imposible

Lo imposible

Lo imposible

Tráiler

Lo mejor: Dirección, interpretaciones, banda sonora, montaje, efectos especiales…prácticamente todo.

Lo peor: Puede que para algunos el lado sentimental se encuentre subrayado artificiosamente para buscar la lágrima fácil…

Vuestros comentarios

1. oct 19, 17:31 | jpamplo

No estoy de acuerdo, la peli me pareció floja, muy floja, y facil, muy facil. Si precindimos del espectacular momento ola (que astutamente nos repiten al final). Lo que tenemos en un empache de momentos dulzones y blandos dignos del peor Spielberg (el de “Always” o “Caballo de guerra”), por mi parte les faltó meterme el dedo en el ojo para hacerme llorar.
Sin duda es un éxito porque se ha medido todo para gustar al mayor rango de público posible. Y como taquillazo no tiene pegas. Bayona, por su parte, demuestra que puede hacer cine con grandes presupuestos y resultados blockbusters.
Pero si prestamos atención, si la vemos dos veces, si la analizamos un poco, vemos que pese a sus magníficas formas carece de fondo…
Al menos esa es mi opinión.

2. oct 19, 19:15 | Lordzaroff

Noooo! Lo Imposible también en almasoscuras…. Lo siento pero con tanta campaña publicitaria, mini reportajes en todas las cadenas de mediaset…me han quitado las pocas ganas que tenia de verla.

No puedo valorar la película ya que no la veré hasta que la den por televisión pero me gustaría hacer una pequeña reflexión: es este el camino que queremos para el cine español? Me parece muy bien que se quieran hacer grandes producciones para competir de tu a tu a nivel internacional, pero esta bien que eso sea a costa de perder nuestra identidad? Quizá son cosas mías pero este tipo de cine me parece acomplejado, como si quisiera ocultar su origen, me enorgullece cuando una película española tiene buenos resultados económicos pero viendo los estratosfericos resultados de Lo imposible me da miedo que las productoras que queden con este modelo de éxito en lugar de apostar por un cine más nuestro: No habrá paz para los malvados o Pa negre. Creo que este año ha sido un gran año para el cine español y no por Lo imposible sino por películas como Extraterrestre, Diamond Flash, Madrid 1987 o Sueño y silencio, ese es el cine que creo que se debería apoyar de verdad, tanto por parte de las productoras como por parte del público, y no creo que sea imposible conseguir buenos resultados económicos si se hicieran buenas campañas de publicidad.

Ya me he desfogado, disculpas…

Saludos.

3. oct 19, 19:31 | Joan Lafulla

Lordzaroff – no te disculpes Lordzaroff… a mí me ha parecido un desahogo muy digno y muy interesante :-)

Todavía no he visto Lo Imposible, de manera que no puedo opinar.

4. oct 19, 20:18 | Bob Rock

Lord Zaroff.- Es que eres de los míos, ja ja ja. Diamond Flash es una película que recomiendo (a pesar de lo que dura), si todavía hiciese reseñas la haría. Un producto muy digno que, como siempre, no ha querido ver casi ni dios… desgraciadamente Zaroff, Lo Imposible recaudará, no sé si recuperará, pero desde luego se vende más que las cosas rarunas que nos gustan a ti y a mi. Que conste que yo Lo Imposible no la veré ni harto a gifa… no me va el cine lacrimógeno y de catastrofes, donde esté el buen terror sobrenatural que se quite toooooo!!

Abrxs

5. oct 19, 20:39 | John Trent

Y digo yo, ¿es qué no puede convivir un cine, una industria, que tenga tanto las películas más “raras” o minoritarias que citáis, con películas grandes y fácilmente vendibles como Lo imposible? Yo desde luego, lo que no quiero es que arrasen con mis (y vuestros) impuestos para hacer únicamente un cine que interesa a unos pocos. Si fuese con su propio dinero, la cosa cambiaria. En todo caso, y vale que esto irá en gustos y demás, pero prefiero 10 Lo imposibles a medio Extraterrestre o un cuarto de Madrid 1987. Menudos ejemplos, amigos. Que si, que Vigalondo es un tipo majo y con don de palabra, que es fan del fantástico y hace cine personal. Los cronocrimenes, nada que objetar, pero la tontería de Extraterrestre si estuviese protagonizada por chavales guapos Made in USA ningún off-Hollywood se hubiese atrevido a verla. Y sería igual de mala. Lo de Madrid 1987 es PRECISAMENTE el peor modelo de “industria” que tenemos en España. Terrible.

No obstante, Lo imposible no hace que el cine español pierda ninguna entidad. ¿Cómo pretendeis contar la historia de una familia española que sufrió aquella catástrofe?¿Con piedras, cartones, heavy y Alfredo Landa haciendo un cameo? En el tema de la publicidad, supongo que habrá sido cansina. Algo de lo que no me he dado cuenta puesto que únicamente enciendo el televisor para poner películas y series en el Blu Ray y jugar a la consola…

Todo esto, que quede claro, es el punto de vista de alguien como vosotros, aficionado (apasionado) del cine de terror, del gore, de lo independiente, etc.

6. oct 19, 21:24 | Joan Lafulla

Yo es que me quedo con ambas cosas. Soy un fan del cine de horror de serie B (o independiente… o como quieran llamarlo) y, por otro lado, tengo muchas ganas de ver Lo Imposible.
Una cosa no está reñida con la otra.

saludos

7. oct 19, 21:45 | MrCelofán

No la he visto y no se si la veré en el cine, no me motiva especialmente el tema.

Espero una reseña como dios manda de “Looper”, ese tema si que me motiva especialmente.

Saludos.

8. oct 20, 03:08 | FrancHis

El trailer una decepción. Pero la pela totalmente visible, o así lo parece. Aunque el tonito sentimentalón realmente LA MATA.

Saludos!!

9. oct 21, 15:38 | wolfman

MENSAJE PARA LORZDZAROFF:PERDER NUESTRA IDENTIDAD DICES HACIENDO PELICULAS DE ESE ESTILO? SI QUIERES SEGUIMOS TODA LA PUTA VIDA TRAGANDONOS BODRIOS SOBRE LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA, COMEDIETAS PATETICAS TIPÒ CONDEMOR O EL ROBOBO DE LA JOJOYA, CIENCIA FICCION CASPOSA COMO EL CABALLERO DEL DRAGON O AVENTURAS HECHAS CON 4 DUROS COMO EL CAPITAN TRUENO O MISTERIO EN LA ISLA DE LOS MONSTRUOS, Y ESO SIN MENCIONAR TODO EL UNIVERSO GAY DE ALMODOVAR O MIERDAS PRETENCIOSAS PRODUCIDAS POR TELE5 COMO AGORA,,,A MI ESA IDENTIDAD ME DA VERGUENZA AJENA,,

YA ME HE DESFOGADO, DISCULPAS..

10. oct 21, 16:39 | Bob Rock

Wolfman.- Tranquiiii, que Lord Zaroff está claro que se refiere a hacer cine de género con metodología más española. Así como argumentos más españoles. Por ejemplo REC, y mira que se pueden poner pocos ejemplos porque nuestra identidad la tenemos, pero productos de terror buenos con nuestra identidad pues tenemos 4 (y uno era Dagon, mal que le pese a alguno)…. ahora, quiero decir que Robobobo está mejor de lo que parece, coñe, semos así.

Abrazo!

11. oct 23, 17:43 | Hackenbush

Al margen de comentarios que no merecen ser mencionados, porque en este blog no parecen tener cabida, me ha interesado un tema que se ha comentado: ¿hay cuatro buenas pelis de género hechas aqui? Pues no creía llegar a cuatro, pero pensando un poco reconozco que alguna hay. Así, a bote pronto, me vienen a la memoria algunas como Tesis, Fausto 5.0, Rec, las historias para no dormir de Chicho Ibáñez Serrador y, por supuesto que incluímos Dagon, ¡Claro que sí! ¡Lovecraft en Galicia pega perfectamente!

Luego hay otras producciones que pueden incluirse como obras dignas, o proyectos satisfactorios que siguen la línea: Acción mutante, Quién puede matar a un niño?, Darkness, Los Sin nombre, Nadie conoce a Nadie

Y luego esa serie zeta que, sin llegar a parecer una producción española, rezuma ese cutrismo patrio que a algunos nos encanta: Supersónic Man, La grieta y Slugs Muerte Viscosa, todas ellas del inclasificable Juan Piquer Simón.

Pues al final sí que había material, verdad? Y eso que no he entrado en la saga de zombies templarios como El Ataque de los Muertos sin Ojos, aberraciones de la Fantastic factory (Arachnyd), pretenciosas creaciones de Amenábar (los Otros, y Abre los Ojos…que detesto personalmente)
Y Paul Naschy, claro! en este último caso, he sido muy prudente de no mencionarlo ya que todos sabemos que se le conoce porque empezó haciendo de Wolfman, pero él era educado y escribía en minúscula. Y por eso le queremos.

12. oct 24, 14:07 | Bob Rock

Amig@s.- Bueno, creo que es muy obvio que los comentarios se nos han ido a muchos de las manos. Por mi parte se trataba de poner un poco de humor al asunto, solo que mi humor es macabro y algo sucio Pido disculpas, pero los comentarios han sido borrados a partir del último punto de coherencia.

Por mi parte, me impongo orden a mi mismo: perdonadme

Un saludo y disculpas.

PD: volveré cuando vea la película, creo que este finde. No quiero decir nada, pero la veo una peli muy buena para ver en pareja. alguien comentaba que tiene mucho gore emocional o algo así, genial comentario, por eso mismo me he animado, a ver si me hace llorar (d gusto, claro)

13. oct 24, 14:08 | Joan Lafulla

He procedido a ocultar… no sé… unos diez comentarios, más o menos. Hoy estoy expeditivo.

Pedir mil disculpas a lectores del blog, en especial a aquellos que se han visto arrastrados por la cantidad de mierda que se ha ido acumulando en este post durante los dos últimos días y que probablemente no se merecían que su comentario desapareciese: Jesús Pamplona, Mr Zombie, etc…

Gracias a Draghann por intentar poner un poquito de cordura al asunto. Si he borrado también tu mensaje es porque dejaba de tener sentido una vez borrado todos los mensajes anteriores.

Y por supuesto disculpas a John Trent.

Un saludo

14. oct 24, 14:15 | Draghann

Joan, por mi parte perfecto. Y perdonadme si me he atribuído un papel que no me corresponde.

Por cierto, que hablando de la peli, yo tampoco la he visto. Lo cierto es que no me llama nada porque para tragedias lacrimógenas ya tenemos la vida. Además, después de conseguir no llorar como una nena con “La lista de Schindler” no creo que llore con nada.

Un saludo!

15. oct 24, 14:23 | Joan Lafulla

Al contrario Draghann. Agradezco de verdad tu intervención.

Yo tampoco he podido ver la peli. Sin embargo sí tengo mucho interés en verla. Debo reconocer que todos estos fenómenos de masas, por el simple hecho de serlo, siempre acaban picando mi curiosidad. Siempre acabo intentado saber porqué una determinada película, o un determinado libro, acapara la atención de millones de personas… aunque en realidad el tema de esa película o libro, a priori, no me interese. Esa curiosidad, por ejemplo, me llevo en su día a pagar una entrada para ver Titanic o para ver la primera entrega de Harry Potter.

saludos

16. oct 24, 14:32 | Bob Rock

Joan.- yo siento esa misma curiosidad siempre, y casi nunca consigo saber porque se genera ese fenómeno de masas. supongo que si fuese fácil saberlo, en el mundo existirían más fenomenos de ese tipo (dentro del cine se entiendes). Como se suele decir: hay que estar en el sitio adecuado en el momento adecuado. Pero a mi no me engañas, tu fuiste a ver Titanic por la misma razón que yo.

Confesad Almas Oscuras machos: ¿Cuántos habéis visto Titanic por acompañar a la novia? Ese sí es un debate divertido ;)

Un abazo, gracias Draghann por tu comentario de antes, creo que ha sido el toque de cordura que necesitaba.

17. oct 24, 20:36 | AZOTE

Me lo he vuelto a perder. Supongo que por la costumbre volverá a ser mi culpa.

18. oct 24, 20:46 | Joan Lafulla

Bob Rock – jajaja… supongo que algo de eso hay en el tema Titanic (ahora mismo no lo recuerdo).

Azote – no, esta vez no es culpa tuya.

saludos

19. oct 24, 20:56 | Draghann

Yo es que con Titanic no puedo. Es superior a mis fuerzas. Reconozco haberla visto y me temo que nunca me he recuperado del todo.

Es el primer telefilm de la historia al que han premiado en los Oscars ( y no con uno sino con once!!!). Si me hubiese visto obligado a verla en el cine creo que habría acabado saliendo en los Telediarios…

Debe ser lo más parecido que hay a una lobotomía frontal a palo seco.

Un saludo!

20. oct 25, 17:37 | jpamplo

Rompo lanza a favor de Titanic y de James Cameron en general. Cierto que Titanic es blanda y facilona, pero ofrece espectáculo durante todo el metraje, y esto es algo que hace Cameron en todas sus películas.
“Lo imposible”, sin embargo, trata de mantenerse a flote con una escena de 7 minutos de duración, el resto de la trama es como un lacrimógeno episodio de “autopista hacia el cielo”.

Aún así, parece estupendo que se haga cine asi, y mucho más estupendo que la gente llene los cines porque eso ayuda a otras películas menores a tener público. Pero en Sitges con esta me pasó como con “Invasor”, también española, me pregunto si el camino que tiene que tomar el cine español es el de los taquillazos americanos. Yo espero que no…

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.