Estás aquí: Página de inicio » Libros » Los que reptan

Los que reptan

Una novela de terror

 photo LQR_Interior_zps3gsrtvvt.jpg

John Shirley

 photo LQR_Autor_zps7vrrv9fl.jpgEscritor y guionista americano, John Shirley es conocido por sus novelas, cuentos y guiones de ciencia ficción o terror. Además de su producción narrativa, Shirley ha sido cantante de rock en el circuito punk californiano durante años. Shirley se hizo un hueco en el mundo de la ciencia ficción gracias a su incursión en el subgénero del Cyberpunk, con grandes influencias desde el mundo del terror. Como guionista es muy conocido su trabajo en la película “El Cuervo”. A lo largo de su carrera, con más de veinte obras (en las que se incluyen varias novelizaciones de películas y cómics), Shirley ha ganado premios como el Bram Stoker o el International Horror Guild.

En un laboratorio secreto, un joven científico se encoge de miedo en la oscuridad, calculando sus posibilidades de sobrevivir a la abominable carnicería que le ha dejado atrapado y solo. O casi solo. Al rato, una operación militar encubierta “limpia” el rastro de un proyecto ultra secreto que ha salido horrorosamente mal. Tres años después, todo comienza de nuevo, cuando la liberación de algo insidioso se extiende, se multiplica, transforma lo que encuentra a su paso… Esta diabólica inteligencia no se detendrá hasta que los seres vivientes sean conquistados. Hasta que todos ellos repten…

Otra “cybervuelta” de tuerca

 photo LQR_1Izd_zpsluzayxop.jpgFacebook, Twitter, Instagram, WhatsApp, YouTube… Y tantas otras fugas y tocatas en forma de foros o hilos son en su esencia lo mismo: redes sociales. En ellas ya se cuelguen vídeos, fotos, mensajes o la obras y milagros de sus posteadores, en realidad lo que se persigue de un modo más o menos sibilino es disfrutar de los minutos de gloria warholianos con los que sentirnos realizados y ganar seguidores y amigos virtuales. Pero pensad bien en la definición del concepto. ¿Que es una red? ¿Cuál es su finalidad? Verbigracia: “Especie de tejido hecho con hilo, cuerda o alambres entrelazados, usado para pescar, cazar, envolver u otras cosas”. Es decir, que se trata de atrapar, en este caso a personas, en ese círculo vicioso de narcisismo protagonista al que todos hemos sucumbido en alguna ocasión.

Algunos son tan partidarios del transhumanismo que en su tecnológica candidez han decidido implantarse voluntariamente un microchip con el que automatizar determinadas funciones ya sea en su entorno laboral o familiar sin meditar profundamente los peligros que ello puede conllevar. Porque si te hackean el ordenador lo formateas, pero… ¿y si te piratean dicho implante, esto es, a ti mismo? (véase “The Belko Experiment” o la más visionaria “Ghost In The Shell”). En tal caso ya me imagino a alguno en plena madrugada con un cutter en la mano ante un espejo y mordiendo una toalla mientras trata de extirparse a lo vivo a su pequeño amigo de silicio (impagable al escena de las pinzas nasales en “Desafío Total”).

 photo LQR_1_zpsbnfzxec3.jpg

Así pues, podemos concluir que aunque las nuevas tecnologías son una maravilla, el problema de las mismas no radica en su uso sino en su abuso. Os lo dice quien ha vivido y disfrutado como nunca su adolescencia en los maravillosos ochenta sin Internet ni móviles ni tantas otras cosas que algunos consideran hoy indispensables. Y no se trata de un mero chocheo nostálgico por mi parte. Ni mucho menos. La ciencia avanza en progresión geométrica mientras nuestra aplicación moral de la misma lo hace en progresión aritmética.

Los últimos avances se están produciendo a nivel cuasimicroscópico mediante nanorobots con su propia inteligencia artificial destinados a mejorar nuestra calidad de vida, pero quien sabe lo que pueda ocurrir si algún día, como sucede en “Los Que Reptan” dichos pequeños cabroncetes toman conciencia de sí mismos y se percatan de que el verdadero virus prescindible somos nosotros, los vulnerables y patéticos humanos.

Con “Los Que Reptan”, John Shirley da, lo que podríamos llamar una vuelta “dos punto cero” al tan manido género zombi. De modo que ahora los redivivos son en realidad los mutados “reptantes”. Humanos que han sido colonizados por nanorobots con muy mala leche y que pretenden expandirse por todo el Planeta hasta biocolonizarlo en una simbiosis hombre-máquina donde ésta última sea quien lleve la voz contante. Por tanto, Shirley retoma conceptos ya planteados en otras alegorías cyberpunkarras como “Matrix”o la épica “Tron” y los recombina con elementos propios del género de terror que ya expusiera Jack Finney en su “La Invasión De Los Ladrones De Cuerpos” para dar como resultado una epopeya de corte fantacientífico muy próxima al simpático film “Virus” de John Bruno pero cambiando el acotado terreno de acción naval de aquélla por todo el globo terráqueo.

 photo LQR_Portada_zps47o8as67.jpg“Los Que Reptan” se convierte así en un techno-thriller de ágil lectura con el que se pretende hacernos reflexionar sobre los peligros que conlleva la cada vez más evidente dependencia tecnológica y la inevitablemente asociada obsolescencia programada, pues quizá llegue el día en que los obsoletos sean los humanos no modificados (véase “Repo Men” o ya puestos la mismísima “Blade Runner”). Todo ello salpicado (nunca mejor dicho) de dosificados momentos gore y buenas dosis de acción donde los clásicos juegos del gato y el ratón y el tópico pero siempre escalofriante “quién es quién” catalizan una lectura que quizá nos haga reflexionar y percatarnos de que en plena era de la comunicación, estamos más “incomunicados” que nunca absortos en nuestras esplendorosas pantallas multipixeladas, menospreciando el fabuloso mundo real que nos rodea para refugiarnos en ese engaño virtual con el que tenernos debidamente sometidos y encandilados.

¿Y tú querido lector? ¿Estarías dispuesto a someterte al Test Voight-Kampff? ¿O temes el resultado del mismo y prefieres no saberlo?

Felices pesadillas, Almas Oscuras.

Vuestros comentarios

1. feb 19, 23:27 | Mountain

Como siempre un placer leer tus reseñas literarias, esto pinta interesante!

Gracias MASP!

2. feb 21, 00:06 | MASP

Gracias a ti Mountain por tu apoyo y participación!

Un Saludo!

3. feb 24, 03:18 | Baryonyx254

A los que les haya gustado esta novela ,
ó el subgénero de las “plagas grises” en general ,
os recomiendo la novela “Presa” de Michael Crichton ,
que , como suele ocurrir con este autor ,
da detalles “científicos” muy interesantes
de cómo podrían desarrollarse
estas simpáticas criaturitas …

… Bon appetit !!

4. feb 24, 12:44 | MASP

Baryonyx254, gracias por tu interesante recomendación. Crichton es uno de mis autores favoritos en lo que a terror científico se refiere.

Saludos!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.