Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Love Me Deadly

Love Me Deadly

Retronecrofilia

Love me deadly

Ver ficha completa

  • Título original: Love me deadly
  • Nacionalidad: USA | Año: 1973
  • Director: Jacques Lacerte
  • Guión: Roger Wall
  • Intérpretes: Mary Charlotte Wilcox, Lyle Waggoner, Christopher Stone
  • Argumento: Lindsay es una mujer joven y atractiva fascinada por los cadáveres. Acude a funerales de desconocidos y espera la oportunidad para quedarse a solas con el difunto. En uno de ellos, un hombre le hará una oferta que no podrá rechazar.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Love me deadly

Tengo debilidad por los setenta en esto del terror. Vienen a continuación de la década clave en la renovación del género: los sesenta. Psicosis (1960) abre una nueva vía al cambiar el terror de origen inhumano por el humano y marca la ruta a seguir por el slasher, el giallo y todos los serial killers por venir (con permiso de M, el vampiro de Düsseldorf). La semilla del diablo (1968) inicia la moda setentera del cine satánico e introduce el leitmotiv de las sociedades secretas y conspiradoras. Por su parte, Romero revoluciona el género con La noche de los muertos vivientes (1968).

Una breve panorámica de la época en occidente: en Inglaterra la Hammer languidece. En Italia el giallo toma el relevo del gótico. En España explota el fantastique y en Francia… Jean Rollin. En América se observan algunas tendencias de gran interés. Por un lado, el terror hecho para televisión, las TV movies viven su punto álgido, dejando algunos títulos dignos de figurar entre lo más granado del género: El diablo sobre ruedas (1971), Don´t be afraid of the dark (1973), Alice sweet Alice (1976), Sweet sweet Rachel (1971)… Todo ello sin olvidar las producciones de Dan Curtis. Por otro lado, estamos en la edad dorada del exploitation: sexo y violencia de bajo presupuesto a raudales al servicio de tramas delirantes, a menudo audaces, pero también psicodélicas y chabacanas en exceso. Para la posteridad quedan producciones inconcebibles fuera de aquella época: I drink you blood (1971), Blood sucking freaks (1976), Death bead, the bed that eats (1977), Blood freak (1972), Ganja and Hess (1973), Flesh feast (1970), The toy box (1971), Malatesta´s carnival of blood (1973), Thundercrack! (1975) o cualquiera de los rarefactos pergeñados por Frederic Hobbes.

Lo formidable de la década es que sin quererlo se convierte en el punto de convergencia de algunas de las tendencias más peculiares y caducas del género: se revuelcan sin prejuicios el exploit, el e(u)roterror, el porno y el cine de arte y ensayo. Conviven en esta época obras modestas pero de indudable calidad, injustamente relegadas al olvido como Let´s scare Jessica to death (1971), Messiah of evil (1973) o Lemora (1973); productos de “altas miras”, preñados de imágenes herméticas y lenguaje simbólico: Mid minuit (1970), Diabel (1971), Glissements progressifs de plaisir (1974), Valerie a Tyden Divu (1970); ejercicios cinematográficos de belleza arrebatadora, rebosantes de erotismo, salvajes y violentos como pocos: The devils (1971), Saló (1975); y una ristra de barrabasadas de las que desgraciadamente “ya no se hacen”: Alucarda (1973), Le jardin des supplices (1976), Buio omega (1979), Hausu (1977), The sinful dwarf (1974), Vase de Noces (1974)…

En este improbable e irrepetible contexto florece Love me deadly, «una película de terror psicológico sobre un asesino homosexual y una mujer que ama los cadáveres», según The psychotronic encyclopedia of film.

Los acérrimos del terror estamos familiarizados en mayor o menor medida con los títulos claves de la vena necrófila, me refiero a las cintas de Jörg Buttgereit, en concreto a Nekromatink y Nekromantik II. Tampoco debemos olvidar otros de menor calado como Aftermath de Nacho Cerdà o Lucker the necrophagous. Por su parte, la canadiense Kissed es una emotiva y hermosa reflexión que se sale del ámbito del género. Sin embargo, la película con la que me gusta comparar Love me deadly es la abyecta Buio omega de Joe D´Amato. Ambas comparten tres elementos claves: la necrofilia, el asesinato y el embalsamamiento.

Si hay algo que sorprende de Love me deadly es el tratamiento que aplica al tema que aborda. Alterna con un distanciamiento pasmoso estampas de gran violencia con situaciones tomadas de la esfera del melodrama más rancio. La película se abre con una escena que escala calladamente del dramatismo al asco más visceral. Para cuando la protagonista se inclina sobre el ataúd y besa con toda la sensualidad del mundo al difunto, el espectador está todavía frotándose los ojos de incredulidad. En adelante, la narración se desarrolla en dos planos paralelos bien diferenciados. Asistimos a los altibajos de la insulsa vida sentimental de Lindsay, por los que el director pasa prácticamente de puntillas, valiéndose de un montaje ligero compuesto de escenas sin apenas diálogos, amenizadas por un colorido tema musical. En el otro extremo están las desventuras de nuestra necrófila y la secta de asesinos adoradores de cadáveres con la que entra en contacto. Numeroso flashbacks que actúan de bisagra entre ambos planos nos revelan el origen de los trastornos de Lindsay, su irremediable frigidez para con los vivos y su ardiente pasión hacia los muertos.

Digno de recuerdo es el primer asesinato, para el que tendremos que esperar nuestros buenos veinte minutos. No obstante, la espera se verá compensada con creces: el embalsamamiento de una persona viva no es algo que se vea todos los días. La escena contiene en grado superlativo todo los elementos, las sensaciones y las vibraciones que han hecho al exploit de los setenta merecedor de su fama de maldito. Es un momento difícil de olvidar, un exponente máximo del terror quirúrgico en todo su esplendor: el que suscita el bisturí bien afilado aplicado a la carne; torture porn en estado puro. También destaca, por motivos bien distintos, la escena de la adoración del cadáver de Wade, uno de los amigos de Lindsey. Tenemos aquí la cara opuesta de la moneda, una sutileza onírica inquietante y bellamente filmada, no desprovista de sensualidad pero sin recurrir a ni una gota de sangre. Entronca el cuadro con ese terror irreal, alucinógeno, del que la citada Messiah of evil o la más reciente The lords of Salem son un buen exponente (aunque lo cierto es que estamos más acostumbrados a ver este tipo de producciones en este lado del charco: véase Necronomicon de tío Jess).

A pesar de lo dicho, Love me deadly se muestra bastante comedida en su aproximación a la necrofilia. Ya hemos dicho que, en líneas generales, alcanza cotas edulcoradas de melodrama añejo. Exhibe, también, ciertas pretensiones psicológicas, plenamente justificadas para componer el retrato mental de la protagonista, en la línea ya iniciada una década antes por Psicosis (y por buena parte del cine de Hitchcock, tan dado a tirar de Freud para consolidar conductas extremas).

Vamos terminando: Love me deadly es una producción modesta pero contundente a pesar de sus limitaciones, y terriblemente valiente. No cae del lado de las TV movies de la época ni tampoco del grindhouse y, sin embargo, tiene un poco de ambos, y es precisamente esa naturaleza híbrida la que la convierte en un título tan especial. Oscura, de culto, sui generis, “must-see”…

Imágenes de la película

Love me deadly

Love me deadly

Love me deadly

Tráiler

Lo mejor: El primer beso, el primer asesinato y la adoración de Wade.

Lo peor: Que solo vayas buscando ver burradas: te decepcionará. Hay otros títulos para eso.

Vuestros comentarios

1. may 15, 15:25 | Jesús Pamplona

Excelente reseña, felicidades.

2. may 15, 16:42 | Elchinodepelocrespo

Se agradece, Jesús. A ver si entre todos le damos un poco de promo a la peli y alguien se decide a currarse unos subs.

3. may 15, 17:26 | Mr.Joe D'Amato

Hombre, yo tengo el DVD que salió hace 3 o 4 años pero no lleva subs en español, quizás en otra época te los hubiese conseguido, pero ahora ya está descartado. La peli está muy chula, es el primer exploit que se hizo con necrofilia y para mi mejor que las Nekromantics y similares, aunque siempre será mejor la que dirigí yo mismo, Buio Omega, mi obra maestra. Yo es que estas pelis de los 70 y los 80 son las que más me gustan, las he visto todas las que pones ahi, y sigo buscando cosas raras que no haya visto en los indices de aficionados, donde alguien siempre tiene ese VHS raro, esa remasterización nueva, etc. Pues que viva la psicotronía. No os perdáis esas pelis de 42nd Street Forever, Grindhouse Trailer Classics, etc que eran compilaciones de los trailers de todas estas pelis.

4. may 15, 17:38 | Elchinodepelocrespo

Gracias Joe, lo de los subs es para darle más recorrido a la peli y que llegue a la mayor cantidad de aficcionados posibles. En cualquier caso, qué duda cabe que los setenta es una bonita época y Buio un pepino de película.

5. may 17, 13:33 | Mr Zombie

Elchinopelocrespo, una gran review de este clasicote no muy conocido pero la mar de interesante y muy recomendable su visionado, aunque no se yo si es muy complicada de ver a estas alturas o hay que tirar de importación.

Muy acertados los títulos que muestras, se nota que eres gran conocedor de este tipo de pelis. A mi Buttgereit no me gusta, me tira mas el titulo de D’Amato. The Devils o Salo´ son de obligada visión. Hausu también me encanta como bizarrada japo y el resto o no me han gustado tanto o alguna ciertamente nunca la llegue a ver.

Felicidades por la critica, una peli muy entretenida esta Love me deadly también a mi parecer.

6. may 17, 15:37 | Elchinodepelocrespo

Gracias, Mr Zombie, la mar de entretenida, ciertamente. Yo de Buttgereit me quedo con el Rey de la Muerte, que sí que me gusta. Scram y los Nekros las vi hace la pila de años y no me gustaron especialmente; pero de la del Rey puede que me desmarque con una reseña.

Un saludo.

7. may 30, 20:45 | Mountain

Que gran reseña con ese repaso a esos títulos setenteros, no conocía esta película pero lo que cuentas me ha despertado mucha curiosidad.

8. may 30, 21:07 | Elchinodepelocrespo

Merece la pena, ya verás.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.