Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Marea alta

Marea alta

Perros de mate

Marea alta

Ver ficha completa

  • Título original: Marea alta
  • Nacionalidad: Argentina | Año: 2020
  • Director: Verónica Chen
  • Guión: Verónica Chen
  • Intérpretes: Gloria Carrá, Jorge Sesán, Cristian Salguero, Mariana Chaud, Hector Bordoni, Camila Fabbri
  • Argumento: Unos obreros comienzan a amedrentar a la dueña de una casa.

DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

Marea alta

Se nos había escapado en Sitges y hemos podido verla en la edición online del Festival de Huelva. La verdad es que estos certámenes vía plataforma son de lo poco positivo que rescato de este año que por fin parece terminarse. Marea alta había logrado el premio blood window en Catalunya como mejor película latinoamericana del certamen y ya antes, en Sundance, había recibido una muy buena acogida por parte de la prensa especializada. Se trata de un peculiar home invasion sin apenas violencia explícita, que logra subir la presión sobre su protagonista de tal forma que a mitad de película te tiene totalmente acongojado.

Laura (Gloria Carrá) es una mujer madura y privilegiada económicamente. Ha decidido supervisar las obras de ampliación de su casa familiar y de paso tomar cierta distancia de su marido e hijos. Días antes de terminar la reforma, y en vista de que el resultado es muy bueno, invita al jefe de obra Weisman (Jorge Sesán) a tomar con ella una copa de vino, promesa de solución posterior a la tensión sexual que se masca entre ambos. Tras varios tiras y aflojas donde queda palpable que aparte del deseo son caracteres bien distintos, terminan la noche en la cama dando rienda suelta a sus fantasías. A la mañana siguiente el capataz se marcha de forma precipitada, dejando a Laura sola con sus dos peones que, conscientes del encuentro sexual, cambian su actitud servil por una desafiante confianza.

Marea Alta no es un home invasion de encapuchados y caza humana. Juega en la liga de otras invasiones más sutiles, como las de Parásitos, Borgman, Perros de paja o La ceremonia. Asaltos al espacio íntimo, a la privacidad, pero también a un status social, a un apetito por parte del invasor de trastocar los cimientos de las relaciones patrón-obrero, de obligar al poderoso a despojarse de su impostada etiqueta y abrazar la brutalidad que su apariencia intenta disfrazar. Pero además de esa lucha social, se evidencia con igual fuerza una sexual, donde el hombre minusvalora y se empodera para someter al personaje femenino que ha cometido el error de tener también ganas de sexo. La cinta no nos da dato alguno. Comenzamos con la mujer y su trabajador bailando juntos, desconociendo el cortejo que les ha llegado a esa situación. Ya en esas escenas observamos el pulso de ambas clases sociales. El zafio albañil con pinta de empotrador la dice al oído “:A ti te gusta mucho follar…”. Escandalizada, pero no del todo, la señora de la casa comenta “¿Pero tú crees que esa es manera de hablar a una mujer?”. Laura, como los espectadores, no lo sabe, pero en ese momento acaba de perder una batalla, puede que hasta una guerra, pues ha dejado en evidencia una debilidad que va a ser aprovechada por sus trabajadores.

Lo que para la protagonista es una edificante aventura (genial la secuencia de la carnicería, donde presume de haberse pasado la noche follando con su encargado) pronto se transforma en una amenaza a su autoestima. El pudor y la etiqueta impiden al personaje femenino expresarse claramente ante la actitud cada vez más desafiante y sexual de sus dos albañiles: perros sueltos por su superior Weisman, que tras el encuentro nocturno se sabe en una situación de poder que le permite despreciar a su cliente. Poco a poco el sentido de propiedad se pierde. Los trabajadores invaden los espacios íntimos, marcan con orina el baño de su dormitorio minando con cada gesto y cada frase la posición de Laura. No hace falta agresión física, algunas respuestas son tan violentas como un buen puñetazo. La asfixia crece por momentos.

Cualquiera que haya padecido una reforma gorda en su vida conectará fácilmente con varias escenas, pues siempre hay un momento en el que descubres que has perdido el control sobre tu propia casa; que estás a merced de que los Pepe Gotera y Otilio de turno hagan bien un trabajo. Un punto en el que no tienes claro ya si el resultado de la obra es lo que pediste, pero a tí ya hace tiempo que eso ha dejado de importarte y solo quieres que el tema termine.

La directora Verónica Chen, que debutó con un espectáculo de máfias, conejos carnívoros mutantes y una frágil heroína asiática que no hablaba chino en la simpática “Mujer conejo” y que en 2018 nos intrigó de lo lindo, con las pesquisas de una madre por saber cual es la relación que mantiene su hija con su abuelo en “Rosita”. Chen confirma su capacidad para crear mujeres protagonistas potentes y luchadoras. Desgraciadamente el dibujo de los oponentes masculinos se antoja más primario, algo que funciona maravillosamente bien, pero que le quita cierto aire de verdad a varias escenas más gruesas de lo que precisarían para ser totalmente verosimiles. Aunque mi mayor pega se encuentra en su ambigüedad narrativa pues no me quedó muy claro, tras ese final con pié cambiado, que nos quería contar la autora en realidad… bien pensado tal vez no sea tan malo que me dejen dándole vueltas a la trama.

Marea alta

Marea alta

Marea alta

Lo mejor: Edificantemente incómoda. La forma en la que va rompiendo los límites de su protagonista.

Lo peor: Su tercio final supone una ruptura compleja de asimilar.


Vuestros comentarios

1. nov 15, 22:44 | AZOTE

Tendría que verla otra vez porque hace eones del último visionado pero me da que de invasión sutil en la de Peckinpah pues como que no hamijo, Dustin Hoffman on fire repeliendo el asedio de unos rednecks.

Y el trailer de ésta no me dice nada la verdad.

2. nov 15, 23:37 | Tito Jesús

Azote, nada que ver en resultado a Perros de paja de Sam Peckinpah, aunque en varios momentos la forma en la que se van acercando los albañiles a la casa te puede recordar a aquella. Efectivamente el tráiler es poca cosa y la película carece de explosión violenta pero si te gustan las películas que crecen en tensión te lo vas a pasar bien.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.