Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Mayhem

Mayhem

Violencia corporativa

Mayhem Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Mayhem
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2017
  • Director: Joe Lynch
  • Guión: Matias Caruso
  • Intérpretes: Steven Yeun, Samara Weaving, Steven Brand
  • Argumento: Un virus se propaga en un edificio de oficinas, haciendo a sus ocupantes cautivos de sus más bajos instintos.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

 photo Mayhem_Interior_zpsxqolaib3.jpg

La película nos narra la épica aventura de un ejecutivo en pos de la redención, y digo épica más por el clasicismo de su premisa, tipo tragedia griega regada de vandalismo e impudicia. Este empleado modelo es recién despedido cuando comienzan a ser visibles los efectos de una epidemia dentro de las oficinas donde trabaja. Edificio marcado por una iluminación artificial que incinerará nuestras pupilas, efecto potenciado gracias a una fotografía que impide a “Mayhem” ser más de lo que su humilde origen pronosticaba.

El aguerrido Danny Cho intenta usar la ira que provoca el virus sobre su persona, pues inhibe la moral y el control, para tomar venganza sobre el corrupto comité de dirección que abusa de los débiles y favorece a los fuertes con tal de seguir acumulando millones. No será tarea fácil teniendo en cuenta que los más de doscientos empleados a su alrededor han decidido colgar a Pepito Grillo, después de violarlo, y abandonarse a la degeneración más absoluta.

Pero esto no es óbice para que nuestro protagonista vaya superando fases, muy bien acompañado por una atractiva clienta, interpretada por la disfrutable Samara Weaving (“The Babysitter”), hasta alcanzar la torre de marfil donde se oculta el dueño de la consultora, un cocainómano psicótico que sintetiza con bastante acierto el sin fin de tópicos corporativos del cual se alimenta “Mayhem” sin vergüenza alguna para dar forma a su guión, desde aquellos relativos a los técnicos de sistemas hasta la frialdad del jefe de recursos humanos.

Partía con todo el escepticismo en contra debido a otra muestra reciente de violencia corporativa, un experimento fallido que me dejó un sabor agridulce a pesar de su magnífica realización en el apartado técnico. “Mayhem” vence a “The Belko Experiment” sin tanto dinero ni nombres colocados en las marquesinas hollywoodienses, precisamente en el plano donde el largometraje escrito por James Gunn terminaba pareciendo una broma insípida: su argumento. Ambas películas viven un paralelismo innegable; el edificio de oficinas bloqueado del que se apodera una ola de violencia que enfrenta a compañeros. “Mayhem” lo capitaliza a través de la mala baba con que expone sus argumentos, mucho más sólidos en una situación que como ficción debemos interpretarla tal que de un entretenimiento inocuo se tratase. Sea este escenario tan poco serio construido en base a unos chips que revientan el cerebro de aquellos empleados que no maten a otros miembros de la firma, o de un virus que simplemente saca lo peor de cada persona, provocando un caos empresarial como no se veía en tiempos.

Dentro de este entorno fantástico, porque las dos cintas juegan a llevar a pantalla la ambientación característica del mundo del comic, me parece más gratificante ese vicio sin moral que se apodera de “Mayhem”, por muchos peros que tenga… como la definición de un protagonista que no termina de encajar como antihéroe, demasiado influenciado por el “happy american way of life”. Entendedme, y este ejemplo gráfico es muy descriptivo, me sigue sentando como una patada en los cojones ver un “polvazo” en pantalla donde ella no se quita el sujetador. El virus que afecta a los trabajadores de TSC se supone que borra las inhibiciones de sus portadores, eliminando la ética de sus acciones, empujándolos a la violencia, la lujuria y todos esos pecadillos que los cristianos tanto odian. Esta circunstancia se apodera del argumento con eficacia y bastante valentía, hasta que toca mancillar los actos de nuestro protagonista, un improbable ejecutivo agresivo con conciencia. En ese momento “Mayhem” prefiere convertirse en una comedia simplona, donde la sublimación de los formalismos sociales supone la escusa perfecta para, horror, vomitarnos una lección de moralidad que no acaba de casar con la historia.

Una pena que el potencial de este cuento macarra no haya sabido llevarse hasta sus últimas consecuencias, hecho que parece habérsele olvidado a la prensa especializada estadunidense, de nuevo soltando maravillas de un producto que sí, está bien, pero no supone ningún punto de inflexión dentro del cine de terror actual. Eso sí, merece la pena destacar la labor del guionista Matias Caruso, aunque sólo sea porque este es su primer largometraje. Quizás, de seguir apostando por esta línea arriesgada e irreverente hasta cierto punto, puede que estemos hablando de una de las grandes promesas actuales de la industria.

Quizás el acabado visual sea menos logrado en el caso que nos ocupa, evidenciando un presupuesto limitado cuando se trata de recrear el exceso de la violencia en pantalla, perdiendo contra “The Belko Experiment” durante los primeros asaltos. Aunque tanto el ritmo narrativo como la estética, en lo que respecta al caos rondando entre los despachos, superan con creces la producción del año pasado, mucho menos plástica en enfrentamientos cuerpo a cuerpo. Las dos utilizan las mismas herramientas, con especial predilección por las escenas a cámara lenta, sólo que los actos de depravación de los personajes secundarios aquí adquieren un tono más oscuro, lo que siempre es bienvenido cuando hablamos de sacar los bajos instintos a pasear.

Quizás no podamos ser tan vehementes en cuanto a la faceta interpretativa, pues los actores de “Mayhem”, excepto su protagonista Steven Yeun, que venía pegando fuerte desde “The Walking Dead”, no logran que los tomemos en serio en ningún momento. ¿Será un efecto potenciado por una edición demasiado esquizofrénica? Con tal de imprimir velocidad, Joe Lynch se anuda la manta a la cabeza y nos regala un muestrario de planos cortos tomados desde posiciones confusas para añadir un dinamismo que, la verdad, los especialistas no consiguen transmitir. No me quiero imaginar que hubiese podido ser de “Mayhem” con un equipo de verdaderos expertos en lucha asesorando. Inteligentemente, Lynch usa la sangre como vestuario adicional para maquillar las deficiencias de unas secuencias de acción rodadas con el nerviosismo de quien no tiene material de calidad delante de la cámara. También se resiente de la carencia de medios el gore, que es abundante en cantidad, no así en profundidad, justo lo contrario de lo que requería la historia.

En resumen, “Mayhem” destaca fácilmente dentro del panorama bastante descafeinado en que vivimos, donde a poco dinero con el que cuente la producción de turno, esta se transforma en un muestrario de buen rollo. Al menos, con la presente podemos olvidarnos por unos minutos de súper héroes emigrantes, sábanas con problemas existenciales y chicas condenadas a vivir el mismo chiste malo durante noventa minutos. De cara al aficionado puro y duro, encontramos aquí una honestidad por encima de la media. Desde luego su conclusión deja los términos a medio gas, arruinando la disposición de las piezas que durante buena parte del metraje sí destilan la locura y mala leche que su tráiler vendía con ligereza. De todos modos, resulta difícil aburrirse con “Mayhem”.

Imágenes de la película

 photo Mayhem_1_zpsmh0gdott.jpg

 photo Mayhem_2_zpsoipmeent.jpg

 photo Mayhem_3_zpsnxxgkngn.jpg

Lo mejor: Bastante mala baba.

Lo peor: Una fotografía brillante que la emparenta con telefilmes baratos de los noventas.

Vuestros comentarios

1. nov 14, 13:00 | Cuntgrinder

Dice el brother de Adam Green que estuvo hibernando la mayor parte del 2017. Y eso el Belko Experiment de Gunn/McLean no se destacaba por la originalidad precisamente…

2. nov 14, 18:26 | tito Jesús

No creo que tenga gore en absoluto, sangre si, pero la cámara sabe esconderse para no mostrar apenas nada. A mi se me hizo mucho más aburrida e irregular que Belko, creo que la premisa de guión es mucho mejor en esta ocasión pero el resultado es bastante regular. El ir escalando plantas y ese rollo de cada planta tener su “Final boss” como si fuera un videojuego se lastra con la falta de intensidad de esos enfrentamientos.
Para mi es un aprobado ramplón.

3. nov 14, 20:51 | Ivan

La tematica me recuerda mucho al comic “crossed”, aunque me suena a una versión mucho mas aguada y dulzona.

4. nov 14, 21:25 | Bob Rock

Ivan.- Por desgracia no le llega a “Crossed” ni a la suela de los zapatos en burradas. Esta es más blanca, dejándose además muchos litros en el tintero debido al presupuesto (se notan ganas pero no pasta).

Aunque de Ennis me quedaré siempre con Hitman… puede que no sea lo mejor, pero sí lo más entrañable (como no sentir cariño por la serie donde nació Sixpack)

Un saludo

5. nov 15, 04:35 | Varón Dandy

Muy divertida!

6. nov 16, 21:19 | Jodedor

Al rico.pirateo!!! Ve al cine anda!

7. nov 16, 23:11 | Bob Rock

Jodedor.- La verdad que me ha gustado tanto que me he animado a comprar el Blu-ray.

Te dejo el enlace por si te apetece comprarla a ti también, dudo mucho que se estrene en cines españoles. Al menos en los de mi humilde ciudad, quizás en la tuya sí. ¡Suerte!

https://www.amazon.com/Mayhem-Blu-ray-Steven-Yeun/dp/B074WRVYSM

Un saludo!

8. nov 17, 00:08 | Frankielopez

Jodedor- en pocas palabras, eres un jodedor tio, vaya tela lo tuyo
La película esta muy muy bien, hay que verla.
Me huelo que La rubita de BAbysitter va a despuntar en cualquier momento, tiene estilo

9. nov 17, 05:31 | Juan Eduardo Bendeck Cordero

Supremo.
Un saludo.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.