Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Minutes Past Midnight

Minutes Past Midnight

Corto pero no tonto

Minutes past Midnighr

Ver ficha completa

  • Título original: Minutes Past Midnight
  • Nacionalidad: Canadá | Año: 2016
  • Director: Marc Martínez Jordán, Robert Boocheck, Lee Cronin, Sid Zanforlin
  • Guión: Chris Bavota, Robert Boocheck, Lee Cronin, James Moran
  • Intérpretes: Jason Flemyng, Barbara Steele, Mika Boorem
  • Argumento: Nueve historias de terror que tienen lugar pasada la medianoche.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo PMP_Interior_zpsxwlppuga.jpg

En las últimas fechas parece que el mundo del cortometraje se ha convertido en un refugio para la escasez de estrenos destacables dentro del submundo del horror, con especial privación en el terreno de lo sobrenatural. Por ejemplo “Oats Studio” está animando mucho el panorama con cada nueva píldora, pero además vamos observando noticias sobre proyectos de corta duración que exploran con bastante dignidad las mazmorras del horror. Como siempre destaco, una pena que estos proyectos se hayan convertido en un desesperado intento por parte de sus autores para entrar por la puerta grande a la industria. Al menos, siguen quedando unos pocos locos cuya única intención es contar una historia poniendo a prueba los límites de la narrativa.

Quizás no en el plano más experimental, donde el cortometraje debería suponer un campo abonado, pero “Minutes Past Midnight” recoge nueve cortometrajes con la intención de saciar a los espectadores con hambre de historias genuinamente terroríficas. Como no, el humor se hace presente en una buena parte de ellos para tergiversar la experiencia de una forma demasiado derivativa. Sin embargo, donde el humor negro no alcanza, aquí expresado con una tosquedad irritante, tenemos los destellos de una antología de género muy agradecida. En primer lugar por la escasa duración de los segmentos, la película entera sobrepasa la hora y media por los pelos, y en segundo lugar porque algunas de las historias presentadas son una delicatesen para los sentidos. Al igual que el surtido de la barra de un buen bar, la variedad es la mejor herramienta de las antologías, hay bocados para todos los gustos, unos más finos que otros, pero sobre todo es muy sencillo digerir uno de ellos y pasar al siguiente a ver si encontramos un mayor abanico de placer cubriendo nuestras papilas gustativas.

El origen de “Minutes Past Midnight” es el mismo que el de “Galaxy of Horrors”: El festival canadiense “Little Terrors”, especializado en cortometrajes de género y auspiciado por el magazine “Rue Morgue”, muy activo en los medios digitales. Mientras que “Galaxy” se centraba en la ciencia ficción oscura, la colección que hoy nos ocupa se muestra más genérica, y hasta cierto punto clásica, dentro del cine de terror. Eso sí, esta vez los recopiladores no se han molestado en rodar ninguna secuencia que unifique las historias, matando cualquier sensación de cohesión, elemento diferenciador para sobresalir dentro del mundillo de las antologías. Es decir, ver estos nuevos cortometrajes en una sesión de “YouTube” no se diferencia en nada a verlo en formato película. Es más, la selección parece menos rigurosa que en “Galaxy”, donde la calidad en general estaba un peldaño por encima de esta.

Así tenemos nueve piezas que coquetean con el horror sobrenatural sin dejar de lado el humor en más de la mitad de las mismas. Productos tradicionales que esconden un par de gemas entre un puñado de proyectos intrascendentes de variadas nacionalidades, entre ellas España. Aunque no estemos hablando de un producto icónico, sigue siendo válido para salvar estas noches veraniegas donde no se estrena ni una buena película de terror. Sus primeros cortometrajes son un tanto pobres argumentalmente, meras chorradas podríamos decir, mientras que en el meridiano de “Minutes Past Midnight” nuestro vehículo alcanza una velocidad de crucero decente y podemos descubrir cómodamente sentados en nuestra sofá esos lugares malditos que tanto nos gustan.

”Never Tear Us Apart”, de Sid Zanforlin


Un par de tipos buscan una cabaña, uno de ellos esperando encontrar a sus abuelos. Pero lo que encontrarán será algo más peligroso.

Como decía, estamos ante una tontería de cinco minutos de duración que abre de forma bastante pobre el espectáculo de horrores que nos prometía la portada, bastante grimosa por otro lado. No se salva ni aunque tenga una secuencia gore muy bien diseñada, y sobre la que supongo orbita la tremenda falta de argumento del que adolece este cortometraje.
Pasa rápido, se olvida aun más rápido.

”Awake”, Francisco Sonic Kim y Collin George


Un niño padece de insomnio desde un terrible accidente. Pero lo cierto es que en realidad estaba dormido, a la espera de un violento despertar.

Supongo que sobre el papel podía ser una idea interesante, una buena adición al universo de niños cabrones que tantos disgustos nos han dado dentro del cine, pero creo que la translación del guión a la pantalla deja muchos conceptos por el camino. Otra vez, debido a una compresión excesiva, parece que hayamos visto algo a medias; peor todavía: algo malo a medias.
Aburrido.

”Crazy for you”, James Moran


Hasta los asesinos en serie pueden enamorarse. Lo que no imaginaba Charlie es que su nuevo amor pondría a prueba todos sus instintos de redención. ¿Con éxito o sin él?

El guionista de “Desmembrados”, “Cockneys Vs. Zombies” y “Tower Block” no tiene ningún problema para perfilar una historia a su gusto, con grandes dosis de humor negro “made in England”. Los diálogos y los personajes son chispeantes, buena muestra de su experiencia, pero el resultado sigue siendo una chorrada que tanto se ve venir, mucho más que el propio protagonista, como resulta más propia de alguna serie de “sketchs”. Eso sí, la estética camp y su guapa protagonista me han encandilado.
Simpático y gracias.

”The Mill at Calder’s End”, Kevin McTurck y Ryan Murphy


La familia Grimshaw tiene un extraño pacto de sangre con la tierra que rodea el Molino de “Calder’s End”, un vínculo terrorífico que les hace buscar la muerte entre la oscuridad de la vieja edificación de madera.

Llegamos a uno de los platos fuertes del menú, cuando no directamente el mejor de ellos. No en vano tras la cámara encontramos a un trabajador incansable dentro de los efectos especiales de decenas de superproducciones: McTurck es un experto en ensamblar muñecos y darles vida, como ha demostrado con este cortometraje, una delicia para los sentidos, ¡y no hablamos de “stop motion”! En la más pura vena de Poe, la trágica historia de los Grimshaw no nos sorprenderá por sus giros de guión, inexistentes, si no por un estética gótica basada en las marionetas que dan vida a la acción. Además la gran Barbara Steele (“La Máscara del Demonio”, “El Pozo y el Péndulo”, “Piraña”) da voz a una terrorífica aparición.
De obligado visionado.

”Roid Rage”, Ryan Lightbourn


Los residuos de una central nuclear han convertido el ojete de un tipo cualquiera en una máquina de matar con especial apetito por la gentuza y los indeseables. Este nuevo héroe deberá afrontar su futuro de mierda con una buena provisión de balas.

La gamberrada de la antología. Bastante cateta, mal actuada y bruta; con mucha dosis de gore barato robado a la Troma. Si no fuese tan larga quizás hubiese tenido su gracia, termina además como si se tratase del preludio de un largometraje, en la vena del puto “grindhouse” bastardo que nos vendieron Tarantino y Rodríguez. Una vieja conocida que termina resultando cansina de lo mala que es. De acuerdo, su estética rancia es más premeditada de lo que parece a simple vista, pero eso no quita para provocar el bostezo. De todos modos es imposible odiar un cortometraje con un ojete como principal protagonista.
Escatológica y gracias.

”Feeder”, Christian Rivers y Guy McDouall


Un músico frustrado se recluye en la casa que un amigo le ha dejado para intentar recuperar la inspiración. Un extraño constructo ejercerá de musa para la ocasión, reclamando un tributo de sangre y cordura.

Muy, muy clásica – dentro del relato moderno de terror –, pero igualmente eficaz gracias al cuidado tempo que exhibe. Quizás su tramo final resulta algo predecible, tampoco es que este tipo de cuentos deban acabar bien, pero resulta otra de las grandes del pack gracias a lo inquietante del temática y la sabiduría de no mostrar nada de forma explícita. ¿Qué se alimenta de sangre y regala sueños de gloria?
Tétrica

”Timothy”, Marc Martínez Jordán


Un niño ve en la tele su programa favorito: “El Show de Timothy”, un conejo rosa gigante que da muy mal rollo. Su niñera le obliga a irse a la cama con funestas consecuencias.

El director de “Los Inocentes” debutaba con otra muestra de pedantería tan española, gran parte de culpa de unos actores incapaces por lo general, como lo fue su único largometraje hasta la fecha. Centrado en la parte gráfica, otro chaval amantado por video clips, regala una tontería que seguro de provenir del otro lado del charco hubiese recibido menos críticas. Lo que se nota es que el muchacho se ha relacionado con los círculos adecuados porque a pesar de la frialdad formal de su cine ahí sigue obteniendo financiación catalana. Seguro que alguno de los miembros de su cohorte se pasará por aquí a vomitar bilis: pues menos redes sociales y más trabajo de campo.
El porqué de mi asco hacia el producto nacional.

”Ghost Train”, Lee Cronin


Hace muchos años debieron ir a la playa en lugar de visitar el tren encantado de la feria abandonada. Hoy, desaparecido uno de los tres chicos, siguen llevando flores a la atracción maldita cada año.

Con un arranque prometedor y un desarrollo igualmente coherente, gracias a una sabia dosificación del drama a través de la construcción de un par de personajes creíbles, “Ghost Train” falla en capitalizar la atmósfera de sus primeros compases, soberbios visual y sonoramente. La conclusión es propia de un “tren de la bruja”, pero mucho más chabacana que el asombroso diseño de la atracción frente a la cual transcurre la trama. Con todo, un cortometraje que no deja indiferente.
Nostálgico.

”Horrific”, Robert Boocheck


Un granjero tejano debe defender su caravana de una criatura con un especial apetito de carne de cabra.

Como broche final de la antología me ha parecido un poco pobre. ¿Dónde ha quedado la máxima de “lo mejor para el final”? Tirando por la vía cómica, ni hace gracia ni aterroriza. No es que esperase una maravilla de un cortometraje que cuenta con el “chupacabras” como principal villano, pero a pesar de su cuidado aspecto no deja poso alguno.
Demasiado ligero.

Imágenes de la película

 photo PMP_1_zpsyjxckgri.jpg

 photo PMP_2_zps2lzyvzmg.jpg

 photo PMP_3_zpshal2bnpj.jpg

Lo mejor: "The Mill At Calder's End" y "Feeder"

Lo peor: La falta de cohesión, obvia al tratarse de cortos ya rodados, y el desequilibrio de calidad entre ellos.

Vuestros comentarios

1. ago 16, 05:30 | Omar

Para ser sincero todos me parecieron vomitivos.

El que más me brillo fue feeder, me pareció muy correcto y entretenido, aunque me hubiera gustado ver más, que fuera más retorcido pues.

Loco por ti, tambien me gustó, pero sin exagerar.

La animación de stop motion es visualmente admirable, sin embargo estoy seguro que si vieramos ese escaso argumento en “live action” quedaría bastante malito, así que no me atrevo a realzar este corto demasiado, porque más alla de su técnica “es un caballo muy flaco”

Vaya bob, creo que rescatamos los mismos 3 cortos de esta madeja de aburrimiento, llamada antología.

Un saludo
1.5/5

2. ago 16, 23:38 | Dereks-Never-Run

Estoy mas cerca de la nota de Omar. Esta vez, Bob, te has ablandado al final y le has dado un “sufi”.
Un humilde servidor gustaría de señalar ciertos aspectos de algunos cortos:
”Never Tear Us Apart”.- Rápidamente y con cierta amargura, identifico la clave de humor del primer plato. Tras reponerme, me veo sonriendo con algunas frases del dialogo de los chicos al encontrar la cabaña. También el actor del abuelete hillbilly me cayó convincente (me impactó ver a un señor de esa edad correr así hacha en mano, ya quisiera el que escribe con 30 años).
”Awake”.- El niño no solo no da asco sino que ademas tiene muy buenos momentos interpretativos, lástima que en una cosa tan insustancial como este segmento.
”Crazy for you”- Cuando termina tiene una pieza que parece desconectada del resto, en la que dos tipicos detectives americanos intercambian un par de frases. Será por mi pasado chanante y nui, pero es lo que mas me ha gustado de la antología.
Dónde me pone eso¿?
”The Mill at Calder’s End”.- Mi lado infantil pensó “este era tu mundo cuando jugabas a los muñecos” y mi lado cultureta adulto “no es stop-motion, es como el siguiente paso del teatro Noh”. Como señala Omar, guión justito para poner las marionetas a andar pero su atmósfera y estilo destaca y cautiva (quizás ayude la compañía de cortos tan pésima).
Los demás me parecen penosos y poco originales, salvando solo Roids por su tromismo y nada mas, obviamente.
No pude con Feeder, me pareció predecible como un niño chico.

3. ago 19, 06:37 | Andromeda

De lo peor que he visto este año. Se salva de la hoguera sólo Loco por ti, que fue lo único entretenido. Lo demás caca de la vaca.

4. ago 23, 18:10 | djariel

Esperaba mas,solo rescato la escena gore del primero , la seriedad del corto del guitarrista,y el acabado cinematografico del corto del tren fantasma,muy a lo Stephen King,pero a mi gusto ,si hubieran puesto en un solo corto,el diseño mecanico del tren fantasma,junto a un puesto anexo de teatro de marionetas,para lucir las animaciones de Peter Cushing y Barbara Steele,y corriendo disfrazados de payasos a los dos abuelos locos del primero,luciendo sus crimenes(el hachazo espectacular),todo junto en un corto resumiria lo mejor de una peli larga innecesaria,el resto puro relleno…

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.