Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Morituris

Morituris

El miasma de la historia siempre resurge

Morituris Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Morituris
  • Nacionalidad: Italia | Año: 2011
  • Director: Raffaele Picchio
  • Guión: Gianluigi Perrone
  • Intérpretes: Valentina D'Andrea, Andrea De Bruyn, Désirée Giorgetti
  • Argumento: Dos autoestopistas son recogidas por tres cabronazos que las llevan junto a un enterramiento en honor a Némesis, la diosa de la Venganza. El resto es demasiado obsceno como para contarlo.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

Morituris

Dos jóvenes rumanas son recogidas por tres chicos cuando hacen autostop. El grupito se dirige a un bosque para celebrar una rave, pero en su lugar celebrarán una horrible violación. Poco sospecharían que el acto despertaría los “cadáveres” de unos legionarios romanos en busca de sangre para su Diosa.

La Idea

Polémica. ¿Es eso lo que buscaba Raffaele Picchio en su debut como director? ¿Reflexión antropológica? Tal vez, a través de una descarnada exposición de la violencia misógina, el guionista Gianluigi Perrone quería hacernos indagar sobre la oscuridad inherente a todos nosotros, sobre la ceguera de la justicia, que es implacable con víctimas y verdugos cuando se reviste de venganza. Diseccionas fotograma a fotograma y buscas un mensaje, una enseñanza… lo haces en vano, no la hay. Seamos sinceros, en ningún caso el vacío de Nietzsche se alcanza de forma premeditada. Las referencias a Némesis, la diosa de la justicia retributiva, no son gratuitas, pero tampoco conducen a ningún sitio. ”Morituris” acierta de chiripa en lo que a (a)moralidad se refiere. Señala muy adecuadamente que la realidad forjada por el ser humano es una paradoja nihilista, porque el cine en sí mismo es efímera nadería. Un mensaje en una botella que necesita de un receptor para cobrar sentido; igual que un ataque necesita de dos partes.

Sin embargo, ¿por qué hacerse pajas mentales? A lo mejor estamos hablando de puro homenaje: ¿”Morituris” aspiraba a convertirse en punta de lanza de una revitalización del ”exploitation italiano” de los setenta? ¿La provocación como marquesina de brillantes neones? Ruggero Deodato, “Saló”, la controvertida”I violenti di Roma bene” de Sergio Grieco, basada en unos crímenes reales, la masacre de Circeo, de los que toma mucho prestado el guión de “Morituris”… referencias con las que se nos llena la boca a los que llevamos mucho tiempo detrás de los excesos italianos. ¡Bah! Referencias cinéfilas para rellenar libros de poco interés. Palabras que, por otro lado, quizás no significan nada, meras abanderadas del morbo como fascinante objeto de estudio, o escudo ante algo que asusta y repugna a partes iguales.

¿Acaso no contemplamos en “Morituris” imágenes robadas a la película de Massimo Pupillo, ”Il boia scarlatto”? La violencia, la violencia, la violencia… la agresión gratuita al prójimo como medio para obtener placer. El macho de nuestra especie, maldita condena a la que sólo la educación hará frente, usa a las mujeres como diana porque la vejación física subyace como alimento para el virus llamado hombre. La dominación es un gen darwiniano al que cuesta renunciar. Siempre ha funcionado el garrote más grande como medio de gobierno, ahora simplemente hemos cambiado las armas por talonarios, pero del bárbaro queda, y el bárbaro se hace fuerte en la humillación de sus congéneres.

Para el caso que nos ocupa: ¿hurga en la herida “Morituris”?, ¿revive los fantasmas setenteros del eurotrash?, ¿narra algo? La rueda gira hasta al punto inicial y nos quedamos como estábamos; es decir, humo. No hay justificación alguna ni en el acto ni en la representación del mismo. Aunque esa frialdad de la existencia no nos exime de nuestro deber, como sus pensadores, de cuestionarla.

La Película

Tras tres párrafos de boba pedantería queda analizar con un mínimo de dignidad a “Morituris”, película prohibida tímidamente en Italia y fuertemente censurada en Alemania. Si la cinta saliese de los circuitos underground a la que está condenada por su condición de serie Z, bajo presupuesto y mucha nulidad técnica, sería lapidada como ”video nasty”. ¿Hay para tanto? Sí, en parte. “Morituris” es gratuita en su violencia. Se explaya en una secuencia de violación torpemente rodada y que no termina nunca. No obstante, la iluminación es tan pobre que jamás veremos nada con claridad. Queda claro que se trata tanto de un velo autoimpuesto para paliar carencias económicas como de una protección frente a los posibles ataques en su contra. Pero la oscuridad física adquiere una cualidad psicológica desasosegante: violación anal con unas tijeras, vómitos de semen, un ratón introducido una vagina.

Dividida en tres partes bien diferenciadas, y preludiadas por unas filmaciones en 8mm que auguran la falta de sentido de todo este tinglado (¿quién diablos las graba?), asistimos a una primera media hora donde Picchio realiza la típica presentación de los personajes, alargada también de mala forma. Tres leones romanos y dos pobres cervatillos rumanas que tontean y hablan por hablar hasta terminar en un recóndito claro de un bosque, junto a unas antiguas ruinas. Tras la tediosa introducción llegamos a los momentos escabrosos: con la misma fijación por “La Última Casa a la Izquierda”, que demostró el cine underground italiano durante los setenta, se desarrolla la terrible violación de las chicas. Fijaos la crueldad del momento que ellas parecen entregadas a una noche de juerga y toqueteos con esos malditos gallitos. Sin embargo, ellos no tienen bastante y, como expresaba anteriormente, necesitan reafirmarse dominándolas de forma salvaje.

A estas altura, “Morituris” ya ha enseñado las costuras: malas actuaciones, una fotografía descuidada, iluminación amateur y una historia que no es tal. Lo gracioso es que precisamente tiene, o padece, de lo mismo que sus abuelas setenteras tenían, o padecían. Claro que la naturalidad no se ve por ningún lado. Resulta demasiado obvio el intento por hacer una cinta que repugne moralmente al espectador, y de forma tan premedita el escándalo queda bastante diluido. Gracias a la Diosa Némesis, aun queda el consuelo de una banda sonora muy potente, algo en lo que siempre han destacado los productos underground del país de la bota.

Finalmente, asistimos a esa tercera parte donde parece que va a entrar en jugos el elemento más novedoso y publicitado de la cinta: cinco legionarios no muertos dispuestos a repartir venganza en nombre de Némesis, su diosa. Picchio evita darles una justificación para la masacre, ¿para qué? A lo sumo tendremos los créditos iniciales mostrándonos, mediante unas secuencias de animación, las tropelías que hace siglos cometieron esos cinco leones, animalización muy presente en “Morituris”. También conocernos cuál fue su final, allí en esa tumba olvidada por los hombres. La verdad, algo bastante intrascendente.
Unos mazados y otro gordo como una nutria, estos cinco personajes cubiertos de polvo no generan terror alguno, no se convierten en el icono que su creador buscaba. Se intenta remarcar el hecho de que reparten dolor sin importar quién se lo merece realmente, algo que ya aprendimos en la escuela y, por lo tanto, queda muy obvio. A medio camino entre el “slasher” y la comedia, sus tropelías terminan por dirigir la cinta, afortunadamente corta, al abismo de donde quizás no debería haber salido.

Aunque se agradece la intención transgresora y nostálgica de “Morituris”. Al menos para un servidor que, a día de hoy, sigue fascinado con la mentalidad morbosa que exhibían los directores de guerrilla durante décadas pasada. Desgraciadamente, ni los gladiadores parecen resucitados ni esto marca una resurrección… “Morituris” simplemente “es”, pero detrás está el vacío. En este caso no tan nietzscheano como podría parecer tras una primera impresión, simplemente el vació del olvido, ese al que están condenados todas las películas mediocres. Ni siquiera los efectos especiales del maestro Sergio Stivaletti, muy desdibujados, consiguen justificar un visionado: sólo para enfermos de la exploitation italiana.

Imágenes de la película

 photo Morituris_1_zpsdgy1vlf6.jpg

 photo Morituris_2_zpstdcruu90.jpg

 photo Morituris_3_zpsvdbwxavq.jpg

Lo mejor: El intento de resucitar la explotación italiana más sucia y cerda.

Lo peor: Es sólo un intento y bastante mal realizado.

Vuestros comentarios

1. feb 6, 00:08 | Pepito Lospalotes

Es cutre como ella sola. No luce nada bien, se ve que no tenían $ para comprar focos. Es mejor la reseña k la película con diferencia.

2. feb 6, 00:44 | Rago

Hombre Bob, que eres el magneto de las pelis basura. Oye, lo en verdad inverosímil es que aun existan auto estopistas, en vano las mil películas que señalan que es la peor forma de transporte.
Un abrazo.

3. feb 6, 02:11 | MASP

¡Ostias! ¡Ha nacido un nuevo género!
Bienvenidos al…. (redoble de tambor legionario): “Peplumrrore”.

Exigentes, que sois unos exigentes. Mira que a mi ya el trailer con desnudos integrales y banda sonora épico metalera me ha cautivado. Y encima es todo un “spaguetti-trash”! Ahora con el éxito de la revitaminada “Mad Max: Fury Road” es el momento de recuperar viejos clásicos del inefable Enzo Castellari como “The New Barbarians” (vista por un servidor en su cine de barrio cuando aún llevaba pantalones cortos y los veranos eran interminables).

“La dominación es un gen darwiniano al que cuesta renunciar”. Esa frase es para enmarcar, cabronazo.
Saludos!

4. feb 6, 23:04 | Vael

Solo por los romanos zombies y la bso la veria, pero que miedito me da xD

5. feb 7, 03:45 | editsam559

la idea que tenia el director es buena y hasta allí
todo lo demás es muy malo con solo ver el trailer uno ya sabe lo que le espera y no es nada bueno
saludos Bob
es un placer leerte siempre

6. feb 8, 12:23 | nina

Yo la vi hace siglos ya, y pues eso… Señoría, nada mas que alegar…

7. feb 8, 18:32 | iban

la vi hace casi 3 años, esta fue mi critica:
No entiendo las criticas que se estan vertiendo a esta peli, vale que es violenta, que una parte de la peli se centra en la violencia sobre mujeres, que hay imagenes bastante violentas. . . Pero no seamos cinicos, violencia de ese tipo ya la hemos visto en muchas rape and revenge anteriores (i spit on your grave, la ultima casa a la izquierda, run bitch run, etc etc). Si dejamos de centrarnos exclusivamente en esos 15 minutos, la pelicula no esta mal. Las interpretaciones no son malas, hay muertes, violencia como hemos dicho, algo de gore, una historia original y un giro sorprendente a mitad del metraje (muy al estilo martyrs). Recomendable para no sensibleros.

8. feb 11, 18:30 | Bob Rock

Pepito Lospalotes.- Gracias, no sería tan duro, je je je. Al fin y al cabo está mejor realizada que otras muchas series Z

Nina.- Lo interesante es conocer la opinión de una mujer en todo esto…

Editsam559.- Ojo que no es tan, tan mala. A ver, es aburrida, pero ese puntito cabroncete y provocador es todo lo que daba el exploitation italiano en los setenta, lo cual no es poca cosa.

Vael.- Dale un tiento (aunque los gladiadores zombies son caso lo de menos, y son muuuuy poco zombies)… está por ahí con subs en inglés.

Rago.- Yo lo tengo claro: si se me jode el coche en medio de la nada…
Ni buscar refugio en casas abandonadas
Ni ser recogido por tíos sudorosos
Ni pedir ayuda en la granja de al lado
Ni pasear por el bosque junto a la carretera

Directamente: ¡me corto las venas! mucho más rápido y menos doloroso!

MASP.- spaguetti-trash -> En eso tienes toda la razón, es una buena síntesis, y es por eso que quería destaparla un poco. El problema es que la provocación se queda en nada por la frágil forma en que se expone (A serbian film era muy jodida porque porque poseía una gran realización y una seriedad formal enfermiza… por cierto, se edita en nuestro país, estad al loro).

¿Y no es verdad lo de la dominación? Detesto la violencia real de cualquier tipo y más de la violencia de género. El abuso es un asco contra el que la civilización morirá luchando, lo odio, sinceramente. Sin embargo, cuando veo un perro intentando someter a otro… ¿dónde termina el animal y dónde empieza el ser humano? Ojo, que estas reflexiones son las únicas herramientas para el control del impulso (no meterlos debajo de la alfombra)

Vaya chapa lisérgica…

Un abrazo a tod@s

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.