Estás aquí: Página de inicio » Noticias » Muerta pero soñando

Muerta pero soñando

Una de vampiros cachondos bolivianos

muerta pero sonando

Es el año 1805, la ciudad de Nuestra Señora de La Paz vive con el temor de una invasión de la población indígena, mientras que en el interior de sus muros una rebelión se está gestando contra la corona española. Si esto no fuera suficiente, una hermosa vampiro está aterrorizando a la población, dejando a un reguero de sangre a su paso. Una joven espía irlandesa, en una misión para los rebeldes, es encontrada cerca del cuerpo de una de las víctimas. Es capturada, acusada de los asesinatos, azotada y sentenciada a muerte por garrote.

Deseosa de participar en la rebelión, una novicia es salvada de seguir los pasos de la espía gracias a la intervención de su tio, un sacerdote franciscano que cree que le debe ayudar en lugar de combatir a los “demonios” que asolan la ciudad. Y al acecho, en las sombras, un antiguo vampiro se encuentra en la búsqueda incesante del misterioso ser que inicialmente le rechazó.

Parece ser que Jack Avila, de orígen boliviano, se ha ganado una merecida fama de director polémico tras sus dos primeras incursiones en el género: Maleficarum, que contaba la historia de un par de muchachas de un pueblo andino condenadas a la hoguera por el Santo Oficio debido a su relación homosexual; y Martyr, protagonizada por una joven francesa del s.XXI que sufre las torturas de una virgen mártir del Siglo III d.c. Pues bien, ahora el bueno de Jack Avila vuelve por sus fueros con Muerta pero soñando (Dead but dreaming), la que se anuncia como la primera película de vampiros boliviana de la historia (mantengo la esperanza de que algún compañero boliviano contradiga dicha información). Y digo lo de que “vuelve por sus fueros” porque parece bastante evidente que Avila tiene una especial fijación por la imaginería religiosa, la tortura, la inquisición y por despelotar delante de la cámara a sus sufridas actrices protagonistas.

De hecho las primeras críticas aparecidas tras el estreno en DVD de Muerta pero soñando en su Bolivia natal han sido furibundas, destacando que “Avila esta más interesado en pasar cuanto antes a las alargadas, mal ejecutadas y cansinas escenas de violación, tortura y desnudos femeninos gratuitos…”. En fin, si os apetece echadle un vistazo al tráiler de Muerta pero soñando y supongo que comprenderéis, rápidamente, el tipo de cine que está acostumbrado a cocinar Jack Avila. Muerta pero soñando parece ser una rareza boliviana de bajísimo presupuesto a medio camino entre el cine de vampiros, el western andino y el softcore que, supongo, jamás llegaremos a ver en nuestro país. Pura psicodelia andina.

Imágenes de la película

muerta pero sonando

muerta pero sonando

muerta pero sonando

Tráiler

Vuestros comentarios

1. sep 10, 20:56 | Callus

Parece una peli porno de época. No sé tiene pinta de cine experimental. Viniendo de donde viene hay q ser comprensivo con esta producción (no es q Bolivia se caracterice por su cine. Imagino q por falta de fondos).

2. sep 11, 17:32 | Javier

Bueno, no se que decir… el formato no es que infunda demasiada confianza y me recuerda un poco a la de “Brujas Mágicas” del Esteso y Pajares, por aquello del despelote. Por lo menos le han echado narices y han hecho una peli de vampiros :)

3. oct 22, 23:33 | Gaspar

El trailer es una pasada, esperemos que sea un reflejo de la pelicula. Estoy deseoso de verla, no conocia el cine boliviano, pero la calidad de las imagenes y la picaresca de como dice Javier (Andres Pajares y Fernando Esteso) a mí siempre me ha gustado. Son de mí epoca y me traen buenos recuerdos.-

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.