Estás aquí: Página de inicio » Noticias » Night Kaleidoscope

Night Kaleidoscope

Vampiros Vaporwave

 photo NK_Interior_zpsfntn0bru.jpg

Fion es un investigador psíquico que ofreces sus capacidades a cualquiera que esté dispuesto a pagarlas. Sin embargo, sus habilidades agotan, debe tomar potentes drogas para inducir sus visiones. Tras una serie de brutales asesinatos en la ciudad, le encargan el caso a Fion, el cual, durante un trance psíquico, es testigo de uno de los crímenes: sensuales orgias de muerte donde se brinda con la sangre de las víctimas.

La Vaporwave es una corriente artística que ha emergido a principios de 2010. En lo musical contempla géneros de baile indie como cyberpunk, witchhouse y chillwave. A pesar de que hay mucha diversidad y ambigüedad en su actitud y mensaje, la Vaporwave puede ser tomada como una crítica y una parodia de la sociedad de consumo, cultura yuppie de los 90s y la New Age; elevando al cubo el concepto de “hortera” de, por ejemplo, anuncios de electrodomésticos o “fitness” de décadas pasadas. Estéticamente exhibe una curiosa y nostálgica fascinación por “el objeto retrogrado”, mediante la vía del pixel art; el retro-futurismo japonés, fuertemente influenciado por “Blade Runner”; incluso símbolos tan característicos como el logotipo de Windows 95. Ejemplos claros de la Vaporwave son video juegos como “Hotline Miami”, artistas musicales como “Macintosh Plus” o “Computer Slime” y las ilustraciones de Yoko Honda.

¿A qué viene esta sesión didáctica sobre una nueva corriente artística que puede ser tomada igualmente como genialidad que como broma? Pues porque “Night Kaleidoscope”, la película de la que hoy hablamos, parece beber de las fuentes de este movimiento. Quizá sean imaginaciones mías, pero parte del revival que nos lleva machacando estos últimos cinco años con las bondades de la generación VHS, especialmente en lo que a cine de género refiere, tiene mucho que ver con la Vaporwave.
Y es que todos estos proyectos que venden la revitalización del giallo, los excesos visuales de los ochentas y un discurso bastante superficial con regusto a boloñesa (muy capitalista, diría yo), beben de la mismas fuentes estéticas. Entonces, si se está construyendo un consenso sobre la existencia y valor de esta amalgama artística, ¿no existe un reflejo del mismo en el séptimo arte? Más allá del estilismo visual de “Drive”, tenemos cintas experimentales que resucitan al mejor Abel Ferrara para hipnotizar al personal y, de paso, llevarse altas notas entre los “verdaderos cinéfilos”. Puro Vaporwave, como la cinta que hoy nos ocupa.

Dirigida por Grant McPhee, cinematógrafo escocés de amplia experiencia en obras tan destacadas visualmente como “El Atlas de las Nubes” o “Under the skin”, “Night Kaleidoscope” viene a revitalizar el cine vampírico desde la preciosa Edimburgo. Cine de guerrilla rodado sin presupuesto en menos de una semana, principalmente de noche, donde los lúbricos sonidos e imágenes buscan epatar al espectador y, por qué no, a críticos y jurados.
Usando un lenguaje onírico, según nos confirma su extensa y aburrida nota de prensa, Grant McPhee continúa interesando en el terreno del “post punk” (otro estilo musical con ecos en actitud a todo esto de la Vaporwave), siguiendo la estela de su premiado documental: “Big Gold Dream, Scottish Post-Punk and Infiltrating the Mainstream”. A falta de concretar fecha de estreno, “Night Kaleidoscope” se engloba bajo el sello de “Tartan Features”, un colectivo de directores underground cuyo núcleo se encuentra alrededor de Edimburgo y la libertad de expresión/experimentación que les permite el mundillo artístico independiente de la ciudad. ¡Cuánto arte!

Imágenes de la película

 photo NK_Poster_zpsrxrvvdnx.jpg

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.