Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Ninja 3, la dominación

Ninja 3, la dominación

Ninjamania

Ninja 3 Review

Ver ficha completa

  • Título original: Ninja 3, The Domination
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 1984
  • Director: Sam Firstenberg
  • Guión: James R. Silke
  • Intérpretes: Shô Kosugi, Lucinda Dickey, Jordan Bennett
  • Argumento: Una técnico de telefonía es poseída por el espíritu de un ninja todo poderoso con muy malas pulgas.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 4/5

 photo Ninja3_Interior_zpskxcs0dbr.jpg

El “überninja” ha llegado a Estados Unidos para cargarse todo lo que se ponga por delante. Por desgracia su cuerpo se resiente ligeramente tras recibir medio millar de balas y tiene que ceder su espíritu al cuerpo de una bella señorita que pasaba por allí… ¡pero la dominación no conoce límite!

Existe un jocoso principio que dice “todo es mejor si le añades ninjas a la ecuación”. Siendo así, ¿por qué no añadir ninjas a una película de terror? Algo así debieron de pensar Menahem Golan y Yoram Globus para dar vía libre a “Ninja 3: La dominación”, y digo yo que también influiría el éxito que vivía el género de artes marciales en Estados Unidos durante los primeros ochentas, gracias en parte a las películas de ninjas que venía ofreciendo la productora Cannon, de la que estos dos cachondos judíos eran propietarios. Así que “Ninja 3”, sin ser siquiera secuela de ninguna otra película, se presenta como una improbable mezcla de acción ninja con cine de posesiones, por supuesto al estilo de la productora: con un guion rápido, una producción rápida y una distribución rápida, sin importar nada más allá de las ventas en cines de barrio y video clubes. Ahora que la famosa productora que popularizó a Charles Bronson y Chuck Norris vuelve a estar de moda gracias al documental “Electric Boogaloo”, muy recomendable por cierto, es un buen momento para rendir nuestro pequeño homenaje a los responsables de una serie de películas que marcaron una época. Como no, lo hacemos desde la perspectiva del horror, y aunque haya bien poco en la película que hoy comentamos, es cierto que de tan descacharrante resulta una experiencia única que gustará a cualquier tipo de aficionado siempre que goce de buen humor. Mala a rabiar, “Ninja 3” es una cinta casposa por la que se debe pasar una vez en la vida, tiene la desfachatez de proponer situaciones inverosímiles y horteras como si tan normal fuese la cosa. Por si fuera poco, como decía al principio, metiendo ninjas a diestro y siniestro. Pero ojo, no un ninja cualquiera, sino el “überninja”, villano todopoderoso al que ni Los Vengadores podrían hacer frente, pues un ninja sólo puede ser derrotado por otro ninja. Así pues bienvenidos al cine del absurdo y lo exagerado, a un cine que cuantas más veces se repita la palabra “ninja” más divertido se vuelve. Sacad las cervezas y los bongs, ¡esto es una puta locura!

Los primeros quince minutos son antológicos, esa filmación desgarbada y ortopédica llena de cortes imposibles, responsabilidad de un editor epiléptico, ya anuncian que acabamos de alquilar una auténtica basura. Estamos en los ochentas, por las pintas de los personajes, especialmente el pelo lacado de nuestra protagonista, es imposible estar en otra década, así que los ninjas están más de moda que nunca. Es más, casi hemos sufrido un ictus ante la decisión de llevarnos sólo una de las películas que atestaban la sección de “artes marciales”. Afortunadamente para nuestro sobrecargado cerebro, este tipo de cine no se anda con chiquitas y suele abrir con acción a raudales, acción coreografiada por los pelos, evidentemente.

Efectivamente, los primeros compases muestran a cientos de policías, incluyendo a los tripulantes de un helicóptero, que son finiquitados por el “überninja” en un campo de golf. Junto con la masacre también comienzan las preguntas, pero no será la película la que se encargue de responderlas: ¡a tomar por culo! Si queréis coherencia y drama largaros a otro sitio, profundidad de campo e intelectualidad post moderna para su padre. Jamás sabemos que ha llevado al “überninja” hasta Estados Unidos, ¿estamos en una realidad paralela? ¿Puede un ninja sufrir, enamorarse como el resto de los mortales? ¿Pueden las balas acabar con aquellos que siguen la senda del ninjutsu? ¡No, no y no! Los poderes de las artes marciales oscuras te hacen más resistente que Robocop… y mortífero, ¡ja! ¡Mortífero cual bomba nuclear! Pues el arsenal para matar se extiende a decenas de herramientas que van desde cerbatanas a shurikens pasando por bombas de humo y tetsubishis. Tras el arrebatador arranque donde el “überninja” acaba con cientos de agentes, resiste miles de balas y hace gala de energías místicas, de bajón el pobre, transmite su alma inmortal al cuerpo de una técnico de Telefónica (en su versión norteamericana, “of course”) que andaba subidita a su consabido poste. Vamos a ver, el “überninja” no sólo es inmune a las balas sino que además puede hipnotizar a la primera jamona que se pone a tiro… ¿¡os parece raro que todos quisiéramos ser ninjas de adolescentes?!

En este punto es cuando la película se pone un poco coñazo, tenemos que asistir a esas especies de números musicales de Fama que tanto se prodigaban en el cine de la época. Claro está, la técnico de Telefónica USA acude regularmente a un gimnasio para ponerse maciza calentadores mediante. Entre tanto, parece que otro ninja ha venido en busca del primero. ¿Qué querrá? No cuesta mucho imaginarlo pues todas estas películas están cortadas por el mismo patrón, ¡el de la venganza! No vamos a inventarnos altos ideales para describir lo que ofrece una producción de la Cannon. ¡Venganza! ¡Sufrid perros! ¡Venganza! Pero no sólo la busca ese ninja tuerto, interpretado por una de las (sub) caras más (sub) conocidas de este tipo de (sub) cine: Shô Kosugi. El “überninja” de marras, cómodamente insertado dentro de la apetitosa maciza (espiritualmente hablando), interpretada por una convincente Lucinda Dickey, se pone “mu” loco cuando ve a cualquiera de los policías que se lo cargaron (o al menos lo intentaron). Curiosamente, la muchachita se ha enamorado de uno de ellos, un palomo de pelo en pecho bastante repulsivo. ¡Aaaahh, Lucinda vente con estos jóvenes adolescentes y abandona a ese policía! La cuestión es que en posesión de la espada que perteneció al “überninja”, nuestra protagonista se va dejando llevar y demuestra las técnicas milenarias más aviesas para darle matarile a los maderos… que la verdad dan se lo merecen. Destacando por encima de todas la escena de un jacuzzi donde dos señoras alegres tontean con unos de los futuros fiambres hasta que llega Lucinda; seductora como ella sola, se encarga del policía baboso mediante un anillo envenenado. Al menos, la cosa se anima cuando asistimos al intento fallido de James Hong, un grande, por realizarle un exorcismo a Lucinda. Alzamos los brazos al cielo y agradecemos a los hermanos Lumière por el metraje de relleno.

A estas alturas ya da igual que todo acabe en un monasterio lleno de monjes budistas y que la lucha final esté coreografiada con algo más de decencia. Incluso que el “überninja” vuelva a su cadáver incorrupto para repartir un poco más de estopa (lo que me hace preguntarme para que quería poseer a una jamona si su cuerpo es indestructible). Cuando acaba la película, exhaustos pero llenos de poder ninja vía hora y media intravenosa, nos la suda todo: nuestros padres, la profesora, la chica que no te hace caso, los capullos de tus amigos… Volvemos al video club con la sana intención de alquilar otra película parecida, seguir con la fiesta. Entre ceja y ceja tenemos “American Ninja”, si la carátula no nos engaña es del mismo director, Sam Firstenberg. Sonriendo como gilipollas le devolvemos la cinta al dueño del video club, que nos lanza una miradita cómplice. ¡Sí! Él también es un ninja y cuando eche la persiana se irá a campos de golf a matar a flechazos a todo aquel que se ponga por delante. Porque es la prerrogativa del maestro del “ninjustsu”: somos libres para hacer lo que nos salga de la entrepierna, incluso dejar volar la imaginación.

Imágenes de la película

 photo Ninja3_1_zpsrqm8ip5u.jpg

 photo Ninja3_2_zpsdwud8uro.jpg

 photo Ninja3_3_zpspddzqor7.jpg

Tráiler

Lo mejor: La sensación de locura ninja que transmite.

Lo peor: Un guion tan precario que es imposible tomársela en serio.

Vuestros comentarios

1. abr 25, 14:02 | carrido

Si!!!!……he visto la película de marras!!!!………es la peor del señor Firstenberg y ya es es un decir……;por que todas sus películas son malas de narices!!!!.Solo la salvaría como complemento de las del “Guerrero Americano” (las dos primeras).Eso si la protagonista esta jamona que es un primor…..y se agradece….ya que la película es un bodrio descomunal!!!!!.

2. abr 25, 23:48 | Manu

¿Qué puedo decir? Placer culpable 100%.

3. abr 26, 22:48 | Mountain

No tengo ninguna intención de verla, este tipo de cine no me va y si encima se mezcla con las artes marciales, que me aburren de mala manera, como que la historia no va conmigo. Pero si escribo esto es porque pone que la reseña está dedicada a MASP al que desde aquí ruego siga regalándonos esas fantásticas críticas literarias que han hecho que descubra libros estupendos como “Solos” o “El Ritual” y para decirle que prometió una reseña de “El Almacén”, que ya he leído, pero que hasta que no la vea por aquí no pienso decir nada de nada.

Vuelve MASP!!!!!

4. abr 27, 16:26 | wiman

La estan programando en Paramount Channel!!

El otro dia volví a verla.
Como ha envejecido, pero Shô Koshugi sigue molando mil!!
El autentico ninja japones!

5. abr 29, 01:20 | MASP

¡Hey, que los viejos rockeros nunca morimos!

Sólo nos vamos de sangrienta parranda para resucitar cual macarra ave fénix revestidos de cuero y tachuelas al ritmo crápula de “Los Lügers”

Pues sí, corrían los ochenta a raudales cuando un joven aprendiz de “sith” comenzaba a internarse en el lado oscuro de las Almas con su grimorio a cuestas y acudía con nocturnidad y alevosía cada sábado a su fiel cita con el “cine de barrio” en un aquelarre cinéfago de sesión doble y continua por el precio de “dos rubias”, como así apodábamos a los afortunados poseedores de las monedas doradas de 100 pelas, otro ejemplo más de la psicotronía propia del momento que alcanzaba incluso al ámbito monetario.

Y uno podía asistir a tardes míticas de desfloración emocional con pases dobles de “Un Hombre Lobo Americano En Londres” junto a “Demons”, “El Señor De Las Bestias” junto “Ator El Poderoso”, “Emmanuelle” e “Historia de O” y en fin… dejémoslo ahí. La demencia lúdica llegó a extremos tales que se fusionaban géneros como quien mezcla cubatas en un etílico fin de semana. Y así nos encontramos con esta inefable “Ninja 3:La Dominación” de la que uno pensaba que si ya iban por la tercera, es que tenía que tratarse de una saga cojonuda. ¡Ay, cuan cándida es la inocencia!

Pero de toda experiencia se obtiene una enseñanza y este despiporre cinematográfico sirvió para liberarnos de todo complejo y zafarnos en los videoclubes barriobajeros por conseguir las joyas de la corona de cada género y conocer a algunas de sus más destacadas cutre-estrellas como Michael Dudikoff y el ya mencionado Sho Kosugi con el que podéis extasiaros contemplando alguna otra de sus obras como “Pray For Death” (aka “Ruega Por Tu Muerte” o “El Indestructible” de 1985). Y asistir alucinados a la creación de géneros impensables como el “erotic-ninja”, una especie de “live-hentai” cutre de la época protagonizado por actores occidentales ataviados con disfraces ninja multicolores sacados de una fiesta infantil y acompañados por “sumisas geishas” que ríase usted de los dos rombos que acompañaban a tales abortos fílmicos.

Pero si de veras deseáis averiguar hasta que punto de infamia se llegó, no tenéis más que echar un vistazo a incunables del género como la imperdible “Ninja Vs. Shaolin: Duelo Final” (1986)

https://youtu.be/kaTZ9ZSrqlk

Ninjas sobre tarántulas acuáticas (sí, sí, tarántulas acuáticas, amigos) atacan a un remedo de Maestro Roshi que ni parido por el mismísimo Akira Toriyama.

Pero no confundirla con el clásico “Shaolin Vs. Ninja” de (1978) que es un film mucho más serio y objeto de culto por los fans de Coral Bistuer (¡queremos que vuelvan “Cinturón Negro” y “Noche De Lobos”, anda porfi!), pues en este caso el orden de factores sí altera y mucho el producto final.

https://youtu.be/GnPoWXzwrQg

En fin, hijos míos, que quien busca la verdad merece el castigo de encontrarla, así pues perseverad y no permitáis que se embote el filo de vuestras armas.

¡Ninpo Ikkan, Tío Bob!

PD: Quien sabe, amigo Mountain, los caminos de la nigromancia son inescrutables. xD

Un Abrazo!

6. abr 29, 17:30 | Bob Rock

¡La leche MASP! Ha sido como hacer una sesión y te has manifestado. Me alegro un montón de verte y encima en buena forma: bebiendo del cáliz del ángel de luz y tan maestro como siempre. Si fuese flamenca bailaría para ti!

Encima tienes el atrevimiento de mentar a Ninja vs Shaolin… una película filmada con kilos de perejil encima. Tu nombras a los ninjas sobre las tarántulas pero… ¿y el monje Harlem? Ni Robovampire o Made in China superan semejante momento para mi desviado gusto. Pero es que ser Ninja en los 80 era como tomar píldoras de colores. La propia Alicía se hubiese sentido como en casa, tomando té con semejantes cenutrios.

Si puedo escribirte a tu correo te mando un par de regalitos…

Por lo demás, de verdad, me alegra leerte y ya sabes (creo que hablo también en nombre de Joan): esta es tu casa y cuando quieras volver al duro terreno de hablar de libros locos locos (más que los autos locos) sólo tienes que pasarme los textos.

Un abrazo muy grande, desde la senda de las sombras…

7. abr 30, 10:36 | korvec

Aun obra en mi poder en VHS grabada de la tela (en el programa Cinturón negro). Es una de esas películas malas pero entretenidas, aunque en su momento creo recordar que no triunfó (se dice que porque lo de la portagonista femenina no terminó de cuajar) aunque al final del cotarro aparezca Sho Kosugi a última hora para llevarse el protagonismo.

8. sep 15, 23:06 | Eye Black

solo se que la tengo que ver, me declaro cinefilo, he visto bodrios tan hijoeputa como erotibot (hoy en día me arrepiendo de haber perdido casi dos horas de mi vida, creo hubiera sido mas productivo ser violado por una banana, pero bueno minimo puedo “presumir” que la vi) cuando quieran les haga una reseña, y aunque soy un tanto alergico a peliculas de ninja mi espiritu cinefilo pide peliculas de todo tipo.

9. sep 15, 23:26 | Bob Rock

Eye Black.- Violado por una banana XD XD XD XD
Desde luego necesitas una ración de Ninja 3 -> prueba con la mula ;)

10. sep 25, 01:04 | marleneke000

Esta peli la vi como de 8 años me gustó mucho, no me acordaba como se llamaba

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.