Estás aquí: Página de inicio » Críticas » No pierdas la cabeza

No pierdas la cabeza

Un Cuento Asombroso

No Pierdas la Cabeza Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Go to the Head of the Class
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 1986
  • Director: Robert Zemeckis
  • Guión: Mick Garris, Bob Gale
  • Intérpretes: Christopher Lloyd, Scott Coffey, Mary Stuart Masterson
  • Argumento: Dos alumnos, cansados de loa abusos de su profesor de literatura, deciden realizar un hechizo para gastarle una broma.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

 photo NPLC_Interior_zpsdchg3dpd.jpg

Dos adolescentes deciden vengarse de su tiránico profesor de literatura formulando un hechizo que se supone que debe causarle hipo. Sin embargo, algo no funciona correctamente y tendrán que enfrentarse con la consecuencia sobrenatural de sus irreflexivos actos.

Ahora que “Los Goonies” vuelven a estar en boca de todos, que Steven Spielberg, Zemeckis y compañía son el referente a batir, o emular, según el recetario ofrecido por series como “Stranger Things”… En este año que la palabra “revival” está en boca de todos, cuando no directamente la reconstrucción/continuación de clásicos sagrados, léase “Cazafantasmas” o “Blade Runner” entre otras… Parece el mejor momento para beber de las fuentes de esta nostalgia desmedida por los ochentas y disfrutar de la droga en su estado más puro. Ya que el tiempo es una corriente feroz que arrasa todo a su paso, por mucho que se esfuercen las nuevas luminarias de la industria, nada como los originales para vivir una experiencia ochentera auténtica.

Una muestra canónica de este terror edulcorado, o cine fantástico a secas, que se nos viene encima sería “No Pierdas la Cabeza” (“Go to the Head of the Class”), el octavo capítulo de la segunda temporada de la serie auspiciada por el mismo Spielberg a mediados de los ochentas: “Cuentos Asombrosos” (“Amazing Tales”). Serie televisiva que tomaba su título de la fusión de dos de las principales publicaciones pulp que revolucionaron el género a principios de siglo XX, “Amazing Stories” y “Weird Tales”. La serie no pretendía más que acercar, de forma más o menos familiar, argumentos fantásticos en toda su simplicidad para disfrute de grandes y pequeños, y de paso dar un empujoncito a los talentos emergentes del Hollywood de la época, todo supervisado por un grande de la letra impresa como Richard Matheson (“Soy Leyenda”, “El increíble hombre menguante”).

En esta ocasión le tocaba a Robert Zemeckis, el cual venía engrandecido tras el estreno de “Regreso al Futuro”, otra de esas producciones en la que se quieren mirar los cineastas de hoy en día. Fijaos si estaría en la cresta de la ola que Spielberg le permitió rodar un capítulo el doble de largo, frente a los veinte minutos de rigor nos encontramos con *un mediometraje con estructura y maneras de largo. En España pudimos disfrutarlo en una antología, compuesta por tres historias en total, que fue editada directamente en “VHS”.

Un ejemplo de su calidad lo encontramos en los efectos especiales, que corrieron a cargo de Stan Wilson; y aunque el tiempo los haya castigado, a día de hoy siguen siendo deliciosos de ver gracias al tono paródico de su guión, una rendición absoluta a “Tales from the Crypt”. Obviamente, el “revival” también pegaba fuerte a su manera en los años ochentas, y es que la industria siempre ha tenido que mirar atrás para desatascarse. ¿No es acaso “Indiana Jones” una creación parida en honor a las “novelettes” de aventuras de los años treinta? Con la diferencia de que la influencia se quedaba meramente en eso, y ningún director que se preciase quería replicar punto por punto el cine de años anteriores. Aunque merece la pena apuntar a cierta “inspiración” del “Re-animator” de Stuart Gordon.

Siguiendo con la historia de “No Pierdas la Cabeza”, encontramos tras su realización a Bob Gale (habitual colaborador de Zemeckis) y a Mick Garris, nunca bien ponderado por especializarse en adaptaciones menores de Stephen King aunque todos deberíamos agradecerle la creación de “Masters of Horror”. La historia no deja de ser un remedo de los escalofriantes cuentos del Guardián de la Cripta pasada por el tamiz de la adolescencia del momento. Una simpleza cuyo telón de fondo son estos guiños al cine de horror/fantástico clásico sobrevolados a velocidad de vértigo bajo la influencia del punk rock. Así tenemos un personaje ingenuo, un trasunto de Marty McFly, cuyo gusto por los “Sham 69”, “Vampira”, “Misfits” o “Sigue Sigue Sputnik” no podría ser más adorable… ¡y genuino! Así vivieron muchos adolescentes norteamericanos su juventud, e intentar replicarlo para la generación digital me parece una batalla perdida en el fondo.
Sea como sea, a este joven atolondrado le acompaña otro trasunto, en este caso de Madonna/Cindy Lauper, que lo atrapa en las garras del deseo para que realice todos sus caprichos: la moraleja que todo cuento de terror debía ofrecer a la sociedad optimista de antes de la guerra fría. Sin embargo, no son ellos los que convierten a “No pierdas la cabeza”, el juego de palabras de su título original se pierde en la traducción, en una cita obligada. Ambos adolescentes, un poco creciditos para el instituto, se las deben ver con un profesor de literatura cabrón. No, cabrón no, lo siguiente. Y es este maestro diabólico el que se lleva el gato al agua, merced a la interpretación de un Christopher Lloyd en estado de gracia. Podría ver mil veces esta joyita y nunca me cansaría de las putadas que Lloyd hace a sus alumnos, bien por la vía del castigo educativo o mediante una persecución sobrenatural que resulta simpática a más no poder.
Una pena que Scott Coffey y Mary Stuart Masterson, los dos jóvenes libertinos aficionados a la música satánica al revés y los hechizos junto a tumbas de cartón piedra, no estén a la altura del gran Lloyd. Su trabajo es plano en el mejor de los casos y no despiden la química que la historia requería. Y repito, al fin y al cabo estamos ante una moralina paródica sobre los efectos de pensar con la entrepierna y no con la cabeza, lo cual casa perfectamente con el título.

En el lado negativo encontramos una duración excesiva en la secuencia donde los dos muchachos van a buscar, al cementerio local, los ingredientes para su conjuro. Se redunda sobre lo evidente y únicamente sirve para que disfrutemos de unos decorados que evocan esa visión hortera que en los ochentas de verdad poseía la gente de a pie. Además, la banda sonora de Alan Silvestri (otro colaborador habitual de Zemeckis y autor de la música de decenas de “blockbusters”) se hace demasiado evidente, y estridente, en el 90% del metraje. No es que esté mal del todo, pero resulta excesiva incluso tratándose de un producto televisivo con ganas de tomarse a sí mismo poco en serio.

Resumiendo, no destriparé más el argumento para que las nuevas generaciones se sumerjan vírgenes en este cuento tan asombroso como imprescindible, estamos ante uno de los pilares, quizás uno poco reconocido, de este “revival” que nos aflige. Tan sólo por ello podríamos justificar su visionado por razones “históricas”, pero además nos encontramos con una piedra preciosa que, aun estando sin tallar, posee un valor incalculable si lo que buscamos es pasar un buen rato alejado de los pesares de la vida real. Escapismo: esa fue, es y debería ser la función del cine; sin metáforas o figuraciones abstractas, el colofón de una noche cualquiera de verano…

Imágenes de la película

 photo NPLC_1_zpselrpuefo.jpg

 photo NPLC_2_zpses9smzkg.jpg

Lo mejor: Christopher Lloyd en su mejor momento.

Lo peor: Se entretiene demasiado en su parte central, la realización del hechizo. Incluso durando sólo 38 minutos le sobran unos cuantos.

Vuestros comentarios

1. ago 9, 23:38 | Skalope

Yo creo recordar pillar en el videoclub la antología de 3 capítulos que llegó a España. Sin duda sí, este era el mejor segmento; aunque si no recuerdo mal, había otro de un avión al que se le estropea el tren de aterrizaje que, si bien era bastante babosillo, también me gustó bastante.
He de revisionar este por eso, porque tengo un grandísimo recuerdo, pero hace la ostia de tiempo que lo vi.
Guapa esta sección de Horror Revival!

2. ago 10, 04:20 | wapengo

De los 3 de esa antología, el de la momia papá es de lo mas gracioso que ví en mi vida. el del profe cabrón es el que menos me llamó la atención.

3. ago 11, 17:50 | jorge

po

4. ago 11, 22:07 | José Armando Cuevas

Coincido con Wapengo, el de “La momia” es de los cuentos más gracioso de la serie, seguido por “La Misión”, un Kevin Costner muy joven en una muy buena historia fantástica donde mezclaban el drama con la fantasía a partes iguales con un resultado espectacular.

Se extraña ese tipo de series.

Supongo que el tiempo se las llevo para siempre, series como Strangers Things nos recuerdan que la niñez de los que no somos digitales realmente existió en todo su esplendor y la disfrutamos a tope.

Saludos desde Monterrey, México.

5. ago 12, 17:51 | Bob Rock

Skalope.- Por la mula tienes todos los capítulos. La edición española en trilogías (sacaron un monton de cintas) no tiene ningún contenido adicional. Pero sí, estaban en todos los vídeo clubes de España, destacando la que contenía “No pierdas la cabeza”, “La misión” y “Mamá, papá” (creo que los traductores no pillaron la broma de esta última. Con sus más y sus menos es una serie entrañable, lo mejor para mí es que cada capítulo fuese independiente. Intentaremos hacer más reseñas revival, ¡el verano es propicio para ello!

Wapengo.- El de la momia es muy cachondo, más que este, pero “…cabeza” tiene algo especial por el ambiente ultra ochentero. Me pilló adolescente y claro, son imágenes que se te quedan grabadas.

José Armando Cuevas.- Bueno, ahora se hacen series muy chulas. Hace poco comentaba que yo no tengo tiempo de verlas todas, y es que el problema radica en que los productores quieren alargar mucho el formato para rascar audiencia y ganancias publicidad. sin haber visto “Stranger Things” me parece genial que sean pocos capítulos. Como “Fargo”, mi serie actual favorita, el acierto es no centrarse en una línea argumental que se extienda 100 capítulos. Pero ahora falta más inocencia, no ir tanto a los ratios de público. Algo más de autenticidad. Con todo, son buenos tiempos para los aficionados al formato serie.

Un abrazo para todos desde Zaragoza, España!!

6. ago 15, 19:07 | Gustavo

Curiosamente en Uruguay se estrenó la trilogía bajo el título CUENTOS ASOMBROSOS en las grandes salas cinematográficas que existían en aquella adorada época pre micro cines de centro comerciales. Recuerdo que con 11 años fui con mi familia a verla en el cine Ambassador y vaya si me puso nervioso! La historia de la momia era tan genial o tal vez mas que la que aquí se reseña. Se extraña este cine tan maravillosamente ochentoso

7. ago 16, 17:57 | Bob Rock

Gustavo.- Dudo que en España se llegase a estrenar, pero la verdad que el triplete del que estamos hablando bien merece su exhibición en cines. Yo también los vi de jovencito y me puso muy, muy nervioso. Es lo que yo intento decir siempre, por mucho que ahora quieran bombardearnos con películas que “recuperan” el espíritu de los ochentas, no se va a conseguir emular algo que es consustancial a la época en que se realizó (con sus logros y defectos). Entonces a lo mejor es seguir mirando hacia delante….

un saludete!

8. ago 16, 22:40 | José

@Bob: Prometo que yo vi esta trilogía en cine, concretamente en la Vaguada M2 (nada de salas alternativas). Hubo trailers en TV, y se vendió promocionada como una peli de Spielberg (aunque realmente el sólo dirigió el primer episodio de “La misión “). De hecho, tardé años en enterarme de que realmente eran 3 episodios de una serie y no una película completa de segmentos.

9. ago 17, 12:01 | Bob Rock

José.- Por supuesto, en los ochentas era muy normal que las distribuidoras hiciesen movidas extrañas con sus películas (el apellido de Spielberg fue un gran tirón para esta serie). Además era una combinación de historias que no desentonaba en cines. A lo mejor incluso se estrenó en España así, por esa época no podía ir al cine sólo a ver películas de miedo.
Sea como sea, me alegra de haber reavivado tantos buenos recuerdos, de eso se trataba!

Un saludete!

10. ago 26, 02:30 | DEVILMAN

Esto lo llegue a ver en mi infancia en aquella epoca y durante decadas quedo dormido en mis recuerdos. Cuando mire la primera foto me volvio a la mente el recuerdo de como me aterro en aquella epoca.

Tengo vagos recuerdos de “La momia” tambien….no tenia ni idea de como se llamaba esta antologia.

Es en momentos como estos que me encanta venir a zambullirme en Almas Oscuras.

11. ago 30, 11:29 | Bob Rock

DEVILMAN.- Me alegra haber reavivado tus recuerdos. Pero estás avisado: no pierdas la cabeza por ninguna chica! ;)

un saludete!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.