Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Officer Downe

Officer Downe

La ley es ciega y cutre

Officer Downe Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Officer Downe
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2016
  • Director: Shawn Crahan
  • Guión: Joe Casey
  • Intérpretes: Kim Coates, Tyler Ross, Meadow Williams
  • Argumento: En una ciudad de Los Ángeles carcomida por el crimen un policía inmortal se dedica a repartir caña entre monjas adictas a las armas y ninjas fashion.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2/5

 photo OD_Interior_zpsotaufy97.jpg

Los Ángeles está sometida al terror de los “Fortune 500”, una banda de despiadados mafiosos a los que les ha salido un grano en el culo: el oficial Downe. Este agente de frío corazón es el exitoso experimento del departamento de policía de la ciudad, un hombre que resucitará cuantas veces haga falta para impartir justicia a base de plomo por toda la ciudad. Ni los más estrafalarios villanos podrán contra esta imparable máquina de matar adornada con un pícaro bigotito.

Tremenda decepción la que ha supuesto esta “Officer Downe”. Basada en un ultraviolento comic homónimo que a pesar de su buena fama no conozco, esta película supone otro de los muchos clavos que van cerrando la tapa del ataúd de la serie Z. No es que esperase mucho de una obra que fagocita a “Robocop”, “Demolition Man” o “Juez Dredd” de forma descarada y cuyo presupuesto auguraba una dolorosa limitación a un estilo que, por otra parte, requiere recursos de altos vuelos y talento para plasmar tanta locura en pantalla. ¿Monjas adictas a la violencia? ¿Mafiosos aficionadas a llevar máscaras de animales y a coleccionar cabezas humanas? ¿Un maestro kung fu negro con poderes de teleportación? ¿Ninjas a la última moda del rap? ¿Una ciudad de Los Ángeles alternativa donde el crimen campa a sus anchas y la última barrera entre el orden y el caos es un policía inmortal? Elementos por los que un servidor babeaba por adelantado, con un mínimo de dignidad estaríamos hablando de un proyecto ganador para los amantes del cine underground y políticamente incorrecto.

Con semejantes mimbres, y la promesa de gore hasta en la sopa, queda claro que “Officer Downe” es un proyecto demasiado ambicioso como para dejarlo en manos de cualquiera. De hecho los elegidos, por mucho amor que profesen al género, no han sabido estar a la altura; reconozcamos su esfuerzo, pero les ha salido un bollo del horno que clama “cutre” por los cuatro costados. Especialmente hiriente cuando el guionista de la película que hoy nos ocupa es el mismo tras la obra escrita original, Joe Casey, pero se ve que nadie le ha explicado al muchacho que hay elementos de una novela gráfica que no siempre funcionan en pantalla, como los diálogos unicelulares. Al otro lado de la ecuación, como director, encontramos a Shawn Crahan, el fundador y cabeza pensante de la exitosa banda “Slipknot”. Alguien debería decirle que un largometraje tampoco se rige por los parámetros de un video clip, mucho menos si hablamos de un presupuesto de guerrilla traducido en una sucesión de planos cerrados y primeros planos propios del cine más cochambroso.

Otro factor que se deja notar en “Officer Downe”, más allá de esas buenas intenciones a la hora de ofrecer una canallada que no cristaliza, sería la inexperiencia de sus creadores en el medio cinematográfico. Por ejemplo, si lo mejor de la película es su protagonista y la sangrienta cruzada desplegada a lo largo de unos Los Ángeles retro futuristas, quizás lo mejor hubiese sido centrar el foco en esta premisa. Su director y guionista se obstinan en dar demasiado tiempo en pantalla al típico novato que aquí no posee química alguna con el agente inmortal y sádico. Es decir, intentan darle a su ópera prima un tímido aire de “buddy movie”, formato olvidado hoy en día; y, lo que es peor, sin que este modelo pegue argumentalmente ni con cola. Por decirlo de otra forma: estamos a años luz de clásicos como “¿Estamos muertos o qué?”.

Casi todo le queda grande a esta producción de andar por casa, donde el croma termina siendo una maldición en lugar de una herramienta para recrear escenarios fantásticos. Los efectos especiales realizados por ordenador se debaten entre su propia limitación y el homenaje mal entendido que han extendido como un reguero de pólvora ardiendo obritas como “Turbo Kid” o “Kung Fury”. Una película de estas características, acción y tiroteos gamberros, no puede estar tan mal orquestada, luciendo barata en cada uno de sus fotogramas. Y esto no me supone ningún problema personal: el infracine siempre tiene un punto de descaro fascinante, pero “Officer Downe” no consigue atrapar con su forzada mecánica de villanos pintorescos, tiroteo y nueva resurrección del personaje principal; así ad nauseam. Todo este dinero y esfuerzos concentrados en un mediometraje quizás hubiesen dado mejor resultado, aquí tenemos un ejemplo poco serio de la serie Z, necesitada de algún tipo de revulsivo más allá de colores saturados, diálogos llenos de palabrotas y un “orgasmometro”, detalle simpático pero que señala otro gran problema de la cinta…

El humor negro que se gasta “Officer Downe” es muy poco gracioso. Vaya por delante que lo tenía muy complicado cuando hermanas mayores del calibre de “Robocop”, “Cobra” o “Juez Dredd” (tanto en vertiente cinematográfica como en tebeo) habían sentado unas bases al estilo de los “antipolicias” que nadie podrá igualar. El problema aquí es que el comic original se supone que destaca por su alto contenido de sexo y violencia explícita, un macarrismo superior a la media incluso en 2016; curiosamente la historia vertida a largometraje queda bastante ligera por ese presupuesto que coarta la visión de un verdadero apocalipsis de justicia y excesos. Tenemos barbaridades varias como cabezas de monjas reventadas; miembros cercenados; ninjas volando por los aires con las tripas colgando; ojos arrancados de cuajo; cuerpos calcinados al estilo de un torrezno… decenas de pequeños detalles macabros que o bien pasan volando en pantalla o tienen ese aura inofensiva de la inutilidad técnica o el dibujo animado. Quizás el problema sea mío, os juro que no esperaba un nuevo “Ichi the Killer”, por no saber abrazar un humor sencillo y demasiado gastado: el argumento no da para más sin revestirlo de mala leche, algo que no he visto por ningún lado.

Afortunadamente Kim Coates, su actor principal, se muestra bastante sólido encarnando al frío Downe. No obstante, le ha faltado algo para hacer creíble a esa máquina de matar a la que le importa una mierda el peligro físico dada su condición de inmortal. Otra cosa sería la razón de dicha condición, que daba para mucho más que las insulsas escenas protagonizadas por el concilio de los paralíticos. Dejando estos detalles aparte, Coates (“Hijos de la Anarquía”) luce impresionante con ese bigotito tan pirata, lo mejor de la película es verle repartir candela por muy cutre que sea esta ensalada de plomo.
No puedo ser tan agradable con el trabajo de sus compañeros de reparto. Rostros planos y acordes a ese estilo predecible que se gasta la película… Rostros que no me suenan especialmente, salvo un cameo de otro de los músicos de “Slipknot”, Corey Taylor, encarnando a uno de esos pintorescos villanos que se quedan tan sólo en la superficie… Rostros a los que no merece la pena dedicarles tiempo, salvo en el caso del único desnudo parcial de la película, pero creo que no estoy hablando de una cara…

Resumiendo, provocación de baratillo llena de temas metaleros, no iba a ser de otra forma, que necesita mucho más talento y pasta para plasmar lo que potencialmente guarda en sus entrañas, gracias a la base de una novela gráfica, todo hay que decirlo a tenor de la falta de originalidad que desprende “Officer Downe”. Si se trata de violencia y sexo me quedo antes con el último czarniano (“Lobo”), especialmente frente a esta triste oportunidad perdida de enganchar por los huevos a ese público masculino ávido de nuevos antihéroes dentro del cine actual de acción, repulsivamente inofensivo.

Imágenes de la película

 photo OD_1_zpsydsnskvm.jpg

 photo OD_2_zpsijqsucmi.jpg

 photo OD_3_zps3sut1zg6.jpg

Lo mejor: Un increíble potencial...

Lo peor: ... que no acaba materializándose.

Vuestros comentarios

1. nov 23, 00:54 | amets

Jode Bob, eres un artista encontrando pelis casposas jajaja. He de decir que aun leyendo tus comentarios y viendo el trailer igual me atrevo a verla. Esperare a un domingo de resaca jaja

2. oct 11, 21:15 | david zombie

a mi si me gusto, no me lleno el final y tal vez el rookie no cuaja y los paralíticos roban mucho tiempo aburrido, por lo demás es una buena película palomera con toques gore muy divertidos

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.