Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Ouija: El origen del mal

Ouija: El origen del mal

La tabla cañera y la niña follonera

Ouija el origen del mal

Ver ficha completa

  • Título original: Ouija Origin of Evil
  • Nacionalidad: USA | Año: 2016
  • Director: Mike Flanagan
  • Guión: Mike Flanagan, Jeff Howard
  • Intérpretes: Annalise Basso, Elizabeth Reaser, Lulu Wilson
  • Argumento: Una joven usará la ouija imprudentemente para intentar contactarse con su padre recientemente fallecido.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3.5/5

ouija el origen del mal photo ouijagallery3_zpsiv05t8in.jpg

Seguro que muchos de vosotros recordareis Ouija, una producción de 2014 dirigida por Stiles White y producida por Blumhouse que acabó siendo un gran fiasco. Una película muy olvidable, sin nada a destacar y mucho para olvidar. Y durante los dos últimos años han sido varias las producciones con tablas ouijas de por medio, aunque no tengan nada que ver con el díptico que conforman la mencionada Ouija y la presente Ouija: El origen del mal. Me estoy refiriendo a títulos tan nefastos como Ouija Experiment o Ouija Exorcism, propuestas malas a rabiar que vendrían a confirmar el hecho de que nadie sabe muy bien cómo llevar estos peligrosos objetos al cine de manera interesante y traduciéndose en una recomendable película de terror.

Personalemente nunca me he sentido atraído ni interesado por toda la mitología que envuelve a estas tablas llamadas “Ouija”, pero supongo que, a modo introductorio, estaría bien repasar qué son y porqué existen estos utensilios supuestamente conectados con el más allá y aparentemente malévolos.

“La Ouija es un tablero compuesto por las letras del abecedario, los números del 0 al 9 y las palabras: sí y no. Supuestamente a través de este juego se pueden invocar los espíritus de personas fallecidas, mediante un cursor el espíritu deletrea las palabras que responden a las preguntas de los participantes del juego. Se decía que la Ouija tenía su origen en el antiguo Egipto. Sin embargo, se descubrió que esta información era completamente falsa y había sido inventada por los dueños de este juego para darle un aire de misticismo y peso histórico al famoso tablero. Se tiene registro de los primeros tableros Ouijas a mediados del siglo XIX, alrededor de 1890 todo lo relacionado con el mundo paranormal y espiritual comenzó a tomar mucha fuerza y las personas buscaban con mucho interés algún método para establecer una conexión con el mundo espiritual. Fue justamente por esos años cuando surgió también el fenómeno del ectoplasma y la proliferación de numerosos médiums que cobraban grandes cantidades de dinero para contactar a seres del más allá.”

“Fue así como el 28 de mayo de 1890 fue registrada una patente de la tabla Ouija, la misma indicaba que Elijah J. Bond era su inventor y William H. A. Maupin y Charles W. Kennard eran los titulares de dicho invento. Posteriormente, Charles W. Kennard crearía la empresa encargada de construir los tableros Ouijas y hacer de éste uno de los juegos de mesas favoritos de la cultura estadounidense, en 1890 se vendieron los primeros ejemplares del juego. Kennard fue el que dio origen a la leyenda de que el juego Ouija tenía su origen en el antiguo Egipto, ya que llegó a afirmar que “Ouija” era una palabra de origen egipcio que significaba “Buena Suerte”, lo cual se desmintió años después.”

Con este extracto informativo obtenido vía internet vemos que el utensilio en cuestión existe, tiene una historia a sus espaldas y que hay gente que lo utiliza, ya sea como un juego común y con un objetivo exclusivamente lúdico, o pensando en darle un uso más… “paranormal”. Que funcione el tema o no ya es algo que se puede debatir, pero en principio no tengo ningún interés en comprobar si en alguna ocasión este juego ha proporcionado alguna experiencia real con espíritus, si ha sido un mecanismo idóneo para realizar más de una estafa, o si únicametne se consume como un medio, como cualquier otro, de entretenimiento.

Volviendo a la película, toca decir que Ouija: El origen del mal está concebida como precuela del Ouija de 2014. Aquella película, repito, fue un fracaso, por lo cual, en principio, esta Ouija: Origin Of Evil no debería interesar demasiado al habitual consumidor de cine de horror… excepto por el detalle de quién la dirige, que no es otro que Mike Flanagan.

Sin duda el interés por mi parte en ver esta continuación de la serie es su director, cuyas anteriores propuestas llamaron mi atención: Oculus, Hush y, especialmente, la reciente Before I Wake. Tengo catalogado a Flanagan como un director que sabe desarrollar historias más o menos complejas, otorgándoles una poderosa identidad y sentido cinematográfico; algo que no solemos ver tan a menudo como desearíamos en el género de terror. Oculus fue una propuesta interesante, aunque le faltó algo más de empaque. Hush era un producto para televisión que acabó deparándonos un thriller bastante más cuidado de lo habitual, aunque ciertamente tenía sus carencias. Con Before I Wake Flanagan confirmó, definitivamente, su talento y habilidad para combinar a la perfección drama y horror. Con Ouija: El origen del mal, el director norteamericano ha vuelto a realizar un notable trabajo que podría haberse convertido en un pedazo de sorpresa de haberlo cerrado correctamente.

Vamos al grano: Ouija: El origen del mal es una buena película, con un desarrollo de la historia y una puesta en escena de resultados sorprendentemente buenos durante su primera hora de metraje, pero que, incomprensiblemente, desacelera (en bajada) durante su media hora final. La película, para tratar de lo que trata (el tan denostado tema de la Ouija), es bastante satisfactoria, pero uno no puedo dejar de pensar que, de haber sido continuista durante todo el trayecto, estaríamos hablando de algo mucho mayor. Con mucho más calado. En cualquier caso estamos ante una precuela que, en principio, no despertaba interés alguno a causa del pobre nivel de su predecesora, y que finalmente ha tenido al alcance de su mano convertirse en una de las grandes destacadas del año… Casi lo consigue.

Ouija: El origen del mal es una película muy del estilo de las ultimas propuestas de James Wan (The Conjuring, Insidious); un comienzo con mucho desarrollo de la historia y de los personajes. Todo muy detallado. Me pareció excelente el tiempo que se toma Flanagan para explicar el cauce narrativo de la historia, así como el tiempo dedicado a la exploración de sus personajes. Todo ello acaba siendo importante y transcendental. Al ver la película os daréis cuenta de lo necesario que resulta conocer las personalidades de los tres personajes principales, todos ellos femeninos. El padre de familia y el resto de personajes secundarios no están tan desarrollados, a pesar de que acaban teniendo su cuota de importancia en el desarrollo de la trama. Asistimos a una primera hora de película donde tiene mucho peso el componente dramático, mezclado con algún que otro gag cómico sorprendente y ciertamente gracioso y, por supuesto, un buen número de sustos acompañados de algún giro de guion. Y todo ello fluye, estupendamente, durante algo más de una hora… Por desgracia, a partir de cierto suceso con el prometido de una de las hermanas, Ouija: El origen del mal da un contundente vuelco, extrañamente, a peor. Vayamos por partes a ver si soy capaz de explicar dicho vuelco…

Tenemos una familia con una madre, un padre y sus dos hijas. Viven en una gran casa que cuesta mucho mantener, por lo que comprobamos que atraviesan problemas económicos (incluída una situación de embargo por impago)… pero no es el único problema que padecen. La hermana pequeña sufre problemas de acoso escolar, recibiendo humillaciones y burlas constantes de sus compañeros.

Debido a las dificultades que atraviesan, la madre y la hija mayor se dedican a ofrecer sus servicios como videntes a personas que han perdido a sus familiares y creen que pueden despedirse de ellos o hacerles preguntas a través de una médium. En realidad no es más que una farsa para tratar de ganarse algún dinerillo, aunque la madre insiste en que hacen el bien a las personas que engañan al darles la oportunidad (o al menos eso les hacen creer) de despedirse de sus allegados recietemente fallecidos. Pero la hija mayor no lo ve tan claro y cree que, en realidad, no son más que unas estafadoras. La hija menor, por su parte, todavía no comprende todo lo que ocurre a su alrededor y lo ve como un juego divertido.

Todo este arranque de la historia es realmente bueno. Está muy bien construido, no cansa ni pesa; de hecho incluso se agradece el cuidado interés por la historia y los personajes, en lugar de apostar, de entrada, por una retahíla de sustos sin sentido. A continuación la historia va adquiriendo un perfil que ya no me atrevo a desvelar o detallar por miedo a incurrir en spoilers. Entran en escena una serie de personajes secundarios; la trama se encamina, paso a paso, hacia el clímax de la película; empiezan los primeros sustos y el asunto se vuelve cada vez más entretenido.

Lamentablemente es en su tramo final, en el que prima el terror y la acción (y a partir de una determinada secuencia), cuando Ouija: El origen del mal deja de ser lo es (o lo que venía siendo hasta ese instante) para pasar a ser algo totalmente convencional. La película pega un bajón muy brusco. No es lo suficientemente grave como para merecer un suspenso, pero Ouija: El origen del mal pasa de ser una potencial película de culto, a ser el típico producto que fracasa en su resolución. Me resulta complicado entender o explicar porqué se cambia todo lo bueno que había conseguido hasta ese momento la película, por un carrusel ininterrumpido de sustos fáciles… uno tras otro… Repetidos, sosos en su mayoría, con poca gracia.

Pero permitidme que dé un par de pasos hacia atrás y me centre, durante un instante, en las actuaciones. Es importante mencionar que gran parte del mérito de la película se encuentra en las actuaciones de las tres actrices protagonistas; pero, particularmente, la labor de la más pequeña toca señalar que es para quitarse el sombrero. Ouija: El origen del mal se vuelve una maravilla cuando asistimos a los gestos y miradas de Lulu Wilson*… y, sin embargo, cuando dicha actuación de la joven actriz se ve condicionada por los efectos especiales, la película sale perjudicada. No sé si me explico… La labor de la pequeña funciona cuando su actuación es real, sin aditivos, y falla cuando dicha actuación se mezcla con efectos especiales. Y esto no sucede porque los efectos sean malos, sino porque son innecesarios. Hay momentos en los que la película no necesitaba de efectos especiales; la mera interpretación y los gestos de *Lulu Wilson eran mil veces mejor que cualquier efecto especial. Creedme, mirad la película y os daréis cuenta…, la interpretación de Lulu Wilson es tremenda…, pero tremenda de verdad. Supongo que buena parte del mérito de su actuación debemos buscarlos en la dirección de Flanagan, que logra arrancarle a la joven actriz una interpretación sobresaliente; pero cuidado, porque Annaline Baso en el papel de la hermana mayor y Kate Siegel (actriz fetiche de Flangan con el que ya colaboró en Oculus y Hush) como la madre del clan, no se quedan atrás y alcanzan unas interpretaciones muy sólidas. En cuanto a Annaline Basso habrá que andarse con mucho ojito…, el otro día la vi en Captain Fantastic, junto a Viggo Mortensen, y ella lo petaba de una manera brutal. Gran película, por cierto (muy recomendable), y enormes interpretaciones de Basso y Mortensen.

Por eso no acabo de entender por qué en determinados momentos se supedita la actuación de estas estupendas actrices a un efecto especial que, sin ser malo, no me resulta ni la mitad de aterrador. Son efectos especiales muy a la japonesa, con The Ring y similares como principales referentes; y lo cierto es que, en ocasiones, no cuadran con el espíritu de la película. Además, Ouija: El origen del mal se presenta como una propuesta de aire retro; una película que evoca a los años 50. Incluso el logo de la Universal se muestra como en aquellas épocas… Entonces, ¿porqué darle ese aura moderna en los efectos especiales, cuando lo retro y las mismas interpretaciones funcionaban tan bien? Pues lo mismo es una metedura de pata de Mike Flanagan, pero yo me inclino a pensar que es una imposición del plomazo de Jason Blum, que tuvo que meter sus narices por medio para estropear otra película con sus tonterías. Ya se sabe, “Si la Blumhouse produce, al escozor te induce…”.

Estas son las razones por las que le resto punto y medio a la película. Medio punto a causa de la introducción de efectos especiales innecesarios, y el punto restante debido a una última media hora que patina al ofrecer una sucesión de sustos baratos y un final de historia raquítico si lo comparamos con su inicio.

Vi Ouija: El origen del mal en una sala de cine y me resultó sorprendente que al finalizar la sesión, la sala, que estaba medio llena, se vació en un abrir y cerrar de ojos, quedándonos solos mi brother, un servidor y un par de chicas que buscaban por los asientos algo que se les había perdido… Y digo esto porque, por lo visto, yo era el único que sabía que tras los créditos había una escena final que enlaza, directamente, con la que será la siguiente entrega de la saga Ouija. Si alguien pensó que Ouija: El origen del mal sería la última entrega… pues ni mucho menos. Aquí hay un filón, y la Blumhouse, con Jason Blum a la cabeza, exprimirán el invento como si fuera un limón. Esto me lleva a una reflexión: ¿Cuántos espectadores se interesan en leer los créditos de las películas y cuántos se largan por patas en cuanto estos empiezan a aparecer en la pantalla, arriesgándose a perderse escenas postcréditos? El ejemplo más claro de esto último lo tenemos en las películas Marvel, casi todas ellas con escenas postcrédito que casi nadie ve. A ver ahora quién entra al trapo y me dice que siempre se queda hasta el final, créditos incluídos… Os cedo la palabra.

En conclusión, Ouija: El origen del mal es una película que vale la pena. Sorprende que de una propuesta de la que no se podía esperar ni lo más mínimo, dado su antecesora, acabe resultando una obra agradable, entretenida y recomendable en términos generales, pero lastrada por un tramo final que no está a la altura.

Imágenes de la película

ouija el origen del mal photo Ouija_6_zps77fqv3vh.jpg

ouija el origen del mal photo Ouija_4_zpsiyjss2tx.jpg

ouija el origen del mal photo Ouija_5_zpscnevnock.jpg

Lo mejor: Durante la primera hora el guion y la historia funcionan bien, es cuando la película se nota solvente. Actuaciones muy buenas.

Lo peor: La última media hora estropea el resultado final derivando hacia el susto fácil y convencional.

Vuestros comentarios

1. nov 7, 01:34 | Wiman

Acabo de llegar del cine y tengo que decir que soy de los pocos que se queda a ver los creditos!

En fin, en cuanto a la reseña, completamente de acuerdo.
Las actrices, todas maravillosas (me he enamorado de Annalise…) y me tenian encantado, pero de golpe, he perdido todo interes y no he dejado de mirar el reloj.

Al final, me he quedado a ver los creditos, como siempre y.. No tengo muy fresca la primera entrega (solo recuerdo que fue bastante mala…) pero si que recuerdo al personaje, pero no si era la misma actriz.
Quien por cierto, aparece en otra saga de terror..
Casualidad o puerta abierta?

2. nov 7, 04:44 | Nahuel

una pequeña coreccion para el redactor que se ve que no sabe mucho sobre el tema: la Ouija realmente funciona, y no es un juego, no es algo que siquiera se deberia tocar incluso sabiendo lo que se hace ya que canaliza espiritus malignos, no es un chiste, y por supuesto que hollywood siempre tiene que promover la agenda satanica

3. nov 7, 16:29 | Omar

Muy buen review…
La estética de la película denota el nivel de producción que tiene, junto con la Dirección de Flanagan para alinear los elementos y lograr un trabajo notable…

El momento en que el padrecito entra a la casa entorpeció todo lo construido, ese fue, a mi gusto el punto de inflexión entre lo exceleso y lo mediocre, y es que cuando entramos a esta secuencia tuve la sensación que ni el mismo Flanagan sabía como resolver todo lo que había construido y como salirse de este momento.

Aquí la pelicula se vuelve mala hasta el exceso.

3/5

4. nov 7, 22:53 | Upiri

La ultima media hora es penosa con ganas. Parece que al final echan al director y mete mano el productor.

Me sorprendió gratamente la primera mitad de la película, pero sin exagerar. Las actrices muy bien pero un poco sosa la película.

5. nov 8, 01:25 | Vael

Aún no la he visto, pero desde luego no me esperaba que fuera una peli de 3.5 Es más, no tenía ninguna intención de verla. Ahora si que me habéis dado ganas de verla jaja Pasaré por aquí a compartir opinión.

6. nov 8, 22:06 | Paulina

Cada vez es más difícil hacer una película de terror buena, especialmente porque la audiencia ya no se sorprende con cualquier cosa, pero en lo que cabe, estuvo buena; buena trama, con buenos efectos, y mejor que muchas películas de horror que últimamente han salido a la pantalla grande.

7. nov 10, 06:44 | Luna

Nahuel, el tablero de la ouija si bien sus comienzos datan de hace siglos atrás, como un spirit board donde la finalidad es comunicarse con los espíritus, también se comercializo como un juego de mesa y es mas, por una marca conocida por todos como lo es Hasbro. Creo que exageras un poco, no entiendo esa descalificación “se ve que no sabe mucho sobre el tema”… Y tu eres experto?

Con respecto a la película, recuerdo cuando vi la primera, todavía no entiendo como la soporte hasta el final. No apostaba nada a esta pero tengo un pelín de esperanza con esta reseña ahora!
Saludos

8. nov 10, 13:21 | Bob Rock

Luna.- Muy buen apunte. De hecho, Hasbro colabora en la producción de estas películas. El diseño de la caja que usan en la película es real, el comercializado como un juguete. Otra cosa es creer o no, hay que respetar las creencias de las gente, en la ouija (que para el caso puede ser un pedazo de papel y un vaso de chupito como marcador…

Un saludo.

9. nov 13, 15:43 | Frankielopez

En mi nunca humilde opinion la pelicula es mas que notable, tipico ejemplo de cinta que si hubiese salido hace 20 años estariamos hablando de un peliculón!

10. nov 17, 10:24 | Vael

Pues ya esta vista y teneis razon… Una primera parte muy notable, con una atmosfera muy cuidada y una buena introduccion de los personajes, pero efectivamente, en el ultimo tercio todo se va al peo.

11. nov 30, 18:47 | Benjas

Acabo de verla y me gusto la reseña, coincido en que el final es flojo y no he visto la anterior, pero por lo que he leido aqui me quedare solo con esta y me ahorrare la otra.

12. mar 24, 00:46 | satyr

……………………………….vaya PUTA MIERDA de pelicula.

13. ago 27, 01:19 | Alexandra

Yo soy una de las que se queda sentada leyendo los créditos porque sé que algunas veces la película no ha acabado, y este es un caso. La fotografía de esta peli es muy xula y la melodía del piano que se oye de fondo es muy bonita. De hecho está muy bien y las actrices también, pero es lo que comentas y yo también estoy de acuerdo y es que la ultima media hora se les va la pinza totalmente, estropean toda la primera parte. El final me ha dejado parada, alguien lo entiende? No quiero hacer spoiler pero si alguien me lo podría explicar me haría muy feliz la verdad, porque no he entendido una mierda. Entiendo que habrá otra parte, sí, pero supongo que quien haya visto la escena después de los créditos sabrá de lo que hablo. Gracias.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.