Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Pacto de Sangre

Pacto de Sangre

El agradable saborcillo de la venganza

Pacto de Sangre Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Pumpkinhead
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 1988
  • Director: Stan Winston
  • Guión: Mark Patrick Carducci, Gary Gerani
  • Intérpretes: Lance Henriksen, Jeff East, John D'Aquino
  • Argumento: En una zona desértica y perdida de Estados Unidos un padre convoca a un demonio cuando busca vengar la muerte de su hijo.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

 photo PSD_Interior_zpspbzacitl.jpg

En un paraje perdido junto a la montaña negra, entre polvo y desesperanza, Ed Harley cuida de su hijo como puede, superada ya la trágica muerte de su esposa. Aburridos y bajo un solo de justicia reciben en su tienda de comestibles a varios jóvenes que han venido de la ciudad a practicar motocross. Sin embargo el encuentro entre mundos tan dispares se salvará con la muerte del pequeño Harley, debido a un accidente, rompiendo así el corazón de su padre y avivando los recuerdos de su propia niñez. Entre las nieblas de la memoria vuelve a vislumbrar esa enorme figura de cabeza deforme que lo atormentó durante una noche de tormenta, el que por la zona llaman “Pumpkinhead”, “El Cabezón”, el demonio de la venganza que sólo puede ser convocado por un hombre agraviado.

Todavía con el cadáver caliente de su hijo en brazos, Ed sale en busca de la bruja que vive en la montaña, de la que se susurran cuentos de miedo entre los niños. Dicen, se rumorea, se cuchichea que la anciana puede traer a este mundo al demonio de la venganza. Cuando la enjuta mujer le señala el camino hacía el viejo cementerio de los montañeses, lugar donde debe desenterrar los restos de la criatura maldita, Ed se pregunta si tendrá el suficiente valor de pagar el precio para sellar… ¡el pacto de sangre!

Todavía padeciendo el titubeante arranque del año, los estrenos que se vislumbran siguen sin ser especialmente felices, qué mejor que volver a una auténtica muestra de serie B para intentar entender cómo y por qué se perdió el rumbo en los estrenos independientes actuales que por aquí intentamos repasar. A pesar de arrastrar un fuerte culto, que incluye hasta una canción dedicada por los ”Misfits”, merchandising y una ristra de secuelas olvidables, “Pacto de Sangre” no es una gran película. Prometía mucho durante su estreno en 1988, al poco llegaría a nuestro país, gracias al renombre de su debutante director: Stan Winston. Hablamos de uno de los mejores artesanos de los efectos especiales que diese el siglo pasado, no en vano fue ganador de varios Oscars™, merecidos por lo que obras como “Aliens”, “Terminator 2” o “Parque Jurásico” supusieron respecto al apartado visual del cine espectáculo. Hablamos de producciones donde los animatrónicos y el látex todavía ganaban la partida al CGI, del cual se abusa evidentemente en la actualidad.

Pues bien, “Pacto de Sangre” supuso cierta decepción para los aficionados al terror, enfrentados a una historia que no tenía mucho peso específico. La típica trama de jóvenes un tanto mentecatos siendo aniquilados en el culo del mundo por una criatura sobrenatural. Baste saber que uno de los guionistas implicados, Mark Patrick Carducci, debutó en la profesión con “Neon Maniacs”, precisamente un desastre de lógica y coherencia. Podemos entender entonces tantos flecos sueltos alrededor del demonio de la venganza. El título original, “Pumpkinhead”, aludía a un bonito poema de Ed Justin, el cual habla de una especie de hombre del saco portador de malas noticias. Lamentablemente en la versión en castellano alguien tuvo la brillante idea de llamar a la estrella de la función “el cabezón”. Ridiculez que agudiza esa sensación de falta de cohesión argumental típica de la serie B de los ochenta, carente de cualquier contexto sólido que no sea la fantasía más cogida por los pelos, no por ello menos divertida.

Claro que la culpa de esta aridez narrativa no la tiene sólo un libreto que falla explorando el lazo entre su héroe/villano, Ed Harley, y el demonio de la venganza. Stan Winston nunca fue un buen director; su corta tarea en la materia, con sólo otro infame largometraje conocido en los video clubes como “Gnomocop”, demuestra a las claras que lo suyo era la ambientación y la gestión de recursos visuales. La tosquedad de las actuaciones, un bache muy profundo para disfrutar de manera consistente, únicamente se justifica entendiendo que Winston despreciaba profundizar en las secuencias de dialogo, aquí deslavazados y por momentos casposos, para centrarse en el diseño de escenarios y el destructivo rastro de su demoniaco hijo putativo.

Así “Pacto de Sangre” destaca por una atmósfera enrarecida que se aprovecha de los recursos baratos de la época –iluminación irreal, neblina y suciedad ambiental– para dibujar su propia idea de una leyenda de la Norteamérica profunda, mejor retratada de lo que cabría esperar. Es una gozada contemplar, de día, los entornos desérticos que acogen la acción y, de noche, los cementerios, cabañas y construcciones abandonadas que con su aura azul envuelven al demonio de la venganza, el rey de la fiesta. “El cabezón” es la evidente constatación de la eficacia de Winston como experto en criaturas y efectos especiales, sin embargo no me parece el mejor de los diseños para una criatura sobrenatural. Bastante logrado a nivel técnico, destaca su fluidez de movimiento y expresividad, no logra la misma impresión dentro del apartado artístico, quizás por esa maldita cabeza parecida a la de un xenomorfo, pero eso ya pertenece al escabroso terreno de los gustos personales.

La cuestión es que sin “Pumpkinhead” la película sería bastante prosaica en lo que a su lado terrorífico se refiere, a pesar de contar con dos magníficas y escalofriantes escenas: La llegada de Ed Harley a la cabaña de la bruja, otro personaje poco explotado, y la posterior exhumación del demonio, estampa perfecta para un comic de la EC, clara influencia en la temática abordada por el largometraje.
Entiendan mi entusiasmo con estas secuencias concretas. Cuando la película llegó a mis manos yo era un pajillero adolescente fascinado por el terror sobrenatural. Obviamente es parte de esta nostalgia, la auténtica que se compra sólo con el material original, la que empuja un poco en su valoración a “Pacto de Sangre”, entendiéndola por esta vía como un ejemplo sólido de serie B, al más puro estilo estadunidense. Una morriña que no viene más que a reflejar el entusiasmo y talento, destellos en ciertas áreas, que caracterizaron hace décadas la realización de producciones de esta guisa. Es decir, seguramente estamos ante un producto que no pueda competir en el apartado de realización con, por ejemplo, “Happy Death Day” o “Revenge”, pero que nadie venga a negarme la autenticidad y entusiasmo que transmite una obra de este estilo frente a la impostura y artificio de las mentadas.

Por suerte contamos con un valor añadido para justificar este entusiasmo, y no sería una banda sonora bastante inocua, hablamos de Lance Henriksen, ignorado de forma voluntaria al resto de actores, desdibujados en sus personajes, faltos de palabras y motivaciones. Henriksen tira de carisma antes que de método, se mueve entre la sobreactuación y el granito con bastante soltura, apropiándose de la pantalla gracias a esos ojos hundidos y rictus enfermizo, componiendo una perfecta estampa del gótico americano que, al menos para mí, sintetizan las mejores canciones de los “Misfits”, cerrando así el círculo comenzando al principio de esta reseña.

Imágenes de la película

 photo PSD_1_zpsvizeb7ov.jpg

 photo PSD_2_zpsqikf5qtj.jpg

 photo PSD_3_zps3sboht88.jpg

Lo mejor: Ambientación magistral y buenos efectos especiales artesanos.

Lo peor: Una historia predecible que se va volviendo más sosa a cada minuto que pasa de metraje.

Vuestros comentarios

1. ene 8, 17:17 | ?

Visualmente fascinante en lo referente a sus momentos más escabrosos y lúgubres. Lástima de la ajustada y sobreactuada labor de Henriksen en su personaje. Winston demuestra ser un crack en lo que respeta a FX protésicos pero la dirección no es lo suyo…
Me gustó mucho cuando la ví en VHS (comprada y todo) ya que su trailer y los artículos que hablaban de ella (añoro la revista Fantástic Magazine española) me dieron múchas expectativas.
Peli de culto para fans del Millenium(serie) Henriksen y curiosa por ser (mal) dirigida por Stan (paquete de pitillos) Winston.
Un saludete Bob majete!!

2. ene 12, 22:52 | palucrosnier

lo mas que recuerdo es la bruja vieja gitana del bosque que horrible es la desgraciada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.