Estás aquí: Página de inicio » Noticias » Pool Party Massacre

Pool Party Massacre

Contenido y continente, divorcio impenitente

 photo PPM_Interior_zpszqd2aa3n.jpg

Blair Winthorpe, una joven muy sociable perteneciente a la alta sociedad, está haciendo una fiesta en la piscina mientras sus padres están fuera de la ciudad. Lo que debería haber sido un relajante día de verano dedicado al bronceado de las chicas, rápidamente se convierte en una pesadilla empapada de sangre cuando un invitado desconocido se cuela en la fiesta. Él maniaco encuentra un garaje lleno de juguetes peligrosos y se pone a trabajar acechando y desmembrando a los invitados uno por uno.

Echadle un vistazo al póster de “Pool Party Massacre“… ahora disfrutad del tráiler… volved al póster e iniciad de nuevo la reproducción del tráiler… No, los cojones. Imposible volver a contemplar en tan breve espacio de tiempo el adelanto de esta serie Z bien en mayúsculas. Desde luego el póster es una chulada, un reclamo llamativo como pocos, y es que sus autores, “Sadist Art”, están pegando fuerte en el mercado underground norteamericano, ilustrando un montón de proyectos que luego son merecedores del formateo a bajo nivel. Obviamente, la citada ilustración tiene un aire retro que tira para atrás, intentando capitalizar la nostalgia desmedida que parece ser motor de éxito en muchos proyectos con el sello de “ochenteros”. Bueno, ¿no era acaso es la seña de identidad de las estanterías de los infames vídeo clubes de barrio?

Chicas en bikini, herramientas de “Bricomanía”, piscinas y mucha sangre… esos son los ingrediente de “Pool Party Massacre”, un “slasher” puro y duro dirigido y escrito por Drew Marvick, señor con aspecto de hipster. Un debut como cualquier otro tras el consabido corto propio del irredento fan de género: lleno de sirope y efectos especiales hechos en casa. Quizás tantas manualidades con miembros de maniquíes inspirasen el argumento de esta película, que ni puede ni quiere establecerse como un punto de inflexión dentro de un estilo que nos condena al amateurismo perpetuo. La carnaza es el principal atractivo para el público norteamericano que sigue estas mierdas con la misma devoción española por los santos. Y es que en cada país contamos con nuestra correspondiente dosis de subnormales, aunque en España nos queda todavía mucho trecho para manufacturar adictas al “cosplay” tan “simpáticas” como LeeAnna Vamp, la carnaza a la que hacía referencia unas líneas atrás.

Todavía sin fecha de estreno, permaneceremos atentos a cualquier noved… ¡qué no! ¡Es coña!

Imágenes de la película

 photo PPM_Poster_zpsjns3hims.jpg

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.