Estás aquí: Página de inicio » Libros » ¿Qué ha sido eso?

¿Qué ha sido eso?

Compendio del terror

 photo quehasidoeso_interior_zpsuyiznmt1.jpg

15 relatos de horror que pondrían la piel de gallina, y probablemente la herviría, al mismísimo tío Creepy: Espectros, demonios, seres de otro mundo, dioses primigenios y demás horrores se dan cita en esta colección de cuentos populares destinados a los más valientes de la casa. Claro que si la abuelita te cae mal, siempre puedes dejar este tomo junto a su dentadura postiza, en la mesilla… ¡pero comprueba que haya redactado su testamento a tu nombre!

“¿Qué ha sido eso?” (2015) se trata de la antología de horror pulp con la que dio el pistoletazo de salida la pequeña pero activa editorial “Pulpture”, un grupo de locos que el año pasado se constituyó como editorial gracias a una exitosa campaña de crowfunding en Verkami. Aunque estos pirados no surgieron de la nada, pues ya venían publicando “Ánima Barda”, una revista digital de relatos, comics y lo que hiciese falta, desde 2012. La filosofía detrás de nuestros amigos de “Pulpture” no es otra que sacar al mercado libros de bajo coste a la antigua usanza: revista, “bolsilibro”, “bolsigrapa”, “flipbooks” (dos novelas en un solo tomo), antologías… Pero no sólo eso, sino también dar un espacio real a los autores donde puedan darse a conocer y ganarse la vida como antaño lo hicieron los maestros de “Weird Tales” y otras revistas que inspiran la aventura de J.R. Plana, director del proyecto, y sus muchachos. Hasta la fecha “Pulpture” puede presumir de haber cumplido con lo prometido: varios compendios, revistas y hasta un juego de cartas. Así mismo siguen muy activos promoviendo nuevos certámenes y, en general, apoyando la literatura popular, en su sentido más alto, a lo largo y ancho de España.

El mejor ejemplo de su labor sería “¿Qué ha sido eso?”, agotada tras su salida el año pasado, esta colección recorre variados tipos de horror utilizando relatos inéditos que, por una razón u otra, no cayeron en el interior de las distintas “Anima Barda”s. Y por su fuera poco, la presente reedición cuenta con varios relatos más seleccionados de una convocatoria popular de cuentos: sin trampa ni cartón. Eso en cuanto a la edición física, que es de la que os hablamos hoy aquí, porque la edición digital contiene muchos relatos más, para satisfacer a los completistas o aquellos que nunca tienen suficiente cuando se trata de pasar un mal rato. La verdad es que si por algo destaca esta obrita es por su estupenda relación calidad/cantidad/precio; no vamos a engañarnos, estamos hablando de literatura de consumo rápido cuyo mejor referente son las historias clásicas de los comics de EC. ¿Qué significa? Pues que a pesar de no prodigarse una prosa equiparable a Borges, ni lo pretende, gozaremos de una variada selección de cuentos cuya corta duración permite su consumo entre horas muertas y sin comernos mucho la cabeza.

Repito que la mayor referencia la vais a encontrar en el mundo del comic: desde “Creepy” hasta “Eerie”, pasando por la actual “Cthulhu”, estas historias nacen desde la humildad. Y no creáis que intento justificar la colección, nada más lejos de la realidad, sólo deseo contextualizar el producto. La verdadera pega, por ponerle una, serían los lugares comunes que transitan los relatos, demasiado previsibles. Tampoco creo que esta debilidad deba tomarse demasiado en serio, insisto que el conjunto sirve para un rato entretenido, que es de lo que se trata.

 photo quehasidoeso_medio_zpslnkajzmv.jpg

Ya metidos en faena, sólo me descuadra la presencia de un cuento de Dickens (“El Guardavía”). Sin desmerecer esta pequeña obra maestra de la “ghost story”, no entiendo muy bien que pinta junto a cuentos de jóvenes autores españoles. Pese a tratarse de una nueva traducción muy digna, creo que es mejor darle la oportunidad a otro cuento actual antes que recordar viejas obras clásicas una y otra vez. Pero una vez superada esta “incongruencia” inicial encontramos a diez autores muy sólidos que, cada uno a su manera, desgranan su propia visión del horror pulp. Algunos de forma harto directa y otros con algo más de parafernalia. Supongo que por ser relatos inéditos en su día, J.R Plana se reserva el mayor número de relatos, pero también es cierto que se agradece pues tiene una gran capacidad para ir al grano, con cuentos muy dinámicos y en grato homenaje a Lovecraft, como por ejemplo el satisfactorio “El hallazgo de Philip Clayden. Ramón Plana y Cris Miguel se unen a la primera parte que recoge los relatos inéditos de “Ánima Barda”, lo hacen a la misma altura que J.R. (no el de Dallas), aunque creo que sus cuentos se quedan cortos en cuanto a desarrollo, quizás acuciados por una longitud minimalista.

Otra característica de “¿Qué ha sido eso?” sería su continúo tributo al maestro de Providence, siempre muy presente en los relatos que, como os decía, se miran en el espejo de la época dorada del pulp. Otro autor muy rescatable sería Julio M. Freixa con “Candy, Candy” y “El Coleccionista”, me ha gustado mucho la forma de equilibrar humor y horror en su primer relato, aunque el final resulte pueril. “En el pinar” de Ana Nieto Morillo arranca con mucha fuerza y sólo la pierde en un epílogo que sobraba, en mi humilde opinión. “El fin del mundo comenzó en Mamu”, Felipe Orce, es una historia gótica ambientada en el siglo XIX que bebe de nuevo de Lovecraft y sabe ambientarse de forma muy agradecida merced a una extraña peste cuyos orígenes descubriréis horrorizados. “Yurei”, de T. Fernández, aunque no muy bien escrita, rescata la figura del fantasma japonés de la que tanto disfruta un servidor, una pena que requiera otra pulida. Abordando el relato más claramente lovecraftiano encontramos a Francesc Mari y su “Máscaras”: típico a más no poder pero igualmente satisfactorio; por temática y acabado bien podría haber sido impreso en un “Weird Tales”. Finalmente, Eleazar Herrera nos habla de demonios y sus circunstancias, de nuevo tópicos en una historia simpática que sólo peca de unos diálogos poco logrados.
También podéis encontrar un cuento de Jorge P. López, el menda, que no sé si será de vuestro agrado, pero se permite el lujo de usar dos tipografías: ¡toma ya! Y aprovechando el ínterin para hacer algo de publicidad: si os gusta ya sabéis que tenéis más mandanga en Cuervología Nº 13, ¡good shit!

En cuanto a la edición en sí nada que reprocharle; de hecho goza de un papel superior al de editoriales del gremio pulp. A lo sumo solicitar las solapas para un futuro no muy lejano, entiendo el tema de los costes, pero creo que siempre se agradecen. Igualmente mencionar la ilustración de portada, cumple su función pero no ganará ningún premio.

Resumiendo, una colección muy apetitosa que no requiere de gran concentración para ser disfrutada. Y lo mejor de todo es lo que augura, pues atestigua la buena salud de “Pulpture”, una editorial que ojalá dure 100 años.

 photo quehasidoeso_izquierda_zpsew7ysyqf.jpg

PUNTUACIÓN: 3/5

Diversión: 3
Terror: 3
Gore: 3
Originalidad: 1

EDICIÓN:

Páginas: 212
Formato: Rústica A5. Interior papel ahuesado (80gr.).
Fecha de publicación: 2015, Pulpture
Precio: 12€ (con descuento aquí)

Lo mejor: La relación calidad/cantidad/precio y su enorme variedad.

Lo peor: Los relatos, a pesar de su calidad, transitan espacios muy, muy comunes.


Vuestros comentarios

1. may 5, 11:46 | Francesc Marí

¡Gracias Bob Rock!… En “Máscaras” intenté ser tan típico como pude, jejeje, y es un honor que digas que pudo ser publicado en “Weird Tales”, ojalá fuera cierto, aunque publicar en Pulpture es igual o mejor xD.

2. may 5, 13:10 | Bob Rock

Francesc Marí.- A ti Francesc. tu relato está realmente bien. Espero que la antología tenga difusión y Pulpture crezca como Dios manda. Espero poder aportar mi granito de arena a ello, porque el panorama editorial, quitando las honrosas excepciones, no ayuda a crear autores.

Un saludo.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.