Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Range 15

Range 15

Zombie Sam Wants You

Range 15 Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Range 15
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2016
  • Director: Ross Patterson
  • Guión: Billy Jay, Nick Palmisciano, Ross Patterson
  • Intérpretes: William Shatner, Danny Trejo, Mindy Robinson
  • Argumento: Unos veteranos del ejercito, tras una juerga épica, se despiertan en medio del apocalipsis zombie.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

 photo Range15_interior_zpszqv7pmah.jpg

Resumen a x24: unos ex soldados se corren la juerga padre; acaban en prisión mientras sueltan sin parar gracias homosexuales; uno de ellos lleva pegada al “pegne” una muñeca hinchable; se desata el apocalipsis zombie; se cargan de armas hasta las cejas; un zombie enano le arranca el “pegne” a uno de ellos; encuentran dos mujeres estereotipo; se tiran a una zombie; descubren por casualidad que el antídoto a la epidemia es cazalla mezclada con semen de víbora; van a un puesto seguro entre más bromas sobre “pegnes”; hacen más chistes sexistas a costa de sus acompañantes; matan niños zombie; llevan el antídoto a no sé dónde montados en helicóptero; luchan desnudos en un ring; matan al muerto viviente Danny Trejo; se acaba.

¡Por Dios! ¿¡Qué coño he visto!?

¿Te molestan los chistes racistas y/o a costa de minusvalías y/o escatológicos y/o machistas y/o sexuales? Pues con “Range 15” has encontrado, por fin, la razón para abandonar este mundo por la puerta de atrás mientras cabeceas por el rumbo que la humanidad ha tomado.
Tras una exitosa campaña de “crowfunding” empezaron las anécdotas, los cameos y los “records”: supuestas amenazas a sus creadores por parte de Isis; la venta de réplicas de armas como parte de la campaña de recaudación; la participación de proveedores de las fuerzas armadas norteamericanas y de un montón de veteranos y soldados en activo; la presencia de actores de “renombre” como Ron Jeremy, Danny Trejo o William Shatner, algo que me duele porque son personalidades de cuyo trabajo he disfrutado con varias partes de mi cuerpo; la inclusión en el casting de luchadores de MMA

Revestida de parodia gamberra, me cuesta saber hasta qué punto son genuinas las alabanzas al modelo de vida norteamericano y republicano que “Range 15” lanza a diestro y siniestro entre gags supuestamente irreverentes, los cuales son eficaces en muy poca medida. Vamos, que sólo faltaba Donald Trump en el ajo para rubricar una promoción nada encubierta al, pongan una mano en corazón al leer esto, ejercito de la nación libre más grande y poderosa del mundo.
Obviamente con semejantes credenciales, el sexismo y la violencia imperan como herramientas mediante las que construir la sarta de chistes y chorradas que pueblan la película. Háganse una idea: ¿es gracioso ver como enculan a una mujer sin brazos, una actriz realmente discapacitada? No me tachen todavía de mojigato, soy un cabrón con pintas que sacaría provecho exhumando a su abuela si con ello obtuviera algún beneficio, a poder ser “artístico”. Entonces, ¿tengo algún problema con la sal gruesa, del tamaño de peñascos, de la que hace gala “Range 15”? Sí, que no tiene ni puñetera gracia. Y, “artísticamente”, es como pegarse un tiro en el pie, si hablamos de una comedia pura y dura.

En este punto de la reseña me resulta tentador divagar sobre el alcance y rumbo que han tomado los proyectos financiados públicamente, pero preferiría dejar ese debate en sus manos. Ya tengo bastante con seguir esperando la “recompensa” de alguna de las campañas en las que he participado. ¿Realmente merecen la pena? ¿Qué motiva a una “perZona” a dar dinero por algo que no sabe ni siquiera la forma final que tendrá? ¿Es la vía de salida honrosa para los creadores independientes? ¿Es un aval justificable haber estado involucrado de lleno en cintas directas al mercado doméstico como ”Helen Keller vs. Nightwolves” o ”FDR: American Badass!”? ¿Ni siquiera la preventa puede sostener la industria del ocio? ¿Cómo es que el VOD legal de cine de terror independiente no es un negocio rentable, ni siquiera da para un par de zapatos al año, cuando “Range 15” recaudó un millón de dólares? Muchas cuestiones, lo sé, y es que están leyendo la crítica de las preguntas. De hecho, les animo a escribir sus respuestas y mandárnoslas junto a un pago de diez [inserte el nombre de su moneda local] a nuestro correo de contacto.

En lo que a mí respecta, podría vivir sin una película como “Range 15”. Mal realizada, mal editada, mal actuada; y siempre con la clara excusa de “esto es una película de cachondeo, no pidas calidad alguna”. Claro, “Agárralo como puedas” era un esperpento cinematográfico, ¿verdad?
Por lo menos su abultado presupuesto se ha medio aprovechado para el diseño de unos maquillajes prostéticos decentes. Sabiendo que el sub género de las “zombedys” vive tiempos agonizantes, estamos ante un logro menor que merece la pena destacar.
Mentiría si les dijese que no me he reído en alguna ocasión, destacando el papel que se reserva el propio director de este disparate, Ross Patterson, pero es que soy un tipo de risa fácil con los chistes de caca/culo, pedo/pis: uno de los grandes recursos cómicos con niños cerca. Sin embargo, y sirva como referencia, “FDR: American Badass!” era probablemente doscientas veces más graciosa que la presente. Cualquiera que haya visto al presidente norteamericano luchando desde su silla de ruedas contra los hombres lobo de la polio nazi, sabrá que esta comparación es escalofriante.
También hay que destacar que la gran mayoría de las gracias son difíciles de captar si no vives en el jodido país de las barras y estrellas. El análogo generalista sería hacer chistes a costa de “personajes” de programas tipo “Gran Hermano”. ¿A quién le importan esos bastardos?

Así que, resumiendo, les ahorro una preciada hora y media de su vida: no vean “Range 15”. A no ser que sean un Nabo Seal retirado. No hay elementos cinematográficos de peso que juzgar, se trata de una patochada en toda regla que además enerva por su mensaje pro bélico. Si alguna vez han intentado ser transgresores sabrán de lo complicado que es salir indemne de dicha tarea, los implicados en “esto” se han dado de cara en el barro. Que un amante de las “caspa movies” y la “WWE” dedique semejantes palabras a “Range 15” debería ser indicativo de que sus responsables se han pasado de listos.

Imágenes de la película

 photo Range15_1_zpsuoxm0crm.jpg

 photo Range15_2_zpsoqhnjz5w.jpg

 photo Range15_3_zpsiqqbbh2l.jpg

Lo mejor: Algunos gags dispersos.

Lo peor: Un sentido del ritmo ortopédico.

Vuestros comentarios

1. ago 25, 19:59 | Bafometh729

Jai pipol:

Pues diré que la empecé a ver pero por suerte paré a tiempo y la destruí lanzándola a la basura de mi portátil y volviéndola a lanzar desde ahí hasta hacerla desaparecer porque pensaba que era un virus.
Bob, por belcebú, se que somos unos enfermos pero en el fondo fondo sabemos diferenciar una mierda pinchada en un palo de otra.
Puffff, que cine más bueno veo últimamente que no me dan ganas ni de comentar.

Un saludo. Si iu.
Bafometh729

2. ago 25, 20:13 | Bob Rock

Bafometh729.- La hubiese quitado, pero un extraño morbo me empujaba a verla para reseñarla. También me motivaba la curiosidad del tema del crowfunding. De verdad que un millón y pico de dólares me parece increíble: ¡qué tirón tiene el ejercito en USA! Hacen lo mismo aquí y veo a la cabra de la legión aportando y poco más.

Quizás pensaba que mis advertencias serían de utilidad a alguien tentado de verla. Claro que esto huele a pedo desde varios kilómetros de distancia.

Un abrazote!

PS: ayer descubrí que el año pasado sacó un nuevo disco Christian Death… pues me ha gustado, me ha recordado viejos tiempos y viejos amores.

3. sep 3, 19:00 | Isaac

Pensar que hubo una época en la que creía que el terror casposo era algo raro y escasísimo. Ahora me siento cerca de quedarme rodeado y sin retaguardia por donde escapar.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.