Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Red Clover

Red Clover

Un duende de chicha y nabo

red clover

Ver ficha completa

  • Título original: Leprechaun’s Revenge
  • Nacionalidad: USA | Año: 2013
  • Director: Drew Daywalt
  • Guión: Anthony C. Ferrante
  • Intérpretes: Billy Zane, Courtney Halverson, William Devane
  • Argumento: Llegan las celebraciones de San Patricio en un apacible pueblo fundado por irlandeses; y una pizpireta joven despierta de su letargo al terrible duende, que otrora los aldeanos enterraron para salvaguardar sus vidas y su oro.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

red clover

Erase una vez un grupo de irlandeses que emigraron a la tierra de las oportunidades, de nombre U.S.A. Se llevaron consigo un duende para que su poder les proporcionase suerte, oro y alcohol en cantidad. Y vaya si lo hizo, a costa de enfadar al ser hasta el fin de los tiempos. Pero los irlandeses, aparte de borrachos, son muy vivos, así encerraron a la criatura hasta la edad moderna con avanzados medios como herraduras y madera.

La edad moderna, hoy como quien dice: una joven descendiente de esos emigrantes está cazando con su muy tradicional y alcohólico abuelo; la mala fortuna se ceba en su mañana y, de buenas a primeras, contrae la maldición del trébol rojo. Esa misma que le permite sólo cuatro días de vida, siendo la pos adolescencia muy dura actualmente, y además despierta al duende del pueblo para sembrar el terror, justo antes de la festividad de San Patricio.

“No volveré a ver nada del After Dark”, “No volveré a ver nada del After Dark”, “No volveré a ver nada del After Dark”… Si pronuncias esta frase cinco veces delante de un espejo es que eres igual de gilipollas que un servidor. Para aquellos que no sepan qué diablos es eso del After Dark intentaré sintetizarlo como un intento norteamericano de distribuir y difundir cintas de terror independiente. Una intencionalidad que por loable tampoco esconde las deficiencias de los productos que sacan al mercado. Cuando esta especie de festival anual decidió introducirse en el mundo de la producción cinematográfica, aliándose esporádicamente con la infame productora The Asylum, las cosas tampoco mejoraron. Y así, las ocho cintas que compusieron la edición del 2011, llamada After Dark Originals 2011, brillaron por sus defectos antes que por sus virtudes.

Pero mucho, y con cariño, se ha hablado en Almas Oscuras de este formato norteamericano; de hecho, los principios de esta vuestra web vieron a nuestra alma mater, Joan, sumergido de pleno en el esquizofrénico análisis de todas las cintas que se editaban bajo la dichosa etiqueta. De esta forma pasamos momentos mejores y peores, como cuando en 2010 los colaboradores de aquella época nos las repartimos al alimón partiéndonos la caja con más de un título, hasta que en 2011 el que suscribe decidió cargarse sobre los hombros las reseñas que comprendían el paso de esta distribuidora a productora. Y dicha experiencia fue extenuante, no sólo me tuve que tragar películas de temáticas a las que no soy afín, si no que la calidad de las mismas dejaba bastante que desear. Por suerte, Seconds Apart y Husk me aportaron algo de alimento que echarme a la boca. Amén de esa dupla que de casposa y mala me arrancó una sonrisa, 51 y Scream of the Banshee. Aun con todo, un balance negativo a todas luces.

¿A qué vienen esta serie de confesiones? Pues bien, tras el lapsus de un año, los organizadores del After Dark vuelven a la carga – con menos brío debido a la falta de apoyo popular que provoca el bajo perfil de sus producciones – y aquí está el tonto de turno para picotear en semejante pocilga. Tengo clara la intención de no seguir los estrenos que propongan, anunciados a cuentagotas y mal, puesto que su aspecto continúa siendo bastante pobre a todos los niveles. Por ejemplo, la primera de sus propuestas, Dark Circles, ha resultado una historia de fantasmas bastante predecible y que mantiene el tipo por los pelos. Es decir, “la misma mierda diferente día”.

No obstante, recientemente me llegó la noticia del estreno en el canal Syfy de un telefilm llamado Leprechaun’s Revenge, que venía a ser la nueva unión de fuerzas por parte del After Dark y The Asylum. Mosqueado al principio, pero animado al final, decidí darle una oportunidad en busca de esa nueva caspamovie que me hiciera reír un rato. Todo como homenaje a esos otros despropósitos que alegraron pasados años, y como mero tributo a una de mis filias personales: la saga “Leprechaun” de Warwick Davis (ese duendecillo pesado que repetía incansable “quiero mi oro”, “quiero mi oro”, mientras perseguía las prietas nalgas de Jennifer Aniston). Saga con la que esta Red Clover, título con el que sale al mercado doméstico, no está afiliada de ninguna manera.

Efectivamente, me la he comido con patatas. De nuevo estamos ante una atrocidad fílmica que sólo provocará diversión siendo comentado su patetismo en el patio del instituto. Tampoco ha sido una sorpresa su intrascendencia, pero me da rabia no haber empleado ese tiempo para revisitar la cuarta parte de la saga Leprechaun – ¡en el espacio! –, y comentaros después mis memeces sobre un verdadero clásico moderno del cine trash.

Siempre busco motivos adicionales para darle una oportunidad a las producciones de The Asylum, porque por muy entrañables que resulten acaban por desesperar antes que entretener. Con todo, he de expresar primero mi respeto por tipos capaces de sacar tanto partido a la figura de un simple animal, como es el tiburón. Eso mismo, que el guionista de esta Red Clover fuese director y escritor de la (desproporcionalmente) cacareada Sharknado, así como de la citada “*Scream of the Banshee*, me hacía presagiar cierto humor negro, ese que me gusta tanto. Además, se añadía el factor “Zane”, y es que uno de los protagonistas de mi amada El Caballero del Diablo se deja ver por el pueblo irlandés alrededor del que gira la trama. Para mí Billy Zane siempre es sinónimo de sobreactuación… y, ¡diablos!, el tipo es que tiene una cara graciosa, un rostro dotado para la serie B. Para más conclusiones con respecto a este actor caído en desgracia, aunque estoy seguro de que es bastante más feliz que el ciudadano medio, os animo a revisar la reseña de To Kako II.

Por desgracia, todos esos factores se pierden gracias al poco pulso que muestra Red Clover. Más que un telefilm es un muerto exhumado por sectarios parapléjicos. Por mucho que Zane y William Devane – otro secundario de lujo que cuenta con una experiencia abrumadora – aporten su histrionismo incluso cuando se muestran comedidos, el resto de actores son para mandarlos de penitencia al monte de los olivos. La belleza de su protagonista, que chupa pantalla durante el 90% del metraje, no oculta su ridícula falta de credibilidad. No sé, analizar en profundidad al elenco es un esfuerzo que no merece.

Valga destacar por encima de estas cuitas el sombrerito de Billy Zane, un complemento llevado con la misma elegancia que muestra tras la cámara Drew Daywalt, director del invento. Su inexperiencia se hace patente en unos planos carentes de gracia alguna más allá del prometedor inicio al estilo “comiquero”, narrado como si de un poema irlandés se tratase. Por si fuera poco, en la sala de edición alguien se puso ciego de tequila y mezcló las más descacharrantes técnicas de transición con el caos más absoluto. Gracias a él o ellos, podemos dividir la hora y media de metraje en dos partes bien diferenciadas:

1.- La que hace uso y abuso de cortinillas para cambiar de escena (de arriba abajo, de izquierda a derecha, diagonales) y que vendría a coincidir con el intento más serio de presentar una historia de terror clásica con elementos fantásticos. Una parte en la que los diálogos son más comedidos y hasta parece nacer cierta atmosfera, gracias también a una fotografía profesional que termina por revelar las carencias del resto de apartados técnicos.

2.- Aquella donde las transiciones son esperpénticas, un mero corta y pega sin mucho sentido, dejándose llevar por la trama jocosa que busca el chiste fácil, sin gracia. Esta parte cuenta con unos diálogos más directos, más burlones y, por supuesto, más lamentables: creo que sobraba hacer bromitas sobre Sharknado.

Con respecto a la criatura de marras no sabría que deciros. Creo que actualmente no puede ser tan caro realizar un buen maquillaje, o al menos no ser tan tonto como para mostrar tu falta de talento artístico, si eso no aporta nada a la cinta. ¿El primo tonto del famoso Fauno de Del Toro? Sí, y con carnet de conducir, verlo para creerlo.

Como curiosidad, he de reconocer que me ha gustado el abundante número de muertos. Otro hecho que demuestra que estamos ante una monster movie barata, porque el precio de la vida de un personaje es bastante bajo. Una pena que le faltase algo de desfachatez, algo especial, porque sí es cierto que se pasa volada gracias a ese típico ritmo televisivo, donde cada pausa de publicidad programada anticipa una nueva escena absurda sin mucha relación con la anterior.

Amantes de la caspa, no hay mucho que ver. Quizás verla un domingo para poder comentar, entre amigos igual de memos, las cuatro tonterías de gracia involuntaria… porque las voluntarias mejor olvidarlas.

Amantes del buen cine… ¿qué diablos hacéis leyendo una de mis reseñas?

Imágenes de la película

red clover

red clover

red clover

Tráiler

Lo mejor: El efecto cortinilla. Verlo para creerlo, como amante de la caspa me he sentido gratamente sorprendido ante semejante falta de tacto.

Lo peor: Podría decir que el guión es lamentable. Aunque, como ya he dicho muchas veces, tomarse este tipo de películas en serio es muy doloroso… así que, lo peor sería el sombrero de Billy Zane.

Vuestros comentarios

1. nov 23, 12:40 | Bob Rock

Gracias por colgar la reseña Joan! Ya ves, un zarrio en toda regla. A ver si me pongo con Monkey’s paw que sorprendentemente me parece una buena película (un poco de domingo)

abrazo!

2. nov 26, 00:04 | Callus

Para mi Billie Zane siempre destacará en su escena de Zoolander. Lo mejor de su carrera. No obstante, tiene un montón de películas importantes como Titanic (odio la película pero no hay q negar su importancia) y series B interesantes como Calma Total.

Hace unos días lo vi en un videoclip estilo futurista a lo Mad Max de Avril Lavigne.

La película tiene pinta de “directo para siesta” de sábado por la tarde. Viendo tu crítica, creo q no haré el esfuerzo ni de ver si inicio.

3. nov 26, 08:02 | Abocado

Pusieron el trailer incorrecto,es el de The Demon’s Rook no el de Red Clover.

4. nov 26, 14:45 | Bob Rock

Abocado.- Gracias por avisar, a ver si Joan lo ve y lo cambia. Eso sí, este tráiler es mejor ;)

Callus.- Billy Zane para mi es un ser especial y transcendental. Has nombrado una de mis pelis favoritas: Zoolander… Will Ferrel está simplemente soberbio! XD XD XD

Un saludo!

5. nov 28, 20:34 | Javier

No la pude acabar de ver, directamente me puse otra…

6. nov 29, 18:40 | Bob Rock

Javier.- Te entiendo, para mí fue duro (pero gracias a dos botellas de franziskaner, la cosa acabó bien)

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.