Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Replace

Replace

Reloj no marques las horas

Replace Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Replace
  • Nacionalidad: Canadá, Alemanía | Año: 2017
  • Director: Norbert Keil
  • Guión: Norbert Keil, Richard Stanley
  • Intérpretes: Rebecca Forsythe, Lucie Aron, Barbara Crampton
  • Argumento: La piel de Kira envejece rápidamente, como sus recuerdos, pero descubre que puede remplazar la epidermis dañada con la de otras mujeres vivas.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 1.5/5

 photo Replace_Interior_zpso1eia4ey.jpg

Lo que partía como digno homenaje al cine del maestro Cronenberg ha terminado siendo una experiencia al lado más molesto del amateurismo. No es que “Replace” sea el proyecto de un grupo de amigos inexpertos, el problema radica en que su director ha decido probarse a sí mismo en cada plano, experimentando con el exceso como única arma para llamar la atención. De esta manera, desde un montaje caótico hasta una ambientación musical molesta y chirriante, todo en “Replace” adquiere una curiosa capacidad de repulsión. Tanto visual como narrativamente supone un suplicio ahondar en una historia que, por otro lado, no tiene ningún tinte revolucionario ni pedía ser rebozada con una dura capa de luces estroboscopias, flashbacks epilépticos y planos holandeses.

De hecho, quizás sean paranoias de un servidor, juraría que la trama intenta ubicarse en un futuro no muy lejano, con los desastrosos efectos que tiene semejante ambición frente a un presupuesto bastante limitado, tal y como se demuestra en pantalla. Añadiré que para ver una cinta casposa de esta temática prefiero volver a caer en las aviesas garras de “Evil Spawn”, “The Rejuvenator” o “The Inmortalizer”. En la que hoy nos toca soportar, los elementos evidentes del cine de “mad doctors” están ahí, pero el “body horror” queda en un segundo plano ante la representación gráfica de los mismos, pedante y descontrolada hasta gritar basta.

Kira es una joven y atractiva mujer que está obsesionado con envejecer; un trauma de la infancia, el abandono por parte del padre, le hace creer que la gente sólo está unida entre sí a causa de la perfección de sus cuerpos y la atracción física. Una mala mañana se levanta con una sospechosa amnesia y descubre que su piel está envejeciendo por momentos. Intenta acudir a una clínica especializada pero la doctora allí presente simplemente se dedica a observarla, ambas con la sensación de haberse encontrado anteriormente. A punto de comenzar una relación lésbica con pocos visos de casual, Kira prueba a reemplazar su piel dañada por la de otras mujeres, descubriendo que dichos injertos recuperan temporalmente su estabilidad. De esta forma comienza una carrera hacia la perdición envuelta en asesinatos y un deseo terrible por conocer su pasado, por muy doloroso que parezca.

Como observamos por su planteamiento, “Replace” es lo suficientemente simple como para prever su linealidad, no obstante goza de una base muy atractiva. ¿Una sensual mujer renovando su piel con las de sus víctimas? Otra especie de vampirismo que debería haber funcionado muy bien dentro de una cinta de horror, pero la obstinación de su director por filmar todas las secuencias con una vertiente “innovadora” o “desconcertante”, saca rápidamente al espectador del contexto, que suficiente tiene con aguantar el mareo de no ver bien que sucede en la película.
El origen alemán de la producción y de su cineasta, Norbert Keil, marcan también una frialdad que, si bien Cronenberg supo capitalizar con aires nihilistas, separa más el acto de la emoción, dándole un aura de ridiculez al drama de Kira. Que Richard Stanley, artista de culto tras “Hardware: Programado para matar”, estuviese involucrado en el guion quiere decir que existen pinceladas de genuina mala baba. Ahora bien, la redacción de los diálogos ha tenido que sufrir algún tipo de problema de traslación, creo que son obra del director, porque si no es imposible explicar la vacuidad y rigidez con que son enunciadas frases tan carentes de contenido. Eso sí, dependiendo de vuestro estado de humor quizás sepáis verle el lado divertido, yo no pude ni fumado.

Las actrices, especialmente el dúo protagonista, realizan un trabajo horrible, parece que están leyendo sus líneas de un teleprompter. Su relación lésbica ha sido forzada a través de nuestra garganta con un desatascador, y por mucho que se justifique a nivel argumental, resulta muy doloroso ver como no existe química alguna entre ellas mientras se abandonan a jueguecitos picantes o frases a media voz –denigrante edición de sonido–. Adicionalmente, una de las claves de “Replace” sería la capacidad de su protagonista para absorber piel ajena, viviendo un rito de dolor y sufrimiento con cada una de esas experiencias: ¿dónde está el gesto, la mirada rota de quien padece una gran tortura física?
Ni siquiera la gran Barbara Crampton se libra de esta tosquedad interpretativa, sobreactuando en su papel de fría científica. Dejando a un lado la cinematografía, quizás lo peor sean estas actuaciones, si ya la historia padece una falta de profundidad hiriente, que además se nos cuente a través de maniquíes termina durmiendo hasta al más insomne de los espectadores.

Resumiendo, pues no hace falta hablar mucho de un tramo final donde el “body horror” desciende directamente a la serie Z con un enfrentamiento final donde el caos y la incapacidad para rodar escenas de acción evidencia la torpeza de su director, “Replace” es una malísima película que ha pasado por debajo de todos los radares merecidamente, y eso que enarbolaba la bandera de un subgénero que aun puede demostrar muchas cosas, como hiciese una estupenda “Antiviral”. Lo que aquí nos ofrecen es una molesta forma de hacer cine, incluir en la redoma todas las tonterías que se le pasan a los creativos por la cabeza como una buena idea para llamar la atención: “le damos un toque giallo, barnízalo de drama gratuito, métele desnudos sin consuelo, futurismo, algo de gore pero que no se vea claramente…”.

En definitiva: “No filter”.

Imágenes de la película

 photo Replace_1_zpsluqr3bfq.jpg

 photo Replace_2_zpsknffc7kr.jpg

 photo Replace_3_zpsbsgzlcah.jpg

Lo mejor: Algún ramalazo que recuerda a Carpenter.

Lo peor: Diálogos ridículos hasta niveles insospechados.

Vuestros comentarios

1. mar 24, 16:19 | ?

Concuerdo contigo Bob. Tanto hype de mierda, para encontrarme una historia leeenta,tediooosa con un personaje femenino egocéntrico y/o prepotente inaguantable. Eso si, preciosa fotografía y buen montaje, pero con un guión tan simple y unas actrices tan planas…replace no se sostiene por ningún lado.
En cambio me gustaría recomendarte Endorphine del año 2015 de Andre Turpin, una pelicula a medio camino entre el cine de Shane Carruth,David Lynch o Dennis Villeneuve, ahí queda eso. Dificilísima de explicar o entender su atmósfera y muy logrados momentos visuales de montaje y fotografia son notables y a mí se me hizo más entretenida que ésta. Está en zoowoman. vos

2. mar 25, 05:46 | Juan Eduardo Bendeck Cordero

Hola Bob,
También está Madame Death, o Señora Muerte, que no me gustó mucho pero aborda la misma temática. Esta película es de 1969. Un buen vistazo al glamour de los años sesenta en México: la historia se centra en una agencia de modelos en la cosmopolita y antes mucho más bella capital azteca. Aparece el actor norteamericano John Carradine, en una suerte de cameo a tres breves escenas, siempre en la misma sala-laboratorio, en su magistral y extraño rol de Mad Scientist.
Lo que me sorprende de todo esto, es cómo es tan recurrente en la antropología, desde tiempos inmemoriales hasta nuestros días,esa tema del sacrificio de las vírgenes jóvenes para dar vida, juventud y salud.
En plan de broma, pues mire qué difícil. Chicas jóvenes y bellas donde quiera, pero una virgen…
Ah, la broma no es mía, yo sólo la cuento.
Un saludo y buena onda, siempre.

3. mar 27, 11:08 | matias

es una pelicula que de a poco te la va metiendo, primero la puntita, luego el tronco, despues te empotra contra una pared y ahi es cuando te manda todo el jugo adentro.

¿por que, te preguntaras vos?

porque te hace ilusionar con su argumento de que vas a ver casqueria (yo me imaginaba a una chica linda que se le caia la piel o algo asi), asesinatos bien gore (la chica tiene que ponerse la piel de sus victimas, por lo que intuis que TIENE que haber despellejamientos) y que vas a ver a la protagonista cada vez mas psicotica a medida que vaya matando mas y mas…

los asesinatos son tan interesantes como hacer la cola en un banco.
la mina protagonista tiene menos expresiones que una estatua viviente.
no se le cae la piel, solo se le cambia el color.
y no se entiende para que mata a dos personas si solo usa apenitas una fetita de piel de la primera y la otra… bueh.. ya no me acuerdo… ¿a quien le importa?
tenes siempre la esperanza de que mejore y… no.
el final no puede ser mas idiota. .
solo la vi entera porque la minita es linda. nada mas.
es lo unico bueno de esta “cosa sin pies ni cabeza”.

y no es la primera vez que veo una bosta de vaca humeando solo porque hay una chica linda (baywatch, ¿les suena?)

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.