Estás aquí: Página de inicio » Relatos de terror » Sabandija

Sabandija

Sabandija Sebastián creyó que se convertiría en vampiro y se sintió feliz.
Apenas dos días atrás, había visto “Crepúsculo” y se envolvió en la hermosa idea de que esa historia fuese suya.

Iba a convertirse en un joven mortalmente seductor, iba a amar a una joven que lo adoraría y se prometerían amor eterno; un amor sufrido, imposible.
Pero Sebastián no recordaba haber sido mordido por otro vampiro –condición fundamental para convertirse en uno-, por lo cual, su teoría era improbable. Lo que era real, lo que no era una ilusión, era su sed.

Esa tarde, se había sentido atraído por su madre, más bien, por su olor. No era perfume, no era el olor de su piel, venía de su interior. Cuando la besó en la mejilla, se detuvo un instante, sintiendo…debajo de la piel; hasta creyó escuchar el sonido de la sangre corriendo por sus venas. Inexplicablemente, se le hizo agua la boca.

Algo, definitivamente le había ocurrido, le estaba ocurriendo.
Acostado en la cama, comenzó el sudor y un dolor de cabeza intolerable. En su interior, las tripas parecían retorcérsele.
Con pocas fuerzas se levantó de la cama y se paró frente al espejo tratando de encontrarse. Le pareció ver a otra persona, nada era tan diferente, pero tampoco era el mismo.

En ese momento, la madre golpeó la puerta y le reclamó a través de ella que estudiara.
Mentalmente le respondió, pero el espejo le demostró que no había abierto la boca. Un vello fino y duro parecía haber crecido de más en su cara; notó que sus ojos brillaban más, o estaban más grandes, no sabía…volvió a acostarse. Al día siguiente, la madre lo llamaba de nuevo a través de la puerta para ir a la escuela.

Había soñado con una chica, Maia. Había soñado que la tomaba entre sus ahora fuertes brazos y la llevaba a lo alto de los árboles, como en la película; también había soñado que se besaban con pasión y que Maia le juraba entregarse a él sin importarle las desdichas de ser inmortal.
Se dio cuenta de que amaba a su amiga más de lo que creía y la seguridad de que ella también lo hacía, le trajo una paz que le hizo olvidar la terrible noche que había pasado.
Maia lo pasaría a buscar esa mañana como tantas otras, para ir a la escuela, pero esta vez, le confesaría todo, y la llevaría a lo alto de los árboles donde se besarían para siempre.

El hambre era insoportable, cuando el perro entró a la habitación, pudo olerle las entrañas.
El zarpazo fue mortal, y en menos de un segundo, apresó el cuello del animal y lo chupó voraz, sin control.
No pudo solo morderlo, tuvo que despedazarlo y probar sus vísceras.
La sangre caliente, el sabor amargo, lo modificaron por completo. Ya no era humano.

Dos realidades se le presentaron; una en la que sentía, y la otra, le ofrecía verse desde afuera, como si fuera otro, cometiendo la atrocidad.
Al fin y al cabo, los vampiros podían beber sangre de animales, lo había visto en “Entrevista con el vampiro”.

Cuando se detuvo, obtuvo una saciedad que apenas alivió su dolor.
Le costó caminar hasta la puerta del dormitorio, pero debía hacerlo si quería estar listo para cuando llegara Maia.
Se dirigió a la cocina mareado, confundido, se le dificultaba enderezarse y caminar normalmente.
Vio la silueta de su madre, de espaldas y quiso abrazarla y contarle su felicidad. Lo hizo, la abrazó fuertemente y le besó la cabeza.
Unos minutos después, sintió la voz de su amada que lo llamaba desde afuera. Le estallaba el corazón; cuando Maia supiera que el insignificante Sebastián ahora era un vampiro! Que hermoso delirio envolvería su alma!

Quiso llamarla, pero ninguna palabra pudo ser pronunciada.
Maia abrió la puerta…
-Se hace tarde Sebastián…- dijo.
Se dirigió a la cocina, un hilo de sangre le alcanzó los pies; al final del charco, la madre muerta. Mas atrás, acurrucado en un rincón, un asqueroso bicharraco gigante cubierto de un pelo fino y duro, con extremidades ridículamente delgadas, chorreando sangre de la boca.
Maia, horrorizada, caminó lentamente hacia un mueble de la cocina, tomó el Raid y roció su contenido hasta agotarlo sobre el vil insecto que intentaba sonreír.

Vuestros comentarios

1. may 25, 14:31 | Oscuridad

Sencillamente, inmejorable…!

2. may 25, 16:16 | Luis Carbajales

Sebastián debería haber visto “Un Hombre Lobo Americano en Londres” o “La Mosca” de Cronenberg.

Yo también escribo, si quieres mirar algo tengo un blog de micro relatos bizarros: blackwidowproduction…

Y si un día quieres publicar aquí algo mío, yo encantado.

3. may 25, 17:23 | Elizabeth

Oscuridad: gracias

Luis:…pero Sebastian era un pobre tipo, y ademas adolescente

4. may 25, 18:24 | MASP

Qué bueno! El final es todo un puntazo. Creo que deberías registrarlos e intentar publicarlos todos juntos como un libro de relatos breves, de esos que tienen tanto éxito. Y para animarte te contaré una anécdota que relata el mismo Stephen King en su libro autobiográfico “Mientras Escribo” que recomiendo leer a todos aquellos que empiecen a escribir pues en él da unos muy bueno consejos para escritores.

Como decía el maestro del horror se juró a sí mismo cuando envío su primer relato y se devolvieron sin publicar, que los pondría todos en la pared… y llegó a tener su apartamento empapelado de relatos suyos que las editoriales rechazaron!

Esto es para animaros, sed persistentes, escribid siempre y no dejéis nunca que nadie os diga eso de que no valéis porque sencillamente en esta vida hay gente, editores incluidos, que no saben apreciar el arte.
Un Saludo y mucho ánimo Elizabeth. ;)

5. may 25, 22:26 | bacterias

Simplemente Genial!!!!

6. may 25, 23:14 | Juan

Interesante sobre todo el final.
Solo una pregunta… Crepusculo????

7. may 26, 01:29 | Rodri

pobre, se penso que iba a ser hermoso,, eso le pasa por ver muchas pelis,, muy buenooo!!!

8. may 26, 13:20 | korvec

Me gusta mucho su inquietante inicio, aunque no acabo de “pillar” el significado del final. ¿Se convierte en bicho a lo “metamorfosis” de Kafka o es que era un bicho que creía ser un jovenzuelo?.

Saludotes

9. may 27, 02:40 | Gaby

Luis, porque no nos deleitas con uno de los tuyos? Eso si, después aguantante las críticas…

10. may 27, 02:43 | Gaby

Genial!!! Veo que tantas horas en el sillón mortal están dando sus frutos!!! Espero con ansias el próximo!

11. jun 2, 21:50 | Batuque

Excelente!!!
Todas sus ilusiones y sueños. Raid los mata bien muerto.
Felicitaciones Eli, espero que esto recien empiece.

12. jun 5, 05:25 | Batocletti

Muy bueno!!! A su propia madre!! Desde el analisis psicologico: un complejo de Edipo mas resuelto quizas? Interesantisimo!! Felicidades y a seguir deleitandonos con mas!

13. jun 5, 05:35 | Little Bitch

Con el permiso de la autora (y sin ofender a los hombres de ley) este cuento merece una dedicatoria: A todos aquellos hombres que, arrogantes, creen ser favorecidos con el don de la seduccion, que anhelan ser irresistibles y que, sedientos de poder y gloria, pierden la razon buscando ser condes inmortales, sin darse cuenta que no son mas que “sabandijas”.

14. jun 14, 11:35 | ED

Simplemente MARAVILLOSO.

Menuda muestra de clase a la hora de trasmitir una lección. Me fascina como escribes!

Un abrazo y espero ya tu próxima creación.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.