Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Science Team

Science Team

¿A quién vas a llamar? Al "Science Team" no, por favor

Science Team Reseña

Ver ficha completa

  • Título original: Science Team
  • Nacionalidad: Estados Unidos | Año: 2014
  • Director: Drew Bolduc
  • Guión: Drew Bolduc
  • Intérpretes: Vito Trigo, Richard Spencer, Emily Marsh
  • Argumento: La batalla entre un hombre joven, su madre muerta, una extraterrestre telepática y una organización gubernamental secreta.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 2.5/5

 photo ST_Interior_zpse9krwrjh.jpg

Chip regresa al hogar familiar para encontrar que su madre ha sido asesinada brutalmente: un extraterrestre subnormal está viviendo en su casa. ¡Pero el “Science Team” eliminará la amenaza extraterrestre! El drama se produce… La gente muere… Demonios personales y extraterrestres serán revelados… Unos hombres en trajes de color rosa utilizan tecnología puntera… Estos eventos culminan en una épica orgía destructiva de tal intensidad que vuestras mentes volarán literalmente fuera de vuestras cabezas.

Drew Bolduc dirigió en 2011, junto a Dan Nelson, una serie Z llena de gore y divertidas locuras que llegó a conquistar el corazoncito de un servidor: ”The Taint”. Tras una breve pausa profesional y con una exitosa campaña de crowfunding, Drew vuelve en solitario a los cuadriláteros del séptimo arte, ofreciéndonos de nuevo su particular visión del cine de género. En esta ocasión, incluso más enrevesada y extraña que “The Taint”. Armado con quince mil dólares, más del doble de lo que costó su ópera prima, intenta sumergirse en los abismos del cine independiente de los ochentas: no hace falta más que fijarse en los omnipresentes sintetizadores de la banda sonora, para saber que Bolduc aspira, como tantos otros, a resucitar lo peor de la producción directa a vídeo de décadas pasadas. Sólo que el homenaje, esta vez, posee trazas de autenticidad, quizás lograda por la escasez de medios y el descaro con que se afronta, lo que es tanto positivo como negativo. ¿Os gusta el catálogo de la Troma? “Science Team” podría pertenecer sin problemas a la zona tibia del mismo, con todo lo que conlleva.

La aproximación es decididamente cómica, surrealismo por doquier, al que se abandonan desde los actores hasta los encargados del vestuario. En ningún momento se toma en serio toda esa parafernalia extraterrestre, mezclada con cine de acción de la peor calaña, que rodea a “Science Team”, siendo demasiado auto consciente de su afiliación al cine basura: no en vano Lloyd Kaufman, capo de la Troma, hace uno de sus típicos cameos a cambio de su dosis de marihuana terapéutica.
Por lo tanto, la cinta que hoy nos ocupa renuncia a desarrollar un argumento coherente, a encorsetar a sus actores o a esforzarse en la creación de un apartado visual atractivo. Estamos ante un producto tosco y lleno de imperfecciones, rodado en el menor número de tomas, interpretado por intuición y dejado en buena medida a la improvisación. Y aunque esto pinta muy bien sobre el papel, en concreto para los que prefieren la programación del “Brigadoon” a la del “Meliá”, he de decir que el resultado me ha dejado bastante frío. Porque una cosa es utilizar el descacharrante lenguaje de la serie Z por necesidad y convicción, y otra no saber desarrollarlo con gracia, con ritmo, con una pizca de estilo propio. Estamos ante el problema endémico del cine de género actual: se abusa de la comedia, de la menos graciosa; de tal forma que nos enfrentamos a películas menos divertidas que la media de cualquier temporada moderna de “The Simpsons”. “Science Team” se queda en la broma, teniendo que abusar del café para soportar despierto su visionado a altas horas de la madrugada.

¿Pero de que va todo esto? Sencillo y complicado a la vez: Chip es un escritor y un capullo integral permanentemente enojado. El muy imbécil discute con su novia y acaba volviendo a casa de su madre para ver “hentai”, desasosegante momento, por cierto. Desgraciadamente, un día se levanta y encuentra el cuerpo decapitado de su mamaíta junto a un extraterrestre que se ha colocado de ocupa en la casa. Tras un altercado con la policía, el “Science Team”, una rama gubernamental que se dedica a aniquilar las amenazas sobrenaturales contra la humanidad, se pone en marcha para acabar con la amenaza. Precisamente, la madre de Chip perteneció a la organización y, tras estas presentaciones, ya nada tiene especial sentido. Menos mal que la película no dura más de ochenta minutos.

Muchas son las escenas donde vemos a los miembros del “Science Team” hacer “algo”; ya sean agentes de campo de rango inferior o sus líderes, auténticos capullos como Chip. El caso es que no resultan de interés las actividades que desarrollan los miembros de la organización secreta. De hecho, esa inutilidad manifiesta se extiende a todo el plantel de personajes, intentando hacer de su intrascendencia parte del chiste, pero yo no lo he visto muy claro. Es decir, ¿qué sentido real, como mero entretenimiento, tienen ver a los protagonistas continuamente gritándose entre sí? A lo mejor he perdido el hilo en algún momento y no he sido capaz de recuperarlo. Tal vez debido a los intermitentes planos experimentales, por ejemplo el momento “hentai” o las proyecciones fractales del alíen, o tal vez porque no existe motivación real para el enfado perpetuo de los personajes. Desde luego que si he tenido alguna pérdida mental no ha sido por los magníficos subtítulos que incluye el DVD, tan cuidados que hasta mencionan a José Luis Moreno (¿¿¿comorllll???).

Otra de las facetas de “The Taint” que hizo recabar mucha atención sobre ella fue su tremenda cantidad de gore, que aquí desaparece y se ejecuta ligeramente peor. Si no me equivoco era Dan Nelson el encargado principal de los mismos en la cinta de 2011, entonces su ausencia justifica estas escenas sangrientas más descafeinadas, una pena. Eso sí, seguimos en unos parámetros artesanos muy agradecidos, por encima de lo que nos ofrece, por decir algo, el catálogo de la “Blumhouse”. Además ofrecen una buena traca final durante los minutos postreros, así que aguantad hasta el final.
Lo que se nota para bien es el cariño volcado en la banda sonora. Aquí terreno exclusivo de Bolduc, con temas intensos donde reconocemos al mejor Carpenter, el de “Lost Themes” (off topic: estad atentos porque un segundo volumen anda en ciernes), o destellos de “Goblin”.

En cuanto a los actores ya lo he comentado, mucho griterío y poca diversión. Es innegable el amor que han vertido en el proyecto y también se nota lo bien que lo han pasado, pero los extraños diálogos perpetrados por Bolduc no han reforzado estas buenas intenciones actorales. Mención especial merece Vito Trigo, el principal motor de la historia como Chip. Reconozco en su interpretación un verdadero esfuerzo físico, una locura cogida por los pelos, pero que alguien me explique qué coño pinta su personaje en medio de toda la trama. Es en absurdos como su papel cuando “Science Team” se va desinflando a medida que pasan los minutos. De todos modos, con ecos de John Belushi, Trigo merece ser aplaudido por dejarse la garganta en la piel de un escritor esquizofrénico.

En resumidas cuentas, si tienes el estómago preparado para ver una película de Troma de finales de los ochentas, es decir, llena de entusiasmo, espíritu explotador y guionistas pasotas, “Science Team” es un buen ejercicio de nostalgia. Si aspiras a ver calidad, linealidad, efectos especiales multi premiados y actores guapos y famosos: metete en una nave y no vuelvas al particular sistema solar de Drew Bolduc.

Imágenes de la película

 photo ST_1_zpskjeu4khq.jpg

 photo ST_2_zps2yupqhqx.jpg

 photo ST_3_zpswseyl8tt.jpg

Lo mejor: Las canciones de Drew Bolduc y Joe Ferris, música ambiental con fuertes reminiscencias a John Carpenter.

Lo peor: Un humor demasiado abstracto. No es cuestión de inteligencia, es misión imposible entender algo.

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.