Estás aquí: Página de inicio » Críticas » Sendero

Sendero

El camino tortuoso al cadalso

sendero

Ver ficha completa

  • Título original: Sendero
  • Nacionalidad: Chile | Año: 2015
  • Director: Lucio A. Rojas
  • Guión: Lucio A. Rojas
  • Intérpretes: Andrea García-Huidobro, Arielli Gutiérrez
  • Argumento: Un grup de amigos están de viaje. Cuando su automóvil se avería son secuestrados por unos extraños.
DIVERSIÓN:
TERROR:
ORIGINALIDAD:
GORE:
  • 3/5

sendero photo Sendero_4_zpsynnspnv6.jpg

Os ofrecemos un adelanto del Festival de Sitges 2015. Sendero, del chileno Lucio A. Rojas, podrá verse en el Festival los días 9, 16 y 17 de Octubre.

Es difícil juzgar y comentar una cinta como Sendero. Creo que lo mejor es empezar diciendo que se deja ver del tirón, de inicio a fin, pese a la infinidad de huecos que deja su guión, y eso es una virtud en los tiempos que corren. También, en honor a la verdad, podemos afirmar que se ven claramente las intenciones de la película desde sus minutos iniciales —desde la misma presentación de los personajes—, y que es completamente honesta a un objetivo muy claro: ofrecer una hora —y algo más— de tensión y violencia entretenida, siempre sin perder de vista que Sendero carece de trasfondo y que resulta poco creíble. Es decir, que nos encontramos ante una cinta que se disfruta, en gran medida, dependiendo de la indulgencia del espectador y de si se aborda con pocas expectativas.

Desgraciadamente, para mí, me adentré en este Sendero con mucha más ilusión de la precisa, porque —y aquí empiezan las virtudes— la capacidad de encuadre y construcción de planos de Lucio A. Rojas, director de la película, que ya nos sugería el propio tráiler de la misma, prometían un film con una calidad muy superior a la que nos encontramos finalmente. Indudablemente Lucio sabe poner una cámara en el lugar acertado y moverla con dinamismo y precisión. Él y el resto de su equipo han sabido vestir la acción y ambientar la historia con la pericia suficiente para ocultar muchos de los defectos de un guión raquítico y plagado de aristas sin pulir, y un presupuesto seguramente imposible para este tipo de producciones.

Un grupo de amigos sale de viaje antes de que sus vidas tomen caminos distintos. Cuando su coche se estropea en un desolado páramo, serán secuestrados por un extraño grupo de personas… En un remoto caserón serán juguetes en sus manos y sufrirán toda una serie de violentas vejaciones. Escapar y plantar cara a esta “familia” es cuestión de vida o muerte, y lograrlo pondrá a prueba la cohesión de estos amigos.

Tras una secuencia inicial donde todo el horror se produce fuera de campo y donde la pronunciación (es una producción chilena), el encuadre, el escenario y la fotografía nos recuerdan al terror latino de los 60; la secuencia inicial de créditos nos aleja de todo eso y nos lleva directos a una presentación de personajes y situaciones totalmente contemporánea y explícita, donde los códigos y clichés del cine norteamericano tipo Las colinas tienen ojos o La matanza de Texas y del horror francés de la pasada década —títulos como Martyrs o Frontiers—, se tratan de engarzar en la trama y la localización con acierto desigual. Aparentemente la tijera del montador ha entrado en acción de lo lindo en su primer tramo y en varios momentos nos encontraremos a los personajes ubicados en escenarios diversos sin saber muy bien cómo han llegado hasta allí. Y aunque, como he mencionado, es una historia sumamente sencilla, estos descoloques llegan a ser molestos. Pero el equipo de Sendero también muestra, en esta primera parte, gancho en la pegada, e introduce escenas sorprendentes para este género —atención al momento sodomita o a la secuencia de tensión en la que un personaje trata de darle una propina a otro; una de esas escenas en las que la amenaza es mayor que si se mostrase un arma o se viera un ataque violento de forma explícita. Son estos destellos los que hacen que, poco a poco, la cinta suba enteros.

Pese a que se nota que estamos ante una película de presupuesto limitado, lo cierto es que el equipo ha sabido sacar el máximo partido a todos sus recursos. Repito nuevamente: el encuadre es realmente bueno y amenazador. Lucio ha sabido explotar la gestualidad de sus personajes y ha conseguido dar dinamismo a las persecuciones y a los momentos sangrientos que, poco a poco, terminan por hacerse con el timón.

Respecto al elenco de actores destacaremos y rescataremos a la protagonista, Ana (Andrea García-Huidobro), que es de una dulzura facial y una sobriedad interpretativa más que acertada para la heroína de la película. Pero sin duda alguna, la que se llevará el gato al agua será su antagonista, la pérfida Carmen (Arielli Gutiérrez), que con un rostro tan peculiar y su caracterización, vestida toda de oscuro, parece un personaje sacado directamente de la crónica negra del país, destilando, a partes iguales, maldad y misterio, además de ser la más letal y dibujada de todo el conjunto de asesinos de la película —por otro lado un grupo muy poco brillante, máxime después de lo que nos anticipaban los recortes de prensa de los créditos del film—.

Sendero es generosa en lo que al rojo elemento se refiere, desde amputaciones a escenas menos graves pero más grimosas. Tendremos de todo: martillazos, golpes, disparos, laceraciones varias, cortes, etc. Y pocos serán los personajes que salgan de rositas de este viaje.

Entretenida pero de un sólo uso, seguramente guste lo justo a los buscadores de emociones fuertes y del cine más visceral en lo tocante a violencia. Yo me quedo con el picor de ver a este director y a su equipo arropado por una historia mejor construida, y pese a no disfrutar demasiado con este Sendero, espero que sea el comienzo de un camino a algo grande. Me quedo a la espera de ver más (prometo buscar sus anteriores títulos) de esta promesa del cine chileno y recomiendo Sendero a los trotamaratones del inminente Festival de Sitges, porque ante su público seguro que será una fiesta.

Imágenes de la película

sendero photo Sendero_6_zpsq1jzu1gw.jpg

sendero photo Sendero_1_zpsvndg9c0k.jpg

sendero photo Sendero_2_zpsuiemzr2y.jpg

Lo mejor: Buenas maneras en la factura, buena localización y gore bien elaborado.

Lo peor: El montaje es caótico y tramposo. Se preocupa tanto en parecerse a otros productos extranjeros que pierde su posible identidad.

Vuestros comentarios

1. oct 5, 05:38 | José

Véanla , yo la vi y va directo a la vena , nada de vueltas. Buenos personales !

2. oct 5, 09:29 | Joan Lafulla

Mencionando títulos como Frontiers o Las colinas tienen ojos… lo cierto es que me han entrado unas ganas terribles de ver la película. Lástima que en Sitges la pongan muy tarde (al menos para mí… que ya estoy algo mayor).

3. oct 14, 14:22 | miguel abejon

La pelicula es excelente,de principio a fin ,mantiene tu atencion,todo el tiempo,es muy directa.Muy bien hecha.

4. oct 14, 17:41 | Joan Lafulla

Jooooer… que ganas de ver Sendero.

5. oct 24, 01:40 | Reverendo

Me pareció algo flojilla, repleta de incoherencias y situaciones absurdas, pero es entretenida (e incluso divertida por momentos) si tienes claro que vas a verla para disfrutar de los excesos. No hay un solo personaje que despierte algo de simpatía, así que solo has de esperar que corra la sangre…

Greetings

6. oct 14, 22:39 | Mr Zombie

Pues la peli sale en dvd a la venta el proximo martes 18 de octubre, por si alguien esta interesado en verla.

7. dic 24, 22:12 | Cuervo

Es una salvajada, pero una mala salvajada.

Una especie de “Matanza de texas” sin lugar para el humor negro, “chispa” ni diversión.

Saludos y felices fiestas!

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.