Estás aquí: Página de inicio » Noticias » She Who Must Burn

She Who Must Burn

Pecado y culpa a la parrilla

 photo SWMB_Interior_zps5vibmwch.jpg

Una mortal tormenta se dirige hacia un pequeño pueblo minero cuando el predicador local alimenta el resentimiento que bulle en las almas de su rebaño. Ángela es el único recurso médico para las mujeres en esta desafortunada ciudad donde los bebés nacidos muertos y el cáncer se han convertido en algo común e inquietante. El predicador local y sus seguidores culpan a Angela de los abortos involuntarios y las muertes; e incluso su novio, ayudante del sheriff, no puede protegerla de la ira del pueblo. Las nubes oscuras se reúnen como seguidoras del predicador, infectadas con el fervor religioso e inflamadas con la justicia divina que limpiará la comunidad. Aquellos que pecan contra el Señor tendrán que pagar…

Ya advertía Carlos Cubo en su artículo sobre los juicios en Salem de los peligros del fanatismo. ¿Aislar a una persona por cuestiones religiosas o supersticiosas? Increíble sí, pero no hace tanto tiempo de ello. De hecho, si analizamos la actualizad en la nación fundada por puritanos, dícese Estados Unidos, veremos que las persecuciones por motivos raciales, sexuales o simplemente como ejercicio de poder (¡cof! ¡Trump! ¡cof!) siguen estando a la orden del día. Algo irónico si tenemos en cuenta que occidente sigue dirigido por caciques que, siendo ellos los que prenden las antorchas, deberían ser arrastrados por el pueblo llano hasta la hoguera.
Revoluciones más o menos justificadas aparte, imaginaos que alguien lleva al terreno cinematográfico un caso de fanatismo hasta sus últimas consecuencias. Kevin Smith ya hizo un amago con “Red State”. Pero estando ahora sumergido en su propia decadencia en forma de salchicha, le toca el turno a un cineasta más agresivo y radical el contarnos como una comunidad moderna es capaz de ajusticiar a una mujer por intentar curar a sus congéneres o defender el aborto. ¡Escalofriante!

El director en cuestión es el sudafricano Larry Kent, que con sus setenta y nueve años por fin recibe una fuerte atención mediática gracias a su nueva producción independiente: la canadiense “She Who Must Burn”, ganadora del premio a mejor película en el prestigioso Fantasia Film Festival de 2015. Kent siempre ha optado por los dramas underground con fuerte carga social (“The Bitter Ash”, 1963; “Facade”, 1970), y este no parece ser distinto, quizás más duro. Reaccionario ante la dirección adoptada por la sociedad del primer (in)mundo, parece que el director afincado en Canadá juguetea con el terror, el más realista, en una trama que perfectamente podría estar tomando lugar ahora mismo. Recordad que no hace muchos años estaba mal visto en España vestir con camisetas de “Iron Maiden” y decir que jugabas a rol. No os confiéis, *el ser humano sigue siendo el lobo para sí mismo.

Esta curiosa pieza tiene su estreno hoy, once de octubre, en VOD y mercados domésticos internacionales. Veremos si la realidad consigue quitarnos el aliento una vez más…

Imágenes de la película

 photo SWMB_Poster_zps1unvirx5.jpg

Sé el primero en comentar esta entrada.

Escribe tu comentario:

¡ATENCIÓN! El formulario de comentarios utiliza un sistema de previsualización con el objetivo luchar contra el spam. Por lo tanto, tras pulsar el botón PREVISUALIZAR no olvides pulsar el botón ENVIAR para dar de alta definitivamente el comentario.